Uruguay en venta: “el país serio” de Artigas; traicionado – Por Eduardo Camín (Especial para Nodal)

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Poco importa cuál es el punto de partida. Si los extranjeros no sabían nada, ahora lo saben Uruguay es una buena opción por sí mismo, pero, sobre todo, es de las mejores oportunidades que tienen en la región, al menos así lo establece el mensaje del gobierno. “Al país se lo reconoce como un país serio, responsable, que asume compromisos y los cumple, que está creciendo y que se destaca en la región”, señala el presidente Tabaré Vázquez.

Esa venta del país es uno de los objetivos más importantes que se traza en permanencia el gobierno (¿izquierdista?) del Frente Amplio al momento de salir de gira, o al recibir algún presidente. Por eso es que hay un cuidadoso trabajo de Uruguay XXI para que existan, foros de intercambio en los que los empresarios extranjeros no solo tienen la oportunidad de escuchar al presidente o al ministro de Economía de un país, sino que, además, tienen la posibilidad de explorar negocios con los empresarios y representantes de las cámaras que acompañan al gobierno, y por si fuera poco junto a la dirección sindical, democracia obliga.

Por todo esto las giras constituyen momentos particulares, en el cual se crea un microclima que es difícil que se conjugue en otras situaciones. La característica más destacada es la distensión que hay, a pesar de las jornadas largas e intensas de trabajo. Gobierno, empresarios y representantes sindicales comparten comidas, copas, eventos, mates de la mañana, juegan al truco. Y en ese marco también hay espacio para el intercambio sobre temas en los que, muchas veces, por el rol de cada uno y por la rutina, se encuentran enfrentados. De ahí que se entiendan cuando muchos afirman con tono doctoral que “la lucha de clases es cosa del pasado”

Cuando el “primer ministro Danilo” Astori daba clases de Economía en los Comités de Base del Frente Amplio, antes de la dictadura y en la década de los setenta, – cuando existía la lucha de clases- él solía decir que los dueños del Uruguay eran unas 500 familias de abolengo. Quién no conocía en aquel entonces, los rancios apellidos de la Asociación Rural, propietarios de varias estancias muchas veces a lo largo y ancho del país.

Por aquellos tiempos el Frente Amplio tomaba de la izquierda revolucionaria una sentida reivindicación de Reforma Agraria.Recordamos también que una de las principales banderas del Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) fue la “lucha por la tierra”.Con esta consigna RaúlSendic (padre)fundó el sindicato de cañeros “UTAA” en Bella Unión. Por la conquista de la tierra marcharon varias veces desde el norte del país hasta Montevideo,aquellos trabajadores de la caña. De esta lucha se inspiraron varios escritores e intelectuales junto a otros autores nacionales que reclamaban expropiar las grandes extensiones de tierras y darlas los “peludos” del norte.

uru cañeros tupamaros

Algunos de estos viejos militantes que aun hoy están en el poder, comparten espacios radiales, donde reniegan de su pasado, condenan a Venezuela y otros procesos de cambio. En realidad, sufren de una de las patologías de moda que recorre nuestra región “la amnesia” y lo que hoy está ocurriendo con los revolucionarios de antaño, y su insolidaridad puede servir como ejemplo.

Pero más allá de que los métodos de lucha se hayan compartido o no, nadie puede borrar de la memoria colectiva el grito de ¡UTAA, UTAA, por la Tierra y con Sendic! Nadie puede olvidar que la tierra a la que aspiraban los peludos de UTAA tenía nombre y apellido: eran las 20.000 hectáreas del “latifundio improductivo” de Silva y Rosas. Y muchos recordaran como temblaba el poder cuando unos pocos cientos de cañeros se acercaban a la capital. Y quienes hoy están en el gobierno no deberían olvidar que gran parte de la fuerza política nació de esas luchas inspiradas en las consignas artiguistas.

¡Qué triste verdad que una organización como el Frente Amplio, se haya convertido en el cómplice ideal para entregar las tierras de la banda oriental de José Artigas, a los porteños y brasileños, norteamericanos y europeos!

En 1987 cuando entró en vigencia la ley forestal 5.939 había apenas 25.000 hectáreas plantadas en el rubro. Veinte años después las compras de tierras aumentaron especialmente para la producción de celulosa. De casi cuatro millones de hectáreas dispuestas por el Ministerio de Ganadería y Agricultura como prioridad forestal, más de un millón se encuentran plantadas y más del 50% pertenece a empresas extranjeras, la finlandesaUPM (ex BOTNIA), la estadounidense Weyerhauser, la española Ence y la sueca finlandesa Stora Enso entre otras.

uru-renta-agrariaEn apenas dos gobiernos del Frente Amplio, más de cuatro millones de hectáreas de propiedad uruguaya pasaron a manos de extranjeros. Hoy los extranjeros se compran de una sola vez más de 100 mil hectáreas sin pestañear, pero esta vez no para criar vacas y ovejas o plantar cereales.

Cada vez son más los grupos inversores extranjeros que compran tierras en Uruguay muchos de ellos para especular con el aumento de precios como forma de inversión a mediano o largo plazo.Algunos compran, mientras que otros arriendan las tierras a pequeños productores endeudados sin perspectivas de crecimiento. El productor no tiene como negarse, trabaja con su maquinaria, no es desalojado, y tiene para vivir. Mientras tanto varios pools o grupos empresariales argentinos desembarcan en el negocio de la agricultura en nuestro país hace ya varios años.

