Raúl Castro encabeza el último adiós al reconocido intelectual Armando Hart

Raúl asiste a la despedida de Hart

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Raúl Castro, encabezó el acto de despedida al destacado intelectual revolucionario Armando Hart, que tuvo lugar en el Centro de Estudios Martianos donde laboró hasta el final de sus días.

Una nutrida y emocionada representación del pueblo cubano en la que se encontraban muchos estudiantes y jóvenes acudió desde horas tempranas de la mañana de este lunes a testimoniar su cariño y admiración al inclaudicable luchador, miembro de la Generación Histórica de la Revolución, y quien puso especial atención durante los últimos años a la formación de los pinos nuevos, tomando como base su acendrado antiimperialismo, y las ideas de Fidel y de Martí.

De “verdadero fundador” lo calificó el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel, quien pronunció las palabras centrales de la sencilla velada que selló toda una madrugada de duelo en el Centro de Estudios Martianos, donde los restos de Hart habían sido velados.

Díaz-Canel destacó la “valentía personal” demostrada por Hart durante la lucha clandestina contra el régimen del tirano Fulgencio Batista y como miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, lo que le costó la prisión dictada contra él por la dictadura y su confinamiento en el antiguo Presidio Modelo de la otrora Isla de Pinos.

También recordó sus méritos como primer ministro de Educación del Gobierno Revolucionario y luego como titular de Cultura, así como las importantes responsabilidades que desempeñó al frente del Partido y, más tarde, en la difusión de la obra y la vida de José Martí como director de la Oficina del Programa Martiano y de la Sociedad Cultural que también lleva el nombre del Apóstol.

Guardias de honor de quienes fueron sus compañeros en la lucha contra la tiranía y de dirigentes más bisoños de la Revolución caracterizaron las primeras horas de la mañana de este lunes, realizadas por los miembros del Buró Político José Ramón Machado Ventura (su segundo secretario); Miguel Díaz-Canel, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, Esteban Lazo, Mercedes López Acea y Ulises Guilarte de Nacimiento.

También le rindieron homenaje José Ramón Fernández; los ministros de Cultura y Educación, Abel Prieto y Ena Elsa Velázquez, respectivamente; el querido intelectual Eusebio Leal; Miguel Barnet, presidente de la Uneac, y dirigentes del Partido y el Estado y personalidades de la cultura cubana, así como miembros de las organizaciones de masa.

Decenas de personas de pueblo, niños de las escuelas aledañas y jóvenes de la ELAM, igualmente rindieron sentido tributo a Hart.

Raúl asiste a la despedida de Hart

Raúl asiste a la despedida de Hart

Publicado por Cubadebate en Lunes, 27 de noviembre de 2017

Cuba Debate


Palabras de Díaz-Canel en el homenaje póstumo a Armando Hart

PALABRAS DE MIGUEL DÍAZ-CANEL BERMÚDEZ, MIEMBRO DEL BURÓ POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO Y PRIMER VICEPRESIDENTE DE LOS CONSEJOS DE ESTADO Y DE MINISTROS, EN EL HOMENAJE PÓSTUMO A ARMANDO HART DÁVALOS. CENTRO DE ESTUDIOS MARTIANOS, 27 DE NOVIEMBRE DE 2017.

Compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz

Eloísa y familiares de Hart

Compañeras y compañeros:

Nos hemos reunido en las últimas horas en esta institución para rendir tributo a una de las figuras esenciales de la Revolución Cubana.

El brillante intelectual y revolucionario Armando Hart Dávalos deja a las presentes y futuras generaciones un extraordinario ejemplo de lealtad, espíritu de sacrificio, firmeza y apego absoluto a los principios.
La trayectoria de Hart al servicio de Cuba se inició desde su temprana juventud, en la denuncia contra los gobiernos corruptos de Grau y de Prío. El sentido martiano de la ética guió invariablemente su conducta, siempre transparente, siempre implacable frente a quienes usaban la Patria como pedestal. De ahí que se opusiera de manera resuelta al cuartelazo del 10 de marzo de 1952 y enfrentara desde entonces a la tiranía batistiana. Fue miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio y participó activamente, junto a Frank País, Haydée y Vilma, en el alzamiento del 30 de noviembre de l956, en Santiago de Cuba, en apoyo al desembarco del Granma. Dotado de una gran valentía personal, sufrió persecuciones y cárcel. Llegó a ser Coordinador Nacional del Movimiento 26 de Julio. El triunfo de la Revolución lo sorprende en el Presidio Modelo de Isla de Pinos.

