Lanzan el disco colectivo “Épocas” contra el neoliberalismo en la región – Descarga libre y gratuita

A partir del viernes 20 de octubre se lanzó el disco “Épocas – Expresión colectiva por un NO al neoliberalismo”

El mismo compila en un disco de formato virtual y de libre circulación, canciones compuestas por distintos artistas en los últimos años, que dan cuenta de un rechazo a la situación provocada por el neoliberalismo a nivel regional.

Nodal Cultura, que es una de las plataformas elegidas para el lanzamiento del mismo, dialogó con Tomás Bradley, integrante del grupo argentino La Lija y uno de los impulsores del proyecto.

“Épocas es un disco colectivo por un No al neoliberalismo. Es una recopilación de canciones y poemas de estos últimos años, algunos compuestos especialmente para este disco, y que intentan interpelar y promover el diálogo dentro de la sociedad de la región, que entendemos que está visiblemente está atravesada por esto que llamamos neoliberalismo. Épocas es de circulación libre y gratuita y cuenta con la participación de 26 artistas, compañías, bandas, poetas que han cedido obras que en nuestra visión aportan al debate, por un costado u otro”.

De Épocas participan Acorazado Potemkin, Barsut , Carmen Baliero , Conjunto Falopa, Cuarteto Cedrón , Dúo BogadoCumán, El violinista del amor y los pibes que miraban, Internos del penal Florencio Varela, Juan Falú, Jorge Marziali, Josefina García, Julián Polito y Los Lirios del Campo, La Delio Valdéz, La Chicana, La Máquina de hacer chacareras, La Lija, Luis Felipe Noé, Orquesta Típica Fernández Fierro, Orquesta Volátil, Oscar Miranda, Paula Suárez y Mora Martínez, Taller de música de Frente de artistas del Borda, Teresa Parodi, Vicente Zito Lema  y 34 Puñaladas

“Esta compilación no es exhaustiva, es arbitraria, eso lo tenemos claro. Surgió de un trabajo en conjunto que se dio a partir de la cercanía que tenemos entre La Lija y El violinista del amor y los pibes que miraban, pero sabemos que no agota todas las posibilidades y que representa a muchos otros artistas”.

Según Bradley “el disco se constituye alrededor de 4 acuerdos que constituyen ejes del encuentro de los artistas. El primero es decirle NO al neoliberalismo; el segundo es un pedido por la libertad de los presos políticos; el tercero -ahora en vilo para todos nosotros- es el pedido de aparición con vida de Santiago Maldonado, que llegado el caso trocará por un pedido de Verdad y Justicia; y el cuarto es un reclamo por la soberanía cultural”.

Más de la mitad de las obras que lo componen fueron compuestas específicamente para este disco. La intención de quienes participaron es que circule para colaborar con los debates en la sociedad, considerando el lugar que puede asumir la actividad artística en este sentido.

“El disco está firmado por el Colectivo Épocas, que no es un colectivo con historia previa, sino que se constituyó circunstancialmente como un ensayo para acuerdo posible entre distintos actores artísticos. El disco contiene un manifiesto que muestra un modo de acuerdo posible entre estos artistas, al cual cada uno suma desde sus distintos posicionamientos ideológicos. En el mismo se deja claro que el neoliberalismo no es una cosa reciente, sino que es una cultura en sí misma. En realidad es la forma actual que toma una viejísima estrategia cultural, que ya tiene 500 años. Nosotros como hacedores culturales donde más hincapié hacemos, y donde más vemos la impunidad neoliberal, es en ese hachazo que separa a los sujetos de los espacios en el que viven. Como son escindidos de sus realidades sociales, políticas, económicas, culturales, imponiéndose de esta manera sobre la verdadera cultura popular”, finalizó Bradley.


Manifiesto “Épocas. Expresión colectiva por un NO al neoliberalismo.

Las bandas, compañías, poetas, artistas plásticos, diseñadores, técnicos de grabación y músicos que aquí firmamos, seguramente en nombre de muchos más con los que -porque todavía sufrimos el gran desmantelamiento cultural de los últimos 500 años, no nos supimos conectar para hacer más grande aún este acuerdo y este trabajo colectivo- suscribimos estas creaciones a la suma de conciencia del pueblo argentino en estos actuales momentos de su existencia, en este país de Sudamérica, parte de una patria más grande que algunos llaman por el nombre de Patria Grande, otros Ibya Yala, otros Nuestramérica y los nombres abundan como es varia nuestra composición.

Sea la que fuere la acepción que se prefiera para denominar a nuestra tierra, es “neoliberalismo” el nombre que hoy damos a la longeva ofensiva cultural para la dominación y expoliación por parte de los países dominantes junto a sus aliados autóctonos. El neoliberalismo es la forma que toma la cultura de los intereses ajenos al pueblo americano y su principal estrategia es la de separar a los pueblos de sus realidades territoriales, económicas, políticas, sociales y culturales, oponiendo otra que genera los andamiajes para el control de nuestra subjetividad. Utilizando su poder constituyente de realidad, empoderando su discurso por sobre la realidad y la cultura popular real, el neoliberalismo, con renovado cinismo y voracidad, avanza sobre nuestros territorios dejando tras de sí un incalculable saldo de miseria, desunión y desmantelamiento de las redes solidarias de nuestras sociedades. El trabajo cultural es el creador y legitimador de esos cordones umbilicales con nuestra tierra, nuestro pueblo y nuestra época. De ahí la inusitada ferocidad con que el neoliberalismo, mediante sus discursos y políticas, atenta contra ella, la cultura popular. Frente a esto no habrá ni posibilidad de resistencia ni alternativas de triunfos populares mientras no se conciba, sin que quepa duda alguna, que la lucha pasa hoy por la batalla de las ideas; la batalla cultural en sus muchos terrenos, y que esta no se puede entablar sin la existencia de acuerdos entre sus actores, la ansiada unidad, tanto en lo que refiere a lo específicamente gremial de sus intereses como a la conformación de una verdadera y duradera actuación orgánica en lo que es su campo natural, para crear un continente po(i)ético (que en nada atenta contra la diversidad de género, estilo, etc); los acuerdos de lectura del mundo y actuación cultural en la realidad que puedan posibilitar eventualmente una verdadera potencia transformadora del mundo.

La actividad cultural, como otras actividades lo son a su manera, es una legisladora de la vida y debilita, fortalece o inventa las estructuras bajo las cuales desarrolla su vida el pueblo. Esa es la responsabilidad nuestra y no debemos desatenderla desde la palabra que abre un verso a la nota que termina una pieza musical.

Esta compilación de canciones, que como toda compilación es arbitraria y en absoluto exhaustiva, tiene músicas y letras de triste contemplación, rabiosas, irónicas, con esperanza, sin ella, literales, metafóricas, militantes y de todo género musical. Pero todas ellas provienen de artistas que si bien no son todos, representan diversos sectores del heterogéneo mundo de la creación artística y han sido suscriptas aquí porque hay algo que todos vemos y sentimos y eso es el acuerdo fundamental y es también el concepto vertebral de esta compilación enmarcada en estas épocas y en estas tierras. Valga este trabajo colectivo en esta doble acepción: ensayo de acuerdo y posicionamiento entre actores culturales del hoy acá y revelamiento de nuestro ser popular en sus muchas posibles formas, una unidad plural.

Estos que aquí habemos pues, mediante nuestras creaciones, decimos

NO AL NEOLIBERALISMO,

SI A NUESTRA SOBERANÍA CULTURA

LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS

APARICIÓN CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO.