Puerto Rico: el gobernador Rosselló viaja a Washington para impulsar la anexión a EEUU

Pa’ Washington hoy Rosselló a impulsar la estadidad

El gobernador Ricardo Rosselló anunció que este miércoles viajaría a Washington para impulsar el esfuerzo que busca que el Congreso reconozca los resultados del plebiscito de estatus, en el que la estadidad ganó por abrumadora mayoría en medio de una muy pobre participación electoral. El mandatario dijo también que en unas dos semanas estaría escogiendo a las siete personas que formarían el comité a cargo de llevar adelante la fórmula del Plan Tennessee con la que se buscará que el Congreso apruebe la admisión de Puerto Rico como el estado 51 de la Unión.

“Ya tenemos un segundo plebiscito donde el pueblo de Puerto Rico ratifica la decisión de quiere una igualdad ciudadana que solamente otorga la estadidad”, afirmó Rosselló, añadiendo que en las próximas semanas determinaría junto con la Legislatura quieren serían los miembros designados apara lo que llamó “el Plan Igualdad”.

Según Rosselló, “la voz del pueblo de Puerto Rico” se está escuchando en Washington y en Casa Blanca, y ahora le corresponde actuar al Congreso, donde asegura que hay legisladores de ambos partidos que han salido en respaldo de Puerto Rico. El gobernador comparó la lucha por venir en el Congreso para la admisión de Puerto Rico como estado con las luchas de las mujeres por lograr el derecho al voto y las luchas de los afroamericanos por sus derechos, y afirmó que crearían el ambiente para que se logre.

“Ya las condiciones están ahí. El mundo ha erradicado prácticamente todas las colonias… Es el momento apropiado para tener ese primer estado hispano. Hay que escuchar la voluntad democrática de los ciudadanos americanos que residen en Puerto Rico. Tener ciudadanía de dos clases simplemente no es compatible con lo que ha sido el discurso, los pilares, la filosofía americana”, dijo Rosselló, añadiendo que el argumento que llevan es fuerte. “El pueblo ya ha hablado dos veces en un periodo de cinco años. Los resultados son claros. Lo que le estamos pidiendo al Congreso que tome acción ahora”.

Por otro lado, Rosselló hizo referencia a la situación de Cofina (Corporación del Fondo de Interés Apremiante), cuyos fondos, que provienen del cobro del IVU, serían usados para poder dar liquidez al gobierno, que según cálculos se quedaría sin efectivo para noviembre.

“Estamos ahora en un proceso de Título III. Se va a estar tomando una decisión, ya bien sea por un acuerdo en Título III o por la dirección de la corte. Así que nosotros estamos trabajando en la dirección para escuchar el dictamen final o la decisión final de las cortes”, se limitó a decir el gobernador.

Las expresiones del gobernador se dieron durante la ceremonia de colocación de la primera piedra del Centro de Cirugía Ambulatoria de Caguas, un proyecto que alabó por considerarlo una empresa innovadora que proveerá un centenar de empleos y servicios de calidad para dar una mejor calidad de vida a la comunidad, al tiempo que provee una plataforma para que más doctores opten por quedarse a dar sus servicios aquí o incluso regresen a la Isla.

Primera Hora


Ricardo Rosselló: “Quiero una solución”

El gobernador Ricardo Rosselló aseguró que los resultados del plebiscito no muestran una baja en participación electoral, sino “unos cambios de componentes”. Es por eso que ahora todos sus esfuerzos se centran en buscar “acción” del Congreso, sobre todo, luego que la Casa Blanca dirigiera el asunto hacia ese foro.

“Eso reconoce los resultados del pueblo de Puerto Rico y denota que aquí sí hubo un proceso electoral. Sí hubo un resultado contundente. El plebiscito tuvo un efecto que comenzó a penetrar en la conciencia nacional de Estados Unidos. Ya esto no se puede dejar pasar por alto”, dijo el primer ejecutivo en entrevista con El Nuevo Día en su oficina en La Fortaleza.

Se refería a las expresiones del secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien dijo que el plebiscito “es algo que el Congreso tiene que atender”.

Así las cosas, este lunes mismo, el gobernador, junto con la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, envió la certificación preliminar de los resultados de la consulta de status.

“Yo lo que quiero es una solución al problema. Es acción, acción por el Congreso”, afirmó con aplomo.

Ante esto, dijo que el Congreso puede reconocer los resultados del plebiscito o proponer una solución al problema mediante una consulta vinculante.

Catalogó como un argumento “equívoco y absurdo” hablar de baja participación. Dijo que los cambios en componentes se centran en que no es año electoral, hay éxodo masivo de puertorriqueños y el escrutinio electrónico apunta a una nueva base electoral “verdaderamente más baja”.

El Nuevo Día


Congresista Soto suscribirá proyecto de estadidad de Jenniffer González

El congresista demócrata boricua Darren Soto (Florida) anunció ayer que suscribirá el proyecto de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, que persigue convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos de cara a enero de 2025 y que requerirá enmiendas fundamentales.

En entrevista con El Nuevo Día, Soto dijo que se propone presentar un informe bipartidista conjuntamente con el congresista republicano Don Young (Alaska), sobre el proceso electoral del domingo en Puerto Rico, pero no someter una legislación independiente a la de González, como publicó una emisora de televisión en Florida (WFTV).

