Argentina: Macri al gobierno, la aristocracia financiera al poder y el resurgir de la fuerza social política – Por Matías Caciabue

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

La llegada del empresario Mauricio Macri a la presidencia argentina de la mano de la alianza conservadora Cambiemos, fue celebrada por el capitalismo globalizado, y su personificación social: la aristocracia financiera transnacional. No casualmente Argentina ha sido, en tan poco tiempo de mandato de Macri, escenario de grandes eventos globales como la Cumbre de G-20 y la reunión mundial de la Organización Mundial de Comercio.

La conducción político-estratégica del proceso argentino está en manos de cuadros provenientes de la Fundación Grupo Sophia, un think tank fundado en 1994, con fuertes articulaciones internacionales, que reclutó a sus miembros entre profesionales de la ciencia política, la economía y la sociología de la Universidad Católica Argentina, y que hicieron un recorrido posterior en universidades británicas o estadounidenses.

Muchos de los cuadros del Grupo Sophia tienen, además, una vasta experiencia en la alta gerencia privada. Los dos mejores ejemplos son el Coordinador del Gabinete Económico Gustavo Lopetegui y el Secretario de Coordinación Interministerial Mario Quintana. Ambos hicieron su paso por Mc Kinsey, la consultora estratégica más importante a nivel global, conocida en el mundo de las finanzas como “la firma”.

El jefe de Gabinete Marcos Peña, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, la ministra de Desarrollo Carolina Stanley, el Jefe de Gobierno de la Capital Horacio Rodríguez Larreta, además de alto funcionarios como Federico Salvai y Ramiro Tagliaferro, son también miembros integrantes de este grupo.

Los Sophia Boy´s son los articuladores de una alianza política con la gran banca transnacional y las empresas multinacionales que se materializó en el Estado con la presencia de muchos CEO (altos directivos) y gerentes en las altas esferas de la gestión pública.

En posición subordinada, dentro de la misma alianza económica, social y política que gobierna el país, aparecen los dirigentes de la Fundación Pensar, creada en 2010 como relanzamiento de la Fundación Creer y Crecer que Macri supo armar junto a su primer partido político, Compromiso por el Cambio. “Se trata de una usina claramente partidaria, inspirada en la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), la usina de ideas del Partido Popular de España”, señala el conservador diario La Nación.

El actual ministro de la Producción, Francisco Cabrera, fue su presidente. También fue Director Ejecutivo de La Nación entre 2002 y 2007, CEO fundador de Máxima AFJP, y directivo del banco trasnacional HSBC a cargo del directorio de La Buenos Aires Seguros. Si bien Cabrera ha estado enlazado también a la aristocracia financiera global, en las ideas de esta usina se articularon aquellos que buscan una visión más de alianzas, de ampliar la base, de un Cambiemos acoplado al “peronismo republicano” y a sus gobernadores, que les permitiría barajar a futuro un sistema de alternancias.

El Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el Presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, ambas figuras de fuera del macrismo original, son los articuladores principales a nivel político institucional de esta perspectiva.

Ambas fundaciones se encuentran hoy en suspenso pero, en retrospectiva, es indudable que su constitución permitió afinar la visión estratégica, diseñar los planes políticos, y reclutar, formar y articular a gran parte de los funcionarios que conducen hoy el país. Fueron, en otras palabras, verdaderos partidos de cuadros.

En estrictos términos económicos, la aristocracia financiera global se asienta en Argentina en sectores como Asociación de Bancos de la Argentina (ABA, de capital privado, internacional) y ADEBA (bancos privados, de capital argentino), más la Cámara Argentina del Comercio, y con un fuerte despliegue financiero en las empresas vinculadas a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Podemos visualizar esta línea en ahora altos funcionarios como Peña, Lopetegui, Quintana, Sturzenegger, Caputo, Cabrera, Aranguren, entre muchos otros.

