Conferencia de la OMC: el gobierno argentino deporta a una periodista británica y a un activista noruego

Argentina deporta a dos periodistas por opinar distinto, la OMC calla

El gobierno argentino, anfitrión de la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) ta deportó a dos de los miembros de ONG autorizados por la organización internacionmal a participar del encuentro de  Aires: son una periodista británica y un dirigente noruego y forman parte de la lista de 64 personas prohibidas por la minsitra de Seguridad, Patricia Bullrich. Se multiplican las quejas diplomáticas y la repulsa mundial.

La deportación de la periodista británico-ecuatoriana Sally Burch tiene como antecedente la decisión del gobierno del gobierno argentino de prohibir la asistencia de 64 miembros de grupos altermundistas a la reunión de la Otrganización Mundial de Comercio, un hecho que motivó críticas de numerosas organizaciones, incluido el organismo mundial que no logró (ni se esmeró en) revertir esta decisión.

El gobierno argentino de Mauricio Macri busca silenciar cualquier acto o signo que se oponga a los intereses de los gobiernos y grupos de poder enfrascados en el diseño y aprobación de políticas desfavorables a los pueblos menos favorecidos del planeta. En consecuencia, el impedimento de ingreso a la Argentina de la periodista Sally Burch es un atentado a la democracia; al ejercicio de la libertad de prensa y expresión y al derecho de los pueblos de estar libremente informados.

La cancillería ecuatoriana señaló que “lamenta la decisión de las autoridades argentinas de deportar a la ciudadana angloecuatoriana”, quien estuvo pemanentemente acompañada por personal de la embajada en Argentina y que “pese a todas agestiones de la cancillería ecuatoriana, finalmente se produjo la deportación”

El presidente de la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA), Aram Aharonian, resaltó la larga lucha de Burch por el periodismo popular, la democratización de la comunicación y la información dese la década de 1970, junto a los movimientos sociales latinoamericanos, pasando por el Foro Social y el Foro de Comunicación para la Integración.

Deportación por opinar distintoSally Burch, la periodista británica deportada. La vía diplomática se frustró por la negativa del ministerio encabezado por Patricia Bullrich.
Sally Burch, directora ejecutiva de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI), quien iba a participar de las actividades paralelas a la OMC. La demoraron en Ezeiza y por la tarde la subieron a un avión rumbo a Ecuador, fue deportada el viernes. Se convirtió en la segunda deportación, tras la de
Petter Titland, en jn pronlema que el gobnierno de Macri arrastra desde hace una semana. Para retenerla en el aeropuerto fue acusada de falsa turista. La defensora pública del juzgado federal con jurisdicción en Ezeiza presentó un Habeas Corpus para que la justicia revise la decisión de migraciones de deportar a la periodista. Pero el pedido no fue efectivo y a las 19:30 horas subieron a Sally Burch a un avión rumbo a Ecuador.

La verdaderra razón de su deportación: haber intentado entrar al país pese a figuarar en la lista de más de 60 activistas a los que la Cancillería había anticipado que se les denegaría el ingreso al país, pese a haber sido acreditados previamente por la Organización Mundial del Comercio.

“Sabíamos que el rechazo era para cubrir el evento de la OMC pero no para realizar actividades paralelas al evento. Yo tenía comprado el pasaje y quise aprovecharlo. Llegué a migración y dije que iba a entrar como turista.”, dijo Sally Burch, en declaraciones radiales al programa La vuelta de Zloto, por Radio 10. “Ahí me encontraron en una lista, comenzaron las preguntas, dije que también soy periodista y que iba a realizar actividades paralelas a la OMC en el país. Después de una hora y pico dijeron que mi entrada iba a ser rechazada por ser falsa turista”, agregó.

La periodista participa activamente en programas sobre derechos de la mujer en torno a la comunicación y publica regularmente notas e investigaciones sobre el derecho a la información, la internet ciudadana y los movimientos sociales. Entre sus ensayos de mayor renombre se destacan Movimientos Sociales en Red y Se cayó el Sistema: Enredos de la Sociedad de la Información.