Hart fue un verdadero fundador. Como ministro de Educación del primer gabinete revolucionario, dirigió la Campaña de Alfabetización y la admirable obra educacional y cultural que transformó a nuestro país en aquellos años inaugurales. Una década después, asumió la dirección del recién creado Ministerio de Cultura, desde donde rectificó errores y distorsiones, restauró la comunicación con la vanguardia intelectual, impulsó la enseñanza artística y diseñó un sistema institucional que convirtió al pueblo en protagonista de los procesos culturales.

Hay que resaltar dentro de su fecunda vida las importantes responsabilidades que desempeñó como integrante de la dirección de nuestro Partido.

En su última etapa de trabajo, se entregó a una de sus pasiones centrales: el estudio y la difusión de la vida y la obra de José Martí. Estaba convencido de que en Martí el ideario cubano de la emancipación, la justicia y el antiimperialismo, había alcanzado su punto más alto. Al propio tiempo, guiado por Fidel, comprendió y supo defender la articulación orgánica entre el pensamiento martiano y el marxista.

El martiano Hart se convirtió en un ferviente fidelista. Desde que conoció a Fidel, lo siguió incondicionalmente. Fue un estudioso permanente de su acción y sus ideas. Entre ellas, de un principio cardinal de Fidel: la preservación de la unidad. Hart repetía que al clásico proverbio de “divide y vencerás” había que oponer el martiano y fidelista “unir para vencer”. Esto era la base de lo que llamó “el arte de hacer política”, algo que aplicaba con particular interés en su diálogo con los jóvenes.

Desarrolló una notable labor ensayística y en el campo del periodismo. Algunos de sus libros fueron en su momento aportes muy novedosos en materia de política cultural y de la gestación de una nueva conciencia en el socialismo. Hoy siguen siendo una referencia obligada. Fue justo y hermoso el homenaje que recibió en la pasada Feria del Libro, cuando llegaron a manos de los lectores numerosos materiales inéditos de su autoría. A lo largo de este evento se constató el cariño y la admiración que siente y seguirá sintiendo el pueblo cubano por Hart.

Hasta el último de sus días fue un batallador intelectual y político incansable. Encaró de forma admirable el golpe moral que sufrió la izquierda tras el derrumbe del socialismo en Europa y trabajó arduamente para crear, ante la barbarie, un frente internacional de ideas, fidelista, martiano y marxista.

Agradecemos, en nombre de la familia y de la dirección de nuestro Partido y Gobierno, la presencia de ustedes aquí y las muchas expresiones de solidaridad y afecto recibidas desde que se difundió la noticia.

“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.”

A esta frase de Martí, Hart añadiría: “Hasta la victoria siempre.”

ACN


Biografía del intelectual y político cubano Armando Hart Dávalos

El reconocido intelectual y político cubano, Armando Hart Dávalos, falleció a sus 87 años en La Habana, debido a una insuficiencia respiratoria.

ARMANDO HART DÁVALOS

Nació en La Habana el 13 de junio de 1930.

Siendo estudiante de Derecho de la Universidad de La Habana combate la corrupción política y la traición a los ideales revolucionarios que llevaron a cabo los gobiernos de Grau y Prío. Cuando ocurre el golpe de estado el 10 de marzo de 1952, suscribe, como miembro de la FEU, una denuncia pública y participa activamente en la agitación estudiantil a favor de los principios democráticos. A nombre de la Asociación de Estudiantes de Derecho denuncia ante los tribunales la ilegitimidad del régimen. En el propio año de 1952 se gradúa de abogado.

Integró el Movimiento Nacional Revolucionario, de proyecciones democráticas, patrióticas y antimperialistas. Cuando en abril de 1953, su máximo dirigente, el profesor Rafael García Bárcena fue acusado de conspiración, lo defiende como abogado, sosteniendo ante los tribunales el derecho del pueblo a la rebelión.

Establece relaciones con jóvenes oposicionistas en diversas provincias y desde entonces desarrolla fuertes vínculos revolucionarios con Frank País. Antes de las elecciones convocadas por la tiranía en noviembre de 1954, es detenido junto a Faustino Pérez y otros compañeros en una reunión clandestina acusados de planear sabotajes y acciones de agitación. Combate públicamente a los partidos de oposición burguesa, especialmente a sus dirigentes corrompidos, acusándolos de ser incapaces de dirigir al pueblo y de ser responsables del golpe reaccionario. Señala públicamente que del pueblo surgirán dirigentes capaces de conducir la Revolución.