En medio del secretismo oficial sobre los nombres de los nuevos propietarios de las tierras, todo el territorio cultivable sigue estando a la venta, los dueños del Uruguay ya no son las familias de abolengo que denunciaba Danilo Astori cuando hablaba de revolución, ahora muchos de estos hablan otro idioma, pero de consonantes monetarias.

Ni en las peores situaciones, ni en la Cisplatina, durante el periodo de los portugueses, los españoles o las invasiones inglesas, el país ha estado tan extranjerizado, como durante un gobierno de “izquierda”.

La celulosa el pecado mayor

La campaña publicitaria que un momento u otro varios intendentes o políticos han llevado a cabo a favor de las transnacionales de la celulosa cada vez que una de esta se implanta en la región está plagada de mentiras. Hablan de bosques como los grupos empresariales e inversores,propietarios de estas, cuando se trata en realidad de plantaciones. Mucha gente ha tomado conciencia sobre las consecuencias de la deforestación de los bosques naturales, por eso cuando oye a un Intendente hablar de plantar bosques lo percibe como algo positivo. La realidad es que no existe similitud entre los bosques naturales y los bosques plantados. En el primero existen numerosas especies de árboles y arbustos de todas las edades y tamaños. Conviven además una cantidad enorme de especies trepadoras, parásitas y otras especies vegetales en el propio suelo del bosque.

En esos bosques abundan las especies animales una fauna autóctona que vive al amparo y abrigo que les permite la subsistencia y las posibilidades de reproducción. Esa diversidad de flora y fauna se relaciona entre sí, interactúa con otros elementos del suelo, nutrientes, la energía solar, el clima asegurando de esta forma su propia conservación.uru botnia

Pero a diferencia del bosque natural la plantación comercial a gran escala tiene una o dos especies de árboles de rápido crecimiento que son plantados al mismo tiempo todos iguales y de la misma edad. Las especies de flora y fauna que logran sobrevivir son muy escasas.
Estas plantaciones artificiales llevan una preparación del suelo. Fertilización y eliminación de las malezas con herbicidas, espaciar los lugares y cosechar en espacios cortos de tiempo.

De esos bosques y de los afluentes de agua cercanos no pueden vivir las comunidades humanas, en la mayoría de los casos ni se les autoriza el acceso ya que las personas son vistas como un peligro por los incendios y los daños comerciales que puedan ocasionar. El único objetivo de estas plantaciones es producir grandes volúmenes de madera en el menor tiempo posible por lo que no se trata de un bosque sino de un cultivo más.

La otra gran mentira es la que se refiere a que las plantaciones son para abastecer el consumo creciente de papel. Y al consumo de papel se le vincula como hacen los políticos a la alfabetización, los cuadernos y el acceso a la información escrita, diarios y revistas. Esa idea que tiene la gente es utilizada por las transnacionales y los políticos del gobierno progresista para justificar la supuesta necesidad de aumentar la producción de celulosa a partir de las plantaciones de eucaliptos y pinos. Sin embargo, la celulosa que se produzca en el Uruguay no está destinada a abastecer a la población de nuestro país, sino a los consumidores del norte.

Como si esto fuera poco la mayor parte del consumo de papeles de escritura e impresión catálogos, afiches y volantes está destinado a la publicidad. Toneladas de esta publuru pastera2icidad siempre va a parar a la basura o los parrilleros para encender el fuego. Este tipo de consumo excesivo de papel es máscaracterístico del despilfarro y el consumismo. El alto consumo de celulosa y de papel es ambientalmente insustentable y socialmente innecesario. Las plantas de celulosa y las plantaciones de eucaliptos y pinos no obedecen a que la humanidad necesita más papel para su desarrollo.

Pero sin lugar a dudas la mentira más grande que emplean las transnacionales de la celulosa y repiten como loros los parlamentarios, políticos,y prensa seria, es que las plantaciones generan empleos. Estas plantaciones generan empleos fundamentalmente en las etapas de plantación y algo menos durante la cosecha. Después de la plantación los empleos directos caen verticalmente.

Cuando llega el tiempo de la cosecha a los siete u ocho años nuevamente se requiere algo de la mano de obra, pero la contratación de mano de obra tiende a disminuir notoriamente debido la gran mecanización de esta operación. El modelo de subcontrataciones de las grandes empresas transnacionales a favor de empresas nacionales totalmente informales agrava estas condiciones de vida en los periodos de zafra. En nuestro país se utilizan tierras que anteriormente sirvieron a la agricultura y otros cultivos lo que hace también que la plantación de eucaliptos prive a los antiguos ocupantes de estas tierras de su fuente de trabajo.

Es cada vez más común que estas plantaciones se instalen en tierras destinadas a la agricultura de subsistencia lo que lleva incluso a que el desempleo crezca. Y además le quita la subsistencia a las personas y familias que antes vivían de lo que producen los cursos de agua y los bosques naturales. Lo que resulta de estas grandes plantaciones de pinos y eucaliptos es la expulsión de la población local hacia los cinturones de miseria de los pueblos y ciudades.Sin embargo, cuando llegan a instalarse a un sitio recurren a los argumentos fetichistas de la generación de empleos por que conocen las necesidades y apremios de la gente.

Las políticas económicas al servicio del capital venden la idea de una economía donde el mercado y la competencia generan un orden armónico. Debemos saber que el objetivo de las transnacionales forestales no consiste en generar empleos sino en generar ganancias para sus accionistas. Acaso un punto más del PBI, actúa como la razón circunstancial, recomendada por el FMI, ejecutada por el BID, para despojar la esencia del ideario artiguista más vigente que nunca a pesar de sus detractores y traidores.

(*) Jefe de redacción internacional del Hebdolatino, Ginebra.

Tiempo de crisis