Ecuador: la Justicia dicta seis años de prisión para el vicepresidente Glas por asociación ilícita en el caso Odebrecht

Contexto NODAL
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue detenido el lunes 2 de octubre por orden del juez Miguel Jurado, quien lo acusa de asociación ilícita en el marco del caso Odebrecht. Previamente, el 3 de agosto, el presidente Lenín Moreno le había retirado sus funciones profundizando la crisis en el oficialismo. Un sector de Alianza PAIS denuncia que se trata de una persecución política contra uno de los principales aliados del expresidente Rafael Correa. El pasado 4 de octubre, Moreno designó como vicepresidenta encargada a María Alejandra Vicuña. El juicio a Jorge Glas inició el 24 de noviembre.

Hoy anunciarán la sentencia de Glas

Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia decidirá hoy el destino del vicepresidente sin funciones Jorge Glas.

El segundo mandatario junto a otros ocho procesados, entre ellos su tío Ricardo R., fueron investigados por la Fiscalía por el supuesto delito de asociación ilícita en la trama de sobornos de la empresa Odebrecht.

Tras cumplirse los procesos de indagación previa, instrucción fiscal, la audiencia preparatoria de juicio y el juicio, los tres jueces del tribunal emitirán hoy su dictamen, acusatorio o abstentivo, a partir de las 16h00.

Glas, retenido desde el pasado 2 de octubre en la cárcel 4 de Quito, fue acusado por el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, como autor del delito de asociación ilícita.

Según el Ministerio Público, Ricardo R. habría recibido coimas de la constructora brasileña a favor del segundo mandatario, por cinco obras emblemáticas del gobierno anterior.

Por ello la Fiscalía solicitó la pena máxima para Glas (seis años de prisión), según el anterior Código Orgánico Integral Penal (COIP) con el que se juzgó al vicepresidente sin funciones debido a la fecha de cometimiento del delito, incluido el agravante de que los delitos se cometieron cuando Glas se desempeñaba como ministro coordinador de Sectores Estratégicos.

Baca Mancheno también pidió al tribunal durante la audiencia de juicio que, en conjunto, Glas y su tío paguen 14,1 millones de dólares como reparación al Estado ecuatoriano por los sobornos que habrían recibido de Odebrecht.

En total por estas reparaciones, donde se incluye también a los demás procesados, el Estado debería recibir más de 33 millones de dólares si se llegara a cumplir lo exigido por el Ministerio Público.

Ese monto es similar a las coimas que pagó Odebrecht en Ecuador, que, según reveló el Departamento de Justicia de Estados Unidos en diciembre del 2016, fueron de 33,5 millones de dólares a cambio de millonarios contratos que beneficiaron a la constructora por más de 100 millones de dólares.

Entre esos contratos se encuentra la remoción de tierras de la Refinería del Pacífico y la construcción del Acueducto La Esperanza, obra que dotará de agua al complejo petroquímico que aún no se completa.

Proceso. Durante el proceso judicial la defensa del segundo mandatario, liderada por el abogado Eduardo Franco Loor, usó varios recursos legales para impedir que se agravara la situación de Glas.

Entre ellos, el letrado pidió la sustitución de las medidas cautelares, el habeas corpus y la recusación del juez que llevaba la causa.

El vicepresidente, privado de sus funciones el pasado 2 de agosto por el presidente Lenín Moreno, también hace uso de sus vacaciones mientras cumple la prisión preventiva.

Tras las delaciones del delator de Odebrecht, José Santos, Franco Loor también ha reiterado, al igual que Glas, que no hay ninguna prueba en contra del vicepresidente y que la Fiscalía basa sus acusaciones en la versión de un corrupto confeso.

Precisamente la Fiscalía se abstuvo de acusar a Santos y a otros procesados, quienes ya cumplen una sentencia por ese delito en su país de origen o se encuentran prófugos de la justicia en esa investigación.

Secretario. La Fiscalía también se refirió a las delaciones de Brasil, en las que Luiz Mameri, exvicepresidente de Odebrecht para América Latina, aseguró que autorizó pagos de sobornos en Ecuador relacionados con el exsecretario de la Presidencia, Alexis M.

Según estas confesiones, el exfuncionario habría recibido $4,6 millones a través de Carlos P.C., refugiado en Perú y acusado de supuesto lavado de activos.

“José Conceição me informó que era necesario mantener una buena relación con el señor Alexis M., evitando con eso (…) nuevas represalias del gobierno ecuatoriano”, comentó Mameri en su confesión.

