México: fuerte reclamo en todo el país y repudio internacional por los asesinatos de periodistas

‘‘¡Ni uno más!”, exige el país

Cientos de periodistas y fotógrafos realizaron ayer marchas, plantones y mítines, y algunos suspendieron labores en 11 entidades de la República para exigir justicia por el asesinato del corresponsal de La Jornada en Sinaloa y editor del semanario Ríodoce, Javier Valdez Cárdenas, perpetrado el lunes en Culiacán, así como de otros cinco comunicadores ultimados en lo que va del año.

Durante las movilizaciones, las consignas Nos están matando y Ni uno más fueron las que más corearon los reporteros en las protestas efectuadas en Guerrero, Morelos, estado de México, Hidalgo, Aguascalientes, Jalisco, Colima y Nayarit.

Asimismo, en mítines celebrados frente a los congresos de Colima, Hidalgo y Zacatecas reclamaron la falta de atención del gobierno federal para resolver los crímenes contra periodistas.

En Guerrero, los manifestantes realizaron una marcha en Chilpancingo para demandar que cesen las amenazas y asesinatos contra periodistas en el estado, así como en repudio a la retención de siete reporteros el sábado pasado por civiles armados en Acapetlahuaya, entre ellos Sergio Ocampo Arista, corresponsal de La Jornada, y Jair Cabrera, fotógrafo colaborador de esta casa editorial.

En mitin efectuado frente a palacio de gobierno condenaron que en lo que va del año han sido asesinados seis periodistas, que se suman a los más de 120 ultimados durante los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, y la mayoría de esos crímenes permancen impunes.

En Iguala y Acapulco, criticaron que los gobiernos federal y estatal mantengan esa impunidad y sean cómplices de la delincuencia, al no ejercer mecanismos de protección y seguridad para los informadores, y ante la falta de garantías para el ejercicio periodístico.

Comunicadores chiapanecos protestaron en San Cristóbal y Tuxtla Gutiérrez, y lamentaron que todos los días México esté bañado de sangre, pues cada vez son más recurrentes los asesinatos de comunicadores. Los manifestantes encendieron velas y colocaron cartulinas con la frase: La voz de los periodistas es también nuestra voz.

En Morelos protestaron frente a la ofrenda floral a las víctimas de la violencia, ubicada en palacio de gobierno. Ahí afirmaron que los mecanismos de protección a periodistas no funcionan, porque el gobierno federal atenta contra la libertad de expresión cuando por inacción no aplica la ley para detener a los asesinos de periodistas.

En Guadalajara, Jalisco, reporteros y fotógrafos se manifestaron frente al edificio de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) para protestar por el asesinato de Javier Valdez Cárdenas y a las 19 horas realizaron un memorial en la Plaza de Armas, donde exhibieron pancartas con la frase: No se mata la verdad matando periodistas.

En un mitin, los oradores afirmaron que México es el tercer país más peligroso para ejercer el periodismo y entregaron un manifiesto dirigido a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra de la Libertad de Expresión (Feadle), de la PGR, ante los nulos resultados para esclarecer los casos de colegas asesinados.

En Acaponeta, Nayarit, periodistas lamentaron y repudiaron que no exista solidaridad de la sociedad con el gremio, ya que cuando matan a un comunicador se cancela el derecho de cada mexicano a saber lo que pasa en el país, el cual vive a diario asesinatos, secuestros y desapariciones.

En Mexicali, Baja California, rechazaron la autocensura como mecanismo de protección y criticaron la falta de voluntad del gobierno federal para esclarecer los homicidios contra periodistas, lo que envía un mensaje cómplice a agresores, narcotraficantes y gobernantes para que los sigan cometiendo.

En la capital de Aguascalientes, decenas de comunicadores se manifestaron en la Plaza de la Patria para recordar que en esta entidad fueron encarcelados seis periodistas, y aunque todos salieron en libertad, existe persecución, además de que los gobiernos estatales presionan a directivos de los medios de comunicación para que los incómodos sean despedidos.

Los reporteros de La Jornada Zacatecas no dieron cobertura a la agenda de ninguno de los dos niveles de gobierno ni de organismos autónomos, en protesta por el asesinato de Javier Valdez.

Los directivos del diario se solidarizaron con la iniciativa y este miércoles se publicará una edición especial que no incluirá boletines de prensa.

