Puerto Rico: la alcaldesa de San Juan reclama que EEUU condone la deuda pública de la isla

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, se unió hoy, domingo, al reclamo de que el gobierno de los Estados Unidos implante en Puerto Rico un plan de rescate económico, equivalente al Plan Marshall que se utilizó en Alemania al concluir la Segunda Guerra Mundial.

“El gobierno de Puerto Rico necesita un plan de rescate –Puerto Rico Recovery Act-, igual que hizo Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Les condonaron la deuda a Alemania que causó la Segunda Guerra Mundial, le dieron dinero a Alemania. Nosotros no provocamos (el huracán) María. Si Estados Unidos puede ser tan generoso como lo fue con Europa, puede asumir ese mismo imperativo moral aquí en Puerto Rico donde viven, por lo menos, 3.5 millones de ciudadanos americanos. Si no acepta al imperativo moral, por lo menos tiene que responder al imperativo legal”, manifestó la ejecutiva municipal.

“Para San Juan, eso significa $21 millones cada año. Esos son $21 millones que el Municipio de San Juan podría poner al servicio de la gente, para comprar materiales para construir techos, para construir casas”, agregó Cruz Soto.

Pide que FEMA acelere el paso

Por otro lado, la alcaldesa reconoció que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), ha mejorado en la otorgación de agua y comida a los municipios desde que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha entrado en el panorama.

“La mejoría es notable… En el Municipio de San Juan, hemos estado recibiendo muchos más suministros de comida y agua. El problema de los suministros es que no necesariamente son suministros comestibles, porque yo si le doy a un ser humano un “beef jerky”, un pudín, un Baby Ruth y una cosita de papitas, eso no es una comida, eso es un snack, y es un mal snack”, objetó la funcionaria, quien resaltó las cajas de suministros que reparte el Municipio nutridas de arroz, habichuelas, cajas de leche, pollo, galletas y “corned beef”, entre otros alimentos.

Sin embargo, para Cruz Soto, todavía falta mucho camino por recorrer. De acuerdo a datos de FEMA divulgados por el Municipio, 98,672 residentes de San Juan se han registrado para ayuda federal a través del teléfono, internet o acudiendo físicamente a los centros. De estas, 26,688 solicitantes recibieron una ayuda de $500, la cual, primordialmente, se brinda a las personas que lo han perdido todo y no se pueden quedar a vivir en sus casas, indicó la alcaldesa.

De ese universo de residentes, solo se han inspeccionado 3,078 viviendas, y, de hecho, subrayó Cruz Soto, en todo Puerto Rico solo hay 331 inspectores de FEMA para atender a toda la población necesitada de ayuda.

“Tienen que acelerar el paso porque mientras esas personas no puedan regresar a sus residencias o puedan obtener el beneficio, van a continuar viviendo en condiciones que son conducentes a que se cree de una crisis humanitaria, una crisis de salud. Se necesitan más recursos… Y no es una dádiva. (Toda persona que tiene una hipoteca) paga por ese servicio que se supone que estemos recibiendo ahora”, señaló Cruz Soto.

Por otro lado, Cruz Soto se sacudió las críticas de quienes objetan su ayuda a otros municipios en la distribución de suministros.

“En San Juan, hemos sido muy afortunados y muy bendecidos, y por eso compartimos esas bendiciones con, hasta ahora, 14 municipios. Hay gente que llega de noche y dice ‘alcaldesa, he ido a todos lados, soy del barrio Baranca de Baranquitas, yo no me puedo ir con las manos vacías para mi pueblo’. La alcaldesa de Barceloneta, el de Corozal, de Comerío, de San Lorenzo, de Loíza, gente que nos pidió para llevar (ayuda) a Villa Hugo en Canóvanas y Juan Domingo en Guaynabo. Tú sabes, uno tiene que ser un buen ser humano… Si tú respiras y tu corazón late, hay un imperativo moral de ayudarte. Así que yo, de verdad, no le presto mucho cuidado a las críticas”, expresó Cruz Soto.

Ante la pronta visita del senador demócrata y otrora precandidato a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders, la alcaldesa ha delineado un plan de rescate económico como uno de los reclamos principales que, a su juicio, deben ser atendidos en el Congreso federal.

El resto de los reclamos incluye que se liberen y eliminen las leyes de cabotaje -contenidas en la Ley Jones-, que se exima inmediatamente de impuesto a los barcos que arriben de otros país con material de construcción, suministros, medicina y material para energía eléctrica, que se exima a los municipios por un año del pago en los préstamos federales, y que la Junta de Supervisión Fiscal devuelva a los municipios los $350 millones que les recortó para poder emplearlos en iniciativas que atiendan la crisis ocasionada por el huracán María.

El Nuevo Día