Argentina: tras fuerte campaña de mujeres, liberan a “Higui”, presa durante siete meses por defenderse de una violación

La Justicia otorgó la excarcelación para Higui

Cámara de Apelaciones de San Martín otorgó el beneficio de la excarcelación extraordinaria para Higui, Eva Analía De Jesús, quien permanecía detenida desde el 8 de noviembre pasado por matar a uno de los diez integrantes de una patota de hombres que intentaron violarla para “sacarle lo lesbiana”. Higui había sido trasladada recientemente al penal de Magdalena, donde pasó su cumpleaños 43 y había sufrido restricciones para recibir visitas. Su liberación llegó tras meses de reclamos por parte del movimiento feminista, que llevó la consigna “Libertad para Higui” como uno de las banderas de la última movilización de Ni Una Menos. “Ahora, las mujeres también podemos esperar los juicios en libertad. Nadie reclama por nosotras, salvo los movimientos feministas”, celebró la abogada de Higui, Raquel Hermida.

La abogada aseguró que el dictamen de la justicia de San Martín “marca una diferencia jurisprudencial” —ya que aporta una perspectiva de género, específicamente para la comunidad lésbica, en materia de excarcelaciones— y subrayó que permitirá “empezar a hablar de qué es una ‘violación correctiva’, que no solo tiene por finalidad el abuso sino modificar la identidad de una persona”. Hermida, en diálogo con PáginaI12, agradeció el respaldo de las mujeres y organizaciones feministas que impulsaron la campaña “Libertad para Higui”.

La decisión de la Sala I llegó luego de la audiencia realizada el jueves pasado en la que la defensa de Higui solicitó su excarcelación o, en su defecto, la detención domiciliaria. El tribunal decidió otorgar el beneficio de la excarcelación extraordinaria por lo que, tras siete meses de detención, Higui esperará en libertad el juicio oral por el homicidio en defensa personal por el que está acusada.

La detención preventiva de Higui la había ordenado la jueza Elena Persichini, a cargo de la causa que se le sigue por homicidio. Higui es del barrio Lomas de Mariló, donde desde chica sufre ataques y es discriminada por ser lesbiana. Pero el 16 de octubre, un grupo de diez hombres la atacó a golpes y patadas e intentaron violarla para “sacarle lo lesbiana”, ella se defendió y mató de una puñalada en el pecho a uno de los diez abusadores.

Persichini ordenó la detención en noviembre, desde cuando permaneció detenida en el Destacamento de Mujeres de San Martín. A punto de cumplirse los siete meses de detención, la jueza decidió ordenar el traslado de Higui al Penal de Magdalena y sostuvo que debía permanecer bajo detención provisional con psicólogos a la espera del debate oral. La Sala I de la Cámara escuchó a la abogada de Higui y el reclamo social por su liberación.

Página 12


Quién es “Higui”, por qué está presa y cuáles son los motivos por los que reclaman su libertad

La noche del 16 de octubre de 2016, Eva Analía De Jesús (43) salía de la casa de unos amigos, en la localidad bonaerense de San Miguel, cuando se cruzó con un grupo de hombres. “Te voy a hacer sentir mujer, forra, lesbiana”, le dijo uno de ellos, según la declaración de De Jesús a la policía.

Según De Jesús, ese mismo grupo de hombres la había acosado previamente por ser lesbiana. Esa noche la rodearon. La golpearon y la tiraron al piso. Uno de los hombres le rompió el pantalón y se tumbó junto a ella para violarla. En ese momento, De Jesús tomó un cuchillo que guardaba para protección y se lo clavó en el pecho al hombre, llamado Cristian Rubén Espósito. Fue una puñalada letal.

De Jesús se encuentra desde ese día en prisión preventiva, acusada de homicidio. Sus abogadas alegan que es una víctima de violencia de género que actuó en legítima defensa frente a una “violación correctiva”.

La liberación de De Jesús, conocida como “Higui” por su gusto por el fútbol y su parecido con el arquero colombiano René Higuita, se convirtió en uno de los principales reclamos del colectivo Ni una menos.

Legítima defensa

Eva Analía Dejesús

La Fiscalía no descarta que De Jesús haya actuado en legítima defensa. Pero “no tiene pruebas” que lo sustenten, dijo el secretario general de la Fiscalía de San Martín, Ignacio Correa, a El País.

De acuerdo a la declaración de dos testigos, Espósito y De Jesús “tuvieron una discusión y ella le clavó una puntada en el pecho”.

Por su parte, la abogada defensora, Raquel Hermida, indicó a El País que “los dos testigos eran amigos de Espósito que intentaron violarla en grupo”.

Hermida dijo que la “lista de irregularidades en el caso es muy larga”. Según la abogada, cuando la policía detuvo a De Jesús, por ejemplo, puso en duda su versión. “Qué te van a violar si sos tan fea”, le dijo uno de los agentes.

Hermida dijo además que la familia de De Jesús no pudo verla hasta tres días después de la detención. Además, que las fotos que le realizaron y en las que se veían los golpes no figuran en la causa. Y que la pericia psicológica, que concluye que De Jesús no miente, tardó cinco meses en realizarse.

Ni una menos

Concentración de una de las marchas Ni Una Menos

“Libertad para Higui. Atacada por lesbiana, presa por defenderse”, era una de las consignas que podían leerse durante la última marcha de Ni una menos.

El reclamo por la liberación de Higui fue, de hecho, uno de los puntos del documento final que se leyó en Plaza de Mayo.

A su vez, el hashtag #liberenahigui fue Trending Topic en Twitter Argentina la semana pasada, cuando se realizó una nueva audiencia para pedir su excarcelación en los tribunales de San Martín. Los jueces tienen cinco días hábiles para responder a la petición.

“Vamos a seguir presionando hasta que la liberen”, le dijo a BBC Mundo Azucena, la hermana de Higui, durante la movilización que se celebró frente a los tribunales de San Martín.

Hasta René Higuita se sumó al reclamo. “Hay que respetar a las mujeres y las diferencias”, dijo Higuita en Twitter, junto a una foto suya sosteniendo un cartel que pedía libertad para Higui.

Según informó CosechaRoja, Higui tiene siete hermanas y un hermano varón. Vive de changas, de limpiar y arreglar jardines, ordenar galpones y hacer arreglos. Se fue de su casa a los 13 años por los abusos del marido de su mamá.

La Nación