Asimismo, el portal de La Jornada Baja California suspendió actividades como tributo a nuestros compañeros asesinados a lo largo de los años, meses, semanas o días, y en repudio a la situación de violencia e impunidad que prevalece en México, donde los atentados y agresiones son muchos y los resultados de las investigaciones son mínimos.

Seis medios de Oaxaca se unieron al paro de labores para exigir justicia por la muerte de Javier Valdez, corresponsal de La Jornada; Filiberto Álvarez Landeros, locutor en Tlaquiltenango, Morelos; Maximino Rodríguez Palacios, del portal Colectivo Pericú, en Baja California Sur; Miroslava Breach Velducea, corresponsal de La Jornada en Chihuahua y colaboradora de Norte, de Ciudad Juárez; Ricardo Monlui Cabrera, editor de la columna Crisol, de El Sol de Córdoba, en Veracruz, y Cecilio Pineda Brito, director de La Voz de Tierra Caliente, en Guerrero.

Las manifestaciones también condenaron el atentado contra Sonia Córdoba, subdirectora del semanario El Costeño, de Autlán, Jalisco, quien fue atacada a balazos el pasado lunes 15.

La Jornada


Persiste repudio internacional por asesinato de comunicadores en México

Las condenas de organizaciones internacionales por el asesinato del periodista y escritor Javier Valdez Cárdenas continuaron este martes 16.

La directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) Irina Bokova, emitió un comunicado para reprobar el asesinato y exigir a las autoridades una investigación “minuciosa para asegurarse que este crimen no permanezca impune”.

Bokova declaró que la muerte violenta de Valdez, fundador del semanario Ríodoce, corresponsal de La Jornada, de la Agencia France Press y premio Internacional de la Libertad de Expresión 2011, que otorga el Comité de Protección para los Periodistas (CPJ), “nos recuerda una vez más de manera contundente que demasiados periodistas valientes ejercen su profesión en un entorno carente de seguridad y que, al atacarlos, se menoscaban los derechos humanos fundamentales a la libertad de expresión y de información”.

Tras reclamar que la libertad de expresión está siempre bajo amenaza en el país, la organización PEN México condenó y deploró “con gran indignación y tristeza” los asesinatos de Valdez Cárdenas, así como del joven jalisciense Jonathan Rodríguez Córdova, de El Costeño, además del atentado que dejó grave a la periodista y madre de este último, Sonia Córdova Oceguera, subdirectora comercial de ese semanario, en Autlán.

Por su parte, la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA, por sus siglas en inglés) y el Foro Mundial de Editores (WEF, por sus siglas en inglés), advirtieron: “si el ritmo acelerado y desenfrenado de crímenes (de periodistas) se mantiene, el 2017 podría convertirse en el más violenta y letal para la profesión”.

La organización internacional resaltó que el caso de Valdez se suma a los hechos ocurridos en Guerrero, donde un grupo de reporteros locales y corresponsales extranjeros “fueron detenidos por varias horas por civiles, fueron amenazados de muerte y despojados de sus instrumentos de trabajo”.

Al insistir en solicitar una entrevista con Enrique Peña Nieto, planteada en una misiva el miércoles 3, hasta ahora sin respuesta, el presidente del Foro Mundial de Editores de WAN-IFRA, Marcelo Rech, exigió al mandatario: “tomar medidas inmediatas y eficaces para resolver el caso y llevar a los responsables intelectuales y materiales ante la justicia cuanto antes” respecto a la muerte de Valdez.

Rech, quien es vicepresidente editorial del Grupo RBS de Brasil, consideró que “es lamentable ver cómo la espiral de la violencia contra la prensa en México sigue a un ritmo desenfrenado, y quizá lo es aún más la flagrante inoperancia de los mecanismo y fiscalías del gobierno diseñados para protegerla”.

La organización recordó que Valdez participó en el taller Mundos distintos. Amenazas Similares, en 2012, auspiciado por WAN-IFRA, en el que colaboró para “identificar prácticas seguras de cobertura y medidas para disminuir la violencia y la impunidad que afectan a periodistas y medios en sus regiones”.

En tanto, Pen-México recordó que con los crímenes de Javier Valdez y Jonathan Rodríguez suman ocho los periodistas asesinados en este 2017: Cecilio Pineda Birto, en Guerrero; Filiberto Álvarez, en Morelos; Juan José Roldán, en Tlaxcala; Maximino Rodríguez Palacios, de Baja California; Miroslava Breach, en Chihuahua, y Ricardo Monlui Cabrera, en Veracruz.

