Colombia: Premios Nobel reclaman al presidente Santos por recortar presupuesto para ciencia

En una carta dirigida expresamente a Juan Manuel Santos, presidente de la República, trece ganadores del premio Nobel en distintas categorías manifestaron su decepción al enterarse de que “en lugar de aumentar desde un muy bajo 0,2 % del PIB, el presupuesto colombiano de ciencia y tecnología para 2018 continúa siendo extremadamente bajo”.

De acuerdo con los académicos, las consecuencias de esta situación “serán devastadoras e irreversibles, porque la ciencia y la educación son esfuerzos a largo plazo que deben ser respaldados de manera consistente”. Por lo anterior, instaron al mandatario para que “considere aumentar significativamente el presupuesto de ciencia y tecnología en los años venideros”.

A continuación, la carta completa, que fue iniciativa de dos miembros honorarios de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales: Serge Haroche y David Wineland.

Carta de los Premios Nobel a Su Excelencia, Sr. Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia:

Su Excelencia, Presidente Santos.

Nosotros, los firmantes, galardonados con el Premio Nobel, le escribimos para expresarle nuestra profunda preocupación por el presupuesto para Ciencia y Tecnología en Colombia. Hemos seguido desde el exterior con grandes esperanzas el progreso de su país hacia la paz bajo su liderazgo. Algunos de nosotros hemos visitado Colombia durante este largo proceso y hemos sido testigos de cómo los colombianos aspiraban a una vida mejor, con nuevas posibilidades de educación y desarrollo después de esta terrible guerra civil. En eventos organizados en Bogotá y Medellín por la Academia Colombiana de Ciencias y el Ministerio de Educación de Colombia, hemos discutido con nuestros colegas colombianos cómo una mejor educación y un esfuerzo renovado en ciencia y tecnología ayudarían a Colombia a convertirse en un país cada vez más desarrollado. Con esta esperanza en mente, nos regocijamos cuando le otorgaron el Premio Nobel de la Paz.

Por lo tanto, con decepción nos enteramos de que, en lugar de aumentar desde un muy bajo 0,2 % del PIB, el presupuesto colombiano de ciencia y tecnología para 2018 continúa siendo extremadamente bajo. La disminución constante de los fondos que se ha estado produciendo durante los últimos años resultará catastrófica para los proyectos de investigación que ya están severamente insuficientemente financiados. Las consecuencias serán devastadoras e irreversibles, porque la ciencia y la educación son esfuerzos a largo plazo que deben ser respaldados de manera consistente. Muchos brillantes estudiantes y académicos colombianos ya han abandonado el país debido a los terribles acontecimientos del pasado. Esta tendencia debería revertirse porque Colombia necesita sus mejores mentes para enfrentar los desafíos del futuro.

Desafortunadamente, mantener el presupuesto de investigación y desarrollo en el bajo nivel actual ciertamente amplificaría la fuga de cerebros, privando aún más a su país de la experiencia en ciencia y en otras áreas que necesita para revertir su subdesarrollo actual. Su Excelencia, no somos colombianos y tal vez se pregunte por qué tratamos de influir en lo que podría parecer un problema doméstico colombiano. Esto se debe a que la ciencia es una actividad global que depende de la colaboración libre de científicos y académicos que pertenecen a todos los países. Por lo tanto, compartimos las preocupaciones de nuestros colegas colombianos y esperamos que su gobierno considere aumentar significativamente su presupuesto de ciencia y tecnología en los años venideros.

Respetuosamente,

Steven Chu (Premio Nobel de Física, 1997), Claude Cohen-Tannoudji (Premio Nobel de Física, 1997), Jerome Friedman (Premio Nobel de Física, 1990), Sheldon Glashow (Premio Nobel de Física, 1979), Jules Hoffmann (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 2011), Serge Haroche (Premio Nobel de Física, 2012), Wolfgang Ketterle (Premio Nobel de Física, 2001), Jean-Marie Lehn (Premio Nobel de Química, 1987), William Phillips (Premio Nobel de Física, 1997), Richard Roberts (Premio Nobel de Fisiología o Medicina, 1993), Torsten Wiesel (Premio Nobel de Fisiología o Medicina, 1982), David Wineland (Premio Nobel de Física, 2012), Kurt Wüthrich (Premio Nobel de Química, 2002).

