Tercera noche de cacerolazos contra las reformas de Macri y nuevas represiones a trabajadores e indígenas

Por tercera noche consecutiva, la protesta llegó al Congreso

Los reclamos ganaron la calle por tercera jornada consecutiva en la Ciudad de Buenos Aires y en algunas ciudades del interior del país. Según reportaron usuarios de las redes sociales, hubo cacerolazos en los barrios porteños de Caballito, Villa Crespo, Almagro, en localidades del conurbano (Morón, Berazategui, Lomas), y las ciudades de Mar del Plata y Trelew, entre otras.

Pero la manifestación principal es la que llegó hasta el Congreso Nacional y que obligó a la Policía a cortar varias calles y avenidas cercanas. Al igual que en los días anteriores, se escucharon consignas contra las reformas que está aprobando en estos días el Parlamento para aliviar impuestos a los ricos y recortar derechos a los pobres.

Las fotos y videos que publican los usuarios en las redes sociales son prácticamente los únicos registros informativos de las protestas, ya que casi ningún medio se hace eco de lo que ocurre.

Infonews


Feroz represión a trabajadores en Jujuy

Los trabajadores del ingenio azucarero La Esperanza -provincia de Jujuy- realizaban un piquete en la Ruta 34 en reclamo por un conflicto laboral cuando la policía provincial los reprimió salvajemente.

El episodio dejó a unos 40 heridos y decenas de detenidos. En horas del mediodía, las fuerzas policiales reprimieron con gases y balas de goma a trabajadores que se encontraban manifestándose a la altura del puente San Pedro para reclamar por el sueldo de noviembre y por el despido de alrededor de 400 empleados.

Las medidas fueron iniciadas hace dos días, pero ante la falta de respuestas continuaron con el corte total de la ruta, lo que derivó ayer por la mañana en una orden judicial de desalojo.

La policía hizo efectiva la orden judicial y emprendió el desalojo, lo que generó corridas, momentos de extrema tensión y heridos.

Luego de la represión se desató una cacería en las localidades de San Pedro y La Esperanza. Al cierre de esta edición, se contabilizó a unos 40 trabajadores heridos y, al menos, a 24 detenidos alojados en tres dependencias policiales.

Crónica


Represión en Formosa: la policía usó balas de plomo y de goma contra la comunidad wichi

La Policía de Formosa disparó con munición mortal a miembros de la comunidad wichi del barrio “50 Viviendas”, perteneciente a la localidad de Ingeniero Juárez.

Los indígenas atacados por las fuerzas de seguridad y Félix Díaz, presidente del Consejo Consultivo Indígena, denunciaron la violenta balacera.

Según el cacique, la Policía intentó detener a un joven wichi al que acusaban de un supuesto robo en un supermercado. El joven fue defendido por la familia.

La balacera dejó al menos dos heridos con balas de plomo, uno de ellos en estado grave. “Hay varios heridos y cuatro detenidos, pero la Policía no deja que entre nadie” al barrio, dijo Gabriela Torres, compañera del referente wichi Agustín Santillán, recientemente liberado tras pasar 6 meses en prisión sin justificación alguna, según organismos de derechos humanos y de pueblos originarios “con una causa armada.

El barrio 50 viviendas mantiene un conflicto con el intendente de Ingeniero Juárez, Rafael Nacif, donde el titular del municipio no brinda los servicios esenciales de supervivencia, como el agua, por ejemplo.

Infonews


La increíble justificación de Michetti sobre la represión policial a manifestantes

En la última conferencia del ciclo ‘Qué pretendo para la Argentina’ Gabriela Michetti otorgó lamentables justificaciones de la violenta represión policial que se vivió el lunes en el marco del debate por la reforma previsional, que ajustará los haberes jubilatorios, permitiéndole al Gobierno un “ahorro” de 100.000 millones.

Respecto a los hechos, Michetti aseguró que “si una persona genera semejante nivel de violencia las fuerzas de seguridad actúan sacando a esa gente como la tenga que sacar, si no podés sacarla agarrándola como indica el protocolo de seguridad, inmediatamente pasás al camión hidrante y sino tirás balas de goma no sé si a las piernas o lo que sea que indique el protocolo”.

“Hay que ir ajustando cada vez más la manera en que la seguridad tiene que manejarse en esas situaciones. En la Argentina es muy difícil, en términos culturales, porque en temas de seguridad tenemos una marca enorme con lo militar y las aberraciones que vivimos en la Dictadura. Todavía la represión se ve como una cosa terrible y por eso gran parte de la sociedad se pone del lado del que hace lío”, agregó.

Pero luego logró un fuerte aplauso de empresarios, embajadores, profesionales de la salud y de distintos ámbitos que se congregan semanalmente en los almuerzos del Rotary Club de Buenos Aires cuando pidió que las fuerzas de seguridad “hagan cumplir la ley”.

El Destape