Uruguay: comenzó a buen ritmo el registro de consumidores de cannabis y en un día hubo 539 inscriptos

Registro de consumidores de cannabis comenzó a buen ritmo

Más de la mitad de los que entraron ayer al Correo no lo hicieron por trámites estrictamente del organismo. Al menos 539 personas acudieron a registrarse como potenciales compradores del cannabis recreativo que se venderá en las farmacias desde julio, bajo la regulación del Estado.

Apenas algún error informático en algunos de los 65 locales del Correo habilitados para la inscripción —en especial en la sucursal de Toledo, Canelones— retrasaron los trámites que demandaron menos de cinco minutos por persona.

De este modo quedó inaugurada la tercera vía para obtener marihuana al amparo de la ley 19.172. Antes había iniciado el reparto de licencias para autocultivadores —ya van 6.617 expedidas— y para clubes cannábicos que son 51. Cualquiera de estas dos últimas modalidades es incompatible con el registro para la compra en farmacias.

Poco después de las 15 horas de ayer, de las cinco personas que aguardaban en la fila de la sucursal de Canelones y Ejido, tres esperaban turno para registrarse como “adquirentes”, término que usa la normativa. Y los tres recibieron el mismo trato cordial y despojado de todo prejuicio al igual que la monja que, en ese momento, aguardaba para enviar una encomienda y el joven que reclamaba por una carta que mandó a Europa y nunca llegó. Nada de miradas curiosas, trabas o preguntas inquisidoras para acceder al “porro estatal”.

La “aventura” apenas demoraba, en promedio, cuatro minutos y 22 segundos —controlados por reloj. Ese tiempo era suficiente para aguardar el turno, entregar la cédula de identidad en buen estado y una constancia de domicilio —como la factura de una empresa pública o un documento expedido por la Policía—, el registro de las diez huellas dactilares en un lector digital y cuatro preguntas que servirán para armar un perfil tipo del consumidor de marihuana en Uruguay.

Ni bien uno llegaba al local, los empleados del Correo quitaban todo dramatismo y encauzaban la conversación ante el titubeo de algún interesado en el registro, como si se tratara de un trámite más. Patricia, como se llama la cajera de la sucursal de la calle Canelones donde se inscribió en la mañana el primero de los consumidores, iniciaba el trámite solicitando la constancia de domicilio (requisito por el que más tuvieron que rechazar a los interesados) y explicaba que la dirección exacta “no queda ingresada en el sistema”. La dirección sirve para confirmar que la persona vive en el país y, de ese modo, descartar el “turismo cannábico”.

La empleada también estaba cargada de paciencia para explicar una y mil veces cómo colocar los diez dedos sobre el lector de huellas (que luego servirá como identidad para acceder al producto), y para anunciar que las cuatro preguntas sociodemográficas no quedan indexadas con la identidad del registrado: ¿Qué tipo de cobertura de salud tiene? ¿Trabaja en el sector privado, público o como informal? ¿Qué nivel educativo alcanzó? ¿En qué barrio vive?

Una mujer de 31 años, estudiante de Economía y que trabaja en “una oficina a pocos metros del Correo”, fue una de las registradas. “No soy consumidora frecuente”, aclaró, “pero, por las dudas, prefiero estar registrada”.

La estudiante contó que este fin de semana se formó un debate entre sus amigos: “Algunos querían anotarse, otros decían que mejor no porque no saben para qué se usarán los datos”. Sin embargo, ella señaló que no tiene “lo qué ocultar” y que le parece “bien” que sus respuestas sirvan para la estadística.

La joven vestía de ejecutiva, llevaba unas carpetas que sostenía con el brazo y estaba apurada para volver al trabajo antes de que acabara su hora de descanso. Su presencia, como la de una señora de 62 años que se anotó para uso medicinal dado que no recibía la receta profesional, algún activista de la causa y algún periodista que quiso repasar el sistema en primera persona, son ejemplos de que los prejuicios quedaron desterrados en este primer día de anotación: “No todos son hippies con rastas”, bromeó Milton Romani, exsecretario de la Junta Nacional de Drogas y uno de los registrados como muestra de “apoyo” al proceso.

