Desafortunado tenor de la campaña – Diario Financiero, Chile

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

A medida que se acaban los plazos para la segunda vuelta presidencial del próximo domingo 17 de diciembre, la dinámica política y la esgrima de declaraciones de los candidatos y sus equipos han terminado construyendo una atmósfera de excepcional enfrentamiento y crispación.

Se trata de una dinámica que en cierta forma no se condice con el carácter de modelo con que es visto nuestro país en materia de diálogo, construcción de consensos y progreso para todos sus habitantes en los últimos 30 años.

En ese sentido y descontando declaraciones respecto de las cuales a la larga se ha terminado reconociendo lo poco oportunas, esta semana el candidato de Fuerza de la Mayoría sobrepasó largamente lo que recomienda la prudencia y el buen juicio, en especial de parte de quien aspira a ser el presidente de todos los chilenos. La lamentable imagen de “les meteremos la mano en el bolsillo a quienes concentran el ingreso” y la descalificación extrema que significa acusarlos de nulo aporte a la patria, no sólo es una ofensa a un sector indeterminado de la sociedad, no sólo construye un clima de odio y confrontación, sino que claramente es un disparo bajo la línea de flotación que requieren los agentes económicos que siguen creyendo que Chile es un buen destino para invertir.

Es más, las palabras del candidato son doblemente impertinentes porque es bien sabido que quienes hacen empresa en Chile no pueden hacerlo sin haber obtenido licencia estatal y social para operar; sin pagar los impuestos que se han establecido (hoy más altos que ayer) y sin pagar los salarios e imposiciones de sus colaboradores. Luego de todo ello es que recién pueden retirar o no utilidades.

Diario Financiero