AmazonLog 17: invasión outsourcing a Venezuela – Por Modaira Rubio

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Desde el 6 y hasta el 13 de noviembre en la mayor selva tropical del mundo, en la localidad de Tabatinga, ubicada en la triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú, se realizó una inédita operación de cooperación militar con carácter multinacional y de interagencias

Por Modaira Rubio, periodista venezolana

Con el supuesto fin de “incrementar la interoperabilidad entre las fuerzas armadas y las agencias de los países limítrofes en la región suramericana” fueron concebidos los ejercicios militares conjuntos denominados AmazonLog17, cuya fase inicial se desarrolló el 29 de agosto en Manaos con maniobras previas para afianzar la interacción de los equipos.

En la localidad de Tabatinga, en la Amazonía brasileña, triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú, se realizó esta inédito ejercicio que según las fuerzas armadas anfitrionas servirá para consolidar un sistema logístico que garantizará el apoyo a la población en operaciones de paz y de ayuda humanitaria, pero a la vez se constituirá un centro de coordinación logística multinacional.

Si bien EEUU no participó “directamente” como organizador el evento, la influencia del Comando Sur en el desarrollo de AmazonLog17 es incuestionable. En Tabatinga quedó instalada la Base Logística Internacional (BLI), compuesta por Unidades Logísticas Multinacionales Integradas (ULMI).

Los objetivos de esta BLI, según el Ministerio de Defensa de Brasil son: emplear el Sistema Logístico para apoyar efectivos civiles y militares en áreas remotas y desasistidas, como ocurre en operaciones de paz y ayuda humanitaria; abrir espacio para que las empresas del área de defensa muestren sus productos en operación o en exposición, en especial aquellas que trabajan con generación de energía limpia y que pueden así tener uso dual en provecho de las comunidades de la Amazonía, y buscar la interoperabilidad con ejércitos de los países limítrofes en la región y otros tradicionales aliados, creando capacidad de respuesta multinacional en el campo de la logística.

¿TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN?

La triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú es el escenario de AmazonLog 17

En los meses previos al inicio de este ejercicio, en algunos medios alternativos se señaló que estas maniobras conjuntas en realidad serían un ensayo para una eventual invasión outsourcing o tercerizada a Venezuela, en la que el Pentágono no utilizaría sus tropas y recursos sino que emplearía los de países proimperialistas de la región.

La información fue puesta a circular por analistas que aseguraban que durante AmazonLog17, en su última fase prevista para realizarse entre el 6 y el 13 de noviembre, se incluiría una operación activa en Tabatinga para planificar la incursión en territorio venezolano desde Colombia.

En un trabajo titulado “Venezuela, ¿invadida o cercada?”, de los intelectuales Ana Esther Ceceña y David Barrios Rodríguez, integrantes del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, se señala que la administración Trump evitaría involucrarse directamente en una intervención militar para derrocar al Gobierno Bolivariano para no ganarse el rechazo de los movimientos y gobiernos progresistas en el continente.

De este modo, el Pentágono buscaría generar las condiciones para una intervención indirecta sustentada en el principio de la “ayuda humanitaria” y que surgiera de socios suramericanos. “Dentro de la creación de esas condiciones, sumándose a los operativos de guerra económica, financiera, al desabasto y a la siembra de redes de narcomenudeo se inscribe el ejercicio AmazonLog, planeado para realizarse en la ciudad de Tabatinga entre el 6 y 13 de noviembre de 2017”, resaltan Ceceña y Barrios.

AmazonLog2017 permite “colocar pertrechos de guerra que faciliten incursiones territoriales discretas, operaciones de respuesta rápida, ambas contemplando la intervención de fuerzas especiales ya sea estadounidenses, de cuerpos locales o privados, o también para permitir operativos masivos mucho más visibles o escandalosos, producto de supuestos peligros humanitarios muy probablemente en Venezuela”, destacan los investigadores.

MERCADO DE LOS PERROS DE LA GUERRA

AmazonLog2017 también representó una oportunidad para que “los perros de la guerra” exhibieran sus nuevos juguetes bélicos y ofrecieran su mercancía a los ejércitos participantes y observadores.

De este modo, transnacionales exhibieron sus productos especiales para ser utilizados en el “Ejercicio de Logística Multinacional”, ante representantes de Alemania, Canadá, Chile, Reino Unido, Japón e Israel y de la Junta Interamericana de Defensa, la Conferencia de Ejércitos Americanos y el Consejo de Defensa Sudamericano.

Como señala el Ministerio de Defensa de Brasil, el ejercicio militar AmazonLog2017 fue inspirado en la operación Logistician Capaz-2015, ejecutada por los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 2015, en Hungría, donde 1.700 militares de diversos países formaron una fuerza multinacional cuya base quedó instalada en el país receptor.

Veintidós naciones “amigas” participaron en la inauguración

PELIGROSO Y EN SILENCIO

También los periodistas Santiago Navarro y Ranata Bessi, del portal alternativo Avispa Mídia, advierten que el Comando Sur ya viene desde hace algún tiempo desarrollando este tipo de práctica en la región en lo que puede considerarse una “invasión silenciosa”.