La novedad del lanzamiento de esta tercera fase de la regularización, y que vuelve a Uruguay único en el mundo, atrajo el interés internacional. De hecho las búsquedas en Google sobre el tema crecieron un 350%, según datos de Google Trends, y se alcanzó la cuarta parte de las pesquisas récord de 2013, cuando se aprobó la ley.

Ahora resta conocer cuáles serán las farmacias en las que se venderá el cannabis que costará US$ 1,30 y que el usuario podrá adquirir hasta 40 gramos al mes, primero en tandas de cinco gramos y luego de hasta diez.

Comprobante.

Menos de cinco minutos dura el trámite de registro como consumidor de marihuana recreativa. Al término de la inscripción, el usuario recibe un tique que respalda la inscripción. En el papel se aclara el número de ley que ampara el proceso y se detallan los números de teléfono para asesoramiento en casos de uso problemático de drogas: 2309.10.20 o *1020.

Una campaña para no fumar.

“No hay que consumir marihuana, simple y llanamente no hay que consumirla”. La frase corresponde al presidente de la República, Tabaré Vázquez. El mandatario la ha repetido en cada caso que le preguntan sobre algo relacionado a la marihuana.

En sus últimas declaraciones en febrero de este año en Finlandia dijo que “a la larga” consumir ese tipo de drogas también produce daño. “El organismo no necesita consumir ningún tipo de drogas”, remarcó.

Ahora su gobierno lanzó una campaña de medios para concientizar sobre el tema. “Regular es ser responsable” es el nombre de la campaña que busca la prevención del consumo de marihuana.

El lanzamiento es en diferentes plataformas y tiene dos grandes partes: una sobre el consumo de cannabis psicoactivo de uso no médico; la segunda sobre cómo es el procedimiento para adquirir el producto en farmacias.

“Si vas a conducir, no consumas”, dice uno de los gráficos que muestra una carretera y la línea de división de carriles cortada por una tijera. De una lado la palabra “cannabis” y del otro “conducir”.

En la misma línea la serie plantea que si van a estudiar no se recomienda fumar marihuana. “El consumo de cannabis limita la capacidad de concentración y memoria”, dice el texto.

La Junta Nacional de Drogas pretende extender la campaña en los centros educativos, en especial en escuelas, y realizar actividades específicas en recitales y actos multitudinarios.

La web Infocannabis.gub.uy informa sobre la ley que regula el mercado, y responde preguntas frecuentes.

Creen que en el inicio haya faltante.

Hace casi un mes el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, anunció la fecha del inicio del registro para la compra de marihuana en farmacias. Ese día comentó que el stock de cannabis que tienen las empresas encargadas de su cultivo era de 400 kilogramos.

Las organizaciones que impulsaron la regulación del consumo de marihuana sostienen que existirá desabastecimiento en los primeros meses de venta en farmacias y por eso buscan que el órgano regulador amplíe las licitaciones para que nuevas empresas puedan cultivar.

“En este periodo creemos que va a haber una cantidad de usuarios tal que va a obligar al Ircca y a las empresas a buscar los mecanismos para aumentar la producción”, dijo el integrante de Proderechos Diego Peri a El País. El militante comentó que el Ircca sostiene que el aumento de la demanda será gradual. “Nosotros creemos que los primeros kilos de marihuana van a venderse muy rápido”, opinó.

El militante dijo que el primer día del registro ha sido ampliamente satisfactorio, y demuestra que de a poco la sociedad va perdiendo los miedos y los “tabúes” vinculados al tema de la marihuana y su consumo. “Todavía queda mucho camino por recorrer, y gran parte del proceso será a raíz de lo que ocurra con la propia venta”, sostuvo Peri.

El País


Cannabis: esperan que unos 3 mil se inscriban para comprar

“Celebramos este nuevo paso más allá de algunos inconvenientes y demoras. Lo que solicitamos a los usuarios es que se adhieran al registro así como lo han hecho para el autocultivo”, declaró a REPÚBLICA Radio Bruno Calleros, integrante del Movimiento Pro Liberación del Cannabis.

En la oportunidad también brindó su opinión sobre los desafíos y las virtudes que tiene la aplicación de la Ley sobre la regulación de la marihuana. En cuanto a las fallas que él considera que aún presenta dicha normativa, afirmó que el próximo viernes se va a realizar la Marcha Mundial por la Marihuana, en nuestro país será a las 17 horas en la Plaza Libertad.

“Iremos hasta la Torre Ejecutiva para reclamar todas las cosas que están faltando. Saludamos este nuevo paso que estábamos esperando pero hay que avanzar más rápido. Tiene que haber más voluntad política”, agregó.

¿Cómo es este proceso que se inicia y para qué cosas la gente tiene que estar preparada?

Este es un nuevo paso en lo que respecta a la aplicación de la Ley. Lo que comienza hoy es el registro, en el correo, para inscribirse en lo que luego será el expendio en farmacias. Por lo que ha dicho el gobierno, la venta será a partir de julio. Celebramos este nuevo paso más allá de algunos inconvenientes y demoras. Lo que solicitamos a los usuarios es que se adhieran al registro así como lo han hecho para el autocultivo. Ya tenemos 6.600 autocultivadores registrados y 51 clubes funcionando.

¿Tienen algún número de ciudadanos que puedan inscribirse?

Sobre eso se han hecho unas cuantas encuestas para medir cuántos usuarios potenciales hay. Sin embargo, creemos que la inscripción va a ser paulatina. Con el tiempo la gente va a ir tomando confianza. Cabe mencionar que este registro está protegido por la Ley Habeas Data y, por tanto, los usuarios van a estar amparados por la misma normativa que protege al secreto bancario. Por tanto, sólo un juez podría llegar a levantarlo. La gente tiene que quedar tranquila de que al momento de registrarse no va a quedar expuesta.

Afirman que hay que avalar el tema de la salud pública. ¿Creen que se hicieron los pasos necesarios para dejar garantía de esto?

Desde el punto de vista de la salud pública esta Ley tiene una gran ventaja, que es el de comparar un producto con otro. La marihuana, que se va a ofrecer en farmacias, tiene todas las garantías de inocuidad, en el sentido de que no tiene pesticidas y tiene una concentración establecida y analizada por el Estado.

Todas estas características, comparadas con el producto proveniente del narcotráfico, en el cual se han encontrado hasta animales muertos dentro de las muestras, presentan una gran diferencia. Entonces, en ese aspecto el tema de la salud pública está cubierto. Si me planteas por el lado de otra faceta de la ley, que es habilitar vías de acceso a marihuana medicinal, entonces puedo decirte que en ese aspecto estamos retrasados.

¿Cree que la regulación en general puede abatir el consumo en el mercado clandestino?

De hecho ya lo está haciendo. Si te fijas en los números, 6.600 cultivadores registrados y 51 clubes son casi 9.000 personas que ya no acceden a marihuana del mercado negro. Son más de 5 millones de dólares al año. Esta tercera vía de acceso va a incluir a muchos más consumidores.

Más que el combate al narcotráfico, que implica otras cuestiones mucho más grandes, lo importante es la desvinculación del usuario de cannabis del acceso vía boca. El narcotráfico utiliza muchas otras drogas por lo que esto sí debilita la cadena del narcotráfico pero no lo elimina.

El porcentaje de marihuana que venderán las farmacias, según lo que establece la Ley, ¿es el apropiado para los que consumen?

Las cantidades están perfectas. Cuarenta gramos al mes, 10 gramos por semana, es una cantidad suficiente para casi todo usuario. Por tanto, estamos de acuerdo con el gobierno en cuanto a este aspecto. Si una persona fuma más que eso, tenemos que empezar a ver si no tiene un consumo excesivo o problemático. Puede haber quien lo haga, pero, para el general de los usuarios, 40 gramos al mes es una cantidad más que suficiente.