También destaca en un comunicado los casos de Armando Arrieta y Julio Omar Gómez, quienes sufrieron atentados y el escolta del segundo murió al defender al comunicador.

Luego subraya que los periodistas Patricia Mayorga, corresponsal de Proceso, y Fabián García Castrejón, de Nayarit, debieron abandonaron sus respectivos estados al recibir amenazas de muerte.

“Matar a un periodista en México es una apuesta segura de impunidad: 107 periodistas han sido asesinados y no hay ningún autor intelectual detenido”, es una expresión que circula por redes sociales en estos días, sostiene.

PEN México también repudió el asalto sufrido el sábado pasado en Acapetlahuaya, Guerrero, el grupo de periodistas integrado por Alejandro Ortiz (Grupo Imagen), Ángel Galeana (portal Bajo Palabra), Jair Cabrera (La Jornada), Jorge Martínez (Agencia Quadratín), Hans Musielik (Vice) y Pablo Pérez (Hispano Post), quienes fueron retuvieron y despojados de cámaras, computadoras y una camioneta.

“El abogado Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, nuevo titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, tiene un enorme reto ante sí. Ya se enfrentó a él con las muertes de Valdez y Rodríguez y hasta el momento no ha hecho declaraciones”, acotó PEN México.

Proceso


México se está convirtiendo en un “cementerio de periodistas y no hacemos nada”, el reproche frente a Segob

Al menos 200 comunicadores se reunieron este martes a las afueras de la Secretaría de la Gobernación en repudio por la muerte del fundador del semanario sinaloense Ríodoce, Javier Valdez, y para exigir a los periodistas del país la unión ante el incremento en los asesinatos de colegas.

“No nos callarán, justicia a Javier”, gritaron los manifestantes por cerca de día horas.

Luego de que este lunes fuera asesinado a balazos en la capital sinaloense el también escritor y corresponsal de La Jornada y de la agencia AFP, comunicadores pidieron que las voces del periodismo no se callen y que, por el contrario, se articule un grupo de acción.

En el mitin, que comenzó alrededor de las 19:00, los comunicadores invitaron a todos los medios de comunicación a continuar con más fuerza su labor y solidarizarse con la grave situación que padece el gremio.

“Esta sangre que se derramó nos está salpicando a todos, nos incita a una cosa: a seguir luchando con la frente en alto y a no callar”, dijo María Herrera, madre de un sinaloense desaparecido y que trabajó con Javier.

Según explicó Neftalí Granados, miembro del Colectivo para el Derecho a la Comunicación, una de las organizaciones que convocaron a la protesta, se prevé el lanzamiento de una convocatoria para consolidar un grupo de periodistas que en conjunto con organizaciones sociales y activistas demande acciones de seguridad para el gremio.

Portando veladoras y flores blancas, los comunicadores también demandaron y ofrecieron un homenaje a los siete periodistas asesinados en el país en lo que va del año.

Además recordaron a los más de 100 comunicadores que han muerto a causa de su labor desde el 2000.

Igual hicieron un llamado a las empresas de comunicación a ofrecer garantías en el ejercicio de su trabajo, ya que, denunciaron, es común que el periodismo se ejerza sin condiciones de seguridad física y sin seguridad social.

México se está convirtiendo en un “cementerio de periodistas y no hacemos nada”, reclamó Javier García, comunicador de Nayarit amenazado de muerte.

Además informaron de la reunión que un grupo de reporteros, en compañía de la organización Artículo 19, sostuvo esta tarde con el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Roberto Campa Cifrián.

De los resultados de ese encuentro los periodistas destacaron que el presidente Enrique Peña Nieto “finamente reconoció los constantes asesinatos de comunicadores”, por lo que se comprometió a emitir un comunicado al respecto.

“Por fin se acuerda el presidente que hay decenas de periodistas asesinados y lo que manda es un tuit”, deploraron los inconformes.

“Tenemos que hacer que las autoridades se comprometan a hacer su trabajo.

No esperemos que hagan nuestro trabajo, tenemos que hacerlo nosotros”, pidió Jorge Meléndez, uno de los reporteros presente en el diálogo con Segob.

