Chile: ante un inminente fallo, Machi Francisca Linconao pide a la Fiscalía “no seguir maltratando a los mapuches”

Cerca de las 10:30 de este martes concluyeron las réplicas de los alegatos en el juicio oral del caso Luchsinger-Mackay, el que mantiene a once comuneros mapuches encarcelados por su supuesta participación en el incendio que dio muerte al matrimonio compuesto por Werner Luchsinger y Vivian Mackay.

Desde hace ya varios días que distintas voces de la defensa vienen manifestando que el veredicto del tribunal finalmente absolvería a todos los acusados, presunción que basan en la debilidad de las pruebas presentadas por la Fiscalía.

A la salida de la audiencia, uno de los que expresó esto fue el abogado Sebastián Saavedra, representante de Juan y Luis Tralcal, quien manifestó que es una irresponsabilidad del Ministerio Público solicitar cadena perpetua para los acusados, puesto que utilizan pruebas que dejan amplias dudas, como la falta de pericias en uno de los teléfonos utilizados por José Peralino, el único testigo clave usado por los persecutores.

“La georeferenciación, que sería el elemento que daría credibilidad externa a la declaración de Peralino, no se georeferencia el teléfono que Peralino habría utilizado. Cuando se dan cuenta que Peralino está mintiendo, que está dando un número falso, lo contactan a un número y le preguntan si ese es el teléfono que ocupó el día de los hechos y responde que sí, y tras esto no lo georeferencian. Puede que sí lo hayan georeferenciado (los fiscales) pero que no lo hayan querido usar en el juicio porque no servía para la investigación de ellos”, dijo.

Recordemos que este caso se sustenta principalmente en la declaración de Peralino. La tesis de la Fiscalía es que él habría confesado ser partícipe de una supuesta reunión llevada a cabo en la casa de la machi Francisca Linconao, en la que se habría premeditado el ataque al fundo de los Luchsinger-Mackay. Pero esta prueba se complicó para el Ministerio Público, luego de que el mismo Peralino declarara en audiencia que su relato fue falso, que fue presionado e incluso torturado por las policías.

Durante la jornada del martes hubo un hecho simbólico. La Fiscalía no asistió a la audiencia, algo que los abogados defensores interpretaron como prueba del nerviosismo al interior del Ministerio Público ante la posibilidad de que resulten todos los perseguidos absueltos.

En tanto, durante la cita judicial los acusados tuvieron la oportunidad de comparecer, siendo la machi Francisca Linconao la única en ocupar su derecho. En su intervención aprovechó de recalcar la posición de la defensa, desmintiendo las acusaciones en su contra y las que pesan frente a los otros imputados.

“Yo soy machi, autoridad tradicional, no puedo mentir. Los allanamientos son una mentira de Carabineros (…) “Lo que están diciendo son puras mentiras. La PDI, los carabineros que me pusieron armas en mi casa, yo se lo digo con todas sus letras. A mí no me gusta mentir”.

Francisca Linconao apuntó además al trabajo de los fiscales durante el proceso judicial: “que no sigan mintiendo estos señores, porque ellos son autoridades. Tienen que hacerse respetar ellos para que los puedan respetar. No sigamos maltratando, manipulando a los pobres mapuche, que son inocentes y los mandan a la cárcel. Hay mucha gente inocente pagando la condena por mentiras”.

Los magistrados que integraron la sala revisaron el fallo durante la tarde del lunes, el que será entregado públicamente este miércoles a las 10 de la mañana. En el veredicto tan sólo se informará si los acusados resultan absueltos o condenados.

Radio U Chile