¿Cómo ve la campaña de concientización que ha lanzado el gobierno?

Estamos completamente de acuerdo en concientizar al usuario en los riesgos que tiene el consumo de una sustancia que altera los sentidos en cuanto a que no se puede trabajar ni manejar un automóvil bajo sus efectos. Estamos de acuerdo en que el ciudadano consciente e informado es el que puede tomar buenas decisiones. Por tanto, son bienvenidas las campañas que apunten a la reducción de riesgos y daños sobre cualquier sustancia.

¿Cómo ha visto el debate de la sociedad uruguaya sobre la regulación del consumo?

Hay un proceso latente de discusión que va avanzando y desmitificando una droga que, en sus orígenes, fue prohibida por motivos que nada tienen que ver con sus efectos. La prohibición proviene de los años treinta. De todas maneras, todos esos años, que nosotros hablamos de oscurantismo y de campañas mal intencionadas, van siendo dejadas atrás.

En el mundo entero e inclusive en los organismos internacionales hay un proceso de revisión de cuál es el lugar que una sociedad le debe adjudicar a una droga como la marihuana, tan usada a pesar de las prohibiciones y cuáles son sus efectos reales. Es un proceso fundamental y Uruguay está en la vanguardia en ese aspecto.

Lo que quiero dejar en claro es que si la persona elige consumir, cosa que nosotros no promocionamos de ninguna manera, tenga buena información y el acceso legal.

Algunas personas se han quejado de la actuación policial y judicial por considerar que no están debidamente informados sobre la ley. ¿Qué cree sobre esto?

En el año 2015 se definió un protocolo de actuación policial con el Ministerio del Interior en el cual se tuvo una amplia participación de las organizaciones sociales. El objetivo de dicho documento fue instruir a las fuerzas públicas en cómo debería de actuar ante el nuevo cambio normativo.

Sin embargo, han ocurrido hechos que demuestran que la instrucción y la penetración del texto no han sido suficientes. Hay que capacitar a los jueces, fiscales y la policía para que actúen en función de la nueva normativa. Estamos hablando de muchos años de prohibición y oscurantismo. Hemos tenido personas procesadas injustificadamente y errores del sistema judicial. Es importante aclarar que esos hechos que han sucedido son contados, no son una generalidad. Por tanto, el cambio cultural se está procesando.

¿Qué piensa sobre la Ley?

Es una Ley muy buena porque cubre muchos aspectos de lo que es la temática. Uno de ellos es la investigación. Es necesario realizar indagaciones, no sólo desde el punto de vista social sino que, fundamentalmente, de los posibles usos de marihuana medicinal. Están demostrados los usos medicinales e industriales.

Es una de las plantas más usadas en la historia de los seres humanos. Hay varias enfermedades, algunas muy graves que afectan a niños, en las que la marihuana tiene un uso importante a tener en cuenta.

¿Cómo se va a manejar el tema con los turistas que pretendan comprar marihuana en las farmacias?

En principio, la Ley no prevé la venta a turistas. Es sólo para uruguayos y residentes. Inclusive, hubo un incidente con un club en Punta del Este el cual fue sancionado por vender a turistas. Es un debe que tiene la Ley. Sin embargo, preferimos que primero la normativa se aplique para los uruguayos.

De hecho, hoy estamos dando el primer paso para completar la tercera vía de acceso. Nos falta completar el acceso medicinal, dar recursos para la investigación e incluir en el sistema educativo la temática, cosa que también está prevista en la Ley. De repente, en el futuro, se podría habilitar el consumo a extranjeros y habría que ver cómo, cuándo y de qué manera.

Mientras tanto, este viernes vamos a realizar la Marcha Mundial por la Marihuana, a las cinco de la tarde, en la Plaza Libertad. Iremos hasta la Torre Ejecutiva para reclamar todas estas cosas que están faltando. Saludamos este nuevo paso que estábamos esperando pero falta avanzar un poco más rápido. Tiene que haber más voluntad política.

República