Colombia: indígenas denuncian la muerte violenta de 44 líderes en este año

Oscar Pai Pascal se convirtió hasta el momento en la última víctima de la violencia contra las comunidades indígenas en el país. Según la denuncia de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, Pascal, quien pertenecía al resguardo indígena Awá de Hojal la Turbia, municipio de Tumaco, Nariño, fue asesinado el pasado domingo en el corregimiento de Llorente de ese municipio ubicado en el sur del país.

“Este acto visto desde cualquier perspectiva es repudiable, no comprendemos porqué se empecinan en aniquilar nuestro pueblo ancestral, a sabiendas que a parte del dolor que generan los asesinatos a nuestros hermanos y hermanas, estos hechos atentan contra el equilibrio de nuestro territorio y el bienestar de la cultura Inkal Awá, todo bajo la responsabilidad de un gobierno nacional que peca omisión, al no atender los diversos llamados que le hacemos para que encuentre una salida para detener una eventual desaparición física”, agregó la ONIC por medio de un comunicado.

Para Ginny Alba, secretaria técnica de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, la situación es más que “delicada”, afirma que en lo que va corrido del año, “cerca de 44 líderes indígenas han sido asesinados en diferentes territorios del país, lo que evidencia que la situación que se vive en muchas comunidades es bastante grave”.

Añade que preocupa la situación en Cauca y Chocó, donde “disidencias de las Farc y grupos paramilitares son las que más violentan los derechos de los resguardos y comunidades. A parte de los asesinatos tenemos situaciones muy difíciles con desplazamientos y comunidades confinadas en Chocó, Nariño, Putumayo y Cauca”.

A propósito de la actual situación en las comunidades indígenas del país, desde este martes se realiza la Minga Nacional por los Derechos Humanos. Ginny Alba explica que la idea es visibilizar la situación de vulneración de los derechos en las diferentes comunidades, “también presentaremos un informe sobre lo que está ocurriendo en muchos pueblos, por eso se harán exigencias a las autoridades correspondientes. No descartamos llegar a instancias internacionales, porque vemos muy poco interés por parte del Estado en tomar las acciones pertinentes”.

La minga, que fue denominada por los indígenas “en tiempos de paz nos siguen matando”, se realiza en Bogotá y se prolonga hasta este jueves.

El Colombiano