En el agitado 2017 se perdieron muchas conquistas y se recuperó la esperanza

En el agitado 2017 se perdieron muchas conquistas y se recuperó la esperanza

Por Javier Tolcachier – Pressenza

Al finalizar cada año tratamos de hacer un recuento, un balance de lo que pasó el año que pasó, hablar de los nuevos actores políticos, hacia dónde van los acontecimientos en la región, qué perspectivas se vislumbran para el próximo año.

El agitado 2017 se cierra con un hecho ominoso. El domingo 24 el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski concedió un indulto al exdictador Alberto Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad: es el precio que pagó a diputados fujimoristas  para que votaran en contra de una moción de destitución por permanente incapacidad moral por recibir sobornos de la trasnacional brasileña Odebrecht.

 El Cono Sur sudamericano se configura como un claro bastión de la derecha, aliados geopolíticos de Washington, un Mercosur orientado furiosamente al libre comercio. Por otra parte, estos gobiernos servirán a EEUU como ariete contra Venezuela y representarán la “vanguardia” del debilitamiento de la soberanía regional. Una foto de los 90’ en un ambiente internacional recargado.

La involución neoesclavista brasileña

Brasil pasa por un proceso involutivo enorme. Temer, en alianza con una mayoría de parlamentarios corruptos logró congelar por 20 años la inversión en salud y educación, además de aprobar una reforma neoesclavista que retrotrae a 1942 el panorama laboral. La degradación política extrema, luego del golpe mediático-parlamentario-judicial-empresarial, sirve también al avance de las fuerzas confesionales ultraconservadoras y retrógradas, las que buscan con la PEC 181 prohibir toda posibilidad de aborto, aún en casos de violación. A esta situación se suma la persecución judicial del ex presidente Lula, que concita un enorme apoyo popular de cara a las próximas elecciones presidenciales, en las que, de confirmarse en Enero próximo su condena, no podría participar.

Macri, dispuesto a todo para imponer sus políticas en Argentina

Este es un gobierno fascineroso al servicio del gran capital, con prácticas mafiosas, como la reciente extorsión a gobernadores de provincia y diputados con la que consiguió aprobar un recorte a jubilados, a quienes reciben la Asignación Universal por Hijo y a veteranos de la guerra de Malvinas, además de una reforma impositiva – que aún debe ser tratada por la cámara senatorial – favorable a la maximización del beneficio empresarial.

Imagen relacionada

A la compra de votos, chantaje, manipulación mediática, se suma la práctica de la represión como forma de acallar la protesta.

El contundente rechazo y la movilización popular, ha debilitado el respaldo que el gobierno obtuvo en las elecciones parlamentarias del 22 Octubre, haciendo de este paquete de leyes (incluida la proyectada reforma laboral en el año entrante) posiblemente un antes y un después en la situación política de Argentina.

Paraguay agobiado

Paraguay ha estado históricamente en manos de un conglomerado de hacendados, y empresarios entroncados en la política a través del Partido Colorado, una creación de Stroessner para enmascarar y maquillar su sanguinaria dictadura. Nada de esto cambió: este año los campesinos y los estudiantes volvieron a la protesta masiva por el incumplimiento del gobierno de lo acordado en mesa de negociación. Las maniobras legislativas espúreas para permitir la reelección de Cartes, finalmente no prosperaron.

A la contienda electoral de abril 2018 concurrirá el senador Mario Abdo Benítez, hijo de un hombre de confianza del dictador Alfredo Stroessner, en un intento de dar – ¡una vez más! – continuidad al coloradismo en el poder. Desde la oposición, para quebrar la hegemonía colorada, el candidato será Efraín Alegre del también tradicional partido Liberal, que irá en alianza con el Frente Guasú, del depuesto ex presidente Fernando Lugo.

Y un Uruguay sin Mujica desde hace dos años…

El gobierno de Tabaré Vazquez, del Frente Amplio ha sido tibio y orientado a políticas de centro, sin cuestionar en lo más mínimo las estructuras de mercado, similar a lo ocurrido con lo hecho por Bachelet en Chile. Sin embargo, ha habido algunas conquistas relevantes en ambos lugares desde el punto de vista de derechos cívicos como la despenalización del uso del cannabis, leyes de matrimonio igualitaria y la reciente aprobación del aborto en tres causales, sacando a Chile de la lista de países en los que su prohibición es terminante.

