Elsa Bruzzone, especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional, cuestiona un posible TLC entre el Mercosur y la UE

Por Redacción de Nodal.

La liberación comercial entre Mercosur y la UE es un ALCA recargado

Elsa Bruzzone, especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional, secretaria del Centro de Militares para la Democracia Argentina (Cemida) y asesora ad honores del Congreso sobre recursos naturales estratégicos, señaló que el acuerdo de liberación comercial entre la Unión Europea y el Mercosur concede un poder omnímodo a las empresas trasnacionales que, en definitiva, significará un ALCA recargado.

Resultado de imagen para Elsa Bruzzone

-¿Cúal es su opinión sobre la alternativa que se concrete inmediatamente el acuerdo de liberalización Mercosur- Unión Europea?

-Totalmente negativa. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que es un ALCA recargado. La idea de la apropiación a través del libre acceso y el control de nuestros recursos naturales, que la UE no posee porque los ha dilapidado o sobreutilizado, está presente – entre líneas, en la Constitución Europea o Tratado de Lisboa y explícitamente en la “Iniciativa en Materias Primas” que proponen una nueva colonización de Nuestra América, África y Asia. Nos da el rol a los países del Mercosur de ser simples productores de materias primas. No sólo eso. Al leer los documentos, disponibles sólo en inglés y no todos, observamos que la UE tiene todo a su favor y nosotros todo en contra. En efecto exportaría al Mercosur productos agrícolas e industriales con valor agregado; tendría el libre acceso a la compra de tierras fértiles, bien fundamental para la producción de alimentos, a hidrocarburos y minerales ( implica la exploración y producción de petróleo, gas natural, y electricidad), a biodiversidad, y a su libre disponibilidad; permite el libre acceso y uso del transporte e infraestructura de energía.

Se otorga un poder casi omnímodo a las corporaciones transnacionales. Se les garantizan a las “empresas estatales”(monopolios designados) y sus subsidiarias derechos especiales y privilegios. Se eliminan todas las barreras en varios productos (autos y autopartes). Se aceptan los términos de la Declaración de Doha de la OMC y se adopta ésta como árbitro. Nuestros países renuncian a dirimir el conflicto con la empresa transnacional europea bajo nuestras propias leyes.

A ello debemos agregarle el tema de las patentes sobre los medicamentos (implica la desaparición de los genéricos); el ambiente (se pueden tener políticas de preservación ambiental, de vida humana, vegetal y animal siempre y cuando esto no sea un impedimento para la inversión y la comercialización). Hace muchos años vengo sosteniendo que tengamos cuidado cuando los países más desarrollados nos hablan de “Desarrollo Sostenible” o “Conservación de la Diversidad Biológica”. No es lo mismo para ellos que para nosotros. Es una zanahoria para evitar que nuestros pueblos desarrollen modos de vida y producción propios de acuerdo a nuestra idiosincrasia, pensamiento y experiencia.

-¿Cuáles son las ventajas y desventajas que puede traer aparejado para nuestras economías y sociedades en general la mayor apertura ?

-Ventajas, ninguna. Perdemos nuestra capacidad de desarrollo propio. Perdemos el control y libre acceso a nuestros bienes comunes. Al prevalecer los intereses económicos corporativos sobre los de nuestros pueblos peligra nuestra existencia como Pueblos y Patrias. Pero también la vida humana, animal, vegetal, la naturaleza, la tierra. Se impone la economía sobre la vida. Un día la vida tendrá que estar en el centro de todo y alrededor de ella girarán la política y la economía. Cuando ese día llegue, habrá presente y futuro venturoso para nuestros Pueblos.

-¿Qué efectos puede tener un acuerdo amplio con Europa sobre la integración y complementación regional europea y latinoamericana?

-Nefastos. El empleo sufrirá muchísimo. El sector agrícola – ganadero europeo, que está basado mayormente en los pequeños agricultores y ganaderos, no podría enfrentar con éxito, en la producción y comercialización, a las corporaciones ya que éstas constituyen verdaderos monopolios. Por su parte los pequeños y medianos empresarios, las cooperativas, las fábricas recuperadas, la agricultura familiar y campesina, los pueblos originarios, se verían aún más perjudicados de lo que lo están actualmente en nuestros países, debido a las políticas neoliberales impuestas por los gobiernos de turno. No dudo del incremento de la represión social. Se debilita el poder de decisión de los estados y gobiernos en todas las áreas que desee proteger y desarrollar, incluidas las ambientales y sociales. La mayor víctima será como siempre el Pueblo.

En los términos del Acuerdo no hay complementación. Hay competencia en algunos sectores y una amplia ofensiva colonial e imperial por parte de la UE. Para lograr este acuerdo espúreo se suspendió a Venezuela del MERCOSUR, pues como bien explicó el canciller brasileño era “un escollo para la concreción de los planes”. Ya de por sí el Mercosur viene golpeado. Surgió como una integración de las transnacionales. Con la creación de Unasur se pensó que podía ser el núcleo de una integración económica diferente. Ello no sucedió. La firma del Acuerdo es el golpe de gracia. Y es un golpe directo al corazón de nuestros pueblos. Hay un refrán popular que dice “Reunión de rabadanes (pastores mayores, en este caso corporaciones y gobiernos) cordero muerto”. En el Tratado de Libre Comercio UE-Mercosur, el cordero muerto es nuestro pueblo.
¿Seremos capaces de construir la globalización de la solidaridad y de vivir Unidos en la Diversidad? El tiempo lo dirá. Mientras tanto quiero compartir lo que nuestro Manuel Ugarte escribió en 1923 en “El Porvenir de América”: “Los pueblos que esperan su vida o su porvenir de una abstracción legal o de la voluntad de los otros, son de antemano pueblos sacrificados”. Que no nos pase lo mismo a nosotros.