Colombia: Santos suspende el diálogo con el ELN y siguen los asesinatos a líderes sociales

Juan Manuel Santos: ”Hasta cuando el ELN sea coherente entre sus palabras y sus acciones se reanudarán los diálogos”


¿Qué opciones le quedan al Gobierno tras suspender los diálogos con el ELN?

Tras la suspensión de los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y el ELN, queda en el panorama político la duda de lo que pueda suceder con la mesa instalada en Quito, Ecuador, debido a que el presidente Juan Manuel Santos dejó la puerta abierta para retomar el proceso.

“He tomado la decisión de suspender la instalación del quinto ciclo de conversaciones que estaba prevista para los próximos días, hasta que no vea coherencia por parte del ELN entre sus palabras y sus acciones”, dijo Santos, luego de la escalada terrorista del fin de semana, donde atentaron contra tres estaciones de Policía en la Costa Caribe, dejando siete uniformados muertos y 40 más heridos.

La decisión de Santos fue ampliamente respaldada por los distintos sectores políticos, quienes también pidieron mayor contundencia en el accionar del presidente con esta guerrilla. Una de las primeras en reaccionar fue la precandidata Marta Lucía Ramírez, quien manifestó que esta determinación debía haberse tomado tiempo atrás, cuando se rompió el cese bilateral al fuego a principios de enero.

“Están demostrando una vez más que no tienen voluntad de logar la paz y pretenden seguir arrodillando un gobierno débil y a la sociedad, pero no lo vamos a permitir”, dijo Ramírez, al tiempo que le pidió al mandatario colombiano dejar que el próximo gobierno sea el que se siente a negociar con el ELN cuando “hayan dejado de secuestrar, de reclutar niños y de cometer atentados terroristas”.

El candidato presidencial Germán Vargas Lleras, compartió la decisión del Gobierno de suspender las negociaciones con el ELN. “Se pone fin con esto al uso abusivo que estaba dando esta guerrilla a la voluntad de diálogo de los colombianos”, manifestó a través de su cuenta en Twitter.

Un tono más conciliador mostró Piedad Córdoba, quien defendió la continuidad del proceso de paz y afirmó que es un objetivo irrenunciable. “Desde el más profundo dolor pero también desde la más firme convicción, Colombia pide paz. Todos debemos estar a la altura del momento histórico. Nuestro llamado al diálogo sigue intacto, rechazamos el atentado perpetrado por el ELN. Decisión de Juan Manuel Santos de suspender diálogos debe servir para recomponer la mesa de negociaciones”, dijo.

De otra parte, Alejandro Ordóñez afirmó que la decisión del gobierno debería ser una noticia para celebrar, pero “el país ya conoce las estrategias de negociación entre Juan Manuel Santos y los grupos guerrilleros. El mejor ejemplo de ello: todas las concesiones hechas al grupo terrorista Farc”.

Juan Carlos Pinzón, por su parte, indicó que aunque se congelaron las negociaciones con el ELN, “no se han puesto condiciones y no se han parado los diálogos. El país necesita una señal de no concederle todo lo que quieren estos terroristas”.

Para el analista Mauricio Jaramillo, estas reacciones de los candidatos presidenciales se hacen en un momento coyuntural, pero afirma que de llegar a la presidencia cualquiera de ellos intentaría continuar con las negociaciones de paz. “La presión internacional, del Congreso y de algunos sectores sociales así se lo exigirán al nuevo mandatario, sea de izquierda o de derecha”, agrega.

“Yo creo que internacionalmente la paz significa mucho para el país, en términos de inversión, y el presidente que quede en estas elecciones debe entenderlo y continuar con las negociaciones. Es más difícil que a un gobierno internacionalmente le den dinero para la guerra que para la paz”, señala el analista.

Según Jaramillo, es por esta misma razón que el presidente Santos va a hacer todo lo posible para retomar las negociaciones en lo que le queda de tiempo. “El problema es que al Gobierno solo le quedan tres o cuatro meses de negociación efectiva debido a las elecciones presidenciales. Además, la paz está desacreditada y los atentados del fin de semana ahondaron esa sensación, de ahí que varios sectores políticos y sociales hayan presionado para que el presidente tomara esta decisión”, dijo.

