Ecuador: la defensa de Jorge Glas denuncia por prevaricato al juez que ordenó su prisión preventiva

Contexto Nodal
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue detenido el lunes 2 de octubre por orden del juez Miguel Jurado, quien lo acusa de asociación ilícita en el marco del caso Odebrecht. Previamente, el 3 de agosto, el presidente Lenín Moreno le había retirado sus funciones profundizando la crisis en el oficialismo. Un sector de Alianza PAIS denuncia que se trata de una persecución política contra uno de los principales aliados del expresidente Rafael Correa. El pasado 4 de octubre, Moreno designó como nueva vicepresidenta a María Alejandra Vicuña.

Defensa de Jorge Glas demanda a juez Miguel Jurado por prevaricato

Desde las 12:40 de este lunes, en la Fiscalía General reposa una denuncia presentada por Eduardo Franco, defensa del vicepresidente Jorge Glas, por el presunto delito de prevaricato contra el juez Miguel Jurado, que tramita el proceso que dirige por asociación ilícita relacionado a la empresa Odebrecht.

La demanda llegó a un día de que los jueces la Sala de lo Laboral de la Corte Nacional de Justicia, Rosa Álvarez (ponente), Asdrúbal Granizo y Merck Benavides, decidieron negar el recurso de habeas corpus que presentó Franco a nombre de Glas, para que este último deje la prisión preventiva que cumple en la Cárcel 4, de Quito.

El prevaricato consta en el artículo 268 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y habla de un delito contra la tutela judicial efectiva cuando un miembro de la carrera judicial “falle contra ley expresa, en perjuicio de una de las partes o proceda contra ley expresa, haciendo lo que prohíbe o dejando de hacer lo que manda”.

Según Franco, Jurado prevaricó cuando incumplió el artículo 542 del COIP, que dice que cuando se haya incumplido la medida cautelar procederá la prisión preventiva. Además ve como una violación el que se haya tomado en cuenta unos testimonios anticipados que deben ser usados solo en la etapa de juicio.

“El vicepresidente jamás intentó fugarse (…). Ojalá se le dé curso a esta denuncia para que sea detenido este señor (Miguel Jurado), porque viola el debido proceso y está delinquiendo. (…) Es sospechosa la actitud del fiscal (Carlos Baca). Aquí hay una trilogía entre Odebrecht, Santos, el fiscal y Jurado. Se han puesto de acuerdo para sacar a Glas con infamias”, explicó.

Franco estaba a la espera de recibir la resolución por escrito de la decisión de negarle el habeas corpus, pues luego tendrá tres días para apelar.

Desde la mañana de ayer, la documentación referida a la recusación presentada el viernes pasado también contra Jurado por la defensa de Glas está en manos del conjuez Édgar Flores. El sorteo recayó inicialmente en el juez Marco Maldonado, quien está suspendido.

De admitirla, Flores deberá llamar a audiencia a Miguel Jurado, quien en ese momento perderá la competencia del proceso por asociación ilícita.

Según el artículo 27 del Código Orgánico General de Procesos, presentada la demanda, dentro del término de tres días, el juzgador fijará una caución de entre uno y tres salarios básicos unificados, que será consignada por quien recusa, es decir, Glas. Sin este requisito, la demanda no será calificada y se dispondrá su archivo.

De darse la audiencia, esta se realizará en el término de cinco días; pero si se niega la recusación, se ordenará la ejecución de la caución.

El Universo


Tres jueces confirmaron que la prisión del vicepresidente Jorge Glas es legal

Los jueces Rosa Álvarez Ulloa, Asdrúbal Granizo y Merck Benavides, de la Corte Nacional de Justicia, negaron el pedido de Habeas Corpus solicitado por el abogado del vicepresidente Jorge Glas y confirmaron que su orden de arresto es “legal” y que “no se le ha violado ningún derecho”.

La tarde de este domingo 15 de octubre de 2017, el vicepresidente Glas acudió por primera vez a la Corte, en donde se tramita el juicio por asociación ilícita, en el que está vinculado y que forma parte del caso Odebrecht.

El funcionario, quien vestía un traje azul, corbata celeste y camisa blanca perfectamente planchada, habló durante 10 minutos. Solicitó a los jueces que ordenaran su libertad, ya que -según él- la orden de prisión preventiva que cumple desde el 2 de octubre es “ilegítima e ilegal”.

“El trasfondo para mantenerme en prisión es callarme, que no pueda defenderme… Lo que buscan es hacerse de la Vicepresidencia de forma ilegítima”.

También sostuvo que Odebrecht tiene “suficientes motivos” para odiarlo, pues afirmó que él expulsó a la compañía en el 2008, cuando entregó la hidroeléctrica San Francisco con fallas.

Según la Constitución, el Habeas Corpus es un recurso especial que se aplica cuando una persona ha sido detenida de forma arbitraria o cuando se han violado sus derechos.

Este recurso obliga a que un tribunal revise la orden de prisión, que este caso fue dispuesta por el juez Miguel Jurado Fabara.

Él no acudió a la audiencia, pero envió a la defensora Pública, Lolita Montoya, como su representante judicial. Ella entregó a los jueces un informe de Jurado en el que explicaba por qué dio paso a la prisión del Vicepresidente. Según dijo la abogada, Jurado lo hizo por pedido de la Fiscalía, que presentó nuevas evidencias en contra de Glas. Estas habían “agravado” su situación jurídica y, según Fiscalía, existía un potencial peligro de fuga del Segundo Mandatario.

Entre esos nuevos indicios están los testimonios de cuatro personas procesadas en este caso, como José Conceição Santos, delator de Odebrecht, quien aseguró que pagó USD 16 millones al funcionario a través de su tío, Ricardo Rivera. También consta la asistencia penal que Estados Unidos envió al Ecuador. Allí se detalla el esquema de sobornos usado por Odebrecht para adjudicarse obras que eran parte de los Sectores Estratégicos.

“Es un informe (la asistencia penal) en el que en ninguna parte aparece mi nombre. Yo no soy mencionado ni una sola vez”, dijo Glas. Y ante los jueces aseguró estar “consciente de que voy a ser acusado”, aunque para él no existen pruebas. “Soy un padre de familia, soy esposo de alguien, soy hijo, y yo estoy preso sin una sola prueba. Pido justicia, señores jueces”.

En la audiencia de la tarde de este domingo, el abogado del Segundo Mandatario volvió a repetir los mismos argumentos que usó el viernes pasado cuando apeló la medida de prisión preventiva. Pedido que también fue rechazado por un tribunal de la Corte Nacional.

El abogado dijo que la medida era arbitraria y que la Fiscalía no había justificado de qué forma existía el peligro de fuga de Glas. También dijo que era ilegal que se diera la orden de arresto después de que concluyera la fase de instrucción fiscal, que es el plazo de investigación.

Al contrario, explicó que su cliente siempre ha colaborado con la justicia. “Ustedes harán historia, hoy el Vicepresidente debe salir libre de este lugar”, dijo Franco a los jueces.

A las 16:15, los magistrados empezaron a deliberar su fallo. Afuera de la Corte Nacional se instaló un grupo de simpatizantes del funcionario que pedían su liberación.

En los exteriores de la Corte Nacional de Justicia se registraron incidentes al finalizar la audiencia. Seguidores del vicepresidente Glas comenzaron a gritar “prensa corrupta” a los periodistas que se encontraban realizando la cobertura del hecho.

El Comercio