El Parlamento cubano elegirá al sucesor de Raúl Castro el 19 de abril de 2018

201

Raúl Castro dejará la presidencia de Cuba en abril de 2018

El Parlamento cubano aprobó extender hasta el 19 de abril del 2018 la actual legislatura, que debía concluir el próximo 24 de febrero después de la celebración de unas elecciones generales tras las que se espera que el presidente Raúl Castro sea relevado en el cargo.

La medida, propuesta por el Consejo de Estado -máximo órgano decisorio del país-, se tomó por “la situación excepcional” provocada por el paso del huracán Irma en septiembre pasado, que dejó en la isla diez muertos y millonarios daños materiales.

La primera etapa del proceso electoral, los comicios municipales fijados para octubre, ya había sido pospuesta un mes por el mismo motivo.

De acuerdo a la Constitución cubana, una legislatura solo puede extenderse “por acuerdo de la propia Asamblea en caso de guerra o en virtud de otras circunstancias excepcionales que impidan la celebración normal de las elecciones y mientras subsistan tales circunstancias”.

Según lo aprobado hoy por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral) en su segundo y último pleno del año y de la octava legislatura, la vigencia de las actuales asambleas provinciales del Poder Popular también se extiende, en este caso hasta el 25 de marzo, según un informe de la estatal Agencia Cubana de Noticias.

Las próximas elecciones generales cubanas suscitan un gran interés, ya que la próxima legislatura será la primera ocasión en seis décadas que la presidencia de Cuba no estará ocupada por un mandatario apellidado Castro, tras más de 40 años de Gobierno de Fidel Castro, sucedido en 2006 y hasta la fecha por su hermano menor, Raúl, de 86 años.

El proceso electoral, que incluye la celebración sucesiva de comicios municipales, regionales y generales, comenzó el 26 de noviembre con la elección de los delegados municipales del Poder Popular (concejales), en la que participaron 7,6 millones de personas, según datos oficiales.

De cara a ese proceso municipal se había constituido la plataforma ciudadana #Otro18, que por primera vez intentó presentar candidatos independientes, aunque finalmente no lo logró.

De entre los delegados elegidos en ese primer proceso saldrá parte de los candidatos a diputados de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) en las elecciones generales, aún sin fecha, y el nuevo Parlamento que resulte electo ratificará el 19 de abril al nuevo presidente de Cuba.

Aunque no se ha confirmado oficialmente, se prevé que el relevo de Raúl Castro sea el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.

La ley electoral cubana establece que el presidente, junto con el vicepresidente y los restantes miembros del Consejo de Estado, se eligen a partir de una propuesta elaborada por una Comisión de Candidaturas integrada por diputados electos en los comicios generales, que es sometida a votación en el Parlamento.

La Vanguardia


Raúl Castro: `En 2018 Cuba tendrá nueva presidencia y seguirá libre e independiente´

El Presidente de los Consejos de Estado y Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, intervino durante el décimo periodo ordinario de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), donde ratificó el carácter socialista de la Isla: “aquí estamos y estaremos libres, soberanos e independientes”.

https://www.youtube.com/watch?v=G8O6tCAe7Ps

El Presidente de los Consejos de Estado y Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, intervino durante el décimo periodo ordinario de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), donde ratificó el carácter socialista de la Isla: “aquí estamos y estaremos… libres, soberanos e independientes”.

El mandatario cubano se refirió al impacto del poderoso huracán Irma en la situación actual de la nación. Hace unos tres meses, el ciclón tropical afectó a
más de 179 mil viviendas, produjo numerosos daños en instalaciones de la salud, la educación, el turismo, las comunicaciones, etc. y por vez primera, se paralizó el sistema electroenergético nacional.

Raúl destacó el papel de las regiones estratégicas en la recuperación tras el paso del meteoro y subrayó que los resultados alcanzados y las experiencia adquiridas confirma la vigencia de la doctrina de la guerra de todo el pueblo y del sistema defensivo regional como pilares para resistir ante cualquier amenaza.

Más adelante agradeció por la ayuda llegada de todas partes del planeta.
También calificó de exitosa la realización de la primera etapa del proceso de elecciones generales.

“Nuestro pueblo acudió masivamente a ejercer su derecho al voto alcanzando un 89.02 % de participación, cifra similar al anterior proceso. Al propio tiempo la calidad del voto fue superior al lograse mayor cantidad de boletas válidas. Este proceso se caracterizó por una mayor preparación y cohesión en el trabajo entre las autoridades electorales, las instituciones estatales, las organizaciones de masa y la ciudadanía; por la confianza del pueblo en la Revolución y la democracia socialista y por el homenaje rendido a su líder histórico”.

