Colombia: la ONU lamenta la suspensión de los diálogos de paz con el ELN ordenada por Santos

La ONU deplora postergación de diálogos de paz en Colombia

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas lamentó la postergación de un nuevo ciclo de conversaciones entre el Gobierno de Colombia y el grupo insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) que tendría lugar el 10 de enero en Quito, Ecuador.

Rusia aseguró ante la ONU que espera la voluntad política de las partes para retomar el diálogo por la paz en Colombia, por su parte, Inglaterra expresó su preocupación por la ruptura del alto el fuego y rechazó los supuestos ataques cometidos por el ELN.

Bolivia, Francia y Estados Unidos llamaron a superar los obstáculos y renovar el cese del fuego que culminó la noche de este martes.

Los quince integrantes del Consejo manifestaron su apoyo al Gobierno colombiano para seguir con las conversaciones con el ELN y pidieron a las partes reanudar las negociaciones de paz que mantienen desde febrero de 2017 para prolongar el cese al fuego bilateral.

El 10 de enero el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó a la comisión negociadora de paz con el ELN regresar a la capital colombiana de Bogotá desde Quito para analizar las negociaciones con el grupo insurgente, tras los supuestos ataques cometidos por esa agrupación en la madrugada.

El nueve de enero, Juan Manuel Santos finalizó el cese del fuego bilateral que mantenían ambas partes desde el primero de octubre y que debía evaluarse el 10 de enero de 2018, cuando se instalaría en Quito la quinta ronda de negociaciones de paz.

El Ejecutivo colombiano y el ELN adelantan conversaciones por la paz desde febrero de 2017 con el fin de alcanzar un Acuerdo de Paz similar al que lograron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC- EP) en 2016 y que los llevó a dejar las armas y desmovilizarse para luego crear el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz precisó que el proceso de paz con el ELN no está suspendido y que el llamado de Santos a la delegación de paz es “a consultas”.

Telesur


Mientras la sociedad pide nuevo cese al fuego, Santos suspende negociación de Paz

Esta madrugada culminó el Cese al Fuego Bilateral, Temporal y Nacional acordado desde septiembre de 2017 entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional -ELN- . Mientras el ELN afirmaba ayer por la mañana que “están convencidos de la necesidad de un cese el fuego bilateral, pero aclara que no será una prórroga. Que tiene que ser uno nuevo, con otras condiciones”; el Presidente Juan Manuel Santos ordenó la suspensión de las negociaciones.

Ambas partes habían declarado que iniciarían el Quinto Ciclo de Diálogos en Quito, Ecuador, este lunes 8 de enero. Ahí evaluarían la posible continuación del Cese al Fuego analizando lo positivo y negativo de ese período de bajar las armas. Sin embargo, el inicio de dicho Ciclo se postergó y el Gobierno ahora se levanta de la mesa sintiéndose ofendido porque una organización en guerra actúa como una organización en guerra.

En trasmisión televisiva, Santos afirmó hoy que “El Gobierno Nacional deplora la decisión del ELN de reanudar sus ataques terroristas contra la población civil, las Fuerzas Armadas y la infraestructura. El Gobierno Nacional estuvo siempre dispuesto a prorrogar el cese al fuego con esa organización y negocia uno nuevo. Así se lo hicimos saber desde hace varias semanas y lo reiteramos en los últimos días, para responder afirmativamente ante la solicitud de la Conferencia Episcopal, las Naciones Unidas, los países amigos y centenares de organizaciones de la sociedad civil”.

Por su parte, el ELN publicó una declaración en la que llama a “Pactar un nuevo cese”. La Delegación de Diálogos afirmó que:

“1 El cese al fuego bilateral, temporal y nacional pactado para que durara 101 días, concluyó ayer (anoche) a las 12 de la noche. Su propósito de mejorar la situación humanitaria de la población fue logrado a medias por la actitud del régimen; de nuestra parte cumplimos con los objetivos del cese.

“2 Los incidentes sucedidos el día de hoy en el oriente colombiano, ocurren en medio de la compleja situación de conflicto que sufre el país; pero pese a ellos, no debe alterarse el curso de las conversaciones, para lograr una salida política del conflicto.

