Argentina: fuerte repudio y marchas contra la prisión domiciliaria para el genocida Etchecolatz

Domiciliaria para el represor Miguel Etchecolatz: repudio unánime y marcha en Mar del Plata

Las organizaciones de derechos humanos rechazaron la prisión domiciliaria otorgada por la Justicia al represor Miguel Etchecolatz, al considerar que es un “retroceso gigantesco”en el proceso de “Memoria, Verdad y Justicia”.

Etchecolatz, de 88 años, recibió el beneficio por parte del Tribunal Oral Federal 6 porteño, por su “delicado cuadro de salud” y fijó como domicilio su casa en el Bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata. El Concejo Deliberante de esa ciudad condenó que a un acusado por delitos de lesa humanidad se le permita vivir ahí. “Es inconcebible que esta alimaña esté suelta o en su casa del Bosque”, dijo el titular del cuerpo, Guillermo Sáenz Saralegui.

Como jefe de Investigaciones de la policía de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar, Etchecolatz fue mano derecha del siniestro represor Ramón Camps.

Jefe de centros clandestinos de detención, Etchecolatz fue condenado, entre otros delitos, por el robo de bebés, asesinatos, torturas, secuestros y desapariciones. “Etchecolatz es el límite”, se tituló el documento que dieron a conocer distintas organizaciones de DDHH, al tiempo que advirtieron que “si no hay Justicia, habrá escrache para los genocidas”.

Rubén López, uno de los hijos de Jorge Julio López, el albañil desaparecido hace 11 años tras testificar contra el represor advirtió que Etchecolatz, “es el genocida más terrible de Buenos Aires durante la dictadura”. Recordó que su padre estuvo secuestrado y desaparecido durante la dictadura militar y nuevamente fue víctima de “desaparición forzada” en 2006, “seguramente por orden de Etchecolatz”, dijo.

TN


Hijos y familiares de genocidas se sumaron al repudio por la domiciliaria a Etchecolatz

Hijos y familiares de genocidas se sumaron a las expresiones de rechazo que cosechó en las últimas horas la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria al represor Miguel Etchecolatz.

Etchecolatz no solo cometió múltiples delitos de lesa humanidad durante la dictadura desde su alto cargo en la policía bonaerense, sino que también es señalado como el principal responsable de la segunda desaparición de Julio López, ya bien entrada la democracia, en septiembre de 2006.

El comunicado del colectivo Historias Desobedientes fue terminante en su repudio a la medida judicial en favor de este genocida: “Esto es otra salvajada más, de las que vienen cometiendo en estos últimos dos años.”

Este es el texto completo:

Desde el colectivo Historias Desobedientes, hijas, hijos y familiares de genocidas repudiamos la prisión domiciliaria concedida al genocida Etchecolatz, por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6.

Este genocida, gozó durante muchísimos años de libertad e impunidad, hasta que finalmente fue sometido a juicio y fue condenado en seis oportunidades.

Pesan sobre él seis cadenas perpetuas por los crímenes cometidos durante la dictadura cívico-militar, y le conceden la domiciliaria como si fuera un pobre anciano.

Esto es una anmistía encubierta, lo vienen haciendo con otros genocidas, al encontrarse con que una manifestación popular de más de 500 mil personas les dijo NO al 2×1.

Queremos puntualizar que estamos hablando de crímenes de lesa humanidad, que son los crímenes más horrorosos que puede cometer un ser humano, y son tratados con guantes de seda.

Estos genocidas, al interior de sus familias, nunca se arrepintieron de nada de lo que hicieron, y siguen sosteniendo hoy en día que lo volverían a hacer, porque se sienten orgullos de ello.

Por eso nuestro más enérgico repudio a otorgarle un beneficio a una persona que fue parte de un aparato institucional de asesinatos, torturas y robos de bebes.

Esto no es justicia.

Esto es otra salvajada más, de las que vienen cometiendo en estos últimos dos años.

Días después de enterarnos que están desarmado organismos de DDHH, nos enteramos de esta prisión domiciliaria.

Desgraciadamente nuestro país, está volviendo a la épocas más oscuras, dejando en libertad a sus ejecutores.

Toda la sociedad tiene que pronunciarse por lo que está pasando, porque este tipo de acciones de la justicia nos hacen retroceder a los peores momentos que vivimos como país.

