Puerto Rico: Rosselló viajó a Nueva York en busca de ayuda para la reconstrucción tras el paso del huracán

Rosselló estuvo cerca a la zona de la explosión en Nueva York

El gobernador Ricardo Rosselló, quien viajó el domingo a Nueva York para impulsar la reconstrucción de la isla tras el devastador paso del huracán María, estuvo a solo pasos del terminal de autobuses en el que esta mañana se reportó una explosión que dejó a varias personas heridas.

En un mensaje publicado en la red social de Twitter, el ejecutivo afirmó que “escuché una explosión cercana al hotel en NYC. Todo apunta fue un atentado terrorista. Estamos bien. Condenamos todos los actos de terror”.

Rosselló se encuentra en Nueva York para reunirse con las entidades independientes que colaboran en la revisión del informe “Build Back Better”, el cual busca la adopción de prácticas para la reconstrucción tras desastres o conflictos. Dijo que el posible atentado reportado esta mañana no cambiará su agenda del día.

El viaje del gobernador se anunció ayer en un comunicado en el que se informó que el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, será gobernador interino hasta el miércoles, cuando viaje a Washington para encontrarse con Rosselló en el esfuerzo de orientación al Congreso de Estados Unidos sobre la importancia de que Puerto Rico no salga perjudicado por la reforma fiscal federal.

A partir del miércoles la secretaria puertorriqueña de Justicia, Wanda Vázquez, desempeñará las funciones de gobernadora interina hasta el regreso a la isla el jueves de Ricardo Rosselló.

Rosselló se reunió ayer con los presidentes del Senado, Thomas Rivera Schatz, y de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez, además de con otros funcionarios de Puerto Rico, para contar con una posición común de cara a la estrategia a llevar ante el Congreso en Washington, donde un comité de conferencias entre la Cámara baja y el Senado trata el asunto de la reforma fiscal.

Rosselló intenta que en el proyecto de la reforma fiscal del presidente Donald Trump se incluyan disposiciones que den a Puerto Rico un tratamiento especial.

La reforma tributaria del presidente Trump tiene como objetivo que la actividad manufacturera retorne al país norteamericano para que crezca la economía, pero no tiene en cuenta que en el caso de Puerto Rico, como territorio foráneo fiscalmente, provocará una carga financiera para las compañías estadounidenses.

El Nuevo Día