Honduras: lanzan campaña de financiamiento colectivo por documental sobre Berta Cáceres

Por Daniel Cholakian – NodalCultura*

El asesinato de la lideresa indígena Berta Cáceres continúa en la impunidad luego de casi dos años.

Cáceres fue asesinada el 3 de marzo de 2016 por luchar contra los intereses de gobierno y empresas multinacionales, que querían llevar adelante el proyecto de la represa Agua Zarca, perjudicando el medio ambiente en la región del río Gualcarque, en Honduras.

La directora Katia Lara y la productora Irina Ruiz están afrontando el desafío de concluir un documental sobre Berta, que permita conocer su lucha y la del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). El trabajo pretende sostener la memoria de su lucha y contribuir a evitar más muertes de defensoras del ambiente e impedir la destrucción de la naturaleza, los bienes comunes y la herencia cultural de los pueblos originarios. Para ello organizaron una búsqueda de aportes de fondos a través de internet

Berta soy yo, el documental, tiene un potente antecedente en Berta vive un cortometraje que se ha presentado con mucho reconocimiento en festivales internacionales de cine. Este corto presenta una importante material de archivo, incluyendo una magnífica entrevista a Berta en la zona del río Gualcarque, además de la presencia de sus principales acompañantes en la lucha.

cuaderno katiaLa propuesta de la realizadora es mucho más que documentar la lucha de Berta. Es convertir a la misma película en un instrumento de esa lucha. “El 1 de marzo de 2016 me reuní con Berta  para organizar un rodaje más en el río Gualcarque.  Al día siguiente fue asesinada”, cuenta Lara. “Tengo en mis manos el cuaderno donde ella dibujó el mapa del río Gualcarque y escribí sus indicaciones sobre qué intereses estaban conspirando en su contra. Con cada palabra que Berta escribió me comprometo a llevar adelante esta historia. Mataron a mi hermana en lucha”, escribe en la página oficial del proyecto Berta soy yo

Como explican las realizadoras en esta entrevista con Nodal Cultura, no hay organismos oficiales en Honduras ni en Europa, dispuestos a financiar un proyecto de este tipo. La represa Agua Zarca, que afectaba seriamente la vida de la comunidad lenca y el hábitat de la región, contaba con la participación del  Banco Holandés de Desarrollo, del Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial y  de la Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial. Los intereses de la Unión Europea estaban en contra de sus demandas.

Al proyecto se ha sumado también Bianca Jagger. Conocida por haber sido esposa de Mick Jagger, Bianca es “una mujer que ha dedicado su vida a la defensa de los Derechos Humanos, una hermana nicaragüense que luchó junto a los sandinistas y ahora dice que ‘debemos luchar pacíficamente contra el gobierno de Daniel Ortega para que no siga con el proyecto del Gran Canal Interoceánico’”, explicar Lara. Y agrega “será la voz que en Berta soy yo nos ayude a comprender la dimensión mundial  de estos proyectos de muerte en los que se confabulan gobiernos e instituciones financieras internacionales”.

La campaña de financiación colectiva es a la vez que la posibilidad de terminar la película, una manera de construir una comunidad que se extienda más allá de la región y de la propia Honduras, como también señala Katia Lara en esta conversación con Nodal Cultura.

¿Por qué encaran una búsqueda de fondos a través del crowdfunding? ¿No existen organismos interesados dentro de Honduras de financiar esta película?

En Honduras no existe una entidad estatal a cargo del fomento a la producción cinematográfica, tampoco contamos con escuelas de cine, subsidios, becas o ayudas del Estado o la empresa privada. No existe una política cultural de Estado, mucho menos una regulación para el sector audiovisual y cinematográfico.

Y para empinar más la cuesta, este gobierno del abogado Juan Hernández le bajó el rango a la Secretaría de Cultura Artes y Deportes,  ahora es Dirección Ejecutiva de Cultura Artes y Deportes – DECAD -DECADencia digo yo-, y está dirigida por un abogado. Luego de reducir la institucionalidad a la Cultura,  lanza en este año electoral  un proyecto de Ley de Cine y el primer Concurso Nacional de Cine, Honduras Positiva, una extraña convocatoria que no premió proyectos en desarrollo o producción, sino cortometrajes terminados sobre temas específicos y apegados al criterio de “fomentar una imagen positiva del país”. No pudimos participar del mismo con nuestro documental BERTA VIVE.