Es uno de los fundadores del Movimiento 26 de Julio. Pasa a integrar, junto a otros compañeros, la dirección que Fidel Castro dejó constituida en Cuba. Participa activamente en el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba, en apoyo al desembarco del yate Granma junto a Frank País, Haydée Santamaría, Vilma Espín, Asela de los Santos y otros compañeros.

Trabaja dentro de la dirección de Movimiento por organizar células en diversas provincias, estableciendo vínculos con sectores populares, obreros, campesinos y estudiantes. Participa junto a Frank País en la organización del Movimiento 26 de Julio en el llano y en el apoyo a la Sierra Maestra.

En febrero de 1957, junto a Frank País, Faustino Pérez, Haydée Santamaría, Celia Sánchez y Vilma Espín establece contacto directo de la dirección del Movimiento en el llano con la Sierra, asistiendo a una reunión con Fidel y el grupo de expedicionarios. Participa en la preparación de un grupo armado que, en marzo de 1957 es enviado a la Sierra. En ese propio año, es detenido y condenado a varios años de prisión. En la cárcel estimula a la agitación entre los presos políticos contra los crímenes y arbitrariedades de la tiranía. Cuando era conducido a los tribunales por otras acusaciones se fuga, reincorporándose a la lucha clandestina. Es nombrado Coordinador Nacional del Movimiento 26 de Julio.

A fines de 1957, sube a la Sierra Maestra. En enero de 1958 es arrestado al bajar de la Sierra y encarcelado en las prisiones de Oriente. Golpeado, vuelto a condenar y conducido más tarde al Príncipe. Cuando los sucesos del 1º de agosto de 1958 en el Príncipe, participa en los actos de protesta que dan lugar a una fuerte represión. Es trasladado a Isla de Pinos, donde permanece hasta el derrocamiento de la tiranía. Dirige con otros compañeros la organización del Movimiento 26 de Julio entre los presos políticos.

Al triunfo de la Revolución es designado Ministro de Educación, cargo que ocupó hasta 1965. Dirigió la Campaña de Alfabetización, conocida como la más vasta y eficaz llevada a cabo en América Latina, logró extender la enseñanza pública a toda la población y creó las bases para el sistema educacional cubano cuya calidad es reconocida en el orden mun¬dial.

Integró la dirección nacional del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC)… En octubre de 1965, al constituirse el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, formó parte del mismo y de su Buró Político, desempeñando las funciones de Secretario de Organización así como otras tareas que la dirección del Partido le encomendó. Desde abril de 1969 hasta julio de 1970 cumplió misiones de la dirección del Partido en la provincia Camagüey. Desde julio de 1970 hasta diciembre de 1976 fue Primer Secretario del Partido en Oriente.

Fue elegido miembro del Comité Central en el I, II, III, IV y V congreso del PCC. Fue miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba desde su constitución hasta 1997.

Fue Ministro de Cultura desde la constitución de ese organismo en 1976 hasta l997, realizó una fructífera labor al constituir numerosas instituciones culturales y una articulada red de enseñanza artística que llevó hasta los lugares más apartados del país y que posibilitó la promoción nacional e internacional del talento creador cubano en todas las disciplinas.

Fue miembro del Consejo de Estado de la República de Cuba desde su constitución hasta febrero de 2008.

Desde febrero de 1997 es director de la Oficina del Programa Martiano, y preside la Sociedad Cultural José Martí. Precisamente el centro de su múltiple actividad ha estado en la defensa de la identidad nacional cubana y la integración cultural latinoamericana y caribeña sobre el fundamento de la tradición martiana. En el plano nacional ha sido altamente considerado por su trabajo a favor de la más estrecha relación del movimiento intelectual con el conjunto de la sociedad cubana. En lo internacional fue el pionero y mayor impulsor del Foro de Ministros y Encargados de Políticas Culturales de América Latina y el Caribe, iniciado en Brasil, en 1989, un movimiento integrador, con definiciones conceptuales y programas conjuntos, destinado a reforzar las identidades y soberanía de lo que José Martí llamó “Nuestra América” y Simón Bolívar soñó como una Patria única.

Fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su constitución y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde su constitución en 1976.

Cuba