El Tiempo


Científicos de Colombia logran compensar recorte de fondos

Gracias a protestas que lideraron científicos colombianos en diversas ciudades del país, y a cartas y videos enviados por miembros de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, rectores y profesores de universidades públicas y privadas, el presupuesto para la ciencia en ese país no sufrió la reducción de 41,5% propuesta en agosto por el gobierno nacional para 2018.

Las gestiones realizadas lograron adicionar 117 mil millones pesos colombianos (US$ 40 millones) a los 222 mil millones previstos luego que el 18 de octubre el Congreso de la República aprobara 337,6 mil millones de pesos (US$ 115 millones) para el próximo año.

Con esta cifra, los fondos para la ciencia solo se reducen en poco más de 10% con respecto al monto asignado en 2017 (380 mil millones de pesos; US$ 130 millones), pero aún está lejos del 1% del PIB prometido por el actual presidente Juan Manual Santos.

El director de Colciencias, el ingeniero aeroespacial Cesar Ocampo, lideró una de las gestiones tras conversaciones con el Ministerio de Hacienda y algunos congresistas. En diálogo con SciDev.Net, dijo que aún se necesitarían muchos más recursos para lograr las metas de desarrollo de la entidad.

De acuerdo con su plan estratégico, esas metas se refieren, por ejemplo, a 20 registros de nuevas patentes, 2.500 becas de maestría y doctorado, tres centros de investigación fortalecidos y 7.000 artículos científicos publicados.

Pero esta recuperación “fue producto del apoyo de académicos, científicos y jóvenes que aumentaron la conciencia sobre la importancia de mantener el presupuesto de Colciencias”, continuó Ocampo.

Entre las cartas enviadas por los científicos se destaca la publicada en Science (setiembre 27), en la que calificaban la situación “particularmente sorprendente y desalentadora para la ciencia y la tecnología”. El final del conflicto interno prometía asignar más presupuesto a la educación, las ciencias y las humanidades, base para “estimular el desarrollo del pensamiento crítico y la expansión de la imaginación, por no mencionar la comprensión histórica”, del país.

Los firmantes —el presidente de la Academia, botánico Enrique Forero; los académicos Germán Poveda y Moisés Wasserman, y el filósofo e historiador Noam Chomsky, profesor retirado del Massachusetts Institute of Technology, en Estados Unidos— instaron al Congreso a “corregir este error histórico”.

Forero le dijo a SciDev.Net que ese monto “no resuelve nada” porque buena parte de esos dineros ya tienen destino específico —becas— y no impacta el presupuesto de Colciencias.

Lucy Gabriela Delgado, directora del departamento de farmacia de la Universidad Nacional de Colombia y exdirectora de fomento a la investigación de Colciencias, explica que “de ese rubro hace parte lo que Colciencias debe destinar a funcionamiento, vigencias futuras de todos los proyectos incluidas las becas doctorales, el recurso del Fondo de Investigación en Salud (FIS) y lo que toca entregarle a Colfuturo para su ‘filantrópico’ programa de becas”.

Y concluye que “la esperanza está en el próximo gobierno”, que iniciará en agosto de 2018. Mientras, Forero no sale de su asombro: “La investigación científica no se puede hacer a cuentagotas; si no se produce conocimiento propio no podremos ser un país competitivo e innovador”.

El director de Colciencias concluye diciendo: “Nuestro trabajo de alfabetización científica y apropiación de la ciencia con toda la sociedad sigue. Llegará el día cuando un presupuesto para ciencia y desarrollo tecnológico no esté en duda ni será debatido.  Los retos para el país en este siglo, debido a los cambios globales —como el cambio climático— y la construcción de paz, son enormes”.

Scidev Net