Burch dijo que “la razón por la que me mandan de regreso no es algo que yo haya dicho sino que quieren restringir la participación de voces críticas en la cumbre y las actividades paralelas a la cumbre. Pienso que es una actitud poco democrática del Gobierno. Se supone que como país anfitrión debe garantizar la participación de todos los que quieren ser parte en forma pacífica de este proceso de debate de la OMC”. Aseguró además que “las autoridades argentinas están buscando cualquier pretexto para no dejarnos entrar y es algo totalmente anormal”.

La Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular (ALER) rechazó la medida del Gobierno. “Rechazamos el atentado contra la periodista Sally Burch. La deportación de nuestra colega no es aislada y ya tiene entre otros antecedentes la decisión de la Argentina de prohibir la asistencia de 64 miembros de un grupo de ambientalistas a la OMC”. “Los únicos con problemas para ingresar al país son los que fueron desacreditados. Es realmente muy grave. La OMC sólo les informó a estas personas que tenían revocada la acreditación pero no que tenían prohibida la entra al país. Aquí las autoridades deberán dar una explicación cuanto antes”, mencionó Diego Morales, director de litigio y defensa legal del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Los problemas con periodistas y activistas que pretenden participar del evento de la OMC empezaron la semana pasada. Lo primero que ocurrió fue que se denegaron los permisos de acreditación para distintos activistas locales e internacionales. Cancillería dijo que fue tras haber estudiado los perfiles en las redes sociales de los individuos que pidieron la acreditación y considerarlos peligrosos. Desde el CELS se hizo un pedido formal al Gobierno para entender cómo fue que se recolectó esta información, ya que la Ley de inteligencia prohíbe juntar datos políticos de las personas.

No hubo respuesta de las autoridades. El CELS decidió entonces presentar un Habeas Data para cada uno de los individuos que formaron parte de la lista negra. Este instrumento obliga al Estado a informar qué datos tiene de la persona. Tampoco hubo respuesta. Finalmente, previendo que a los integrantes extranjeros de este listado no se los iba a dejar entrar al país, se presentó un Habeas Corpus. El objetivo era que migraciones no tenga decisión sobre la posibilidad de que ingresen o no los periodistas o activistas sino que la decisión deba ser tomada por la justicia federal. El pedido fue rechazado por abstracto.

La acción de hábeas corpus preventivo había sido formulada por Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). La presentación también incorporaba los casos de Pablo Agustín Viollier Bonvin, de la ONG Derechos Digitales de Chile; Sally Burch Benn, delegada de la misma ONG; Renato Leite, Lucas Tasquero y Iara Pietricovsky, de la ONG Rebrip de Brasil; Michel Cermak, de la ONG 11.11.11 de Bélgica; Ernst Cristophe Stolper, de la ONG Friends of the Earth de Alemania; Nick Dearden, James O´nions y Faith Lumunya, de la ONG Global Justice Now del Reino Unido, Alberto Villarreal de la Orgnaización Redes de Uruguay, y Cecilia Olivet, de la ONG Transnational Institute de Holanda. Todos ellos habían sido incluidos en una nota a las embajadas y consulados de todo el mundo, enviada por Cancillería dando instrucciones para que se les denegara el visado para ingresar al país.

Esta semana las previsiones se hicieron realidad. El jueves se deportó a un periodista noruego, Petter Tiltand, que debió viajar a San Pablo. Y ayer le tocó el turno a Sally Burch. En las horas que la periodista estuvo demorada en Ezeiza se presentó un nuevo pedido de Habeas Corpus, que estuvo a cargo de la defensora pública del juzgado federal con jurisdicción en Ezeiza. El pedido no fue exitoso y la periodista al cierre de esta edición viajaba de regreso rumbo a Ecuador. Desde Brasil, Tiltand dijo que “una de las cosas más lamentables es que las autoridades argentinas no hayan sido claras al momento de tomar la decisión”.

La Cámara Federal de La Plata, Sala I, declaró “procedente” el recurso de habeas corpus solicitado en favor de Petter Titland y otras personas a las que se les impidió el ingreso al país, y ordenó al Juzgado Federal Nº 2 de Lomas de Zamora que “deberá dar trámite a la presente acción”. La cámara federal platense, con la firma de los magistrados Roberto Lemos García, Carlos Román Compaired y Julio Víctor Reboredo, revocó así el fallo de primera instancia que había rechazado “in limine” el pedido de habeas corpus. La resolución judicial llegó tarde: el periodista noruego ya había sido obligado a abandonar el país con destino a Brasil

Sur y Sur


Sally Burch, periodista británica deportada: “Una actitud poco democrática del gobierno de Argentina”

La periodista británica Sally Burch habló hoy desde Ezeiza, donde está demorada sin que la dejen ingresar a la Argentina, y a la espera de ser deportada a  Ecuador. “Pienso que es una actitud poco democrática del gobierno de Argentina que no quiere que estemos en la Organización Mundial de Comercio”, afirmó Burch, cuya deportación sería la segunda en menos de 24 horas, tras el caso del noruego Petter Titland, enviado a Brasil.