“3 El acuerdo prevé que en este Quinto ciclo de conversaciones se aborde la evaluación del cese recién terminado, para mantener sus logros y resolver los problemas que enfrentó.

“4 Este nuevo Ciclo también debe hacer despegar el Diálogo Nacional previsto dentro del Punto #1 de la Agenda, sobre participación de la sociedad en el logro de la paz.

“5 La mesa dio un salto cualitativo al desarrollar las conversaciones en medio de un cese, por lo que nos mantenemos en la decisión expresada de darle continuidad a este logro pactando un nuevo cese bilateral, que supere las dificultades del anterior.

“6 Reconocemos el acompañamiento que han tenido estas conversaciones y el cese bilateral, en especial por las organizaciones participantes en la Veeduría Social, la Conferencia Episcopal, la Misión del Consejo de Seguridad de la ONU, los países Garantes y el Grupo de países de apoyo, acompañamiento y cooperación; a quienes les solicitamos mantener su respaldo a los esfuerzos de paz que realiza este mesa.”

Cabe señalar que en un informe elaborado por más de 75 organizaciones defensoras de derechos humanos que realizaron veeduría al cumplimiento al Cese al Fuego, estas señalaron que durante el período comprendido entre el 1 de octubre (día de inicio del Cese) y el 20 de noviembre de 2017 incrementó la violencia contra la población civil y los líderes y lideresas sociales.

Durante dicho período se presentaron 299 víctimas individuales (de los cuales 45 fueron homicidios, 96 personas heridas, 35 víctimas de amenazas individuales y 25 colectivos amenazados). En cuanto a los agresores, se afirmó en la investigación que el Estado tuvo la presunta responsabilidad en el 73% de las víctimas, autores desconocidos en el 17% de los casos, paramilitares en el 8% y el ELN en el 1%.

La publicación de este informe dejó por fuera (por desfases de tiempo) hechos como los sucedidos el 27 de noviembre en Magüí Payán, Nariño, el cual habría variado un poco las cifras. Pero, sin dudas, el Gobierno no cumplió durante el período pactado el objetivo fundamental del Cese acordado: garantizar condiciones humanitarias en las comunidades que hicieran factible la participación de las mismas en la construcción de Paz. Por solo señalar un dato, en el mes de diciembre fue asesinado un líder social cada 3 días. Al mismo tiempo, durante este período se incrementó el tratamiento de guerra a la protesta social, derecho fundamental de todos y todas las ciudadanas.

La Agenda de las Negociaciones entre el ELN y el Gobierno continúa enmarañada. El Punto 1, que tiene que ver con la participación de la sociedad en la construcción de Paz, a más de año y medio no se concreta porque el Gobierno afirma que esta es una negociación no incluyente de ningún otro actor social que no sean ambas partes y la guerrilla se niega a tener diálogos fallidos y alejados de Colombia.

El ELN dice que tiene la intención de continuar negociando y de acordar otro cese al fuego pero garantizando los mecanismos que hagan que esta vez el objetivo de paz sí sea cumplido. Mientras tanto, Santos suspende el diálogo. Ojalá y el Presidente haga honores a su Nobel de Paz.

Colombia Informa


Cuatro negociadores del Gobierno permanecerán en Ecuador

Los delegados que viajaron a Bogotá a reunirse con el presidente Santos junto al jefe de la delegación, Gustavo Bell son: Angelika Rettberg, Alberto Fergusson y José Noe Ríos.

Después de la decisión del presidente Santos se organizó el tema logístico para el desplazamiento de los negociadores a Colombia y los cuatro plenipotenciarios restantes aguardarán en Quito a que haya decisiones del presidente frente a la negociación, para saber si se regresan o si se continuará con el diálogo.

Los que se quedaron en Ecuador son: Freddy Padilla, Carlos Rios, Socorro Ramírez y Alejandro Reye.

Mientras Santos, Bell y los otros negociadores hacen la evaluación no habrá ningún tipo de contacto entre Gobierno y guerrilla en Ecuador y cada delegación estará por aparte hasta nueva orden.

Caracol