Colombia: el nuevo jefe negociador expresa optimismo sobre prórroga de cese al fuego con el ELN

“Hay un clamor de que el cese al fuego con el Eln sea prorrogado”: Gustavo Bell, nuevo jefe negociador con el ELN

El nuevo jefe del equipo negociador del Gobierno con la guerrilla del Eln en Quito, Ecuador, Gustavo Bell, afirmó que se encontraba optimista con relación a la prórroga del cese al fuego con dicho grupo armado, a pesar de que este había afirmado que podría llegar a haber complicaciones en la extensión del plazo de la tregua bilateral.

Según dijo, las dificultades que se presentan en este tipo de negociaciones y de ceses al fuego son normales, más cuando es la primera vez que se realiza con esta guerrilla.

“Siempre creeré que dialogando, escuchando los argumentos de parte y parte, teniendo una actitud constructiva y manteniendo la voluntad de que sí es posible, por supuesto que es factible llegar a una prórroga”, indicó en diálogo con Blu Radio

Bell, quien asumirá el cargo a partir del próximo 9 de enero, también puntualizó que en adelante se procurará generar comunicados conjuntos para evitar que haya desfases en la comunicación.

Tenemos voluntad de un nuevo cese: ELN

Por su parte, a través de varios mensajes publicados en la red social de Twitter, el Ejército de Liberación Nacional (Eln) ratificó su voluntad de extender el cese al fuego bilateral para darle continuidad a las negociaciones que se cumplen en Quito (Ecuador), y que este 9 de enero llegan a su ciclo número cinco.

Sin embargo, manifestó el Eln que esta decisión depende de la posición que adopte el Gobierno nacional. “La palabra la tiene el gobierno; de él depende que las conversaciones de paz se puedan realizar cobijadas por un cese bilateral y no, en medio de la guerra”, dice uno de los tuits.

Destaca el grupo guerrillero que ha tenido dificultades con el Mecanismo Nacional de Veeduría y Verificación debido a ciertas decisiones del Gobierno.

“El Mecanismo Nacional de Veeduría y Verificación (MVV), está colapsado a causa de las posiciones intransigentes que mantienen los delegados de Juan Manuel Santos; lo que hace más complejo y riesgoso cumplir el cese bilateral, pactado para que dure hasta el próximo 9 de enero”, escribieron.

No obstante, el grupo armado dijo: “El Eln reitera que en el quinto ciclo de la Mesa de conversaciones, previa evaluación, estaría dispuesto a discutir y pactar otro cese al fuego bilateral, que supone las falencias del actual acuerdo de cese al fuego temporal y nacional”.

El Heraldo


El gobierno y el Eln prorrogarían cese pero sin ‘errores’ de interpretación

Hasta el momento, tanto el Gobierno como el Eln han expresado su voluntad de prorrogar el cese del fuego y ambas partes coinciden en que para eso hay que corregir las falencias que ha tenido el actual.

Sin embargo, a 14 días de terminarse el cese del fuego entre la Fuerza Pública y el Eln, vigente desde el primero de octubre, las partes no han definido si lo prorrogan, en medio de críticas de esa guerrilla relacionadas con el funcionamiento del mecanismo que lo verifica.

El Comando Central del Eln afirmó, en un editorial publicado el 25 de diciembre, que retiró a sus representantes de ese mecanismo de verificación “como protesta por el colapso en el que se encuentra este organismo”. Dice que esa decisión se mantendrá hasta tanto no se resuelvan los desacuerdos.

Esta instancia de verificación, conformada por los representantes del grupo guerrillero, el Gobierno y la Iglesia, es coordinada por la misión de la ONU en Colombia. El mecanismo fue acordado el 4 de septiembre en la mesa de Quito (Ecuador), donde se adelantan los diálogos, para monitorear precisamente que las partes cumplan sus compromisos relacionados con suspender las hostilidades y para prevenir e informar cualquier incidente.

