El Salvador: ambientalistas le exigen al Ejecutivo prohibir el uso de pesticidas

Un grupo de ambientalistas de El Salvador urgieron este jueves al Gobierno a que prohíba el uso de pesticidas nocivos para la salud y el medioambiente, y que son utilizados habitualmente por algunas empresas dedicadas a tareas agrícolas.

Los miembros de diferentes asociaciones ambientales del país recordaron al Ejecutivo que debido al uso de estos productos por parte de 6 ingenios azucareros, la salud de pobladores de al menos 23 comunidades de la zona del Bajo Lempa, en Tecoluca (sudeste), “está siendo afectada”.

Los ambientalistas expresaron en una conferencia de prensa que la agricultura orgánica que practican los pobladores de estos lugares también ha sufrido daños a causa de la contaminación generada por el uso de agroquímicos utilizados en la fumigación aérea de los cañales.

Ante esta situación, pidieron al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) que realice un oficio de investigación sobre los casos de contaminación de cultivos y al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) que establezca mecanismos de contraloría sobre el uso “irracional” de agroquímicos.

Asimismo, instaron al Ministerio de Salud (Minsal) que brinde programas de atención a la prevención y tratamiento de la enfermedad de la insuficiencia renal crónica, ya que, según los ambientalistas, la mayoría de la población del Bajo Lempa sufre de este padecimiento a consecuencia del uso de los pesticidas.

En junio de 2016, la titular del MARN, Lina Pohl, anunció que el Gobierno, a través de este ministerio, presentará al Congreso un proyecto ley para prohibir el uso de 53 pesticidas por los daños que causan “a la salud de las personas y de los ecosistemas”. Sin embargo, a más de un año del anuncio, la iniciativa no ha sido presentada a la Asamblea Legislativa.

Esta sería la segunda ocasión en que se intenta prohibir el uso de estas sustancias. La primera fue en 2013, cuando el Congreso aprobó una iniciativa, pero el entonces presidente Mauricio Funes (2009-2014) frenó el proceso y pidió que 11 de los 53 no fueran prohibidos por sus posibles impactos en la producción agrícola.

Desde entonces dicho anteproyecto no ha sido retomado por los miembros del Órgano Legislativo.

En 2013 se intentó prohibir el uso y comercialización de los pesticidas porque podrían ser una de las causas principales de una extraña enfermedad renal que ha causado al menos 5.808 muertos desde 2002.

Radio La Primerísima