Argentina: a una semana de su desaparición, la Armada admite que la búsqueda del submarino está en “etapa crítica”

La búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido en el Atlántico sur, ingresó en una fase crítica debido a que, en caso de que no haya podido emerger o utilizar el snorkel desde la semana pasada (se cumplen hoy 7 días de la última comunicación), la tripulación integrada por 44 personas estaría por enfrentar limitaciones en el suministro de oxígeno, dijo la Armada Argentina a través de su jefe de prensa, el capitán de navío Enrique Balbi.

“Nos preocupa que no lo podamos detectar aún (…) estamos considerando todas las posibilidades y obviamente la situación más crítica que sería esa, estamos en el sexto día de oxígeno, obviamente que es preocupante” , dijo anoche Balbi a periodistas, y agregó: “Nuestra preocupación va en aumento”.

En tanto, crece la inquietud y el temor entre familiares de los tripulantes, algunos de los cuales sufrieron descompensaciones en Mar del Plata, donde se encuentran asistidos por psicólogos, psiquiatras y médicos clínicos.

La búsqueda se concentra en un área de 20 kilómetros cuadrados, a unos 360 kilómetros de la Península de Valdés, donde el lunes se reportaron ruidos que en principio se descartaron que sean del submarino.

Hacia allí se dirigieron cinco buques oceanográficos que, con una sonda mutihaz, barren toda la zona, aunque por el momento, aseguró Balbi, “no había novedades” respecto a esta búsqueda.

El remolcador Skandi Patagonia, de bandera noruega y al servicio de los Estados Unidos, partió este martes desde Comodoro Rivadavia con elementos de rescate y búsqueda de última generación para dar con el submarino, de cuya desaparición se cumplen hoy siete días.

El buque, que está previsto arribe a la zona de búsqueda entre esta tarde y la mañana del jueves, lleva un sonar de búsqueda lateral, una campana de salvamento que puede sumergirse hasta los 250 metros en profundidad y un vehículo que opera en forma remota desde la superficie, para inspeccionar el fondo, con posibilidades de trabajar hasta los 1.200 metros de profundidad.

Para hoy se espera el arribo a Comodoro Rivadavia de otro buque estadounidense con un sistema de rescate que permite subir a la superficie hasta 16 personas a la vez.

La búsqueda del San Juan se inició el miércoles luego de la última comunicación recibida desde el submarino en la que informaba una avería en sus baterías y que emprendía regreso hacia su base en Mar del Plata, luego de haber partido desde Ushuaia.

Infobae


Submarino ARA San Juan: zarpó la misión de Estados Unidos con robots para buscar en el fondo del mar

Con una fuerte expectativa y casi medio día después de lo previsto, a las 13.50 zarpó la misión inédita de la Marina de los Estados Unidos que buscará al submarino ARA San Juan en las profundidades usando robots sumergibles.

Luego de las dos pistas descartadas este lunes -las siete llamadas satelitales y los ruidos detectados en Península Valdés-, la salida del barco noruego Skandi Patagonia abrió una nueva esperanza, que se suma a la mejora en las condiciones climáticas que permitirán un mejor rastrillaje.

Aunque este lunes se especulaba con la posibilidad de que la misión saliera durante la madrugada, recién al mediodía se terminaron de cargar las provisiones de alimentos. El Skandi Patagonia fue acompañado por dos barcos guía para salir del puerto.

La misión va rumbo a la zona donde el ARA San Juan dejó de enviar su ubicación (en el golfo San Jorge, unos 400 kilómetros mar adentro). Al zarpar de Comodoro se hizo el clásico toque de sirena.

La embarcación -ocupada en su gran mayoría por militares de la Marina estadounidense- tiene por objetivo rescatar al submarino argentino que desapareció hace siete días.

Es la primera vez en la historia que Estados Unidos hace una acción de este tipo: si bien el operativo fue practicado en múltiples ocasiones, nunca se había concretado en un rescate real.

Antes de partir, los últimos movimientos de la tripulación estuvieron enfocados en la carga de provisiones: verduras, frutas y bebidas para un operativo de extensión desconocida.

Para llegar hasta la zona de rastrillaje, el Skandi Patagonia tardará alrededor de un día y medio. La ilusión de los familiares de los tripulantes del ARA San Juan también viaja abordo.

El barco lleva cuatro vehículos sumergibles no tripulados (un Bluefin 12D y tres Iver 580), todos operados por el Escuadrón 1 de Vehículos Sumergibles No Tripulados de la Marina de Estados Unidos.

Los equipos (que pueden llegar hasta los 260 metros -850 pies-) hacen un escaneo del fondo marino para buscar el submarino, o al menos rastros o señales de alerta que haya podido dejar a su paso.

Son especialmente útiles en la búsqueda. Usan el sistema Side Scan Sonar que crea imágenes de áreas extensas del piso.

En caso de encontrar al ARA San Juan, la misión cuenta con una cápsula para rescatar a sus 44 tripulantes.

Al definir una ubicación, se tira al agua con el objetivo de que se acople al submarino y permita la salida de la gente.

La capacidad es limitada: entran de a seis por viaje, por lo que deberían salir en tandas. Este equipo puede alcanzar una profundidad de hasta 850 pies (260 metros).

Clarín