El gobierno de Bolivia denuncia torturas a los funcionarios detenidos en Chile

163

Arce denuncia indicios de tortura de Carabineros de Chile contra los nueve bolivianos detenidos

El ministro de Justicia, Héctor Arce, reveló el domingo indicios de tortura contra los nueve bolivianos que fueron capturados en marzo último en la frontera con Chile, dijo que los carabineros chilenos “les dieron culatazos en la cara y en la cabeza” y que los intimidaron con disparos cerca de los oídos.

“Los han reducido, los han obligado a hincarse, les han dado culatazos en la zara y en la cabeza, los han enmanillado en el suelo y cuando estaban enmanillados en el suelo, según las declaraciones (de los detenidos), han disparado a derecha e izquierda cerca de sus oídos”, dijo en una entrevista con medios estatales.

“Esto es un acto de tortura que no se admite ni siquiera en prisioneros de guerra, ni siquiera en una situación de guerra se admite que se dispare a una persona que está reducida en el suelo, enmanillada, indefensa, se dispare a los costados”, agregó Arce.

El ministro de Estado consideró que esos hechos demuestran la actitud agresiva de las autoridades chilenas hacia Bolivia y funcionarios que combatían el contrabando y que terminaros siendo indebidamente criminalizados y encarcelados hace más de 80 días acusados por robo, contrabando y tenencia de armas.

“Nosotros no estamos en guerra con Chile, se supone que estamos luchando ambos contra un delito transnacional”, pero los carabineros detienen a los nueve bolivianos en complicidad con los contrabandistas, “disparan y torturan vejando todos sus derechos humanos; dejan que los maltraten, que casi los asesinen”, deploró.

En ese marco, Arce denunció que las autoridades chilenas “violan todos los tratados de derechos humanos que se hayan podido suscribir” y dejó establecido que “el Estado boliviano, su Gobierno, su pueblo, jamás se va a declarar culpable de los crímenes que no han cometido”.

A su juicio, el Gobierno de Chile no puede “tapar el sol con un dedo” y negar esos atropellos y que al proteger a contrabandistas daña la economía boliviana.

“Chile ya no es el país modelo, ya no es la Suiza de Sudamérica, ya no es el país que tiene la mejor diplomacia, es un país agresivo que tiene que alzar la voz para tratar de imponerse”, estableció.

Arce denunció también que Santiago coarta el derecho a la defensa de los nueve funcionarios vetando e ingreso de autoridades bolivianas a Chile, cuya presidenta, Michelle Bachelet, aseguró que los militares y aduaneros entraron a robar a su país antes de ser procesados e investigados por la justicia.

“¿Que está pasando? Como diría Eduardo Galeano, estamos en la lógica del mundo al revés, nos odian tanto en Chile que son capaces de estar con el delito”, dijo y ratificó que el Gobierno de Bolivia y los abogados de los detenidos seguirán reclamando justicia.

La Razón


Los nueve detenidos hablan de torturas en Chile

El testimonio de los funcionarios bolivianos, dos militares y siete aduaneros, capturados en marzo en la frontera entre Bolivia y Chile, reveló el domingo que fueron torturados y casi asesinados por un grupo de contrabandistas ante la mirada de carabineros chilenos.

El capitán Álex Carvajal y el suboficial Carlos Calle, junto con los funcionarios de la Aduana Diego Guzmán, Juan José Tórrez, Brian Leandro Quenallata Karl Guachalla David Cimar Quenallata, Raúl Mamani y Arsenio Choque fueron detenidos cuando realizaban un operativo de lucha contra el contrabando el 19 de marzo.

“A pesar de que nosotros les dijimos que éramos funcionarios de Aduana y militares, que además nos encontrábamos con nuestros uniformes, igual nos detuvieron. A mí me obligaron a ponerme de rodillas y, cuando realicé aquello, una persona de civil que se encontraba en el lugar me dio una patada en la cabeza y luego (…) una persona me golpeó fuertemente en la cabeza y la sangre corrió por la cabeza y manchó mi ropa (…), me había golpeado una mujer con una llave inglesa y por eso me había roto la cabeza y sangrado todo”, relató Brian Leandro Quenallata, en la declaración realizada el pasado viernes ante las autoridades judiciales de Chile.

Esa información fue hecha pública el domingo por el ministro de Justicia, Héctor Arce, que dio lectura a la transcripción de las declaraciones de los agentes bolivianos. A Brian Quenallata “yo lo vi dos meses después con la misma herida, totalmente abierta, todavía sin cicatrizar; para que en dos meses está herida no cicatrice, esta persona pudo haber sido asesinada, podía haber muerto en manos de los contrabandistas en la frente de los carabineros de Chile”, dijo Arce.

Esa autoridad dio lectura también a la declaración de Diego Guzmán: “No solamente se encontraban carabineros, que nos estaban rodeando, sino además que había gente civil, dentro de los cuales uno realiza una acción directa hacia mi persona con una llave inglesa que iba directamente a mi rostro”.

En tanto que Carlos Calle declaró que “los carabineros, quienes nos redujeron, estaban con armas y nos dispararon a la izquierda y derecha de nosotros cuando estábamos reducidos”. “Es decir, los reducen en el suelo, están enmanillados y disparan a ambos lados para generar terror, este es un acto de tortura, vejación que viola todos los tratados de derechos humanos”, denunció el ministro de Justicia.

La declaración de David Cimar Quenallata dice: “encañonándome (carabineros) me reducen en el piso, en el momento, yo les indico a estas personas que soy funcionario de la Aduana de Bolivia y que estaba en territorio boliviano (…) Esta persona hace caso omiso de la información y me decía, no me mires, que te voy a matar concha tu madre …”
“Veo a Juan José Torres, sangraba profundamente (…), además Karl Guachalla estaba con el rostro inflamado y Brian Quenallata que tenía una herida en la cabeza (…), las personas decían que querían quemar las patrullas y a nosotros también, todo esto a vista de los carabineros”, relató el funcionario aduanero.

Tras conocer esas declaraciones reveladoras, el ministro de Justicia estableció que los carabineros chilenos actuaron en complicidad con contrabandistas y que no hicieron nada por evitar las agresiones contra funcionarios bolivianos.
Carabineros de Chile “dispara y tortura a las fuerzas bolivianas, las lleva enmanilladas vejando todos sus derechos humanos, dejan que los maltrate, que casi lo asesinen en el caso de Brian Quenallata y ven los camiones de contrabando y no dicen nada”, resumió Arce.

El Deber

Más notas sobre el tema