Venezuela firme – Por Julio Borges

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Maduro acorralado ha decidido huir de la realidad. Huye de la Asamblea Nacional a través de las sentencias inconstitucionales de los magistrados. Huye del mundo, al intentar unilateral e inconstitucionalmente sacar a Venezuela de la OEA. Huye de la Constitución pretendiendo hacer una nueva, a través de una constituyente comunal en la que el voto de sus grupos se imponga ante el voto individual de cada venezolano, dando así el golpe de Estado más grave de toda nuestra historia.

Venezuela firme no tolerará un fraude. Maduro no puede convocar una Constituyente, solo puede convocarla el pueblo, la Constitución en su artículo 347 es clara. De igual forma los redactores de la Constitución solo pueden elegirse por voto universal y directo.

El problema de Venezuela no es la Constitución, es Nicolás Maduro y su grupo que la irrespeta. Por eso ha salido el pueblo a las calles. La solución a la crisis es clara: el voto universal y directo que el poder niega ante el 80% de rechazo de los venezolanos, que exige cambio ya.
Respetamos la valentía de la fiscal general de la República Luisa Ortega Díaz para oponerse a las más recientes violaciones de derechos humanos y hacer valer la Constitución, así como la del diputado oficialista Eustoquio Contreras quien ha dicho algo muy claro: la Constitución no hay que cambiarla, hay que cumplirla. Figuras públicas han hecho lo propio pensando en lo que es justo para el pueblo venezolano y su bienestar. Llamamos también a la Fuerza Armada Nacional, es hora de la conciencia. No puede avalarse la destrucción de la Constitución. Su compromiso es con los derechos del pueblo venezolano reflejados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Es intolerable que mientras el 90% de medicinas y alimentos básicos faltan y la inflación anual ya supere tres dígitos, quienes tengan el poder se levanten todos los días pensando como mantenerse en él atropellando los derechos más básicos. Nuestras exigencias son claras, respeto a la Constitución, cronograma electoral, respeto a la Asamblea Nacional, Libertad de presos políticos y cese de las inhabilitaciones así como el ingreso de alimentos y medicinas. Venezuela firme en las calles no aceptará que unos pocos se impongan sobre todos.

(*) Dirigente opositor venezolano.

El Universal