Chile: tras una misa multitudinaria en Temuco, el Papa se reúne con jóvenes en Santiago

Sigue la transmisión en vivo por Nodal


Papa Francisco congregó a miles de jóvenes en el Templo Votivo de Maipú

El papa Francisco participó este miércoles de un multitudinario encuentro con jóvenes en el Templo Votivo de Maipú, luego de protagonizar una misa y un almuerzo en la región de La Araucanía.

Desde temprano los jóvenes llegaron hasta la comuna del sector poniente de la capital, donde esperaron al líder de la Iglesia Católica con música y bailes para amenizar la espera, marcada por las altas temperaturas de esta jornada.

El inicio de la actividad se adelantó para las 17:00 horas, debido a que se anticipó su retorno a Santiago desde la región de La Araucanía.

Tras finalizar el encuentro, el papa Francisco se dirigió hasta la casa central de la Pontificia Universidad Católica para tener su última actividad oficial en la capital, ya que durante el jueves viajará a Iquique.

Bio Bio


Papa en La Araucanía: cita a Violeta Parra y habla sobre “violación a los DDHH” de los pueblos originarios

Esta mañana, el Papa Francisco llegó hasta La Araucanía, particularmente al Aeródromo Maquehue, para realizar la Misa por el Progreso de los Pueblos donde aprovechó de hablar sobre la “violación a los Derechos Humanos” de los pueblos originarios de Chile, citando de paso a Violeta Parra y lanzando una frase en mapudungún.

Miembros de la comunidad mapuche saludaron a la autoridad religiosa e incluso participaron de la ceremonia, a lo que respondió: “Mari, Mari. Küme tünngün ta niemün” (“Buenos días” y “la paz esté con ustedes”). “Tierra bendecida por el Creador con la fertilidad de inmensos campos verdes, con los bosques cuajados de imponentes araucarias – el quinto elogio realizado por Gabriela Mistral a esta tierra chilena-“, dijo.

“Quiero detenerme y saludar de manera especial a los miembros del pueblo Mapuche” -agregó- “y también saludar a otros pueblos originarios, rapa nui, aymara, quechua, atacameños y tantos otros”.

“Esta tierra, si la miramos con ojos de turistas, nos dejará extasiados, pero luego seguiremos nuestro rumbo sin más. Pero si nos acercamos a su suelo lo escucharemos cantar, y cantar con tristeza: “Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”, dijo el Papa citando a Violeta Parra.

En esa línea, Francisco afirmó que “en este contexto de acción de gracias por esta tierra y por su gente, pero también de pena y dolor, celebramos la Eucaristía” y que “lo hacemos en este aeródromo de Maquehue, en el cual tuvieron lugar graves violaciones de derechos humanos“, pidiendo un minuto de silencio “ante tanto dolor y tanta injusticia”.

“Jesús sabe que una de las peores amenazas que golpea a los suyos, será la división (…). No permitas que nos gane el enfrentamiento ni la división”. “La riqueza de una tierra nace precisamente de que cada parte se anime a compartir su sabiduría con los demás”, dijo, agregando que “necesitamos de la riqueza que cada pueblo tenga para aportar, y dejar de lado la lógica de creer que existen culturas superiores o inferiores”.

También indicó que “la unidad que nuestros pueblos necesitan reclaman que nos escuchemos, pero principalmente que nos reconozcamos” y que “nos necesitamos desde nuestras diferencias para que esta tierra siga siendo bella“.

“!Es imprescindible defender que una cultura del reconocimiento mutuo puede construirse en base a la violencia y destrucción que termina cobrándose vidas humanas. No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, porque esto lo único que despierta es mayor violencia y división”, dijo, agregando que “la violencia llama a la violencia, la destrucción aumenta la fractura y separación (…) Por eso decimos ‘no a la violencia que destruye’, en ninguna de sus dos formas”.

En esa línea, el Papa Francisco afirmó que “todos nosotros que, en cierta medida, somos pueblo de la tierra, estamos llamados al Buen vivir (küme Mongen) como nos lo recuerda la sabiduría ancestral del pueblo Mapuche” y que “cuánto camino a recorrer, cuanto camino para aprender el Küme Mongen, un anhelo hondo que brota no solo de nuestros corazones, sino que resuena como un grito, como un canto en toda la creación”.

El Dínamo


Impiden el ingreso de Francisca Linconao a sitio donde oficiaba misa el Papa Francisco

La Machi Francisca Linconao tenía la intención de entregarle una carta al Papa Francisco quien se encontraba en la Base Aérea Maquehue donde celebraba una misa, en la que citó una canción de Violeta Parra: “Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar” para destacar que esta tierra, la más pobre de Chile, está también llena “de pena y dolor”.

Sin embargo, personal de Cabarineros impidió su acceso.

Linconao le explicó a los uniformados que ella es una autoridad religiosa de su pueblo y, por tal razón, no debería tener impedimento en ser recibida por el líder de la Iglesia católica.

Carabineros le señalaron que para poder ingresar debía tener una autorización e invitación.

En la misiva, Linconao plantea lo siguiente:

“Le pido que invite al Estado de Chile a revisar mi situación e intervenga en este nuevo juicio, en el cual los fiscales de este país intentan condenarme a 40 años de cárcel, sin tener pruebas en la carpeta investigativa, sin yo tener ningún vínculo en este horrible crimen, pues ya ha quedado demostrado”.

“Si Ud. averigua un poco, se dará cuenta que en Chile sólo a los Mapuche se nos aplica la Ley Antiterrorista, no se nos respeta la presunción de inocencia, la prisión preventiva es extremadamente larga y sin justificación”.

“Sólo a los Mapuche se nos somete una y otra vez a juicios, existiendo una condena anticipada por los medios de comunicación”.

“Ya lo dije en un medio de comunicación local: Ud. y yo somos Autoridades Espirituales, y podemos dar muestra del respeto que debe existir entre las personas que habitamos esta tierra, sin embargo, debido a la persecución en mi contra, no he podido vivir mi espiritualidad”.

“Muchas gracias y espero lleve esta palabra a su país de origen, pues allí también está sufriendo lo mismo nuestro Pueblo Mapuche”, concluye la Machi.

El Mostrador