Por otro lado, en la alianza en posición de gobierno podemos visualizar a los denominados “buitres”, con respaldo de la administración estadounidense de Donald Trump y, en menor medida, de Wall Street. Son los representantes del sector financiero “más retrasado” pero con estrechos vínculos con el complejo productivo agroexportador argentino, abrazando actores como la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Unión Industrial Argentina, (UIA, eje Arcor-Techint), la alimentaria COPAL, las agroquímicas y semilleras trasnacionales como Monsanto y Cargill, y a las empresas multinacionales mineras.

Se encuentran representados en el gobierno por actores como Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, el ministro de Relaciones Exteriores Jorge Faurié, el de Hacienda Nicolás Dujovne y el titular de AFIP, Alberto Abad.

La Alianza Cambiemos ha desarrollado en profundidad los vínculos con los ejecutivos de las grandes empresas argentinas y, centralmente, ha tenido la capacidad de montar una fuerte alianza con el poder mediáticos (Clarín, América y La Nación), y los propietarios de las redes sociales de internet (en especial con Facebook para que la burocracia estatal use su plataforma), que explícitamente jugaron a favor del macrismo durante la campaña electoral de 2015.

Su articulación con la población surge de ese entramado TIC, y ha mostrado en reiteradas oportunidades su capacidad de movilizar a gran cantidad de “ciudadanos genéricos” (sin identidad de clase, sin historia), alimentados a diario con noticias y operaciones mediáticas a partir de las cuáles construye su opinión política y garantiza su conducción ideológica. Después de todo, hay un televisor en cada rincón de la casa y un celular en la mano de cada argentino.

A eso se suma la trinchera legal y política del llamado Partido Judicial, articulado también internacionalmente, y que cumple los roles fundamentales de disciplinamiento de la clase obrera, mediante la criminalización de todos los movimientos de enfrentamiento político y social, y la judicialización al conjunto de los liderazgos opositores.

El gobierno en los avatares de la geopolítica internacional

La victoria de Donald Trump en EEUU obligó a la aristocracia financiera global a ceder posiciones a nivel internacional y Argentina no fue la excepción. El núcleo del macrismo jugó públicamente con Hillary Clinton, representante del globalismo y fiel promotora de sus acuerdos transcontinentales (TTP, TISA, TTIP), por lo que el cambio de figuritas en el sistema institucional argentino sucedido en los últimos meses puede ser considerado como parte del acomodo de fichas que sucedió luego del golpe sufrido por el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos y del Brexit en Reino Unido.

La salida de Alfonso Prat Gay del Ministerio de Hacienda y Finanzas, y el posterior desdoblamiento del cargo para mantener el control de las Finanzas con Luis Caputo –ejecutivo para América Latina de JP Morgan entre 1994 y 1998, y del Deutsche Bank desde esa fecha hasta el 2003- y conceder, en términos relativos, el manejo presupuestario en un hombre explícitamente cercano al presidente norteamericano como Nicolás Dujovne –su padre construyó las torres de Trump en Punta del Este y su cuñado es el principal desarrollador inmobiliario de Trump en Argentina y en Uruguay – como ministro de Hacienda, es una señal en ese sentido.

La renuncia de Carlos Melconian del Banco Nación y el ingreso de González Fraga (de vínculos con el radical-macrista Ernesto Sanz y la multinacional Techint), la retirada de Susana Malcorra de la cancillería y el ingreso de Jorge Faurié, son parte de este mismo movimiento de intereses y su expresión en el sistema institucional argentino. Todos ellos fueron orquestados y dirigidos por Marcos Peña, el operador visible de los regateos que, sin embargo, lo consolidó como figura central del gobierno.

Para el analista de La NACIÓN, Claudio Jacquelin, el esquema de poder macrista se puede explicar a partir de la geometría, dado que se constituyen dos triángulos, uno invertido apoyado sobre el otro.

