Destacan el aumento de los proyectos de investigación presentados en la universidad

Más de 500 docentes presentaron sus propuestas para los Proyectos UNAJ Investiga duplicando la cantidad de proyectos de la convocatoria anterior. Este significativo incremento revela el interés de nuestros docentes en formarse y de la universidad en promover la generación y sistematización de conocimientos.

Se presentaron 98 proyectos, un 55% más que en la última convocatoria del 2014. Otro dato significativo es que de una planta de más de mil docentes, 573 forman parte de los equipos de investigación, lo cual representa casi un 100% más de participantes que en la convocatoria UNAJ Investiga 2014, en la que participaron 289 docentes investigadores.

El rector de la UNAJ Ernesto Villanueva destacó en relación a esta situación el interés de los mismos docentes investigadores en participar: “Hay una preocupación de los docentes en combinar docencia e investigación y desde la universidad se ha trabajado en motivarlos; sensibilizar acerca de la importancia del tema”.

Evolución de la cantidad de presentaciones de proyectos y docentes en investigación (2012-2017)

La investigación constituye una de las actividades propias de la universidad. Permite profundizar conocimientos, vincularse con el territorio y ofrecer reflexiones y soluciones para la sociedad. Comprende la generación y la sistematización de conocimientos en los campos de la investigación básica, aplicada y de desarrollo experimental y aplicación tecnológica, priorizando las necesidades y problemáticas locales.

La Universidad Nacional Arturo Jauretche entendió desde sus inicios la importancia de fomentar la investigación, a partir de estrategias como convocatorias, promoción de participación en proyectos y programas externos, becas, entre otros.

El Programa UNAJ Investiga se enmarca en esta política y busca promover las actividades de investigación mediante el apoyo económico a proyectos de investigación, así como promover el fortalecimiento de los grupos de investigación que se encuentran trabajando y la formación de nuevos equipos.

Otra cuestión a destacar es la importante participación de 144 estudiantes en este llamado. “Son estudiantes avanzados de distintas carreras que participan acoplados a los proyectos. Son jóvenes con muchas inquietudes y preocupaciones que sí les interesa la profesión pero que tienen un afán por conocer, no solo por obtener el título. Eso es extraordinario”, sostiene Villanueva.

“Muchos de esos estudiantes que se presentan en el marco de estos proyectos, ya vienen trabajando con docentes; otros se iniciaron a partir de ahora”, agregó la responsable de la Unidad de Gestión de la Investigación (UGI) de la universidad, Dolores Chiappe. “Mirando a largo plazo, creemos que es importante porque tiene que ver con alentar a que se inicien en la investigación. Algunos van a poder presentarse a becas de estímulo a la vocación científica (algunos ya lo han hecho), o las becas de la CIC”, puntualizó.

Por otra parte, el aumento del presupuesto destinado a los subsidios a esta convocatoria aumentó un 125% respecto a la edición anterior. Esto permitirá contar con un financiamiento total de $ 1.580.000 para financiar alrededor de 40 proyectos y aumentar de esta manera la cantidad de proyectos financiados por la UNAJ en más de un 150%, considerando (en el marco de la convocatoria 2014 se otorgaron subsidios a 15 proyectos).

Promoción de la investigación

La internacionalización y la investigación son dos ejes importantes fueron planteados en el proyecto institucional de la UNAJ para acompañar el desarrollo de la docencia. En relación a la investigación, las temáticas se encuentran vinculadas a las problemáticas de nuestra sociedad. “La vinculación territorial no es un tema de discusión, hasta incluso en los planes de estudios se evidencia. Materias como salud pública, común para toda el área de salud, que es más de la mitad de nuestros estudiantes, como prácticos tienen relación con la comunidad. Entonces, a diferencia de lo que ocurre con otras universidades ´clasemedieras´, donde eso tiene que ser un esfuerzo del gobierno de la universidad o de los más politizados, acá se me escapa la cantidad de actividades que se hacen en ese sentido”, explica Villanueva.

En particular, la convocatoria a los Proyectos UNAJ Investiga 2017 también reviste una característica especial vinculada a la categorización de los proyectos que permitió discriminar aquellos que requieren equipamiento de los que no, por un lado, y entre los directores de proyectos formados y los que comienzan su carrera en este ámbito.

Al adoptar un criterio para considerar si los proyectos eran “de naturaleza conceptual o documental o si requería trabajo de campo permitió también financiar más proyectos”, señaló Dolores Chiappe.

Además, el desdoblamiento de la convocatoria en distintas modalidades “permitió que no compitan directores con muchos antecedentes con aquellos que por tener menor experiencia en investigación, lo cual ayuda a valorar de mejor manera los antecedentes y las trayectorias de cada uno de los grupos que participan”, detalló Chiappe.

Sobre este punto aclaró además que en la UNAJ no se habla de “investigadores jóvenes” sino de “investigadores en formación” porque consideran a quienes, por ejemplo, se han desempeñado en su campo profesional y cuentan con antecedentes que no son plausibles de evaluar en el marco del sistema, que no han incursionado en la investigación, pero que aportan a la mirada del investigador.

“Afortunadamente en el sistema está en discusión todo esto, la cuestión de los proyectos de desarrollo tecnológico y social con los criterios de evaluación de otras actividades que también tienen que ver con realizar investigación, que tal vez no termina en la publicación de un paper pero sí en un desarrollo tecnológico que tiene tal vez hasta mayor utilidad o valor social por su aplicación. Por supuesto que cada línea de investigación tiene su valor más allá de su utilidad, no todo tiene que ser útil”, reflexionó.

Estas características de promoción de la investigación, sumadas a la consolidación de algunas líneas de investigación ya presentadas en convocatorias anteriores, los programas ya en marcha en la universidad la implementación del sistema SIGEVA para la presentación y evaluación permiten consolidar la actividad de investigación en una universidad en pleno crecimiento.

Tipo y modalidad de proyectos

Los proyectos Modalidad 1 son dirigidos por investigadores formados y los proyectos Modalidad 2 son dirigidos por investigadores en formación.
Por otra parte, al interior de estas categorías existe un segundo desdoblamiento del financiamiento según las actividades de investigación involucradas:
Tipo A: proyectos que requieran compra de equipamiento o insumos de laboratorio o bien gastos fundamentados para la realización de trabajos de campo o actividades de observación en el lugar (observación directa, encuestas, entrevistas, etc.).
Tipo B: proyectos de metodología conceptual o documental que no requieran la compra de insumos o materiales ni la realización de trabajos de campo.

Fuente-Universidad Nacional Arturo Jauretche