El presidente de Cuba dedicó una parte de su discurso a la decisión tomada hoy por el Parlamento para prorrogar el actual mandato.

“En el día de hoy, de conformidad con la Constitución de la República, esta Asamblea acordó prorrogar el mandato de la Octava Legislatura, con lo cual la instauración del nuevo parlamento no se hará el 24 de febrero -como se ha hecho regularmente- sino el 19 de abril, día de la gran victoria del socialismo sobre el imperialismo”.

Raúl expresó que no deseaba extenderse en el tema económico, pues desde el pasado martes ya los diputados han debatido sobre el tema. Específicamente al respecto del crecimiento del PIB este año (1,6%) sentenció: “No nos satisface, pero ha sido logrado en un escenario de restricciones, limitaciones con el combustible, la sequía y los efectos del bloqueo contra Cuba”.

El crecimiento se debe al dinamismo del sector turístico, que “tendrá el reto de alcanzar los cinco millones de visitantes el año próximo”, exhortó el presidente.

Pese a la situación del país, Cuba mantuvo los logros históricos de la Revolución.
“En medio de las tensiones económicas se aseguraron los servicios sociales, se preservó el equilibrio financiero interno, se garantizó la oferta en la red de establecimientos minoristas, aunque fue insuficiente”.

Para el 2018, el Plan de la Economía prevé un crecimiento del dos por ciento, lo que exige “el uso eficiente de los recursos financieros, elevar los ingresos por exportaciones, aumentar las producciones nacionales como los alimentos y otros productos para generar ingresos y fuentes de empleo”, explicó.

Sobre el contexto ecnonómico, comercial y financiero de la nación argumentó: “El próximo año será también complicado para las finanzas externas de la nación, sin embargo, seguiremos credibilidad de nuestra economía y reitero a los acreedores el cumplimentar los compromisos pactados, y agradecemos su apoyo y comprensión por las dificultades transitorias que afrontamos”.

Mientras la OEA intenta aplastar a Venezuela, el ALBA permanecerá junto a ella

Durante su discurso, el General de Ejército realizó un balance sobre las cuestiones fundamentales de la política exterior de Cuba.

Sin dudas, el giro provocado por Donald Trump en las relaciones Cuba-Estados Unidos es uno de los asuntos claves para el futuro de la nación. “En 2017 hemos sido testigo de un serio e irracional retroceso de las relaciones Cuba- EEUU, del cual nuestro país no es responsable”, enfatizó el presidente. Se refirió además al recrudecimiento del bloqueo, la aplicación de medidas injustificadas que afectan a ambos pueblos… “a las familias y que menoscaban los derechos y libertades tanto de los cubanos como de los estadounidenses”.

“En este retroceso, los Estados Unidos acuden a la fabricación artificial de pretextos irracionales. Reitero que Cuba no tuvo ni tiene responsabilidad con los supuestos incidentes ocurridos con diplomáticos acreditados en el país, las investigaciones realizadas por expertos cubanos y estadounidenses así lo confirman”, concluyó.

Raúl también recordó que no ha sido Cuba quien ha establecido restricciones, ni la que ha limitado los vínculos comerciales, ni la que ha perjudicado el funcionamiento de las embajadas, los intercambios y viajes entre ambas naciones. La política adoptada por el nuevo gobierno de los Estados Unidos tiene la oposición de la comunidad internacional y del pueblo estadounidense, que se expresó en la votación de la ONU contra el bloqueo, con la oposición unánime de la comunidad internacional.

“Tampoco tiene el apoyo de la migración cubana que también se ve afectada, estas decisiones solo responde a intereses y políticas retrógradas”, afirmó.

Asimismo, ratificó que Cuba tiene la voluntad de continuar negociando los temas bilaterales pendientes, sobre la base del respeto y la independencia. “La Revolución ha resistido el embate de 11 administraciones, y aquí estamos y estaremos: libres, soberanos e independientes”.

Por otra parte, el mandatario cubano expresó la solidaridad con Cristina Fernández de Kirchner y a Lula de Silva, acosados por procesos judiciales motivados por cuestiones políticas.

