Guatemala: Palestina advierte de un boicot comercial y político por el traslado de la embajada a Jerusalén

El gobierno de Palestina presionará para que se lleve a cabo un boicot económico y político en contra de cualquier país que mueva su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, la primera acción se prepara en contra de Guatemala.

La información ha sido difundida por la Agencia Palestina de Noticias (Wafa), que recoge declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores, Riyad Malki, que dijo a la radio Voz de Palestina que pediría a los cinco cancilleres árabes que implemente las resoluciones de la Cumbre de Amman de 1980, que incluyen el boicot político y económico de los países que muevan su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén.

La solicitud se realizaría el próximo 6 de enero en una reunión que se llevará a cabo en Jordania.

Malki dijo que en la próxima reunión se discutirá el mecanismo de acción en varias capitales del mundo para instarlos a presionar a Estados Unidos a que renuncien a su decisión sobre Jerusalén, y emitan declaraciones claras y firmes para evitar que cualquier país siga el ejemplo de Washington.

La agencia Wafa, también menciona que el canciller palestino declaró que si los países árabes ejecutan el primer boicot a Guatemala, se perjudicaría financieramente al país, porque exporta anualmente el 90% de sus cápsulas de cardamomo.

Soy 502


Embajada en Jerusalén: Palestina señala a Guatemala en ONU

Una protesta formal en la ONU presentó Palestina, por la decisión de Guatemala de trasladar su embajada a Jerusalén y pidió al Consejo de Seguridad que sus integrantes aborden esa acción, que fue calificada de “provocadora e ilegal”.

El embajador permanente de la misión de Palestina en la ONU, Riyad Mansour, envió una carta con fecha 26 de diciembre al presidente del Consejo de Seguridad, el japonés Koro Bessho, en la que pidió mantener el consenso internacional en relación con Jerusalén y otras resoluciones al respecto.

“A la luz de la decisión extremadamente lamentable anunciada por el presidente de Guatemala con respecto a trasladar la embajada de su país en Israel a Jerusalén, hacemos un llamado a todos los Estados para que aborden esta cuestión sin demora, para que rechacen esta decisión provocadora e ilegal”, indica la misiva.

Mansour cita resoluciones y una petición del Consejo de Seguridad.

“El reciente anuncio del presidente Morales de su intención de revertir esta acción pondría a Guatemala en una violación del derecho internacional y de las resoluciones pertinentes”, agrega la carta.

Al respecto, la Cancillería respondió: “Dichas resoluciones no son vinculantes y cada Estado en su libertad y soberanía puede tomar las decisiones pertinentes. Esperaremos las reacciones de los miembros del Consejo de Seguridad y el trámite que le den al tema”.

Sin presiones

Apoyar a Israel y trasladar la Embajada de Guatemala de Tel Aviv a Jerusalén es una decisión “correcta y soberana” del país, enfatizó la canciller Sandra Jovel.

“Nosotros no hemos pedido nada, ni a Israel ni a EE. UU. Es la última vez que lo digo. Es una decisión de política exterior y soberana del Estado de Guatemala”, explicó Jovel.

Añadió: “Si ustedes quieren que les diga que es una cuestión religiosa, que hubo una presión, no es así. Es una decisión de política exterior tomada por el presidente, coherente con la política que se lleva con Israel desde 1947, cuando se votó para la creación del Estado. Solo estamos siendo coherentes”.

Efecto comercial

La comercialización de cardamomo por unos US$300 millones al año, que representan el 1 por ciento del producto interno bruto, estarían en riesgo si los países árabes, compradores de esa materia prima, bloquean el comercio, ante la decisión de apoyo a Israel por parte de Guatemala.

El ministro de Economía, Víctor Asturias, explicó que unas 350 mil familias dependen de ese cultivo.

“Hasta ahora es especulación. Hay que analizar algunas acciones, como buscar ampliar socios comerciales interesados en la compra de los productos, o moverse por medio de intermediarios, lo que evitaría un posible entorpecimiento al intercambio comercial que se ha tenido con los países árabes”, afirmó el funcionario.

El ministro de la Defensa, Luis Miguel Ralda, afirmó que se coordinan las medidas para evitar un ataque motivado por la decisión de trasladar la embajada a Jerusalén, aunque no hay ninguna amenaza.

“No estamos hablando de un ataque terrorista, pero estamos en la capacidad de responder. Es nuestra obligación. Se tomarán las medidas que se consideren oportunas”, enfatizó.

Prensa Libre