Argentina: la reforma previsional que impulsa el gobierno prevé elevar a 70 años la edad jubilatoria

El texto que envió el gobierno nacional al Senado en medio del fin de semana, anexado al pacto fiscal firmado por los gobernadores, eleva la edad jubilatoria a los 70 años. En principio, el texto no marca diferencias de sexo por lo que tanto mujeres y hombres quedan equiparados en ese sentido.

El proyecto, sin embargo, contempla la posibilidad de solicitar el beneficio de manera anticipada pero no regula ni los requisitos ni alcances que podrán quedar sujetos a la reglamentación de la norma que realice el Poder Ejecutivo Nacional.

“A partir de que el trabajador cumpla SETENTA (70) años de edad y reúna los requisitos necesarios para acceder a la PRESTACIÓN BÁSICA UNIVERSAL (PBU) establecida en el artículo 17, inciso a) de la Ley N° 24.241 y sus modificaciones, el empleador podrá intimarlo a que iniciar los trámites pertinentes, extendiéndole los certificados de servicios y demás documentación necesaria a esos fines. A partir de ese momento, el empleador deberá mantener la relación de trabajo hasta que el trabajador obtenga el beneficio y por un plazo máximo de UN (1) año”, establece el proyecto en su artículo siete.

Respecto a esta parte del texto, la diputada nacional del Frente Renovador y especialistas en temas previsionales, Mirta Tundis, señaló que “es la antesala de la modificación de la edad”, y agregó: “Después vendrá todo lo demás que pide el Fondo Monetario como que el Estado pague menos y se compense con el ahorro personal”.

En tanto, la nueva modalidad que la ley prevé para la actualización de los haberes jubilatorios también genera críticas desde la oposición. En principio el proyecto estable que todos los beneficiarios con 30 años de aportes que cobren la jubilación mínima serán llevados al 82% del salario mínimo vital y móvil. Está modificación redundaría en un aumento de 19 pesos para aquellos que cumplan los requisitos. Además, la nueva actualización será trimestral y se ajustará por la inflación más el 5% de aumento del PBI. Un cifra que será ínfima según los especialistas previsionales.

En ese marco, Tundis aclaró que dentro del Frente Renovador coinciden en que es “negativo” el proyecto de reforma previsional ya que “perjudica muchísimo a los jubilados” y adelantó que no acompañarán la iniciativa del Poder Ejecutivo que comenzará a discutir el Senado esta semana.

“Les van a aumentar la inflación más el 5% del 5%, o sea nada. Es una broma. A la gente le están tomando el pelo. Hay que reconocerle al Gobierno la capacidad marketinera de transformar la información negativa en positiva”, aseguró Tundis y agregó: “con la fórmula actual en marzo los jubilados que cobran 10 mil pesos iban a cobrar 1200 pesos de aumento, con la nueva ley van a cobrar 500 pesos”.

Tiempo Argentino


El Senado arranca esta semana el tratamiento de la reforma previsional y la Ley de Responsabilidad Fiscal

El Senado pisa el acelerador. El Gobierno Nacional dispuso hacer todos los esfuerzos para darle media sanción al paquete de reformas (laboral, previsional y fiscal) antes del 10 de diciembre, fecha en que se producirá el recambio legislativo y el ingreso de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la Cámara Alta. En una reunión encabezada por Miguel Pichetto (PJ-FpV) y Federico Pinedo (PRO) se acordó un cronograma veloz para tratar las iniciativas del Poder Ejecutivo, algunas de ellas negociadas previamente con gobernadores y con la cúpula de la CGT. El macrismo intentó iniciar hoy mismo el debate con la visita del ministro Jorge Triaca, pero finalmente, luego de un cortocircuito con el PJ, su presencia se pasó para el martes próximo, junto con los referentes de las CTA y la CGT. Mientras tanto, este jueves por la mañana asistirán los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne y de Interior, Rogelio Frigerio, y más tarde los mandatarios provinciales.

Tras el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada con la conducción de la CGT y con los gobernadores, el Gobierno decidió enviar el paquete de reformas al Senado, la cámara más permeable a los intereses del oficialismo. De la reunión de ayer, en la que se armó una agenda acorde a los deseos del Gobierno, participaron además de Pichetto y Pinedo, los senadores Angel Rozas y Luis Naidenoff, de la UCR; el correntino Pedro Braillard Poccard, jefe del interbloque Cambiemos, y los peronistas Juan Manuel Abal Medina, titular de Presupuesto y Hacienda y Daniel Lovera, de Trabajo. Se acordó un tratamiento en paralelo: por un lado, la modificación de la legislación laboral y por el otro, los cambios en la movilidad jubilatoria, en combo con la ley de Responsabilidad Fiscal y el acta de Consenso Fiscal.