A la británica le ignoraron un hábeas corpus presentado por ella, mientras que el CELS había intentado presentar uno preventivo ayer, que fue rechazado por la justicia federal. Recién esta tarde la Cámara Federal de La Plata le dio curso a un nuevo pedido del CELS, cuando la periodista ya estaba rumbo a Quito.

“Soy periodista británica y estoy siendo rechazada para entrar en la Argentina. Soy parte de un grupo de 60 personas que no pueden participar de la cumbre de la OMC”, explicó Burch. El grupo al que alude es el que vetó el gobierno de Mauricio Macri para poder ingresar al país durante la reunión de la OMC que arranca el próximo lunes.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) presentó pedidos de hábeas corpus y de acceso a la información pública en busca de precisiones sobre la inédita decisión del gobierno de denegar la acreditación a más de 60 integrantes de organizaciones de la sociedad civil para la reunión ministerial de la OMC

“Cuando llegué a Migraciones dije que entraba como turista y aparecí en una lista que no podía entrar”, contó Burch a Radio 10. La periodista, que reside en Ecuador desde los años 90, interpuso un hábeas corpus, y calificó como “actitud poco democrática” del gobierno argentino el que las ONGs no puedan estar en el país durante la cumbre.

Según el Gobierno, Burch dijo que venía en viaje de turismo, no de trabajo. También alegan que no traía pasaje de vuelta y que hubo una infracción al artículo 35 de la Ley de Migraciones. Ese artículo dice: “En el supuesto de arribar una persona al territorio de la República con un documento extranjero destinado a acreditar su identidad que no cumpliera las condiciones previstas en la legislación vigente, y en tanto no se trate de un reingreso motivado por un rechazo de un tercer país, se procederá al inmediato rechazo en frontera impidiéndosele el ingreso al territorio nacional”.

Burch confirmó que “ahora me dicen que me ponen en un vuelo de regreso a Ecuador y no hubo respuesta del hábeas corpus”. Allí se desempeña como directora ejecutiva de la Agencia Latinoamericana de Información. Suele participar en programas sobre comunicación y feminismo.

La deportación de Titland generó críticas de la Unión Europea en una carta enviada por el área de Comercio del bloque continental. Burch es el segundo caso, en medio del repudio a la medida migratoria.

La periodista había publicado el 23 de julio pasado en el suplemento Cash de Página/12 una nota titulada “Nueva forma de colonización”. Su tema, hace cinco meses, era la cumbre que quiso venir a presenciar.

Página/12


La CIDH manifestó su preocupación por la deportación de la periodista británica

“Estamos en contacto con gobierno argentino por deportación de la periodista Sally Burch. Sería grave impedirle cubrir cumbre OMC por su línea editorial o sus opiniones críticas hacia la organización del comercio mundial”, expresó en la noche del viernes a través de su cuenta de Twitter Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH.

De este modo, el organismo regional hace pública su preocupación por el modo en que Argentina está manejando el acceso a este importante acontecimiento. El Gobierno elaboró una “lista negra” de visitantes y revocó decenas de acreditaciones que había otorgado la Organización Mundial de Comercio (OMC) para la cumbre que se realizará en Bariloche.

Durante la jornada del viernes fueron deportados tanto Sally Burch como el activista noruego Petter Titland, líder de la ONG AttacNorge. La Unión Europea manifestó también su reclamo por estas actitudes.

En cuanto a Sally Burch, si bien un fallo de la Cámara Federal de La Plata revocó en la tarde del jueves el impedimento para que entrara al país, el Gobierno hizo caso omiso a esa resolución judicial y concretó la deportación luego de haberla retenido varias horas en el aeropuerto de Ezeiza.