Pero, para esa guerrilla, el mecanismo de verificación “no pudo cumplir su mandato”. El Eln aseguró que “solo 5 de los 40 casos entregados a la instancia nacional fueron evaluados y calificados”. La dirección de la guerrilla comandada por alias ‘Gabino’ agregó que el mecanismo “no pudo emitir recomendaciones a las partes para prevenir y atender posibles incidentes o violaciones del acuerdo” del cese del fuego.

La razón por la cual esa guerrilla alega que el mecanismo “ha colapsado” radica en que el Gobierno “ha pretendido cambiar el espíritu” y “renegociar” el acuerdo del cese del fuego.

Y aunque el Eln expresó su voluntad de cumplir el cese hasta el 9 de enero, cuando termina, también aseguró que la posición de los negociadores del Gobierno “hace más complejo y riesgoso” cumplirlo hasta esa fecha. Hay que recordar que el frente occidental de esa guerrilla ha violado el cese del fuego en varias ocasiones en Chocó y Nariño.

La mayor inconformidad del Eln es que la Fuerza Pública ha desplegado varias operaciones en territorios donde tiene presencia, un hecho que para el Gobierno es legítimo, pues se trata de ejercer control sobre el territorio. Así lo ratificó el general Eduardo Herrera, exnegociador del Gobierno en Quito, quien dijo que el Eln no se debe sorprender de este actuar de las Fuerzas Armadas, puesto que ese es su mandato constitucional. “La protección de los derechos y libertades de la población hacen parte de lo acordado”, agregó el general.

Lo que dice el Gobierno

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, frente a esas críticas del Eln sostuvo el martes que las Fuerzas Armadas han cumplido de buena fe lo que se acordó en las negociaciones de paz, pero también reconoció que el cese “es bastante frágil”.

Para Villegas, en una eventual prórroga del cese del fuego “hay que corregir ciertos errores”. Uno de ellos, según el ministro, tiene que ver con “la capacidad del mecanismo de verificación”, y otro punto es “el número de acciones prohibidas contra la población civil”.

Esto último ha generado diferencias de interpretaciones entre las partes. De un lado, el Eln dice que en el acuerdo no son taxativas algunas acciones prohibidas, mientras que para el Gobierno, aunque no estén prohibidas, son conductas objeto de persecución por la Fuerza Pública, pues se trata de delitos. “Si hay una prórroga con esas mejorías, estamos listos a mantener nuestra buena fe para respetar lo acordado como se ha hecho en el pasado”, agregó el ministro.

Por su parte, Gustavo Bell, el nuevo jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos con el Eln, en respuesta a las críticas de ese grupo armado sobre las reglas del cese y el mecanismo de verificación, dijo que, en efecto, hay divergencias entre las partes sobre lo acordado.

Bell, quien está trabajando en el empalme con el exministro Juan Camilo Restrepo, al que reemplazará en ese cargo desde el 9 de enero, le apuesta, como se lo encomendó el presidente Juan Manuel Santos cuando lo designó como cabeza de la delegación oficial de paz, a que se prorrogue el cese del fuego. “Esperamos que se supere (la diferencia) de aquí al 9 de enero”, dijo.

Para el nuevo jefe negociador, la discusión “debe motivar a redoblar los esfuerzos para que haya mayor claridad en los términos” de lo que se pacte.

‘El cese se debe prorrogar hasta el 7 de agosto’

Carlos Velandia, gestor de paz y exguerrillero del Eln, dice que un nuevo acuerdo del cese del fuego entre el Eln y la Fuerza Pública debe extenderse hasta el 7 de agosto de 2018, cuando se posesiona el nuevo presidente de la república. Para él, el cese debe concentrarse en la suspensión de las acciones que las partes puedan controlar, en zonas con presencia ‘elena’, y comprometer solo a la tropa guerrillera que esté dispuesta a cumplir, dada la desarticulación del Eln.

Recomienda que el mecanismo de verificación tenga un mayor despliegue en los territorios. Una mesa transitoria evalúa la prórroga del cese más allá del 9 de enero, al iniciarse el 5.° ciclo de diálogo en Quito.

El Tiempo