Tanto Soto como Young son miembros del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja federal con jurisdicción primaria sobre el status político de Puerto Rico y estuvieron en la Isla, invitados por el gobierno de Ricardo Rosselló, como observadores de la votación del domingo.

En un plebiscito que fue boicoteado por los partidos políticos de oposición y tuvo un 23% de participación electoral, la más baja en la historia de un referéndum de status en Puerto Rico, la estadidad alcanzó el 97% de los votos.

“Ya sometí una solicitud para coauspiciar el proyecto de la comisionada residente”, dijo Soto a El Nuevo Día, en una entrevista en su oficina, en la que indicó que prevé que Puerto Rico se convertirá en un estado, aunque el proceso puede tomar tiempo.

La legislación 260 de González no ha tenido coauspiciador desde el 4 de enero, fecha e la que fue presentada.

El legislador federal reconoció que el proyecto de la comisionada González,

El legislador federal reconoció que el proyecto de la comisionada González, tendrá que ser enmendado para eliminar la referencia a la ley federal de 2014 que ofreció que el Departamento de Justicia de EE.UU. validara las alternativas de status de un próximo plebiscito.

Después que el Departamento de Justicia rechazara la ley original del plebiscito, por entre otras cosas no incluir el status territorial vigente, advirtió al gobernador Ricardo Rosselló que si querían una segunda evaluación debía aplazar el plebiscito, lo que nunca ocurrió.

“Si los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico reafirman la opción de que el territorio sea un estado mediante un plebiscito bajo la Ley Pública 113-76, las leyes federales que no se aplican a Puerto Rico o se aplican de manera diferente al territorio que a los diversos estados, quedan enmendadas o eliminadas para dar paso al trato igualitario con los diversos estados, para el 3 de enero de 2025, como se estipulará en un plan presentado al Congreso y al presidente a más tardar 270 días después de la promulgación de esta ley por el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Puerto Rico, y Puerto Rico se convertirá en un estado el 3 de enero de 2025”, indica el proyecto.

Para el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, las enmiendas tendrán que ser tan extensas, que en la práctica será otro proyecto.

“La comisionada residente tiene que coger su proyecto radicado, botarlo y explicarle al Congreso por qué tiene que responder al resultado de un plebiscito que ni siquiera cumple con lo que ella propuso en enero de este año”, indicó, por su parte, Acevedo Vilá, del Partido Popular Democrático (PPD), en una declaración escrita.

La comisionada González había indicado antes de la votación que de acuerdo a la agenda de trabajo del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes espera una audiencia sobre el status a más tardar en septiembre.

La oficina del presidente del Comité de Recursos Naturales, el republicano Rob Bishop (Utah), no ha respondido mensajes, pero la semana pasada, el legislador federal dijo que auguraba una audiencia antes del receso legislativo sobre la crisis fiscal.

González tiene pendiente en la Cámara baja federal un proyecto de ley que impulsa admitir a Puerto Rico como estado efectivo en enero de 2025, cuando esperan ya no esté vigente la ley PROMESA, la Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas públicas y el sistema de bancarrota territorial que establece ese estatuto para reestructurar la deuda pública.

Aunque la medida necesitaría enmiendas, tras no vincularse la consulta con la ley federal que permitía al secretario de Justicia de EE.UU. validar las alternativas de status, la comisionada González ha indicado que se propone buscarle apoyo y presentar otras medidas que ofrezcan opciones diferentes al Congreso.

El lunes, el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, refirió el debate al Congreso. “Ahora que la gente se ha expresado en Puerto Rico, esto es algo que el Congreso tiene que atender. El proceso tendrá que darse a través del Congreso”, indicó Spicer, en la sesión informativa del lunes.

Poco antes, en declaraciones escritas, un portavoz de la Casa Blanca señaló que “el tema de la estadidad para Puerto Rico requiere una revisión seria y en última instancia la responsabilidad de cambiar el status descansa en las manos del Congreso”.

Bajo la Constitución federal, el Congreso tiene poderes plenarios sobre los territorios. Pero, le tocaría al presidente de EE.UU. firmar cualquier proyecto de ley a favor de la admisión de un estado.

A pesar de que el gobierno fue solo a la consulta y se negó a esperar por una segunda evaluación del Departamento de Justicia de EE.UU. en torno a las alternativas de status, el gobernador Ricardo Rosselló ha indicado que vendrá esta semana a Washington a reclamar la admisión de Puerto Rico como estado 51.

El gobierno de Rosselló ha estado esperanzado en que el presidente Donald Trump considere el referéndum del domingo como una “ratificación” del voto de 2012 sobre la estadidad y cumpla con el plan electoral republicano.

Bajo el plan republicano, se da un respaldo a la estadidad sujeto a que el voto de 2012 fuese ratificado en una nueva consulta. El Departamento de Justicia de EE.UU., sin embargo, rechazó en abril descartar el status territorial vigente como alternativa basado en los resultados del plebiscito de 2012.

Hasta el momento, cinco legisladores federales, después o en la víspera del plebiscito, han expresado su respaldo a la estadidad: el boricua Soto; el congresista republicano Don Young (Alaska), quien fue uno de los observadores del evento; y los demócratas Steny Hoyer (Maryland), quien es el portavoz adjunto de la minoría en la Cámara baja; Joaquín Castro (Texas); y Stephanie Murphy (Florida).

Cualquier proceso deberá comenzar en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja o en el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, cuya presidenta, la republicana Lisa Murkowski (Alaska), tampoco ha hecho comentarios.

El Nuevo Día