Por eso las hijas, hijos y familiares de genocidas sumamos nuestra voz a todos los organismos de DDHH, para volver a gritar con la fuerza que sea necesaria:

CÁRCEL COMÚN Y EFECTIVA PARA TODOS LOS CRIMINALES DE LESA HUMANIDAD, DE LA ULTIMA DICTADURA.
NO A LAS PRISIONES DOMICILIARIAS, NI AL 2X1.

Infonews


Concejales y organizaciones locales rechazaron la decisión de trasladar a Etchecolatz a la ciudad de Mar del Plata

Organismos de derechos humanos de Mar de Plata junto con concejales de todos los bloques –excepto del PRO– rechazaron la decisión judicial de concederle al ex policía Miguel Etchecolatz, que acumula seis condenas por crímenes de lesa humanidad, el arresto domiciliario en esa ciudad. El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, con votos de Alejandro Esmoris y Germán Castelli, minimizó por su parte el hecho de que una víctima directa del genocida deba padecerlo como vecino en el Bosque Peralta Ramos y rechazó el pedido para que se revea el lugar de detención hogareña.

“Estamos acá convocados por una decisión que involucra a uno de los peores personajes de la última dictadura argentina. Coincidimos en el repudio hacia lo que hizo y representa. Estamos afortunadamente en un contexto de paz. Queremos que se haga justicia”, expresó Guillermo Sáenz Saralegui, presidente del Consejo marplatense, en la conferencia de prensa que encabezó junto a la diputada Fernanda Raverta (Frente para la Victoria), las Madres de Plaza de Mayo Angela Barili de Tasca y Emilce Flores, y la titular local de Abuelas de Plaza de Mayo, Ledda Barreiro.

“Ayer fue un día sin matices. Pasamos de la alegría al llanto. Recuperamos a la nieta 127 y nos enteramos de esta decisión de la Justicia”, contó Barreiro. “Etchecolatz va a vivir a tres cuadras de su mano derecha Juan Miguel Wolk”, recordó, en referencia a otro represor del Circuito Camps. “Saben el destino de varias mujeres embarazadas, entre ellas mi hija, y de nietos, algunos que ya recuperamos su identidad pero también de aquellos que aún no lo hicieron, entre ellos el mío”, destacó, y pidió ayuda para llevar adelante “una lucha pacífica”, según consignó el portal Qué-digital.

Del acto participaron los concejales radicales Mario Rodríguez, Natalia Vezzi, Cristina Coria y Vilma Baragiola; también Marcelo Fernández, Santiago Bonifatti y Claudia Rodríguez (Acción Marplatense); Marcos Gutiérrez, Virginia Sívori, Verónica Lagos, Balut Olivar Tarifa Arenas y Daniel Rodríguez (Unidad Ciudadana); y Mercedes Morro y Ariel Ciano (1País). El intendente Carlos Arroyo, ex aliado de Luis Patti y cercano a los carapintadas, evitó pronunciarse. “No puedo opinar sobre temas que resuelva la Justicia porque soy parte del Poder Ejecutivo”, dijo.

El TOF 1 platense rechazó el pedido de los querellantes Guadalupe Godoy y Emanuel Lovelli, abogado de Abuelas de Plaza de Mayo en La Plata, para que se revea el lugar de la domiciliaria como medida de protección a una víctima directa de Etchecolatz. El juez Alejandro Esmoris argumentó que el planteo era “extemporáneo” dado que conocían la dirección del genocida de resoluciones anteriores en las que se había pronunciado a favor del beneficio, voto al que adhirió Germán Castelli. Esmoris cuestionó a los abogados por no “esbozar más concretamente los riesgos que acarrearía” al sobreviviente y testigo cruzarse en la calle con su torturador, sugirió que en todo caso se evalúe su incorporación a un programa de protección de testigos y apuntó, como atenuante de su decisión, que la domiciliaria “no incluye la libre circulación por las zonas de adyacencias, lo cual alejaría (sic) los temores de las querellas”.

“El derecho de las víctimas a no ser revictimizadas, una carga del Estado frente a la comunidad internacional, parece recaer ahora en los abogados”, lamentó Godoy, quien recordó que la domiciliaria es la habitual antesala de infinitos pedidos y autorizaciones para las más diversas salidas. La fiscal federal María Angeles Ramos hizo un planteo similar ante el TOF 6 porteño, que lo rechazó y remitió al mismo TOF 1 platense argumentando que es en esa jurisdicción donde están radicados los expedientes relativos a la víctima que ahora padecerá a Etchecolatz como vecino indeseable.