Sobre el escenario político y social que vive la región, consideró:

“Los países de América Latina y el Caribe debemos avanzar a la integración de América; trabajar por la unidad dentro de la diversidad es una necesidad impostergable. Cuba no escatimará esfuerzos porque la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), como mecanismo genuinamente latinoamericano siga promoviendo los intereses comunes de la región”.

Otro tema internacional que abordó fue la decisión de EE.UU. de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel, “lo que constituye una grave violación de la carta de la ONU y al Derecho Internacional. Esta medida repudiada por la comunidad internacional agudiza más las tenciones en el área y aleja cualquier esfuerzo por reanudar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos”.

Por otra parte, Raúl se refirió a las recientes elecciones en Venezuela, donde el chavismo obtuvo otra victoria. Además, rechazó la injerencia externa contra el proceso bolivariano.
Mientras “la OEA intenta aplastar a Venezuela, el ALBA permanece junto a ella”.

“Reiteramos nuestra invariable solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela, las mantendremos aún en las circunstancias más adversas, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para contribuir a la victoria bolivariana y chavista. Nunca faltaremos hacia la lealtad y gratitud que sentimos hacia el eterno Comandante Hugo Chávez, por su lealtad en los momentos más difíciles”.

“En 2018 habrá concluido mi segundo y último mandato”

Al final de su discurso, Raúl Castro ratificó que el próximo año Cuba tendrá un nuevo presidente:

“Finalmente deseo ratificar lo ya expresado en los Congresos del Partido Comunista de Cuba sobre limitar a dos términos de cino años el ejercio de los principales cargos de la nación. En consecuencia cuando la Asamblea Nacional se constituya, habrá concluido mi segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno y Cuba tendrá un nuevo presidente. Solo me resta desearles a ustedes y a nuestro pueblo un feliz año nuevo”.

Cuba Información


Conozca las bases del sistema electoral cubano

La Ley No. 72 de 1992, Ley Electoral, establece que los procesos electorales son de dos tipos:a) Elecciones generales, en las que se elige a los Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, su Presidente, Vicepresidente y Secretario al Presidente, Primer Vicepresidente, Vicepresidentes, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado a los Delegados a las Asambleas Provinciales y Municipales del poder Popular y a su vez Presidentes y Vicepresidentes. Cada cinco años.

b) Elecciones parciales, en las que se elige a los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes. Cada dos años y medio.

El 4 de enero de 2005 el Consejo de Estado convocó a elecciones de Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular las que se celebrarán el 17 de abril del propio año, y el 24 de abril en segunda vuelta en aquellas circunscripciones en las que ninguno de los candidatos hubiera obtenido más del 50% de los votos válidos emitidos. Posteriormente, y como parte del mismo proceso electoral, se elegirán, por los propios Delegados que constituyen la Asamblea Municipal, a su Presidente y Vicepresidente.

Antes de entrar en detalles sobre este proceso electoral referiremos primero los principios generales que caracterizan el Sistema Electoral Cubano:

• Todos los ciudadanos con capacidad legal para ello, tienen derecho a intervenir en la dirección del Estado, bien directamente o por intermedio de sus representantes.

• El Partido no propone, no postula ni promueve candidatos, es el propio pueblo, los electores los que tienen esa facultad la que ejercen en asambleas públicas en acto libre y soberano.

• Inscripción universal, automática y gratuita de los electores en el registro electoral.

• El voto es libre, igual y secreto y cada elector tiene derecho a un solo voto.

• Tienen derecho al voto los cubanos que hayan cumplido 16 años, excepto los incapacitados mentales previa declaración judicial de su incapacidad y los incapacitados judicialmente por causa de delitos.

• Derecho de los mayores de 16 años de edad a ser elegidos. Cuando se trate de Diputados a la Asamblea Nacional se requiere tener 18 años.

• Derecho de los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y demás miembros de los institutos armados a elegir y ser electos.

• Inexistencia de campañas electorales discriminatorias, millonarias, ofensivas, difamatorias y denigrantes. Los candidatos no pueden hacer campañas a su favor.

• Total transparencia en los comicios.

• Obligación de que todos los electos lo sean por mayoría. El candidato sólo es electo si obtiene más del 50% de los votos válidos emitidos.

• Alta participación del pueblo en las elecciones. En todos los procesos electorales que se han celebrado desde el año 1976, han participado más del 95% de los electores.