Jaramillo manifestó que lo que está haciendo Santos al no suspender de manera definitiva los diálogos con esta guerrilla es defender su posición de paz. “Es responsabilidad del presidente negociar la paz por mandato constitucional, además, Santos fue elegido para lograr la paz y por eso no va a desistir de este proceso, al menos hasta que termine su periodo. Sin embargo, estuvo bien la decisión que tomó, porque con un golpe tan duro a la Fuerza Pública estaba en obligación de hacerlo”.

Enrique Serrano, experto en temas políticos, señaló que la decisión de Juan Manuel Santos no puede ser definitiva, pero es una respuesta acertada ante las acciones del ELN. “La negociaciones se reanudarán en pocos días luego de un diálogo interno entre ellos, que terminará con la explicación de esta guerrilla de por qué tomaron esta decisión”.

Sin embargo, Serrano resaltó cualquier cosa que esté pasando en Quito es una incógnita para todos. “Es como los diálogos de La Habana, nosotros no vemos lo que pasa, no sabemos por qué se han complicado las negociaciones ni por qué no han podido pactar un nuevo cese al fuego”.

El analista explicó que Santos seguirá intentando retomar el proceso con el ELN porque está atado a él y no puede soltarlo mientras esté en el poder. “De todos modos le queda pocos meses para preservar lo que han avanzado hasta ahora, pese a las incongruencias del proceso y los reveses que ha dado el ELN”.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, contrario a Serrano, piensa que la medida del mandatario es una manera “elegante” de levantarse de la mesa de negociación en Quito. “El presidente está haciendo lo mismo que ocurrió en Tlaxcala en 1993 cuando suspendieron temporalmente los diálogos y ahí se perdieron diez años del proceso”.

La razón, explicó Ávila, es que nadie va a cargar con el peso de decir que acabó con los diálogos porque en “20 años nadie se va a acordar de los atentados a las estaciones de Policía, sino de quién fue el presidente que se levantó de la mesa. Santos no va a asumir ese costo político.

Ávila dijo que con esta decisión el proceso quedó enterrado y va ser muy difícil levantarlo. “Además, las condiciones estructurales para poder continuar con los diálogos son muy complicadas porque el ELN percibe que el Gobierno de Santos ya no le va a cumplir nada, porque está terminando su mandato, además no tiene injerencia en el Congreso y no le ha cumplido a las FARC. Hay que esperar el nuevo gobierno”, agregó.

El País


Encuentran asesinado a líder social en Bajo Cauca antioqueño

Hay conmoción en Antioquia en donde en las últimas horas apareció el cadáver de un líder social en aguas del Río Cauca, este sería el segundo cuerpo hallado en menos de una semana.

El cuerpo del líder social Víctor Vitola, apareció en aguas del Río Cáceres a la altura del municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño; El joven de 30 años había sido reportado como desaparecido desde el pasado 20 de enero, la Organización Indígena de Antioquia (OIA), rechazó el crimen.

El Consejero Relaciones Políticas de la OIA, Richard Sierra, aseguró: ‘’es un hecho desafortunado porque era un muchacho que hacia parte del grupo de cultura municipal, era profesor de danzas y era conocido públicamente por su activismo con la juventud.

La preocupación para la organización indígena es aún mayor, pues este es el segundo cuerpo de un líder social que aparece en el Río Cauca en menos de una semana.

‘’Eso genera zozobra en la población, mucho temor en las comunidades tanto urbanas como rurales a orillas del Río Cauca; esa situación es muy compleja para nuestros indígenas en el territorio’’, agregó Sierra.

Según representantes de las comunidades del Bajo Cauca, la noche de este domingo se registró un nuevo desplazamiento de campesinos e indígenas en Cáceres, debido a fuertes enfrentamientos de grupos armados en la zona.

Canal