La decisión de que Etchecolatz cumpla sus seis condenas y numerosos procesamientos fuera de la cárcel cosechó múltiples rechazos. La Coordinadora de Derechos Humanos platense recordó que los delitos de desaparición forzada y apropiaciones se continúan cometiendo por el ocultamiento deliberado de la verdad. En la misma línea se pronunciaron Myriam Bregman (FIT), María del Cármen Verdú (Correpi), Hijos Capital, los diputados Agustín Rossi y Hugo Yasky, y hasta el conductor de TV Jorge Rial.

Página 12


Los jueces ignoraron la conclusión de los peritos sobre Etchecolatz

El tribunal que envió a Miguel Osvaldo Etchecolatz a su casa ignoró las conclusiones de los peritos médicos, que habían determinado que el genocida debía permanecer en prisión, y mencionó en su fallo partes del informe sacadas de contexto. PáginaI12 pudo saber que esto motivará una nota de queja ante el TOF 6 de La Plata de los expertos de la fiscalía, que indicaron que en toda su carrera “jamás habían visto una actitud” como la que tuvieron los jueces Fernando Canero, Julio Panelo y José Martínez Sobrino. De hecho, en su último informe médico de este año, los peritos se pronunciaron contra el intento de Etchecolatz de obtener el arresto domiciliario en virtud de la llamada ley del 2×1. “Es un paciente de avanzada edad, tiene trastornos neurológicos que alteran la estabilidad, hipertenso, no requiere internación, es autovalido parcial y no es un incurable terminal por eso no se comprendería dentro del artículo 32”, consta en el acta elaborada ante el TOF 1 de La Plata, la fiscalía especializada en delitos de lesa humanidad y los peritos médicos de las partes.

“Cuando se habla de pronóstico reservado se refiere al tipo de enfermedad y al pronóstico de la misma, y en este caso no hay enfermedades graves para que el pronóstico sea reservado, puede tener una descompensación por muerte súbita, como cualquiera de los que están en la sala, pero está en un lugar donde la asistencia sería temprana”, explicaron los especialistas en otro tramo del texto al que accedió PáginaI12 a través de fuentes judiciales.

A preguntas del tribunal sobre si la edad aumenta el riesgo de muerte súbita, los médicos precisaron que “el paciente tiene un holter”, y destacaron que “sobre la situación de alto riesgo, o las eventuales situaciones que podrían desencadenar un cuadro de muerte súbita, si sufriera tal episodio estaría mucho mejor atendido en el HPC” (Hospital Penal de Ezeiza).

De esa audiencia participaron, además de los jueces Germán Castelli y Alejandro Esmoris, los fiscales de la unidad Marcelo Molina y Hernán Shapiro, los peritos de parte Marcelo Raposeira y Claudio Capuano, de la defensa y del Cuerpo Médico Forense Norma Miotto.

En su fallo del miércoles, el TOF 6 enumeró las afecciones de Etchecolatz descriptas por los doctores Raposeira y Capuano, pero omitió las conclusiones a las que llegaron en su informe. “Se encuentra en silla de ruedas con sonda vesical permanente, presentando las afecciones clínicas de evolución crónica e irreversible, deterioro cognitivo a dominio mnésico, extrapiramidalismo con temblor en miembros superiores a dominio derecho, hipertensión arterial, trastorno neurológico que altera la estabilidad y la marcha y trastornos prostáticos que comprometen la micción”, afirmaron. Sin embargo, fueron muy claros en que este cuadro no implica una enfermedad terminal y en que no están dadas las condiciones que establece el Código Penal en su artículo 32 para conceder a los presos el beneficio del arresto domiciliario.