“La Fiscalía ha investigado y continúa investigando el tema, hay muchísimo por explotar, analizar. Ese caso, incluso, ya fue analizado inicialmente, vamos a confirmar y continuar analizando los datos”, indicó Baca Mancheno sobre el tema.

Alexis M. declaró en el caso del vicepresidente y puso énfasis a la hora de señalar que Glas, fue el que negoció con Odebrecht.

Moreno. El presidente Lenín Moreno aseguró el pasado lunes que no tolerará una “tomadura de pelo”, en torno al fallo del juicio que por asociación ilícita se sigue contra el vicepresidente sin funciones Jorge Glas. “Esta semana es muy importante en la lucha contra la corrupción. Creo firmemente en la lucha contra la impunidad, impunidad que tanto daño le hace a nuestra patria”, señaló.

“Si bien mantengo un absoluto respeto a la independencia de las funciones del Estado, sepan todos que ni yo, como presidente constitucional de la República, ni el pueblo ecuatoriano permitiremos una tomadura de pelo y una burla a la justicia”, subrayó.

El Diario


Defensa del Vicepresidente de Ecuador espera su absolución definitiva en caso Odebrecht

El abogado Eduardo Franco Loor, defensor del vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, ratificó este martes la inocencia de este y pidió su absolución definitiva de los cargos que se le imputan por asociación ilícita en la investigación de la trama de corrupción de Odebrecht, a pocas horas de que la Corte Nacional de Justicia emita su dictamen.

En una conferencia de prensa en Guayaquil, Franco Loor cuestionó el pronunciamiento del presidente Lenín Moreno, quien el pasado lunes en su habitual cadena nacional dijo que no aceptará “tomaduras de pelo de la Justicia”.

“Si bien mantengo un absoluto respeto a la independencia de las funciones del Estado, sepan todos que ni yo, como Presidente de la República, ni el pueblo ecuatoriano permitiremos una tomadura de pelo y una burla a la justicia, ni en este caso ni en ningún otro. El clamor popular es uno solo: ¡Justicia!”, enfatizó Moreno en su intervención.

Estas declaraciones, según el abogado, constituyen un acto de “intimidación” e “intromisión” a otra función del Estado y se busca inducir a la Justicia a adaptar una sentencia desfavorable para el segundo mandatario.

Además, señaló lo que a su criterio son una serie de supuestas irregularidades procesales del Fiscal general del Estado, Carlos Baca, por lo que en el futuro tendrá que responder ante la ley. “Una de esas es haber dicho que la responsabilidad de Glas es tácita en este caso, cuando los delitos se deben probar”, apuntó.

También cuestionó la impunidad favorable a Odebrecht, cuyos directivos en Ecuador, entre ellos José Conceição Santos, fueron absueltos por el fiscal Baca, y desestimó una de las pruebas presentadas por el Ministerio Público, en este caso la información contenida en un pendrive, al señalar que la información contenida no se pudo corroborar al no existir la fuente original.

El fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, afirmó tras 14 días de audiencia de juzgamiento que las pruebas presentadas en el proceso demuestran que se cometió el delito de asociación ilícita.

“La Fiscalía ha presentado abundante y contundente información y pruebas que demuestran la existencia de asociación ilícita y la participación de los acusados”, afirmó al señalar que entre las pruebas están documentos, memorandos, contratos, la información recibida de Brasil y de Estados Unidos, para que el tribunal pueda valorarlos y emitir una sentencia.

“Toda esa prueba demuestra la existencia de un delito, la participación y la autoría de los responsables”, aseveró.

En declaraciones pasadas, el fiscal aseguró que no permitirá la caducidad de la prisión preventiva para ninguno de los procesados. “No vamos a permitir que se burle a la justicia. La Fiscalía ha actuado y seguirá actuando con total responsabilidad”, apuntó.

La Fiscalía General del Estado pidió la pena máxima de seis años para Glas y Ricardo R. su tío, ambos procesados por asociación ilícita. Además solicitó al Tribunal Penal una sanción reducida en 80% a la pena que se imponga a los demás autores del delito de asociación ilícita para Gustavo M., José Rubén T. y Képler V., y la reparación integral al Estado por la suma de 33,39 millones de dólares a los acusados.

El Tribunal Penal presidido por Édgar Flores Mier tiene previsto emitir su dictamen en una audiencia a la que convocó a las partes para este miércoles a las 16:00 locales.

Andes