Por su parte Témoris Grecko, colaborador de Proceso, resaltó la petición que hicieron a Campa Cifrián, en el sentido de que un organismo internacional acuda a México a inspeccionar el sistema de justicia y se haga cargo de las investigaciones de los periodistas asesinados.

Luego detalló que la propuesta está disponible en el sitio de Change.org y que hasta el momento suman más de 10 mil firmas de respaldo a la petición.

En el mitin, reporteros de medios locales compartieron sus vivencias y narraron las continuas amenazas que han recibido en el ejercicio de su labor.

En el acto también estuvieron presentes Lydia Cacho, Luis Hernández Navarro, Carmen Aristegui, Denise Dresser y Mardonio Carballo, entre otros

Al final del mitin se proyectaron imágenes de los periodistas asesinados y fragmentos del trabajo de Valdez Cárdenas.

“Hemos tenido que documentar nuestra propia vida después de ser perseguidos por la verdad… También esto es la vida… Queremos un país mejor… Quiero vivir, trabajar y sentir”, dejó escrito Valdez en uno de sus textos.

Proceso


Peña Nieto anunciará hoy nuevo plan de acción para proteger a los periodistas

El presidente Enrique Peña Nieto hará hoy un anuncio importante en materia de seguridad y justicia para periodistas y defensores de derechos humanos. Los recientes homicidios de integrantes de estos gremios serán el tema central de la reunión del jefe del Ejecutivo federal con todos los mandatarios estatales y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ahora presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

También estará presente el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con su equipo de trabajo, así como el titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes Andrade, y otros integrantes del gabinete de seguridad nacional, como el nuevo titular de la fiscalía que atiende las agresiones a la libertad de expresión, Ricardo Sánchez.

Acorde con datos consultados, se hará un reconocimiento del nivel de violencia en perjuicio de los comunicadores y se hablará de nuevos esquemas de políticas públicas en la materia.

El asesinato de Javier Valdez Cárdenas , escritor y corresponsal de La Jornada, ocurrido el pasado lunes en Culiacán, Sinaloa, hizo posible también una reunión de funcionarios con colectivos de periodistas, a fin de explicarles el programa y hacer un balance de lo que ha sido el mecanismo para protección a este gremio y los defensores de garantías básicas, también en constante riesgo.

Tema prioritario

El tema es de alta prioridad para el gobierno de la República y por esta razón se ha convocado a la reunión de este miércoles, dijo Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría Gobernación, responsable de la operación del citado mecanismo, creado en 2012.

Los hechos recientes y, en particular el de Valdez Cárdenas, son terribles, nos han lastimado a todos. Javier fue privado de la vida de manera artera, a plena luz del día. Lamentablemente no estaba protegido por el mecanismo, señaló en entrevista.

Tanto en las reuniones como en la estrategia que define en estas horas recientes el gobierno federal se destaca el llamado a los integrantes de ambos grupos en mención a confiar en dicha instancia de protección.

El mecanismo está a disposición y tiene todas las capacidades para atender de inmediato la solicitud de los periodistas; en casos extremos se les cambia de lugar de residencia, se les dota de escoltas y de otros apoyos, dijo Campa.

La Jornada


Medios en paro, portadas en negro: la inédita protesta por el asesinato de Javier Valdez

Desde 2000 en México han sido asesinados 105 periodistas. Pero el asesinato más reciente, el del reconocido comunicador Javier Valdez, pareció colmar la paciencia del gremio.

Por primera vez en la historia varios medios de comunicación, entre portales en internet y revistas, suspendieron su trabajo en protesta por el crimen.

Una veintena publicaron portadas en negro, y periodistas de Guerrero, Puebla, Morelos, Veracruz, Sinaloa, Jalisco, Chihuahua y Ciudad de México realizaron protestas en las calles.

Una inédita ola de indignación que no se había visto, ni siquiera en los años de mayor violencia por la guerra contra el narcotráfico, entre 2010 y 2011.

En esos años hubo movilizaciones que reunieron a miles de personas, pero muchos medios permanecieron indiferentes.

Ahora es distinto. “Era importante hacer algo diferente a lo que normalmente hacemos”, le dice a BBC Mundo Daniel Moreno, director del portal Animal Político, uno de los medios que se fue a paro este martes.

Javier Valdez era uno de los periodistas más reconocidos de México.

“Hemos vivido ya demasiados casos de estos, todos los días es básicamente lo mismo y volvemos a hacer el mismo periodismo: cubrimos el hecho pero no pasa de eso”.

