Puerto Rico: Roselló viaja a Washington para insistir por la inclusión del país en reforma fiscal

Rosselló insistirá en insertar a Puerto Rico en la reforma contributiva

El gobernador Ricardo Rosselló sale hoy rumbo a Washington para -en un segundo intento- tratar de insertar a Puerto Rico en la recién aprobada reforma contributiva a través de la legislación federal que viabilizará la ayuda que recibirá la isla para su recuperación tras el azote del huracán María.

Asimismo, rechazó la reforma contributiva federal aprobada ayer por la tarde en el Congreso y que dejó fuera a Puerto Rico y el reclamo del gobierno de “trato igual”.

“Estoy totalmente en desacuerdo. Hubo amplia oportunidad no tan solo para articular no tan solo la posición de Puerto Rico sino la de distintas jurisdicciones en un panorama donde ya se había establecido como política pública del Congreso la Ley Promesa, que establecía crecimiento de desarrollo económico, instrumentos para tenerlo y estabilidad fiscal”, dijo el gobernador.

“En la primera oportunidad que tiene el Congreso para poder validar su propia política pública, la rechaza y se va en contra de ella, ignorando en su totalidad a Puerto Rico en esta reforma contributiva, tratando a Puerto Rico como una jurisdicción foránea”, agregó.

Anticipó que ahora su administración se enfocará en hacer reclamos para la isla, incluso para remediar el efecto de la reforma contributiva, en el (dinero) suplementario.

“Ahí van a venir distintos recursos para poder restaurar a Puerto Rico. Ha habido precedentes y aunque aparenta ser rechazada por el Senado la versión de $81,000 millones, sí se ha denotado que hay un espacio para poder tomar acciones contributivas o de otra índole en ese mismo proyecto”, afirmó Rosselló.

El Nuevo Día


Confirmado el flujo de boricuas a los Estados Unidos

Las primeras estadísticas sobre el movimiento de pasajeros en Puerto Rico y Estados Unidos -tras los huracanes Irma y María- muestra una reducción en el tránsito de viajeros atribuida a la interrupción de operaciones de aeropuertos, pero, luego, refleja un alza dramática en el número de personas saliendo de la isla rumbo a Estados Unidos.

Septiembre de este año muestra una reducción de un 32 por ciento de pasajeros (de 254,000 a 173,000) viajando de Puerto Rico a Estados Unidos al compararse ese mismo mes en el 2016. En cuanto a los que viajaban de Estados Unidos a la isla, la baja fue mayor: de un 45 por ciento (de 238,000 pasajeros a 131,000 pasajeros), según cifras del Negociado Federal sobre Estadísticas de Transportación (BTS, por sus siglas en inglés) y divulgadas por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico.

Estos son los primeros datos formales que confirman los pronósticos de una escalada en el movimiento de pasajeros entre Puerto Rico y Estados Unidos a raíz del paso del huracán María hace tres meses.

Los estados que sufrieron las reducciones más grandes en la llegada de pasajeros desde Puerto Rico fueron Florida, Connecticut, Texas, Georgia e Illinois. Mientras, los lugares que tuvieron las reducciones porcentuales más grande en la salida de personas con destino a Puerto Rico fueron Florida, Illinois, Connecticut, Texas y Maryland.

En 2016 -y en términos netos- 88,000 personas salieron de Puerto Rico en vuelos domésticos, cifra que representa el 3% de la población de la isla.

Pero cuando se consideran los datos de junio, julio y agosto de este año la cifra se reduce a 60,000 personas saliendo de la isla.

Sin embargo, cuando se mira el periodo de 12 meses (de octubre de 2016 a septiembre de 2017) se reporta un alza neta de 93,000 personas saliendo de Puerto Rico, incluso con la interrupción en las operaciones del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en Carolina.

“Pensábamos que la ola migratoria se había tranquilizado un poco, pero cuando agregamos los datos de septiembre de 2017, el neto subió. Esos 93,000 son un número fuerte y creo que cuando salga el dato de octubre de 2017 la cifra podría llegar a los 100,000”, indicó a El Nuevo Día el director del Instituto, Mario Marazzi, al comentar que la tendencia pudiera sugerir que habrá otra cifra récord de emigración.

El Negociado del Censo había proyectado que la migración de puertorriqueños debía terminar para el 2025, pero Marazzi indicó que el huracán María extenderá un par de años más este tránsito de personas. Para el 2025, la población de la isla estaría por debajo de los tres millones de habitantes, según proyectó el Censo de Estados Unidos. Puerto Rico tiene una población de 3.3 millones, una merma de un 10 por ciento desde el Censo del 2010.

“El movimiento neto de pasajeros en los últimos 12 meses nos permite aproximar al comportamiento de la tendencia migratoria la cual de por sí es volátil. Losdatos publicados a septiembre 2017 comienzan a validar las repercusiones tras el evento natural. Primero, una merma en el flujo de pasajeros aéreos debido a las interrupciones de los aeropuertos y segundo, un incremento de más personas saliendo que regresando a la isla. Es decir, el dato a septiembre 2017 prevé un alza nuevamente en la emigración que de por sí ha oscilado por más de una década en valores altos respecto al tamaño de la población de Puerto Rico”, dijo por su parte Alberto L. Velázquez-Estrada, gerente de Proyectos Estadísticos del Instituto.

El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico es una entidad gubernamental autónoma con la encomienda de coordinar el servicio de producción de estadísticas del Gobierno para asegurar que los sistemas de recopilación de datos y estadísticas, en los que se basan las políticas públicas, estén completos, sean confiables y de acceso rápido y universal.

El Nuevo Día