Bolivia: médicos no aceptan tregua y mantienen la huelga general indefinida

Médicos endurecen medidas y no temen acciones del Gobierno

Los médicos del país determinaron mantener la huelga general indefinida y radicalizar las medidas de presión, y dejar de lado el pedido de la Iglesia católica de un cuarto intermedio, además de ratificar la necesidad de un diálogo con el presidente Evo Morales para explicar los motivos del rechazo al artículo 205 del nuevo Código del Sistema Penal y el Decreto Supremo 3385 sobre la autoridad de fiscalización. El sector decidió continuar pese a las advertencias de despido.

Después de un encuentro entre representantes del clero y de los trabajadores en salud, se abrió una luz de esperanza el lunes para que se levante la huelga en este periodo de las fiestas de fin de año y, en tanto, trabajar para viabilizar el diálogo entre las partes en conflicto.

Sin embargo, el pedido de la Iglesia no tuvo efecto, toda vez que los galenos en asamblea decidieron continuar con el paro por pedido de las bases que consideran de “grave e insostenible” las agresiones, detenciones y excesos que se cometieron en contra de los médicos y estudiantes de Medicina el martes durante la marcha y su intención de ingresar a la plaza Murillo, pero que también responde a la “soberbia” de las autoridades.

“Nuestras bases, debido a la situación que hemos vivido grave ayer (martes), donde profesionales médicos están heridos y han sido arrestados como delincuentes comunes, todo el cuerpo médico profesional ha visto que es una situación insostenible y a nivel nacional han determinado instruir, a la dirección nacional, no levantar las medidas de presión, por tanto, ratificamos el paro general indefinido”, afirmó en conferencia de prensa el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz.

Adelantó que la movilización del sector será más contundente, debido a que varias especialidades médicas decidieron sumarse a los piquetes de huelga de hambre, medida a la que se sumarían pacientes, familiares, estudiantes y profesionales.

“Esas declaraciones de soberbia, de imposición y de autoritarismo de la autoridad del Ministerio están ocasionando una reacción aún mayor de nuestras bases”, sostuvo.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, René Martínez, dijo que el conflicto médico “ha rebasado los límites”.

Paro afectaría el Dakar

Por otra parte, la Sociedad Paceña de Ortopedia y Traumatología informó la decisión del sector de no participar con ninguna atención en la prueba del Dakar previsto para enero próximo si es que se mantiene el conflicto entre el sector médico y el Gobierno.

“Nosotros tenemos una decisión unánime de no participar en el Dakar (…) es una decisión que lo más probable sea replicado a nivel nacional”, informó el presidente de esta institución, Alejandro Reyes.

Ante este hecho, la ministra de Salud, Ariana Campero, luego de la habitual reunión de gabinete, dijo que esta decisión es otro “chantaje más”, pero que no tendrá efecto.

“Ratificamos nuestra posición de que su dirigencia seguro no les ha informado, más de un mes el Ministerio de Salud ha citado al diálogo con 11 notas a su dirigencia y pues si no hay conformidad de esta Sociedad, o no sé si es un grupo o Sociedad de traumatología, pues que pidan rendición de cuentas a su dirigencia, si no les informó la cantidad de veces citadas y el tiempo que hemos esperado a que participen y construyan un nuevo decreto pero ahora hemos informado que el decreto supremo se mantiene”, señaló.

El Gobierno advierte

En tanto se endurece la medida, la Ministra de Salud informó que en la Caja Nacional de Salud (CNS) y la Caja Petrolera de Salud (CPS) se iniciaron los sumarios respectivos para la destitución del personal que no acudió a sus fuentes de trabajo por acatar el paro médico.

Adelantó que similar tarea deben realizar los Servicios Departamentales de Salud (Sedes), de las gobernaciones, en contra de los médicos institucionalizados del sector público según instrucción del Ministerio de Salud.

Asimismo, adelantó que en una reunión sostenida con los Sedes de las gobernaciones afines al Movimiento Al Socialismo se determinó trabajar la reglamentación del Decreto Supremo 3385, en los que no están involucrados La Paz y Tarija.

Listos para reemplazar

A su vez, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó que el Gobierno está preparado para sustituir o reemplazar a todos los médicos especialistas que renuncien a sus cargos como parte de las medidas de presión.

García lamentó que el sector “agravie y maltrate” a la Iglesia católica, que brindó sus buenos oficios para solucionar el conflicto e ingresar en un diálogo.