“En este caso quisimos hacer una protesta que fuera particularmente ruidosa, y paradójicamente encontramos que el silencio era más ruidoso de lo que podría ser hacer lo mismo”.

Todos unidos

La decisión de irse a paro es inédita en la historia de los medios mexicanos, y más aún que participen algunos con intereses distintos o que no suelen abordar la violencia contra periodistas.

Es el caso, por ejemplo, de las revistas Nexos y Letras Libres, especializadas en política y cultura.

O la decisión del conservador El Heraldo, diario capitalino que publicó su primera plana con fondo negro.

También destaca la participación del portal de la revista Expansión, un medio especializado en finanzas y economía.

Otros medios que se sumaron al paro fueron la edición mexicana de Vice News y los portales Pie de Página, Cultura Colectiva News, Zona Franca, Lado B de Puebla, Página 3 y Horizontal, entre otros.

También medios impresos como Luces del Siglo, El Popular de Puebla o El Siglo de Durango.

Además, en esta inusual jornada la muerte de Javier Valdez se destacó en casi todos los medios de Ciudad de México y otros estados.

Desde 2000 han sido asesinados 106 periodistas en México.

“No es la primera vez que se plantea como una manera de protestar por lo que sucede en México llevar las portadas en negros y hacer estos paros”, señala Ernesto Aroche, director de Lado B.

Pero no se había concretado. “No se tuvo la respuesta que hay en este momento, no en este nivel”, dice a BBC Mundo.

¿Protestar?

En los últimos años las organizaciones de periodistas se dieron cuenta que sólo protestar en las calles no tenía ya el mismo resultado.

En agosto de 2010, cuando se realizó la primera marcha con la etiqueta #LosQueremosVivos en la capital del país participaron más de 5.000 personas.

A la protesta más reciente, por el asesinato de Miroslava Breach, corresponsal del diario La Jornada, acudieron unas 200 personas.

Por eso la decisión de realizar algo distinto para que no se confunda con las protestas que todos los días hay en el país.

Protesta contra el asesinato de periodistas en México.

“Es fundamental llamar la atención de la gente, no puede ser que normalicemos los crímenes contra periodistas igual que los crímenes contra cualquier persona”, insiste Moreno.

“No puede ser que creamos que lo normal es la impunidad y el crimen”.

De cualquier manera, a pesar de las experiencias anteriores, esta vez también se realizaron protestas en varias ciudades con la etiqueta #NosEstanMatando.

En las movilizaciones hubo carteles con leyendas como “¡Ya basta, no más!” y “Hoy Javier, ¿mañana quién?”.

99.7% de impunidad

Javier Valdéz era un periodista reconocido no sólo en México sino en medios internacionales. En 2011 recibió el premio a la Libertad de Prensa otorgado por el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Muchos le reconocían además el valor de contar historias de víctimas de narcotráfico en Sinaloa, el corazón de uno de los carteles más poderosos del continente.

Por eso el impacto de su muerte ha sido mayor al de otros colegas, explica Ernesto Aroche, director de Lado B de Puebla.

Pero no es todo. También influye el número de periodistas asesinados hasta el momento: 106 desde 2000.

“Es Javier Valdez, es el número de colegas asesinados y es la reiterada situación que vivimos en el periodismo mexicano”, subraya.

En lo que va de 2017, por ejemplo, han muerto 6 comunicadores lo que representa que en promedio “cada 22 días ocurre el asesinato de un colega”.

Durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto 32 periodistas han sido asesinados, que se suman a los 73 crímenes de las 2 administraciones anteriores.

Protesta contra el asesinato de periodistas en México.

Muy pocos de esos crímenes se han aclarado. La organización Artículo 19 estableció que de las casi 800 denuncias por agresiones que se han presentado, en sólo 3 hubo castigo a los responsables.

Esto significa que el 99.7% quedó impune.

“En este caso explota por Javier, alguien muy conocido en el gremio”, reconoce Daniel Moreno.

“Pero además es imposible no decirlo: son demasiados casos, es una locura”.

¿Es el asesinato de Javier Valdez un parteaguas en la violencia contra los periodistas en México?

“Quisiera creer que no será un número más en este conteo macabro que llevamos y es el inicio de los cambios”, dice Ernesto Aroche.

“Quiero seguirme agarrando a la esperanza de que esto puede ser de otra manera”.

Animal Político