México: la ONU condena asesinatos de líderes indígenas de Jalisco y Chiapas

El representante en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, condenó los asesinatos a líderes indígenas de Jalisco y Chiapas, defensores de la tierra y sus derechos culturales, sus usos y costumbres, ocurridos entre el 20 y el 22 de mayo.

En un comunicado, consideró que “los asesinatos de estos defensores indígenas ponen de manifiesto el actual contexto de violencia al que se enfrentan las y los defensores de derechos humanos en México, particularmente defensores indígenas y líderes comunitarios”.

La oficina ONU-DH exigió el esclarecimiento de las muertes violentas de los hermanos Agustín y Miguel Ángel Vázquez, líderes indígenas wixáricas, ocurridas el pasado sábado 20, así como la del activista tzotzil Guadalupe Huet Gómez, consejero de la Organización Nacional del Poder Popular, ultimado el lunes 22 en la comunidad de Cruzton, municipio de Venustiano Carranza, Chiapas.

Asimismo, la ONU-DH pidió a las autoridades responsables de las investigaciones tomar en cuenta “la labor de defensa de estos líderes indígenas en defensa de los derechos humanos”, como un elemento fundamental para esclarecer los casos.

Jan Jarab puntualizó que en lo que va de 2017 han ocurrido “otros casos que demuestran la grave situación de vulnerabilidad a la que se enfrentan los defensores indígenas, incluyendo los asesinatos de los líderes rarámuris Juan Ontiveros e Isidro Baldenegro a inicios del año o las muertes violentas que ocurrieron en la comunidad de Arantepecua, Michoacán, el 5 de abril”.

Tras expresar sus condolencias a las familias de los defensores victimados, a sus comunidades y organizaciones, la oficina de la ONU-DH reiteró su llamado a las autoridades “para que lleven a cabo una investigación exhaustiva, diligente e imparcial en aras de encontrar a los responsables materiales e intelectuales y así asegurar que estos casos no queden en la impunidad”.

Proceso


Comunicado de la ONU sobre los asesinatos a líderes indígenas en Jalisco y Chiapas

Nuevos asesinatos a dirigentes indígenas en México demuestran el clima de violencia contra los defensores

La Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos condenó los recientes asesinatos de varios líderes indígenas.

El pasado 20 de mayo mataron en Jalisco a dos dirigentes huicholes. Posteriormente, el 22 de mayo, asesinaron a un activista indígena tzotzil, en Chiapas.

Estos ataques ponen de manifiesto el contexto de violencia al que se enfrentan los defensores de derechos humanos en México, particularmente los que abogan por los derechos indígenas y comunitarios, lamentó este martes el representante de esa oficina, Jan Jarab.

La dependencia de la ONU reiteró en un comunicado su llamado a las autoridades para emprender una investigación exhaustiva, imparcial y diligente en estos casos.

También solicitó que en las investigaciones se consideren los motivos que pudieran estar vinculados a la lucha que llevaban adelante estos dirigentes.

Los hermanos Agustín y Miguel Ángel Vásquez Torres, de Jalisco, fueron asesinados en dos incidentes separados. Miguel Ángel murió en el hospital a causa de las heridas de bala que recibió de un arma de grueso calibre.

Agustín fue baleado y murió cuando salía del hospital donde fue a ver a su hermano. Se presume que se trataría del mismo atacante, indicó la Oficina de la ONU.

El tercer asesinato, del día 22, fue el de Guadalupe Huet Gómez. Abogaba por la defensa de la tierra y el respeto de las costumbres de su municipio.

Huet fue atacado con armas de fuego en un cementerio que protegía de saqueos. Los perpetradores serían miembros de un grupo armado.

ONU