Chile: aumenta el respaldo ciudadano al matrimonio igualitario según escuesta oficial

Encuesta CEP: aumenta el respaldo ciudadano al matrimonio y a la adopción homoparental

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) destacó que la Encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) arrojara “un significativo y progresivo” aumento del apoyo ciudadano al matrimonio y a la adopción homoparental, al tiempo que rechazó “la homofobia desatada en los últimos días por sectores ultra-conservadores contrarios a la diversidad familiar”

Según la CEP, el 37% de los chilenos y chilenas considera que una “pareja del mismo sexo puede criar a un niño tan bien como una pareja heterosexual”. En tanto, el 38% estima que las lesbianas debería tener dicho derecho, cifra que es del 34% cuando se consulta solo sobre parejas gays. Los respaldos en 2011 eran del 26%, del 24% y del 20%, en forma respectiva, lo que refleja un aumento del 11 puntos, 14 puntos y 14 puntos, en cada caso.

En relación al matrimonio igualitario el 39% de mostró de acuerdo, en circunstancias que en 2011 sólo el 27% pensaba de esa manera, registrándose así un incremento de 12 puntos porcentuales.

Junto con considerar que “los resultados de la CEP son más conservadores que todas las otras encuestas”, el Movilh valoró que “la tendencia al alza a favor de las familias homoparentales, es evidente e irreversible también en dicho sondeo”.

“Al considerar además que entre los jóvenes los respaldos son mayores, es evidente que todo cambio generacional y cultural futuro será cada vez más favorable a los derechos de las familias homoparental”, redondeó la organización.

El colectivo estimó que “en todo caso el Estado debe garantizar la universalidad de los derechos humanos, sean cual sea el resultado de las encuestas. Un derecho humano es la igualdad legal. Por eso el Estado selló un compromiso con nuestra organización a favor del matrimonio igualitario y la adopción homoparental. Lo que falta es cumplirlo”.

En otro ángulo, el Movilh criticó la “homofobia desatada en los últimos días de sectores ultraconservadores contrarios a la igualdad de derechos” estando entre los últimos en pronunciarse el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, y el docente Hernán Corral.

Ezzati sostuvo en Radio ADN que el matrimonio “debe ser entre un hombre y una mujer, para toda la vida (…) No es lo mismo que algo sea legal y que sea éticamente bueno para el país“. Por su lado, Corral calificó en El Mercurio “de grave” que se permita el reconocimiento legal de dos madres, pues los hijos serán “condenados a una perpetua orfandad paterna, niños sin padres: apátridas”

Similar fue la opinión del presidente de la Confraternidad de Pastores Evangélicos, obispo David Paillán, para quien “cuando hablamos de matrimonio, hablamos de procreación y eso se da entre un hombre y una mujer”. El sujeto  justificó además  en El Pingüino la pegatina de carteles homofóbicos al calificar de “autovictimización”, la denuncia formulada por el Movilh al respecto.

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, replicó que “estas afirmaciones, basadas en ideologías de corte religioso, explicitan violencia y ofensas gratuitas contra los madres y padres homosexuales, y no tienen compasión ni delicadeza alguna con los hijos, en tanto se califica a las familias homoparentales de antiéticas, graves y condenadas. No hay respeto alguno”.

“En Chile el 10% de las personas homosexuales declara tener hijos y buena parte los cría con una pareja del mismo sexo. Se trata de una realidad familiar que existe con o sin ley. Por tanto, una legislación sólo viene a proteger a los niños/, niñas y sus familias. Oponerse a ello es inhumano”, puntualizó el Movilh.

Movilh