Puerto Rico: el líder independentista Oscar López Rivera sale en libertad luego de 36 años de encierro

32
Contexto Nodal
Oscar López Rivera es un líder independentista puertorriqueño, considerado el preso político más antiguo del mundo. Nació en 1943, fue veterano en la Guerra de Vietnam y en 1976 se integró a la lucha clandestina por la independencia de Puerto Rico en las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En 1981 fue capturado por el FBI y condenado a 70 años de prisión por el delito de “conspiración sediciosa”. El 17 de enero, Barack Obama anunció la conmutación de su pena por lo que es liberado este 17 de mayo. Puerto Rico es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos.

Oscar López Rivera disfruta de sus primeros momentos en libertad

Oscar López Rivera salió esta mañana del apartamento de su hija en Santurce a dar su primer recorrido en libertad con una gran sonrisa en su rostro y mucho empeño para luchar por la independencia de Puerto Rico.

Lo primero que hizo fue darle las gracias al pueblo por haber luchado por su excarcelación.

“Yo vengo a luchar y a trabajar… Mi espíritu, mi dignidad y mi honor están muchos más jóvenes hoy que el día que ingresé a la prisión”, afirmó el exprisionero político a la prensa, mientras el coro de la Universidad de Puerto Rico entonaba varias canciones.

Entre otras cosas, añadió estar feliz con poder tener una agenda llena, la cual incluye una conferencia de prensa a eso de las 11:00 a.m. en la playa del Escambrón, así como por su viaje de mañana a Chicago.

“Voy a ver el mar y voy a ver si me cuelo por allí”, sostuvo.

Eso sí, dejó claro que “esto es para estar en Puerto Rico y que nadie me moleste”.

López Rivera fue recibido a su salida del apartamento de su hija Clarisa López por un centenar de personas, quienes le regalaron margaritas blancas y amarillas, así como rosas rojas. Estaba ataviado de negro, con tennis rojas. Llevaba un botón de la bandera de Puerto Rico en el pecho. Ya no tenía el grillete electrónico que le colocaron a finales de enero pasado cuando el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, le conmutó su sentencia. Se lo quitaron ayer en la tarde, según reveló.

El séquito que le acompañaba llevaba unas camisetas que leían: “Libertad”.

“Feliz por poder disfrutar de la libertad de mi papá”, afirmó, por su parte, su hija cuando el grupo salía hacia algún lugar no precisado.

El Nuevo Día


Abogada de López Rivera asegura que podrá reincorporarse a la lucha por la independencia

Tan pronto como le sea posible, Oscar López Rivera podrá reincorporarse a la lucha por la independencia de Puerto Rico y abrazarse con sus viejos camaradas, indultados en 1999 por el entonces presidente Bill Clinton.

“Claro, podrá participar en actividades políticas sin restricciones algunas, piquetear, abogar por la independencia, asociarse y estar con los exprisioneros, porque no han podido tener contacto con él todo este tiempo”, expresó a la agencia Inter News Service (INS) su abogada Jan Susler.

Considerado por las autoridades de Estados Unidos como cabeza de las clandestinas Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) de Puerto Rico, ya disueltas, López Rivera fue condenado sin que jamás hubiera una evidencia en su contra.

López Rivera se halla desde el 9 de febrero en reclusión domiciliaria en el hogar de su hija Clarisa, en Santurce, al autorizarse su regreso condicionado a Puerto Rico luego que el entonces presidente Barack Obama conmutara el pasado 17 de enero, a tres días de dejar la Casa Blanca, su pena a cambio de que cumpliera cuatro meses más de su condena a 70 años.

“Oscar ya no tiene grillete y mañana estará plenamente libre, igual que tú y que yo”, precisó Susler, quien ha sido defensora de los presos políticos puertorriqueños vinculados a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) de Puerto Rico, que operaron en Nueva York y Chicago.

El regreso de López Rivera se produjo gracias a gestiones del congresista estadounidense Luis Gutiérrez, de origen puertorriqueño y su amigo personal en Chicago.

La letrada, involucrada desde 1980 en la defensa de los prisioneros políticos puertorriqueños en Estados Unidos, afirmó que hoy será “un día histórico para el pueblo puertorriqueño y todos los que amamos la justicia, un día muy especial en estos tiempos que vivimos”.

Susler subrayó que, tras firmar ante los representantes de las autoridades estadounidenses, López Rivera, que ha pasado casi 36 años en prisiones estadounidenses, “será libre como todos los que vivimos en la colonia”.

“Yo lo veo fuerte, muy fuerte, muy preparado, muy alegre y listo para luchar”, dijo llena de emoción ante la proximidad de la liberación del luchador independentista, quien tendrá en algún momento la primera oportunidad de abrazarse con sus camaradas, “momento importantisimo para ellos y ellas”.

Jan Susler reconoció que tiene “muchos sentimientos” en este momento ante la inminente liberación de López Rivera.

