Investigador panameño es premiado por un proyecto de innovación agroindustrial

El ingeniero agrónomo zootecnista Martín Caballero Espinosa obtuvo el segundo lugar en la Competencia sobre Tecnología Apropiada al Sector Agroindustrial “Soluciones Innovadoras para la Vida Cotidiana en la Agroindustria”, organizada por el Ministerio de Comercio e Industrias de Panamá, a través de la Dirección General del Registro de la Propiedad Industrial.

Dicho premio, que contó con la colaboración de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y con la asistencia de la Oficina Coreana de la Propiedad Intelectual, destacó la labor de proyectos tecnológicos e innovadores.

Su proyecto ganador, que recibió financiamiento de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) a través de las Direcciones de Investigación y Desarrollo, y de Innovación Empresarial, lleva por nombre “Aprovechamiento del nitrógeno atmosférico por combustión del biogás producido con gallinaza cruda”.

Novedades

Este investigador panameño, que labora como extensionista pecuario del Ministerio de Desarrollo Agropecuario y que es investigador asociado del Centro de Investigación de Productos Naturales y Biotecnología (Cipnabiot) de la Universidad Autónoma de Chiriquí, explica que su proyecto permite “el adecuado tratamiento de la gallinaza cruda (estiércol de gallinas) para evitar la contaminación de agua, aire y suelo a través de la fermentación anaeróbica (descomposición de desechos orgánicos en recipiente cerrado) o de la producción de biogás”.

Sobre la iniciativa, el Dr. Víctor Sánchez Urrutia, Secretario Nacional Encargado de la Senacyt, destacó: “Se trata de un proyecto de investigación y de innovación empresarial que fomenta el desarrollo limpio y sostenible mediante el manejo de los residuos orgánicos para gestionar valor agregado de sus productos, lo cual contribuirá a mejorar el desempeño ambiental”.

Actualmente el trabajo se ejecuta en el corregimiento de Volcán, en la provincia de Chiriquí, en coordinación con el Cipnabiot y con el Instituto Especializado de Análisis de la Universidad de Panamá.

El objetivo general de la iniciativa premiada consiste en aprovechar los desechos y residuos orgánicos producidos en Panamá, que se generan en las empresas agroindustriales para convertirlos en producto de valor comercial, como bioenergía.

“En el caso de las aguas negras, por ejemplo, utilizamos microalgas las cuales limpian el agua; éstas atrapan los contaminantes, los transforman y se usan en bioplásticos o en estructuras para techo”, añade el Ing. Caballero Espinosa.

En este sentido,  la solución presenta como innovación la incorporación del hidrógeno al proceso de metanogénesis (última fase de la descomposición de desechos orgánicos donde el producto final es metano), aumentando así la eficiencia de descomposición, la pureza del gas metano y la eliminación del sulfuro de hidrógeno para utilizar este gas en generadores a combustión.

Para ello, el investigador creó un generador de oxihidrógeno, maquinaria que ayuda a suministrar el hidrógeno para que se aumente la producción de metano.

“Con este proyecto queremos hacer un fertilizante in situ, es decir, que el fertilizante se elabora con desechos propios de la agroindustria, contribuyendo a conservar la salud humana y generando mayor producción en el área agropecuaria”, recalca el Ing. Caballero Espinosa.

La meta a largo plazo de esta iniciativa es generar el auto sostenimiento de la agroindustria, reflexiona el Ingeniero.

“Estos procesos permiten que los desechos de la agroindustria generen abono y energía, y dicha energía fomentaría la creación de sistemas de enfriamiento y de secadores que funcionen durante las 24 horas del día en el campo con la ayuda del biogás. Los pequeños artesanos no tienen estas ventajas en el campo, por lo que este proyecto ayudaría a la agroindustria”.

Metro libre