“El triángulo de la gestión está compuesto por Gustavo Lopetegui, Mario Quintana y Marcos Peña. Siempre el vértice central es Marcos Peña. El otro triángulo, de la política y las elecciones, lo componen también Peña, Horacio Rodríguez y María Eugenia Vidal. […] Ese triángulo está rodeado de un gran círculo, que es Mauricio Macri, al único que le llega toda la información. Por debajo de ese círculo que rodea a esos dos triángulos, hay un cuadrado compuesto por Macri, Peña, Ernesto Sanz y, más desplazado, Emilio Monzó”, señala.

Observando la geopolítica mundial y sus implicancias en Argentina, se puede además visualizar cómo avanzan en relación a la participación del PBI las actividades financieras, agrarias y mineras, siempre por decisión política del núcleo de poder que por un aumento en la producción. En el lado opuesto, las actividades perdedoras de las políticas económicas son lasactividades industriales articuladas a un deteriorado mercado interno.

El gobierno generó un reordenamiento de los actores en el polo del trabajo, que ven además disminuir su participación en la distribución de la ganancia por la pérdida de nivel adquisitivo de los salarios, la reforma laboral y los despidos masivos, al tiempo que se criminaliza “la industria del juicio laboral” como mecanismo para imponer un nuevo marco jurídico para las relaciones laborales y se ataca sistemáticamente la línea de reserva principal de las fuerzas del campo popular: los sindicatos.

La fuerza social de oposición política

Luego de la validación político-electoral de octubre de 2017, donde la alianza en posición de gobierno cosechó el 42% de los votos y las fuerzas de oposición se mostraron disgregadas, el gobierno decidió mostrar su fortaleza con las “reformas” previsional, laboral y tributaria. Todas medidas de carácter estructural.

Las dos primeras tratan de redefinir jurídica y socialmente la dimensión “trabajo” en el país, la segunda para ajustar los números del Estado y para acomodar a su medida al conjunto del sistema político institucional: menos poder a intendentes municipales (sobre todo del cono urbano bonaerense) y más poder a los gobernadores, elegidos como los interlocutores privilegiados sean del color político que sean.

Y sobre todo, aseguran más poder (y financiamiento) para María Eugenia Vidal, la figura electoral más importante de recambio y que necesita una inyección presupuestaria adicional para gestionar sin sobresaltos la Provincia de Buenos Aires, que concentra el casi el 40% del electorado nacional.

Lo que no pudieron prever es que, en el marco de un momento de ejercicio hegemónico del poder, emergiera finalmente una fuerza social de oposición política que ha mostrado la fortaleza suficiente como para conseguir un nuevo alineamiento económico, social y político.

Las protestas extendidas desde el 29 de noviembre al 21 de diciembre, resultado de más de dos años de ascenso en los niveles de conflictividad social, han rearticulado al campo popular, iniciando los primeros pasos del “partido de los que luchan”, combinando paro, movilización masiva, lucha callejera, protestas auxiliares (cacerolazos) y realineamiento parlamentario, con el movimiento obrero organizado como principal convocante y articulador.

Sanamente, el centro de gravedad de la oposición política va mudando del sistema institucional (encorsetado en el diseño de la Constitución neoliberal de 1994) a la organización social. Eso ha permitido empezar a superar las antinomias que dan sustentación social al gobierno de Cambiemos (“Cristina si-Cristina no”; “corruptos de ayer-honestos de hoy”; “grieta- todos juntos”, “pasado-cambio”).

Esto no significa que las referencias políticas sean parte de la historia ni que las identidades políticas hayan desaparecido, sino que ahora se subsumen a una dinámica de lucha política y social que las trascienden, y que manifiesta toda la potencia de la lucha política de las clases sociales. Diciembre volvió a señalar toda la potencia de un pueblo que se articula y da pelea.

“El subsuelo de la Patria sublevado”, diría el pensador Raúl Scalabrini Ortiz.

(*) Licenciado en Ciencia Política (UNRC), estudiante de la Especialización en Pensamiento Nacional y Latinoamericano (UNLa), redactor-investigador argentino del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)”