Las perspectivas de la región andina

En Bolivia, luego de la presión de movimientos sociales y la aprobación del tribunal Electoral, Evo no tiene ningún contrincante que pudiera hacerle sombra a su nueva victoria electoral. Por tanto, habrá que ver de qué manera opera el poder del Norte allí, no pudiéndose descartar ninguna maniobra. El país está creciendo y, pese a sospechas de corrupción en algún sector del partido gobernante, la mayoría de los bolivianos, en especial los campesinos y los pueblos originarios, apoya al actual gobierno.

Resultado de imagen para kuczynski

El domingo 24 el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, concedió un indulto al exdictador Alberto Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad: es el precio que pagó a diputados fujimoristas  para que votaran en contra de una moción de destitución por permanente incapacidad moral presentada en perjuicio del mandatario por sus vínculos con la corrupción de la trasnacional brasileña Odebrecht y pudiera, de esa forma, mantenerse en el cargo. Allí tan sólo la fuerza de la unidad popular en la izquierda logrará hacer oír la voz del pueblo.

En Ecuador, luego de la victoria progresista sobre el banquero Lasso y ante la necesidad de imprimir un estilo de gobierno más dialoguista, el presidente Moreno ha comenzado a bajar banderas de la Revolución Ciudadana. Esto condujo a una ruptura interna del progresismo y a una agenda funcional a los intereses de la derecha. No parece un buen camino, como tampoco lo fue ceder a las exigencias empresariales y mediáticas en el caso de otros gobiernos progresistas que luego fueron derrotados o derrocados.

Colombia, avanza muy lentamente en su proceso de paz, continúa el asesinato de líderes campesinos y no hay miras de que mejore la desigualdad en la tenencia de la tierra. Por otro lado, la larga historia de proscripciones políticas hace pensar que se pondrán piedras en el camino para impedir la unidad de la izquierda en apoyo a Gustavo Petro o Piedad Córdoba para enfrentar al actual vicepresidente Vargas Lleras – principal candidato del establishment.

En Venezuela, el gobierno ha salido políticamente fortalecido de los procesos electorales (constituyente, regionales y municipales) pero continúa enfrentando una guerra económica despiadada, producto de sanciones unilaterales, acaparamiento de productos básicos, contrabando y manipulación monetaria. Esta guerra, que también procede a través de intensas campañas de desprestigio mediático y presiones diplomáticas, tiene como objetivo debilitar a la Revolución Bolivariana, para intentar vencer a Nicolás Maduro en las próximas presidenciales, habiendo fracasado en los intentos golpistas que causaron tanto dolor y violencia este año.

Esta zona continuará siendo de mucha inestabilidad social y política en el 2018.

Centroamérica en su laberinto

Han bajado algo los índices de violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala en parte por el combate y algunas otras medidas que tomaron los gobiernos, tanto de izquierda como de derecha contra las pandillas (“maras”). Por otra parte, Centroamérica ha tenido un crecimiento económico mayor que Sudamérica. Significativo es el avance en materia de matriz energética con el uso de energías renovables, posibilitando una menor dependencia del petróleo y una mayor disponibilidad de recursos para invertir en otras áreas.

Nicaragua sigue apoyando al gobierno sandinista y su modelo económico combinado de pequeñas cooperativas y un Estado centralista. Allí el FSLN, luego de la reelección de Daniel Ortega, ganó también por amplio margen las elecciones municipales. Guatemala, a pesar de las voces que se han levantado desde la ciudadanía con fuerza, sigue siendo tan bananera y corrupta como Honduras.

El rol que correspondería a México en la región

México es lo más parecido a un estado fallido, en las garras del narcotráfico que dominan la política y sometido por un tratado de libre comercio, ahora en duda, a su atroz vecino del norte. La violencia es total, contra las mujeres, los periodistas, los indígenas, los estudiantes, contra todos.

Se ha pegado demasiado a EEUU y a EEUU no le va bien y encima  ahora, su gobierno racista no quiere ya más la anterior sociedad – en realidad una anexión – con México.

México deberá volver a su mejor talante, el desafiante, emulando las hazañas revolucionarias y volviendo su mirada hacia sus hermanos del Sur.

¿Hacia dónde va nuestro Caribe?

Hay que ubicar la geografía política del Caribe. El Caribe empieza en Caracas y termina en Miami. Y los vientos, los tornados van y vienen entre ambos polos. Allí hay una lucha por conservar una independencia relativa de la hegemonía que pretende reinstalar EEUU sobre lo que considera su patio trasero.