En otro tramo del fallo, los jueces del Tribunal Oral Federal 6 citaron a sus pares del TOF 1 que, a su vez, mencionaban a Raposeira y Capuano, de nuevo, fuera de contexto. “Tengo presentes las observaciones de los doctores Capuano y Raposeiras, que conforme sus conocimientos y experiencia, explicaron que los hospitales públicos suelen carecer de un número adecuado de enfermeras. Ello, a mi juicio, no es aceptable en el caso, en tanto Etchecolatz está privado de su libertad y el Estado debe cumplir con sus compromisos para asegurar condiciones de alojamiento dignos”. Castelli y Esmoris utilizaron una verdad indubitable para arribar a otra, pero el caso es que ambos médicos habían dejado por escrito que el HPC de Ezeiza está en perfectas condiciones y hasta es mejor para la salud del represor que estar en su casa en el bosque Peralta Ramos de Mar del Plata. “La atención médica del HPC en base a condiciones de interacción, alojamiento y traslado cuenta con 55 enfermeros, hay consultorios de cardiología y neurología, tiene una shock room completo con aparatología acorde, cuenta con unidad intensiva móvil y dos unidades de traslados (…) En el HPC la atención médica es inmediata mientras que, en la casa, la posibilidad de atención temprana es menor”, destacó Capuano en los párrafos que la Justicia omitió considerar.

Por su parte, José Francos, del hospital de Ezeiza había determinado que Etchecolatz padeció estando preso “cuatro episodios de infección que pudieron haberlo matado, y fue muy bien asistido”, a lo cual Capuano agregó que “la atención allí desde el punto de vista médico es inmejorable”. Francos había coincidido con sus colegas en que el paciente de 88 años no es terminal y es “autónomo parcial”.

En tanto, Raposeira dijo que “en oportunidad de la huelga de hambre de fin del año pasado constató en el penal que la tecnología con la que cuenta es adecuada, en aquel momento el paciente estaba lúcido, consciente de sus actos, firmaba ‘prisionero de guerra’, sabe su situación jurídica, es plenamente consciente, es un anciano con dificultad para la movilidad que se baña solo, se viste, come, no podría ir a un supermercado, del living al baño y de allí al dormitorio, más de ello no podría moverse. No tiene patologías que puedan derivar en muerte súbita, aunque es más frecuente el óbito de un paciente de ochenta años que de uno de cincuenta, aspecto que es biológico. No registra otras patologías”.

Página 12


Anunciaron la restitución de la nieta 127

“Hace pocos días pudimos anunciar la restitución de la nieta 126, que está con nosotros ahora, hoy cerramos el año, en nuestro 40 aniversario, con otra noticia feliz: el encuentro de la nieta 127 a quien podremos conocer pronto para abrazarla y acercarle su historia”, dijo Estela de Carlotto durante la conferencia que brindaron el jueves en la sede de Virrey Cevallos 592.

La nieta número 127 es hija de María del Carmen Moyano, una mendocina desaparecida que fue secuestrada junto a su pareja, el sanjuanino Carlos Simón Poblete, ambos militantes en la organización Montoneros, entre abril y mayo de 1977 en la ciudad de Córdoba.

Así lo confirmó durante la conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo su titular, Estela Carlotto, quien precisó que la María del Carmen dio a luz en el centro clandestino de detención que funcionaba en la ex ESMA, adonde fue trasladada desde La Perla, en Córdoba.

Según se informó, María del Carmen estaba embarazada de ocho o nueve meses y, por testimonios de sobrevivientes, fue llevada junto a su pareja a La Perla.

Desde allí María del Carmen fue trasladada a la ESMA, a fines de junio de 1977, donde dio a luz una niña atendida por el médico militar del Hospital Naval, Jorge Luis Magnacco.

“Vamos a permitirle todo el tiempo del mundo para que ella procese su información y que la esperamos desde hace 40 años con los brazos abiertos“, señaló la tía, hermana de Carlos Poblete, durante la conferencia de prensa y agregó: “La amamos”.

Ambas tías (materna y paterna) presentes en la conferencia destacaron el trabajo de las Abuelas y dijeron “sigamos con la memoria, verdad y justicia”.

Además, durante la conferencia se le consultó a Estela de Carlotto respecto a la noticia sobre la prisión domiciliaria a Miguel Etchecholatz. “No sé si quiero hablar de eso en un momento tan feliz como este”, dijo.

Pero luego repudió la decisión de la justicia.

Al finalizar dijo que en los últimos meses encontraron tres nietos y que esperaban terminar el año llegando al número 130.