Infonews


Ver cronograma de actividades de la Semana de Acción Global “Fuera OMC – Construyendo Soberanía”


Unos 3.500 representantes de 164 países asistirán a la cita de la OMC en Argentina

Alrededor de 3.500 representantes de 164 países participarán en la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que entre fuertes medidas de seguridad acogerá la ciudad de Buenos Aires entre el 10 al 13 de diciembre, informaron fuentes oficiales.

Esta es la primera vez que un país suramericano acoge esta reunión bienal, después de que los miembros de la OMC aceptaran el ofrecimiento que realizó Argentina para acoger la cita en la reunión del Consejo General del 3 de octubre 2016.

A la Conferencia Ministerial, el órgano decisorio más importante de la OMC -que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países- asisten los ministros de Comercio y otros altos funcionarios de los 164 países miembros de la organización.

En Buenos Aires, la agenda principal comenzará el próximo domingo con la inauguración oficial del encuentro en el Centro de Convenciones de la ciudad, ubicado en el barrio de Recoleta, y por la noche se ofrecerá un espectáculo especial en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Antes, por la mañana, el director General de la OMC, Roberto Azevêdo, y la presidenta de la XI Conferencia, la excanciller argentina Susana Malcorra, ofrecerán una rueda de prensa para dar detalles previos al comienzo de las plenarias del organismo, que tendrán lugar del 11 al 13 de diciembre en el Hotel Hilton del barrio porteño de Puerto Madero.

Estas reuniones representan el principal órgano de adopción de decisiones de la OMC y en ellas los ministros examinan la labor que se está realizando en el organismo y toman decisiones sobre las cuestiones que les hayan presentado las delegaciones de los Estados, como también en ocasiones se pronuncian sobre la incorporación de nuevos miembros.

En la cita de Argentina se prevé el debate de propuestas relacionadas con la agricultura, las subvenciones a la pesca y la reglamentación de los proveedores de servicios.

También podrán integrar la agenda iniciativas como los programas de trabajo sobre el comercio electrónico, la facilitación de las inversiones, y las microempresas y pequeñas y medianas empresas.

“Argentina trabaja para fortalecer el sistema multilateral de comercio. Aspiramos a resultados positivos. Somos austeros en las expectativas”, dijo el pasado 27 de noviembre el canciller argentino, Jorge Faurie, al presentar los contenidos de la reunión de la OMC ante representantes de la sociedad civil.

El amplio dispositivo de seguridad dispuesto para este evento incluirá cortes de tránsito en Puerto Madero, Recoleta y en el conocido como microcentro de la ciudad.

No obstante, no se podrán realizar actividades en Puerto Madero durante la duración de la Conferencia, ya que solo se permitirá el acceso a residentes y personas que acrediten que trabajan en el barrio.

Para ello, las miles de personas que viven o tienen allí su puesto de trabajo ya debieron registrar sus huellas y datos personales ante personal de la Prefectura Naval Argentina, cuerpo encargado de la seguridad de este distrito al ser zona de costa.

Los pilares de la OMC, establecida en 1995, descansan sobre acuerdos negociados y firmados por la gran mayoría de los países que participan en el comercio mundial y ratificados por sus respectivos parlamentos.

Entre sus objetivos está reducir los obstáculos al comercio internacional y asegurar condiciones de igualdad para contribuir al crecimiento económico y al desarrollo.

Además de la reunión ministerial, en Buenos Aires se realizarán varios eventos paralelos, entre los que se destaca la Misión Parlamentaria Internacional, que tendrá lugar en el Congreso de la Nación el 9 y 10 de diciembre; un Foro Empresarial en el CCK el día 12 y el Simposio de Comercio y Desarrollo Sustentable en la Bolsa de Cereales del 11 al 13 de diciembre.

El despliegue de medios no será menor: el centro de prensa del Hotel Hilton contará con diversas salas para el trabajo de los centenares de periodistas acreditados de todo el mundo y para celebrar las conferencias que organicen tanto la Secretaría de la OMC como los ministros u otros funcionarios.

El Gobierno argentino ofrecerá además una logística especial para el recibimiento de todos los participantes a la Conferencia que arriben a los dos aeropuertos de Buenos Aires.

Los ministros, jefes de delegación e invitados especiales, recibirán el saludo protocolar de rigor de un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores al salir del avión.

El Economista