Bolivia: Evo y Mesa abren polémica sobre conspiración del expresidente con EEUU y espionaje del gobierno

El presidente Evo Morales y el ex mandatario Carlos Mesa entablaron una polémica sin precedentes, tras las acusaciones del primero de que EEUU ofreció apoyar la candidatura del segundo en los comicios de 2019 y el desmentido del aludido con denuncias de espionaje del Gobierno.

Durante un acto en el que hizo entrega oficial al Comando de las Fuerzas Armadas de la antigua sede de la agencia estadounidense de cooperación USAID, expropiada por el Estado en 2013, Morales afirmó estar al tanto de una supuesta reciente reunión, el pasado 6 de noviembre, entre el encargado de negocios de la Embajada, Peter Brennan, y otros diplomáticos estadounidenses con un “ex Presidente”, cuyo nombre no precisó.

Según él, los representantes de EE.UU. dijeron a la ex autoridad que “Evo no puede ser Presidente nuevamente” y le ofrecieron “todo el apoyo” para que él sea candidato en los comicios generales de 2019.

“Quiero que sepan miembros de la Embajada de Estados Unidos que estamos informados, el 6 de este mes, cuatro miembros de la embajada de Estados Unidos a la cabeza de Peter Brennan visitan a un ex Presidente para decirle que ‘el Evo no puede ser Presidente nuevamente’, que tiene que ser candidato y ofreciendo todo su apoyo”, manifestó.

Reiteró sus acusaciones de supuesta conspiración de Brennan, quien dejará el país en diciembre y de quien dijo que “retornará a su país, pero sin ningún trofeo porque su misión era dividir a la nación y derrotar” a su Gobierno, pero “fracasó”.

El Presidente también advirtió al reemplazante de Brennan, Bruce Williamson, que no conspire contra su Gobierno o “se encontrará con la horma de sus zapatos”. Le pidió que respete la “soberanía” y “dignidad” del país

“Si viene a conspirar como estaba conspirando el que se va, ese nuevo encargado de Negocios se encontrará con la horma de sus zapatos porque el pueblo boliviano está unido y organizado, vamos a defender nuestra dignidad y soberanía y especialmente nuestros recursos naturales”, sostuvo Morales.

La respuesta de mesa

El ex Presidente, gobernante del periodo 2003-2005, acusó a Morales de espiarlo. “Es una muy mala noticia para el país que el Primer Mandatario en un discurso público diga que espía a sus compatriotas y que además convierta en una acusación carente del más mínimo fundamento un encuentro legítimo e incuestionable”, señaló en su blog.

Agregó que comprobaba que sus actividades privadas “son objeto de un seguimiento por parte del Gobierno Nacional y, lo que es más grave, que este adolece de profundas fallas”. Admitió que se reunió con Brennan y con dos nuevos funcionarios de la Embajada de EE.UU. en La Paz, Rolf Olson y Marianne Scott, quienes acompañarán al nuevo encargado de Negocios, Bruce Williamson, cuando asuma el cargo en diciembre próximo.

Se trató, según dijo, de una “visita de cortesía” de Brennan para “despedirse por la conclusión de su misión y presentar a los nuevos funcionarios” de la legación diplomática.

“No se habló en ese encuentro una sola palabra que se refiera directa o indirectamente a los temas a los que hace mención el Presidente. Menos aún, a una supuesta oferta de apoyo a quien NI ES PRE CANDIDATO, NI CANDIDATO para las elecciones de 2019 (sic)”, escribió el ex gobernante.

Insistió en que el encuentro que tuvo fue legítimo “como las decenas de reuniones de esta naturaleza” que sostiene con diplomáticos y representantes de organismos multilaterales en su calidad de ex Presidente y vocero de la demanda marítima.

VOZ DE LA EMBAJADA

La Embajada de Estados Unidos en Bolivia también difundió un comunicado para explicar que el objetivo de la reunión fue la despedida de Brennan de Mesa en la conclusión de su misión diplomática.

“Este tipo de reuniones son parte de las responsabilidades y funciones normales de los diplomáticos en todas partes del mundo y de ninguna manera constituyen ‘conspiración’ ni ‘injerencia'”, señala el comunicado.

La legación diplomática también reiteró que “no tiene interés en interferir en asuntos políticos internos bolivianos, ni ha participado en ninguna actividad de ese tipo”, en alusión a las constantes críticas que en ese sentido lanza el presidente Morales, como sucedió la anterior semana, cuando advirtió con expulsar a Brennan por “injerencia” y “conspiración”.

El Encargado de Negocios es el máximo representante de la legación estadounidense en Bolivia desde 2008, cuando Morales expulsó del país al entonces embajador en La Paz Philip Goldberg, acusándolo de conspirar contra su Gobierno.

Correo del Sur


Morales pide conocer contenido de reunión Brennan-Mesa y dice que estadounidenses le acercaron la información

El presidente boliviano Evo Morales pidió el miércoles desvelar “el contenido de la reunión” que el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, y el exmandatario Carlos Mesa (2003-2005) sostuvieron el pasado 6 de noviembre en La Paz y aclaró que conoció el detalle de la cita por boca de estadounidenses.