28 días de paro médico. El conflicto lleva 28 días sin solución y afectó más de 800.000 consulas médicas en todo el país.

SEGUNDO DÍA DE CHOQUES EN LA PAZ

Estudiantes y médicos fueron reprimidos por efectivos policiales en La Paz cuando los movilizados echaron pintura a las instalaciones del Ministerio de Salud.

La Policía utilizó agentes químicos y, hasta el cierre de edición (22:00), no había reporte de heridos ni detenidos. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que “no es bueno que se ataque a los policías” y pidió pacificar las protestas. El martes, dos médicos fueron arrestados y uno resultó herido tras un choque con la Policía en plaza Murillo.

MÉDICOS RESIDENTES EN ARGENTINA PROTESTAN

AGENCIAS

Los residentes bolivianos que trabajan en hospitales en la Argentina llegaron ayer al Consulado en Buenos Aires para protestar en contra del artículo 205 del Código del Sistema Penal y en apoyo a sus colegas movilizados desde hace 28 días en el país.

Cerca de 50 personas de profesión médicos se manifestaron en la legación diplomática para mostrar su rechazo al artículo referido a la mala práctica profesional que impone penas en caso de negligencia e impericia.

“Nosotros los médicos no nos levantamos el día de mañana para hacer daño en los hospitales o los consultorios, por eso vamos a decir donde nos encontremos no al artículo 205. También pedimos la renuncia de la Ministra de Salud”, dijo uno de los bolivianos.

Pero también portaban pancartas con mensajes que decían: “Lejos de mi república Bolivia, pero firme en la lucha por el No al artículo 205”; “Soy médico no criminal. Derogación del artículo 205”.

Los Tiempos


Gobierno espera que médicos escuchen a la Iglesia y levanten paro

Los representantes de los médicos sostuvieron ayer una reunión con miembros de la Iglesia Católica y, aunque por el momento no hay resultados, se abrió una puerta para considerar el pedido de una pausa en el paro. El Gobierno está esperanzado en que ello ocurra y que los galenos levanten la protesta que iniciaron hace 28 días.

El acercamiento se dio ayer en la tarde, en medio de una escalada del conflicto que esta vez incluyó a las farmacias y que derivó en enfrentamientos con la Policía.

“Hay una luz de esperanza, conozco que la Iglesia ha llamado a deponer la huelga…Tengo la esperanza de que los colegas van a escuchar a la Iglesia y van a deponer este paro”, expresó esta mañana Erlan Tejerina, responsable de la Autoridad de Fiscalización de Salud, dependiente del Ministerio de Salud, en declaraciones a la red Bolivisión.

Los médicos debatirán este miércoles el pedido de pausa de la Iglesia Católica. “Hemos tenido la reunión con la Conferencia Episcopal y, con base en esto, el Consejo Médico Nacional está deliberando la propuesta que nos hicieron”, explicó el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz, a la conclusión de la reunión en La Paz.

El Sistema de Naciones Unidas en Bolivia también instó al Gobierno y a los médicos a reiniciar el diálogo para resolver el paro. “Naciones Unidas reconoce la vocación de servicio humanitario y solidaridad de los profesionales de la salud en Bolivia y considera necesario, urgente y conveniente reiniciar el diálogo, con los servicios de salud funcionando en pleno”, sostuvo por medio de un comunicado.

En el Gobierno endurecieron su posición respecto al conflicto. A diferencia de lo que plantearon inicialmente, ahora ya no modificarán el decreto de regulación del sector público, de la seguridad social y privada. La ministra de Salud, Ariana Campero, anunció ayer que procederán con descuentos y despidos.

Los movilizados y policías se enfrentaron ayer cerca de la Plaza Murillo. Intentaron ingresar al centro del poder político como parte de sus protestas que se dan a diario y que están acompañadas por piquetes de huelga de hambre en contra del decreto de regulación y de la mala práctica profesional, incorporada en la nueva legislación penal.

Jimmy Herrera, presidente del Colegio Departamental de Bioquímica y Farmacia, informó a Cadena A que ayer fueron clausuradas 135 farmacias por haber cerrado como parte de las acciones de apoyo a los profesionales de la salud.

Tejerina dijo que espera que la protesta sea suspendida y que se generen las condiciones para un diálogo destinado, entre otros aspectos, a trabajar en el reglamento del decreto de regulación del sector salud.

Para este miércoles está previsto que la dirigencia de los movilizados haga conocer una respuesta a la Iglesia Católica.

La Razón