“En el año 2013 representantes de la Embajada de los Estado Unidos y el gobierno regional de Tacna, Perú, inauguraban el Centro de Operaciones de Emergencia Regional. Entonces, EEUU proporcionó casi un millón de dólares en apoyo al Centro como parte del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur del Departamento de Defensa”, precisan Navarro y Bessi.

En ese momento la embajada estadounidense en Lima “también señaló que este Centro formaba parte de 15 Centros de Operaciones de Emergencia Regionales proyectados para Perú. Los siete centros terminados en Arequipa, Lambayeque, Pucallpa, Junín, Tacna, Tumbes y San Martín fueron avaluados en US$ 600,000. También se tenía programada la construcción de los centros de Puno, Cuzco, de Huancavelica, La Libertad, Apurímac, Loreto, Ancash y Moquegua. En total, Estados Unidos proporcionó más de US$ 20 millones de dólares para estos proyectos”.

“Parece ser que los organizadores de AmazonLog no escogieron al azar el teatro de operaciones de un ejercicio militar multinacional de tal porte, ni solo con fines de ayuda humanitaria. Para el Gobierno brasileño la actividad militar en la Amazonía es de “prioridad nacional” y de “interés geopolítico”. Para los más de 300 pueblos indígenas que habitan esta región es una amenaza, por la creciente presión que han experimentado en sus territorios, donde la extracción de recursos naturales como minerales, tierra, agua y petróleo, así como las áreas destinadas al monocultivo y al desarrollo de infraestructura, han aumentado rápidamente”, aseveran los comunicadores.

Además, en el mes de septiembre se dio a conocer por la prensa argentina que el Senado de ese país preaprobó el proyecto enviado por el Ministerio de Defensa (a propuesta de la Armada Argentina) de permitir el ingreso de tropas norteamericanas al territorio nacional para llevar adelante un ejercicio combinado denominado Cormoran.

En el documento de los ejercicios se detalla que las maniobras serán en las bases aeronavales Almirante Zar de Trelew (Chubut) y Comandante Espora en Bahía Blanca (Buenos Aires).

También se precisa que dichas tareas se desarrollarán entre los meses de septiembre y octubre, con tres aeronaves: una P3B Orion de Argentina (con 16 tripulantes) y dos P3C Orion de Estados Unidos con hasta 30 tripulantes, según lo dio a conocer el sitio Pulso de los Pueblos.

Tras las tragedias generadas por los huracanes Harvey e Irma en el Caribe y Centroamérica, no es casual que en los meses de septiembre, octubre y noviembre se observe una presencia militar inusual de EEUU en territorio latinoamericano en actividades de “cooperación”, “asistencia humanitaria” y “lucha contra el narcotráfico”, tres excusas que manejan muy bien los voceros del Departamento de Estado y el mismo presidente Trump para intervenir en el caso Venezuela. Este período coincide con el creciente clima de agresiones diplomáticas y financieras a Venezuela, con la imposición de sanciones por parte de Canadá a funcionarios del alto gobierno, el veto migratorio de Trump y la extensión de la lista del Departamento del Tesoro que incluye a integrantes del Poder Electoral y del Ejecutivo bolivariano.

Tal y como reseña la página web del ejército brasileño, en la mañana del 7 de noviembre, una graduación general “simbolizó el inicio de las actividades del Amazonlog17, Ejercicio Multinacional Interagencias de Logística Humanitaria. El evento tuvo lugar en el Aeropuerto Internacional de Tabatinga (AM), y reunió todas las vertientes involucradas en la actividad de Brasil, Colombia, Perú y Estados Unidos, además de observadores militares de 22 naciones amigas, integrantes de agencias gubernamentales brasileñas, extranjeras y representantes de empresas de material de empleo militar de doble uso. En una foto divulgada por este portal, se observa la presencia al parecer de un representante del Ejército venezolano.

SELVA, LANCERO Y COMANDO

El portal del ejército brasileño divulgó fotos tomadas en el aeropuerto de Tabatinga

En su discurso inaugural, el comandante logístico general del Ejército Guillermo Cals Theophilo Gaspar de Oliveira, jefe responsable del ejercicio, rindió homenaje en especial a los militares brasileños, colombianos y peruanos con gritos característicos de algunas tropas de esos países que actúan en el ambiente amazónico: “Selva”, “Lanceros” y “Comando” , respectivamente.

En sus declaraciones a los medios Gaspar de Oliveira calificó como parte de la “teoría de la conspiración” las amplias críticas que recibió por permitir la presencia de militares norteamericanos considerada por activistas de izquierda y movimientos sociales latinoamericanos como una amenaza a la soberanía brasileña y de todo el hemisferio.

Por su parte el representante del Ejército de EEUU, coronel Truax, aseguró que el Ejército de Brasil facilitó mucho la llegada y la disposición de recursos de ayuda humanitaria a las tropas estadounidenses en Haití. “Por eso, cuando recibimos la invitación para estar aquí en Brasil, no importa el lugar, en la Amazonía o en Porto Alegre, dijimos que queríamos estar más preparados para incrementar nuestra interoperabilidad para cuando suceda la necesidad de actuar juntos en acciones humanitarias, así como con los colombianos y peruanos también “, especificó.

Por tanto, sin duda, con estos ejercicios EEUU busca estrechar vínculos para, de requerirlo, dar respuestas inmediatas y rápidas en la región y considera a Colombia, Perú y Brasil sus mejores aliados para tales efectos.

Correo Del Orinoco