“Ellos deben decir la verdad del contenido de esa reunión. Tienen derecho a reunirse, pero no a conspirar. No ha sido una reunión protocolar, de estilo, sino una conspiración”, denunció el jefe de Estado boliviano al tiempo de reponer que la información de la cita que parecía tensar las relaciones de La Paz y Washington “no fue producto de espionaje ni cosas por el estilo como se fabula”.

“Así como hay buenos y malos bolivianos, hay también buenos y malos estadounidenses” que confidenciaron detalles de la reunión, materializada en oficinas emplazadas “en el octavo piso de un edificio de Calacoto”, adonde Brennan “llegó en compañía de 4 personeros” de la legación que preside, en su calidad de Encargado de Negocios, precisó Morales en declaraciones a la ABI.

“Esta información sale de la misma Embajada” de la Secretaría de Estado de Estados Unidos en La Paz, insistió el líder boliviano, cuyo canciller, Fernando Huanacuni, denunció que la cita se escenificó a contrapelo del derecho diplomático y la convención internacional homologada para la materia.

De acuerdo con la información que se acercó al Presidente de Bolivia, Brennan hubo enfatizado en la reunión del 6 de noviembre con Mesa que “Evo no puede ser Presidente” otra vez.

Por lo tanto, “”debes ser candidato”, habría apuntado el jefe en funciones de la Embajada de EEUU en La Paz, al tiempo de ofrecer “todo el apoyo” de la Casa Blanca al dirigente opositor que en el período 2003-2005 presidió el país andino amazónico, siempre según el informe que recibió Morales.

El encuentro Brennan-Mesa se registró poco más de 9 años después de una reunión de corte similar entre el entonces embajador de Estados Unidos en La Paz, Philip Golberg, y la sazón el prefecto opositor de Santa Cruz, Rubén Costas, en medio de una de las más hondas crisis políticas de Bolivia asediada en 2008 por el fantasma de la secesión.

Morales corrió en setiembre de 2008 a Golberg de Bolivia bajo cargos de injerencia y conspiración. Desde entonces, Bolivia y Estados Unidos mantienen sus relaciones diplomáticas al nivelo de encargados de negocios, una escala menos que embajadores.

Apenas Morales pusiera en evidencia pública la reunión, la Embajada de EEUU en La Paz y Mesa divulgaron, por separado y vías diversas, sendas explicaciones.

“La Embajada de EEUU desea comunicar en efecto, el Sr. Peter Brennan realizó una visita de cortesía al expresidente Mesa para despedirse y presentarle a los nuevos funcionarios de la Embajada”, señaló en un comunicado, mientras que Mesa escribió en su blog digital que “el objeto de ese encuentro era despedirse por la conclusión de su misión y presentar a los nuevos funcionarios Rolf Olson y Marianne Scott que acompañarán al nuevo Encargado de Negocios en sus futuras labores”.

“No han dicho la verdad”, repuso Morales en declaraciones a la ABI.

Mesa se dijo perseguido y habló incluso de espías, mientras la embajada de la Secretaría de Estados de EEUU negó que se trate de injerencia en asuntos de política interna.

“El hecho de que (Mesa) hable de espiar significa que eso (la reunión) era secreto, entonces ese carácter denota también otras definiciones al margen de lo diplomático y formal”, salió al paso Huanacuni.

ABI


Continúa polémica por espionaje y el Gobierno dice que Mesa es funcionario

El oficialismo aseguró que el expresidente Carlos Mesa debe informar al Gobierno las reuniones diplomáticas que sostenga, ya que como vocero de la demanda marítima es un “funcionario público” y debe estar regido por las vías diplomáticas del Estado.

En el partido gobernante cerraron filas en torno a la denuncia del presidente del Estado, Evo Morales, y sostuvieron que no “hubo o no hay espionaje a los conciudadanos y lo que hubo fue una infidencia”.

Por su parte, el senador Óscar Ortiz (UD) anunció que solicitará un informe escrito al ministro de la Presidencia, René Martínez, para saber si el “espionaje” al expresidente Carlos Mesa tenía autorización judicial.

Variadas fueron las reacciones en torno a la reunión que sostuvo el expresidente Mesa con el aún Encargado de Negocios de EEUU, Peter Brennan, y otros funcionarios de esa legación diplomática, misma que fue calificada por Morales como “conspiración” toda vez que le ofrecieron a Mesa apoyarlo para que sea candidato en las elecciones de 2019.

Para la ministra de Comunicación, Gisela López, el encuentro del exdignatario con el diplomático norteamericano fue “nada ético”, toda vez que funge como servidor público y responde al Gobierno.

Explicó que, pese a la expulsión del embajador estadounidense Philip Golberg (2008), los delegados diplomáticos de esta nación han estado activando políticamente en el territorio nacional.