El Senado pisa el acelerador. El Gobierno Nacional dispuso hacer todos los esfuerzos para darle media sanción al paquete de reformas (laboral, previsional y fiscal) antes del 10 de diciembre, fecha en que se producirá el recambio legislativo y el ingreso de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la Cámara Alta. En una reunión encabezada por Miguel Pichetto (PJ-FpV) y Federico Pinedo (PRO) se acordó un cronograma veloz para tratar las iniciativas del Poder Ejecutivo, algunas de ellas negociadas previamente con gobernadores y con la cúpula de la CGT. El macrismo intentó iniciar hoy mismo el debate con la visita del ministro Jorge Triaca, pero finalmente, luego de un cortocircuito con el PJ, su presencia se pasó para el martes próximo, junto con los referentes de las CTA y la CGT. Mientras tanto, este jueves por la mañana asistirán los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne y de Interior, Rogelio Frigerio, y más tarde los mandatarios provinciales.

Tras el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada con la conducción de la CGT y con los gobernadores, el Gobierno decidió enviar el paquete de reformas al Senado, la cámara más permeable a los intereses del oficialismo. De la reunión de ayer, en la que se armó una agenda acorde a los deseos del Gobierno, participaron además de Pichetto y Pinedo, los senadores Angel Rozas y Luis Naidenoff, de la UCR; el correntino Pedro Braillard Poccard, jefe del interbloque Cambiemos, y los peronistas Juan Manuel Abal Medina, titular de Presupuesto y Hacienda y Daniel Lovera, de Trabajo. Se acordó un tratamiento en paralelo: por un lado, la modificación de la legislación laboral y por el otro, los cambios en la movilidad jubilatoria, en combo con la ley de Responsabilidad Fiscal y el acta de Consenso Fiscal.

Lovera y Abal Medina convocaron a Dujovne y Frigerio para hablar de éstas últimas dos iniciativas el jueves a las 10. Según fuentes de Cambiemos y del peronismo más cercano al Gobierno, el tratamiento de esos proyectos será veloz y sin sobresaltos, ya que contó con el respaldo de 23 gobernadores (no firmó el puntano Alberto Rodríguez Saá) y el presidente Mauricio Macri. Tan es así que los ministros fueron convocados a las 10 y los mandatarios provinciales para las 11. Intentarán emitir dictamen ese mismo día para sesionar entre el 29 y el 30 de noviembre, antes del fin de las sesiones ordinarias.

En ese contexto, la reforma previsional, que modifica a la baja la fórmula con la que se calculan las jubilaciones, genera más resistencias. El salteño Rodolfo Urtubey, referente del ala más cercana al Gobierno, le adelantó a PáginaI12 que, así como está, el proyecto no será respaldado. A diferencia de la fórmula aprobada por el kirchnerismo en 2009, que determinó aumentos atados a la recaudación y superiores a la inflación, la propuesta del Gobierno implica prácticamente congelar las jubilaciones en términos reales. Además, la iniciativa oficial pretende ampliar la edad de retiro a los 70 años, aunque de manera voluntaria.

Los senadores de la oposición del sector que responde a la ex presidenta ratificaron su abierto rechazo a las iniciativas del macrismo, tanto la reforma laboral como la previsional. Además, consideran que la movilización y el descontento popular podrían provocar cambios en los planes oficiales, sobretodo en medidas que afectan directamente al bolsillo de los jubilados.

La idea original de Cambiemos era que el ministro Triaca asistiera hoy a las 16 a la comisión de Trabajo y así dejar plasmada la posición de la Casa Rosada. El martes 28 sería el turno de los triunviros cegetistas: Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer. También de Hugo Yasky y Pablo Michelli de la CTA. Así lo hizo saber el propio Pinedo y el secretario parlamentario de la Cámara Alta, Juan Pedro Tunessi, luego de la reunión con Pichetto y compañía. Sin embargo, poco después, desde el PJ-FpV desmintieron esa versión y aseguraron que no se realizarán dos reuniones sino una sola.

Fuentes del peronismo dejaron entrever que el cambio responde al rechazo del sindicato de Camioneros, encabezado por Pablo Moyano. “No vamos a permitir otra Banelco y daremos la lucha en la calle”, dijo esta semana Moyano, recordando el escándalo de las coimas en el Senado durante la flexibilización laboral impulsada por Fernando De la Rúa. El hijo del ex secretario general de la CGT organiza una movilización junto a la Corriente Federal que lidera el bancario Sergio Palazzo. Patear la reunión de comisión de hoy fue interpretado como un mensaje hacia el Ejecutivo para que discipline al moyanismo y evite un desgaste al Senado. Salvados esos obstáculos, la reforma laboral podría llegar al recinto la primer semana de diciembre, en extraordinarias. Para esa fecha, Diputados ya estaría ir avanzando con la reforma previsional y la ley de Responsabilidad Fiscal.

Página 12