El impulso emancipatorio se sostiene en el eje formado entre el gobierno bolivariano en Venezuela y Cuba, sumando a varias naciones insulares apoyadas por el sistema de PetroCaribe, a través del que obtienen petróleo a precio preferencial y con buena financiación, lo que libera recursos de por sí escasos. Cuba marcha hacia la renovación generacional de su gobierno. En Abril de 2018 asumirá un nuevo presidente, presumiblemente Miguel Díaz Canel, actual vicepresidente, nacido con posterioridad a la Revolución. Se esperan allí reformas moderadas, sobre todo la apertura controlada a la inversión extranjera que permita una imprescindible renovación tecnológica.

La era Trump: consecuencias para nuestra región

Resultado de imagen para trump

Estamos habituados a los estragos que produce EEUU en lugares muy distantes de su territorio. Sin embargo, puertas adentro, las cosas no son mejores. Sus habitantes viven una era de fascismo a la americana. 41 millones de pobres, consumo masivo de drogas y opiáceos, un número muy grande de civiles armados, una gigantesca población carcelaria, en su gran mayoría negra, un gobierno supremacista en el que los militares parecen tener el poder real, una mayoría republicana y extremista en ambas cámaras.

Un país aislado hoy en la esfera internacional con un agujero fiscal astronómico, impagable. Armamentista y sheriff del mundo, una posición insostenible. Una verdadera oda a la meritocracia individualista.

El Partido Judicial

Es así, hay una estrategia que es una suerte de réplica de lo que fue el Plan Cóndor con las botas, hoy es con los edictos judiciales. Se persigue a toda organización y a todo liderazgo que pueda opacar la posibilidad de que el capitalismo continúe reinando en la región.

Sin embargo, hay que decir que la corrupción existe y que la corrupción es un fenómeno entroncado en el aparato del Estado, cualquiera sea el signo político que represente. Es un serio problema que hay que estudiar más de cerca y tiene que ver con la burocratización de un aparato de poder que hace que se propicie la corrupción dentro del Estado y que sea utilizada sobre todo por las corporaciones económicas para obtener contratos y demás. Hay corruptos y también hay corruptores. Es un tema para tratarlo muy detenidamente porque no se agota en una simple denuncia políticamente motivada.

Intentando rescatar lo positivo

El logro de un tratado vinculante de prohibición de armas nucleares en Naciones Unidas en Julio de este año, junto al otorgamiento del premio Nobel a los principales promotores del Tratado, la Campaña Internacional para la Abolición de Armas Nucleares (ICAN).

  1. El reclamo masivo por una vida libre de violencias para las mujeres, pese a las cifras cotidianas.
  2. Las mareas masivas de resistencia popular con estilo de protesta creativo y no violento.
  3. El progreso y la consolidación de marcos legales que posibilitan formas familiares y de parejas diversas.
  4. Las muestras de solidaridad humana frente a los migrantes, a pesar de la gran corriente en contra y la actitud mezquina de los gobiernos.
  5. El avance de los conceptos de paz y diálogo como anticuerpos frente al embate de violencia en el derrumbe de un sistema en decadencia.

Sin embargo, es innegable un fuerte corrimiento a la derecha, la reacción de lo viejo que no termina de morir a lo nuevo que no termina de nacer.

Las principales tendencias para el año que comienza.

A pesar de la aparente novedad, el mundo se vuelve viejo y conservador. ¿Por qué? Porque gira demasiado rápido y está en pocas manos. Nada es cómo era antes y el antes es cada vez más cercano y parece a la vez más lejano. También porque la población en muchos lugares, efectiva y objetivamente, no tan solo subjetivamente, se ancianiza.

La revolución tecnológica, ahora motorizada por la convergencia de biotecnología, la tecnología genética, la internet de las cosas y la inteligencia artificial deja atrás y excluye a tres cuartas partes de la población mundial.

La propiedad concentrada en corporaciones transnacionales sumada a una economía usuraria y financiarizada liquidan las posibilidades de desarrollo del cuarto restante. Mientras tanto, la atmósfera se pudre y la tierra se parte.

Es el apocalipsis y asi lo ve la gente. Entonces en vez de pensar o imaginar un mundo diferente, novedoso, solidario, creativo, no violento, las personas creen que se van a poder refugiar de ello retrocediendo, yendo a fórmulas conocidas, volviendo al pasado, siguiendo a idiotas que gritan y son apoyados por el gran capital, como lo fue Hitler en su momento.

Hoy hay muchísimas más probabilidades de nuevas guerras, de más miseria, desigualdad y hambre, que de una salida evolutiva. Y esto es así porque la Humanidad no acaba de desaprender la violencia, enquistada en su memoria como apropiación y venganza.

Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde, porque es el germen del futuro y para conquistarlo, la esperanza es la principal herramienta. Depende de nosotros mismos unirnos y hacerlo.


VOLVER