“Me parece que no es nada ético que un expresidente de Bolivia, que actualmente ejerce también como servidor público en el tema de la demanda de la causa marítima, sostenga reuniones en reserva con la representación diplomática de un país que en los últimos 11 años y medio ha vivido hostigando nuestra revolución”, afirmó.

Reiteró que no es ético que tenga reuniones al margen, sin previa coordinación o diálogo con el Gobierno nacional con autoridades diplomáticas de un Gobierno que, aseguró, ha tenido afanes de injerencia política.

“Tiene atribución”

En tanto, el viceministro de Autonomías, Hugo Siles, a tiempo de coincidir que el encuentro de Mesa-Brennan se desarrolla “en los momentos siempre de alguna conflictividad, alguna situación de polarización, no es bueno” y que el Estado receptor tiene absoluta soberanía para poder calificar estas reuniones.

“El presidente Evo Morales es la máxima autoridad de la diplomacia de alto nivel en Bolivia y puede el Presidente, en uso de sus atribuciones, hacer una observación específica sobre qué tipo de reuniones o sobre las reuniones, al parecer creo que el expresidente Carlos Mesa no conoce la Convención de Viena de 1961”, sostuvo.

Respecto a la afirmación de Mesa sobre que puede reunirse con quien desee, Siles señaló que el Gobierno tiene la potestad para “declarar esa reunión de determinada cualidad o determinada situación negativa para el país”.

El excanciller Gustavo Fernández opinó que “Brennan y Mesa tienen todo el derecho de reunirse donde quieran y hablar sobre lo que quieran y cuando quieran porque estamos en un sistema democrático”.

En septiembre de 2008, el presidente Evo Morales expulsó al embajador de EEUU, Philip Goldberg.

CRONOLOGÍA

Septiembre de 2008. Evo Morales expulsa al embajador de EEUU Philip Goldberg. Washington respondió expulsando al boliviano Gustavo Guzmán.

Mayo de 2013. El mandatario boliviano expulsó del país a la agencia de cooperación norteamericana Usaid, tras acusarla de conspiración.

Octubre de 2016. El encargado de negocios de EEUU, Peter Brennan, es acusado por Morales de conspiración. El norteamericano finaliza su gestión en diciembre.

GONZALES ASEGURA QUE MESA NO SERÁ CANDIDATO

Wilson Aguilar | Los Tiempos

El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, declaró ante la denuncia de Carlos Mesa que no se trata de “espionaje y que se está confundiendo con el término de infidencia”, porque, aseguró, hubo una persona que estuvo en la reunión y salió a contarle al presidente Evo Morales qué fue lo que se trató en esa reunión.

“Alguien que ha participado de esa reunión le contó al Presidente dónde se reunieron, quiénes participaron y qué cosas hablaron, pero lo más importante y tiene que quedar claro, si bien el señor Brennan hizo un intento de convencerlo al señor Mesa para que sea candidato para las elecciones del 2019, el señor Mesa le reiteró una vez más que él no está ni como precandidato ni candidato para las elecciones de 2019, ese el mensaje, Mesa no va a ser candidato. No hay espionaje, hay infidencia”, señaló Gonzales, a tiempo de desestimar cualquier acto de espionaje del Gobierno.

HUANACUNI: LA REUNIÓN FUE ALGO INUSUAL Y LEVANTA MUCHAS PREGUNTAS

El ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Huanacuni, calificó de “inusual” la reunión que sostuvo Carlos Mesa con el Encargado de Negocios de Estados Unidos, Peter Brennan, y otros funcionarios, además que deja una serie de interrogantes.

De acuerdo con el jefe de la diplomacia boliviana, una visita de despedida o presentación de nuevos funcionarios de la legación debe darse en la Cancillería y no en lugares particulares o con terceros, como sería el caso de Mesa, lo que va en contra de las prácticas de relacionamiento diplomático y rompe con todos los acuerdos multilaterales.

“Surgen muchas preguntas: ¿Presentar para qué? ¿Para una relación de cooperación?, ¿Cooperación para qué? Surgen muchas preguntas. ¿Cuál es el tema que han tratado? Sale del formato normal de presentación”, manifestó el canciller a Patria Nueva.

Respecto a lo dicho por Mesa, que se trataba de “espionaje”, señaló que “el hecho que hable de espiar significa que era secreto”, lo que está al margen de lo diplomático y formal.

“Tenemos protocolos bilaterales, diplomáticos, que si se requiere presentar a diplomáticos o funcionarios, es a través de Cancillería. No puede ningún encargado de Negocios reunirse con particulares, debe tener reuniones oficiales con sus pares, con autoridades del Gobierno”, afirmó al indicar que Brennan, que deja el cargo en diciembre “ha cometido muchos errores diplomáticos y que se está haciendo la representación respectiva”.

Ante ello, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, anticipó que este viernes se reunirá con Brennan, para evitar que se especule con que la reunión sea un “secreto”.

Los Tiempos