Comunicado: “Enorme felicidad por el encuentro de la hija de María del Carmen Moyano y Carlos Poblete”

28 de diciembre de 2017

Las Abuelas de Plaza de Mayo comunicamos la feliz noticia del encuentro de una nueva nieta, hija de María del Carmen Moyano y Carlos Poblete, nacida en cautiverio en mayo o junio de 1977 en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Los padres

María del Carmen nació en Godoy Cruz, Mendoza, el 9 de mayo de 1954. Era la tercera de cuatro hermanos. Su familia le decía Pichona o La Gorda. Practicaba natación, jugaba al básquet y al vóley en el club Talleres. Cursó la primaria y la secundaria en la escuela Normal, donde fue una muy buena alumna.

Estudió Farmacia y Bioquímica en el Instituto Maza de Mendoza y trabajó en una oficina de Tránsito y Transporte como empleada administrativa. Empezó a militar en la villa San Martín, con un sacerdote -el padre Pedro-, quien luego también sería desaparecido por el terrorismo de Estado. En la villa se instaló un dispensario y se daba apoyo escolar.

Después del primer allanamiento en su domicilio, decidió mudarse a San Juan, a la casa de un tío. Allí conoció a Carlos, con quien formó pareja.

Carlos era sanjuanino, nacido el 2 de noviembre de 1944. Pertenecía a una familia numerosa: tenía once hermanas mujeres. Lo llamaban “Tula” o “Guillermo” y estudió Ingeniería Civil.

La pareja compartió militancia en la organización Montoneros. Luego de seis meses de novios, decidieron vivir juntos. Entre abril y mayo de 1977, María del Carmen y Carlos fueron secuestrados en Córdoba. Ella estaba embarazada de entre ocho y nueve meses. La pareja fue vista por sobrevivientes en el centro clandestino de detención La Perla, en Córdoba. Luego María del Carmen fue trasladada a la ESMA, donde dio a luz una niña. De acuerdo con los testimonios de sobrevivientes de ese campo de concentración, el parto fue atendido por el médico represor Jorge Luis Magnacco. Recordamos que este genocida fue recientemente excarcelado por cumplir dos tercios de su condena, a raíz de las bajas penas que recibió. La pareja continúa desaparecida.

La búsqueda

Desde el secuestro de Carlos y María del Carmen, sus familias iniciaron la búsqueda y presentaron el caso por la desaparición de la pareja y su bebé en Abuelas de Plaza de Mayo.

En 2012, la Comisión Hermanos de la agrupación H.I.J.O.S Mendoza radicó una denuncia ante la Oficina Fiscal de Asistencia en causas por violaciones a los derechos humanos cometidas durante el terrorismo de Estado sobre posibles casos de personas que podrían ser hijas de desaparecidos. Entre ellas, se encontraba la de quien hoy sabemos es la hija de María del Carmen y Carlos.

La Unidad de Derechos Humanos de Mendoza, en permanente interacción con la Unidad Especializada para casos de Apropiación de niños durante el Terrorismo de Estado de la Procuración General de la Nación, llevó a cabo diferentes medidas de instrucción con el objetivo de determinar si la mujer, anotada como hija propia de un matrimonio de esa provincia, vinculado al terrorismo de Estado, era hija de desaparecidos. La investigación concluyó con el requerimiento al Juzgado Federal N° 1 de Mendoza de la prueba genética a la víctima, con la que finamente se corroboró que se trata de la hija del matrimonio Moyano-Poblete.

En el marco de una causa judicial, en octubre de 2017, esta mujer fue citada por el Juzgado Federal Número 3 de Mendoza para realizarse el análisis inmunogenético. En la audiencia judicial intervino el equipo interdisciplinario de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), a solicitud del juez interviniente, para colaborar en el proceso. En los últimos días, a partir del estudio en el Banco Nacional de Datos Genéticos, se pudo determinar que se trata, efectivamente, de la hija de Carlos y María del Carmen.

Una vez más destacamos la importancia de que quienes tienen datos sobre hombres y mujeres nacidos entre 1975 y 1980 que podrían ser hijos de desaparecidos, los acerquen o hablen con ellos para acompañarlos en el proceso de búsqueda de su verdadero origen.

Hace muy pocos días, las Abuelas pudimos anunciar la restitución de la nieta 126. Hoy cerramos el año de nuestro 40° aniversario con otra noticia feliz, el encuentro de la nieta 127, a quien esperamos conocer pronto para acercarla a su historia y abrazarla en la verdad.

Tiempo Argentino