Partiendo de estas condiciones concretas, y después de siete meses de gestión a nivel nacional e internacional, con organizaciones que trabajan  en los temas relacionados con nuestro proyecto  sin lograr apoyo para el filme, hemos decidido lanzar nuestra campaña de Crowdfunding.

Seguimos aplicando a concursos internacionales pero nos urge rodar en noviembre, para tener los testimonios de los funcionarios del gobierno implicados en el caso del asesinato y en los delitos que investiga la MACCIH-OEA.  

Sabemos que los pueblos del mundo van a responder. Necesitamos su apoyo para hacer realidad Berta soy yo.

Berta Cáceres y Katia Lara durante el rodaje del documental
Berta Cáceres y Katia Lara durante el rodaje del documental

¿Tuvieron problemas durante el rodaje que había hecho con Berta?

Los problemas se dieron sobre todo después del asesinato. Milton Benítez (a cargo de la investigación en la película) y yo, nos reunimos con Berta Cáceres un día antes de su asesinato. Esto nos puso en una situación complicada. Fuimos la única cámara que entró en la Embajada de México en Honduras para filmar a Gustavo Castro (ambientalista mexicano, víctima en el atentado y único testigo del crimen Berta Cáceres).También tuvimos dificultades para conformar el equipo de trabajo, ya que no es fácil sumarse a este proyecto.

A su vez los fondos que Oxfam Honduras aportó para BERTA VIVE fueron muy limitados y no estuvieron disponibles oportunamente. Además la organización decidió resguardar relaciones institucionales en Europa y censuraron algunas partes de la película. Para evitar esos cambios debimos incluir la leyenda que dice  “las opiniones expresadas en este documental no reflejan necesariamente las opiniones de Oxfam”. De ese modo yo quedo, como autora, con toda la responsabilidad sobre lo que decimos en una película que, inicialmente, estaba respaldada por Oxfam.

Milton ha recibido amenazas por celular y seguimiento vehicular en carros sin placa y de hombres armados. Todo esto ha sido denunciado con organizaciones de Derechos Humanos.

¿Hacia dónde desean llevar la película? ¿Será un trabajo que profundice la investigación sobre el crimen o que recoja su lucha y se concentre en la cuestión de la represa Agua Zarca?

Ambas. La primera mitad de la película cuenta la vida Berta, desde la instalación del puesto de control territorial “El Roble” para evitar la construcción de la represa en territorio lenca, hasta el día de su asesinato. Paralelamente, en esos 45 minutos,  también planeamos hacer una revisión de las inversiones transnacionales en Latinoamérica y que desplazan pueblos originarios.

El negocio detrás, que en el caso de Agua Zarca, podría incluir el lavado de activos, uno de los tres delitos por los que la MACCIH-OEA  está investigando a la empresa Desarrollos Energéticos S.A, (DESA) constructora de la represa Agua Zarca.

La segunda mitad, está dedicada al caso, responde a la pregunta que formulamos en el teaser ¿Qué mató a Berta? Aquí interviene la abogada internacional Almudena Bernabeu, convocada por la MACCIH para revisar el caso.

¿Cómo será la participación de Bianca Jagger en el proyecto?

Bianca Jagger, a quien acabamos de filmar en Los Ángeles, estaba en Guadalajara cuando mataron a Berta, y le dedicó un reconocimiento que le hizo el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, envió una nota al Presidente Juan Orlando Hernández exigiendo justicia, en fin, ha dado seguimiento al caso en varios artículos sobre el tema 

Bianca nos va a contar sobre otros casos de defensoras de derechos humanos y ambientales que han sido asesinadas, para denotar que Berta es un caso entre cientos, pero quizá sea una oportunidad para hacer la diferencia y evitar más muertes.

Desde Nodal Cultura invitamos a nuestros lectores a sumarse a la campaña para lograr que este proyecto pueda realizarse.