México: el gobierno acuerda con EEUU y Canadá medidas anticorrupción en la penúltima ronda de negociación del TLCAN

Acuerdan candados anticorrupción en el TLCAN

México, Estados Unidos y Canadá lograron cerrar el capítulo de Anticorrupción, con el cual se penalizan prácticas corruptas de los gobiernos y las compañías de los tres países respecto a cualquier tema cubierto por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Este rubro se discutió sólo el lunes, de acuerdo con el programa de trabajo original de la sexta ronda de negociaciones, pero el cierre fue difundido hasta el viernes.

El capítulo incluye prácticas de integridad en gobiernos y empresas y regula sobre delitos como soborno, cohecho, malversación de fondos, desvío de recursos y peculado, entre otros.

Canadá y Estados Unidos, quienes tienen leyes más estrictas en la materia a nivel nacional, tienen interés particular para proteger a sus empresas de actos de corrupción en México que las hagan menos competitivas en sus inversiones y en el comercio de bienes y servicios.

Para México, la conclusión de este capítulo es relevante para mostrar avances en las negociaciones y para hacer más atractivo al país en uno de sus puntos más débiles de competitividad.

En el Reporte de Competitividad Global 2017, difundió por el Foro Económico Mundial (WEF), México se mantuvo en el lugar 51, en una muestra de 137 países, con la corrupción como el principal problema para hacer negocios.

Según el gobierno mexicano, en el nuevo contenido del TLCAN se establecerían disuasivos en los procesos de licitaciones públicas para garantizar que el acceso al gasto gubernamental sea transparente y bien dirigido.

Muchos de los compromisos de México en esta esfera fueron incluidos en el Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP o TPP 11), cuyo “acuerdo global en principio” ya fue cerrado, con el capítulo de transparencia y anticorrupción incluido en su totalidad.

En ese capítulo del TPP 11, los países se comprometen a la aplicación efectiva de sus leyes y reglamentos anticorrupción. Además, a esforzarse por adoptar o mantener códigos o normas de conducta para sus funcionarios públicos, así como medidas para identificar y gestionar los conflictos de intereses, incrementar la capacitación de los funcionarios públicos, tomar medidas para desalentar prebendas, facilitar la notificación de los actos de corrupción y establecer las medidas disciplinarias o de otro tipo para los funcionarios públicos que participen en actos de corrupción.

Las partes del TPP se obligan a garantizar ciertos derechos de debido proceso para los interesados del TPP, en relación con procedimientos administrativos, incluyendo una pronta revisión a través de procedimientos imparciales por parte de tribunales o procedimientos judiciales o administrativos.

También se comprometen a adoptar o mantener leyes que penalicen el ofrecimiento o solicitud de ventajas indebidas por parte de un funcionario público, así como otros actos de corrupción que afecten al comercio internacional o la inversión.

En el Índice de Percepción de Corrupción, publicado por Transparencia Internacional, México se encuentra en el sitio 123 de 176 naciones; Estados Unidos en el lugar 18, y Canadá en la posición nueve.

Ven renegociación más allá del 2018

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría extenderse más allá del 31 de marzo próximo e incluso llegar hasta el 2019, revelaron fuentes cercanas a las conversaciones consultadas por el diario estadounidense The Washington Post (TWP).

“Un funcionario de comercio estadounidense que pidió el anonimato dijo que la cantidad de trabajo por sacar en la negociación es tal que ‘no sería sorprendente si las conversaciones continúan (más allá del 31 de marzo)’”, reportó el rotativo estadounidense.

El motivo del aplazamiento sería dar tiempo para que se lleven a cabo las elecciones presidenciales en México (julio) y las legislativas de medio término en Estados Unidos (noviembre).

En la quinta ronda de negociación del acuerdo, llevada a cabo en México en noviembre pasado, las delegaciones estadounidense, mexicana y canadiense acordaron extender las discusiones al 2018 (la meta original era terminar en el 2017), pero concluirlas antes del primer trimestre, plazo que vence el 31 de marzo.

Según fuentes cercanas a las pláticas, habrá una séptima ronda de negociaciones a finales de febrero en México y otra posterior en Estados Unidos, en marzo.

El avance de las primeras cinco rondas ha sido escaso, debido a la dureza de las posiciones estadounidenses y la reluctancia de México y Canadá a ceder.

Hoy concluye la sexta ronda, en Montreal, con la expectativa de que Estados Unidos informe, hasta el último momento, su posición respecto de las contrapropuestas de México y Canadá a algunos de sus planteamientos más polémicos, como las reglas de origen automotrices, los mecanismos de resolución de disputas y la cláusula que pondría fin al TLCAN en automático cada cinco años.

El Economista


Presiona EU la sexta ronda del TLCAN para que México eleve estándares laborales

En el último día de trabajos de la sexta ronda de negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se intensificaron las presiones para que México se comprometa a elevar sus estándares laborales.

Haciendo eco de la reciente carta de los congresistas estadounidenses en relación a los estándares laborales mexicanos, el demócrata por Nueva Jersey, Bill Pascrell, enfatizó que el tema es crucial para el avance de las negociaciones.

“Los negociadores mexicanos parece que no han captado los grandes asuntos en el tema laboral”, afirmó el congresista Pascrell, minutos antes de reunirse con el representante comercial Robert Lighthizer, en el marco del cierre de esta ronda en Montreal.

El congresista reconoció que las negociaciones “se están moviendo” y señaló que necesitamos “salvar” el TLCAN. Sin embargo, dijo que es necesario tener un “ajuste” en los estándares laborales del tratado trilateral.

“Estoy menos optimista que ayer, pero tengo esperanza”, indicó Pascrell, quien consideró que el TLCAN “no ha sido bueno para Estados Unidos y en muchas formas tampoco para México”.

Pascrell es parte de la delegación bipartidista de once congresistas estadounidenses que realizan una gira de trabajo de dos días paralelamente a los trabajos de la sexta ronda.

Para el congresista demócrata por Michigan, Sander Levin, el foco debe estar en los temas “sustanciosos” y no los tiempos de las rondas.

“Es importante hablar de los temas mayores entre Canadá y Estados Unidos y entre éste y México”, dijo al final de la reunión del equipo negociador estadounidense con el representante comercial Robert Lighthizer.

Levin consideró que en Canadá y Estados Unidos se han perdido empleos en las industriasque han llevado su producción a México, el cual por 24 años ha operado “sin ninguna presión en estándares laborales y ambientales”.

“La industria se ha ido donde la fuerza laboral es barata y las regulaciones ambientales son flexibles”.

El congresista consideró que el tema agrícola es el más delicado entre Canadá y Estados Unidos dentro del TLCAN, y en el caso de México el tema laboral, que en su opinión, ha ocasionado la pérdida de empleos estadunidenses.

Ejemplificó que BMW acaba de abrir otra planta en México con pagos de entre 1.25 a 2.50 dólares, y que muchas empresas de autopartes de Canadá y Estados Unidos se han movido a México. “Si esto continúa, seguiremos perdiendo industrias estadounidenses”, alertó.

Señaló que en los procesos de negociación hay que ser “optimistas, pero realistas”, y consideró que la respuesta de México no satisface las expectativas estadunidenses, porque “esas condiciones (laborales) deben ser ajustadas”.

Aristegui