“Tengo una admiración y respeto para Oscar, por haber podido sobrevivir todo lo que le tiraron encima, la tortura psicológica, (la ausencia de) su familia; que él pueda salir de la cárcel con una sonrisa por la causa justa que le llevó a la cárcel; que haya salido incólume, política, física y mentalmente, es algo extraordinario”, expresó a la agencia INS la letrada.

Para Susler esto ha sido más que un caso legal al que ha dedicado una vida, porque “yo formo parte del movimiento y la causa por la que él y los demás presos políticos cumplieron”.

“Ser abogada es una destreza que yo pude aportar, mientras ellos tenían otras destrezas; una maravillosa combinación, que he vivido a su lado”, testimonió Susler al aclarar que “no estoy buscando otro caso de preso político, tengo la manos llenas con la agenda de Oscar, con la resistencia a la junta (de control fiscal) y acabar con el crimen contra la humanidad”.

La abogada se propone viajar con López Rivera a Chicago, donde “el jueves lo van a recibir con los barazos abiertos en la calle que lleva su nombre”.

En la ciudad en que residió desde los 15 años de edad, el combatiente independentista se reunirá con funcionarios electos, con los niños de la escuela que estableció hace décadas, para regresar casi de inmediato a Puerto Rico para el sábado reunirse con sus compueblanos en San Sebastián.

López Rivera tiene en agenda el 25 de mayo una muestra de sus obras en la alcaldía de San Juan y el 29 asistirá a una actividad ecuménica abierta al público.

También proyecta viajar a Nueva York el próximo mes, donde será reconocido como héroe por el Desfile Nacional Puertorriqueño de Nueva York, y más tarde a la ciudad de San Francisco, en California.

Susler indicó que igualmente tiene pendiente visitar Cuba, Nicaragua y Venezuela para agradecer a esos pueblos y a sus gobiernos la solidaridad mostrada, al igual que espera cumplir con invitaciones de otros países.

Metro


¿Por qué estuvo preso por 36 años Oscar López Rivera?

Tras estar condenado por 36 años, el líder independentista puertorriqueño Oscar López Rivera será excarcelado el miércoles 17 de mayo, tras pasar los últimos meses en la condición de arresto domiciliario en San Juan, Puerto Rico.

Juicio y prisión

Oscar López Rivera fue condenado en 1981 y sentenciado a 55 años de prisión acusado por Estados Unidos de ser miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN) y por supuestos actos de sedición y conspiración para derrocar al Gobierno de EE.UU.

Al momento de su detención, el 29 de mayo de 1981, López Rivera reclamó para sí la condición de prisionero de guerra amparado en el Protocolo I de la Convención de Ginebra de 1949, que reconoce tal condición en caso de personas detenidas en conflictos y luchas contra la ocupación colonial.

El 11 de agosto de 1981 recibió sentencia y fue enviado a la prisión de máxima seguridad de Leavenworth, en el estado de Kansas, en el centro de Estados Unidos.

En 1986 fue trasladado a la institución penal de Marion, estado de Illinois (noreste), después de imputársele en junio un intento de fuga que López Rivera consideró una trampa. A causa de ese cargo, se le sumaron otros 15 años de cárcel a su sentencia. Durante su reclusión en este penal, Oscar López Rivera pasó 12 años en total aislamiento.

En 1990, cuando López Rivera y los prisioneros políticos de las FALN llevaban cerca de una década de injusta prisión, desde el exterior se organiza una campaña a favor de su liberación.

La campaña “Ofensiva 92” tuvo un sonado éxito en agosto de 1999 cuando el entonces presidente estadounidense Bill Clinton concedió un indulto presidencial a varios prisioneros políticos borinquenses, sin embargo, López Rivera rechazó la oferta pues no incluía a sus compañeros Carlos Alberto Torres y Haydee Beltrán. Para 1999, el independentista ya había cumplido 18 años en cárceles estadounidenses.

Al obtener su libertad, Beltrán y Torres, López Rivera solicitó su liberación condicionada a la Comisión de Libertad Bajo Palabra. Bajo presión del FBI esta opción le fue negada.

Campaña internacional por su liberación

Luego de una intensa campaña internacional de solidaridad y reclamo por la liberación de Oscar López Rivera, el 18 de junio de 2012 el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución promovida por Cuba en la que pedía reconocer el derecho a la independencia y autodeterminación de Puerto Rico e instaba a la liberación de los independentistas prisioneros en Estados Unidos.

A finales de 2016, el pueblo puertorriqueño logró sobrepasar las 100.000 firmas registradas en el programa de la Casa Blanca, “We the People”, para reclamar la excarcelación del prisionero político. Sin embargo, el gobierno anunció que no ofrecería una respuesta concreta a la solicitud del prisionero político puertorriqueño.

El 17 de enero de 2017, el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, concedió el indulto al prisionero 87651-024 Oscar López Rivera, cuya libertad había sido demandada insistentemente por el pueblo de Puerto Rico y la comunidad internacional.

El 9 de febrero de 2017, López Rivera es trasladado a Puerto Rico, para cumplir el resto de su sentencia hasta el día de la excarcelación este 17 de mayo.

Telesur

Más notas sobre el tema