ASPECTOS FUNDAMENTALES DEL SISTEMA ELECTORAL CUBANO APLICABLES A LAS ELECCIONES PARA DELEGADOS A LAS ASAMBLEAS MUNICIPALES DEL PODER POPULAR

1. En el caso de las elecciones para Delegados a las Asambleas Municipales se pueden nominar o postular, en cada circunscripción, entre dos u ocho candidatos conforme establece la Ley Electoral. Siempre debe de haber por lo menos dos candidatos postulados en cada circunscripción y se vota, el día de las elecciones, por un solo candidato.

2. La divulgación la realizan las Comisiones Electorales con un profundo sentido cívico y ético.

3. Las urnas son custodiadas simbólicamente por niños y adolescentes.

4. Carácter elegible, renovable y revocable de todos los integrantes de los órganos representativos del poder del Estado.

5. Obligación de los elegidos de rendir cuenta de su actuación ante los electores.

6. Los elegidos pueden ser revocados en cualquier momento de su mandato por las causas y según el procedimiento establecido en la ley.

7. Los Delegados no son profesionales en su función; mantienen la actividad laboral que desempeñan y sólo excepcionalmente, y mientras dure su mandato, devengan su salario por la respectiva Asamblea como es el caso de los Presidentes y Vicepresidentes.

ALGUNAS CUESTIONES ORGANIZATIVAS Y CONCEPTUALES

Derecho al sufragio

Se trata de un derecho constitucional. Es el derecho a elegir y ser elegido. Puede ser sufragio activo y sufragio pasivo.

Sufragio activo: Es el derecho a elegir; lo tienen todos los cubanos que hayan cumplido 16 años de edad y reúnan los requisitos establecidos por la Constitución y la ley.

Sufragio pasivo: Es el derecho a ser elegido; lo tienen todos los cubanos que hayan cumplido 16 años de edad, salvo en el caso de los Diputados para lo cual se requiere tener 18 años y reunir los demás requisitos.

Circunscripciones electorales

Son las unidades territoriales o de carácter especial que a los efectos electorales se constituyen en un municipio. En cada circunscripción se elige un Delegado que forma parte de la Asamblea Municipal. Una Asamblea Municipal está integrada por tantos Delegados como circunscripciones tenga el municipio.

En caso necesario se pueden constituir circunscripciones especiales para los que residan permanentemente en unidades militares, internados escolares o colectivos que deben permanecer un tiempo prolongado fuera de sus domicilios.

Organización y dirección del proceso electoral:

El proceso lo organizan y dirigen las Comisiones Electorales constituidas a nivel Nacional, Provincial, Municipal, de Circunscripción y Especiales.

La Comisión Electoral Nacional dicta instrucciones que son normas complementarias necesarias para la realización del proceso. Es designada por el Consejo de Estado que, igualmente, determina el término en que deben constituirse las Comisiones Electorales Provinciales, Municipales y de Circunscripción.

La Comisión Electoral Nacional designa a los integrantes de cada una de las Comisiones Electorales Provinciales y del Municipio Especial Isla de la Juventud.

Las Comisiones Electorales Provinciales designan a su vez a los miembros de las Comisiones Electorales Municipales y éstas a los miembros de las de Circunscripción y, en su caso, de Distrito.

Cuando un miembro de una Comisión Electoral es propuesto como precandidato deberá ser sustituido de inmediato.

Los Organismos de la Administración Central del Estado, en los distintos niveles, están obligados a prestar la cooperación necesaria en el desarrollo del proceso electoral.

En las Asambleas Municipales, al igual que en las Provinciales, el Secretario es aprobado por ésta a propuesta del Presidente y no elegido y una vez designado, no se requiere de ratificación o una nueva designación.

Comisiones de Candidatura

Es un órgano que se crea y que en el caso de las elecciones parciales de Delegados para las Asambleas Municipales, su función se limita a proponer la candidatura de Presidente y Vicepresidente de la Asamblea Municipal, la que tiene que aprobar la propia Asamblea y después elegir en votación directa y secreta e integrada por representantes de los organizaciones de masas y presididas por el representante de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Ética Electoral

Las elecciones cubanas tienen una fuerte base ética que se expresa en su transparencia y control popular y está contenida en normas que rigen los procesos electorales los cuales son ajenos a manifestaciones de demagogia y politiquería en correspondencia con el carácter de la propaganda y la divulgación.

De lo ilícito electoral

Se refiere a las normas contenidas en la Ley Electoral y a las conductas que constituyen delitos de la competencia de los Tribunales Populares. La Ley Electoral señala distintos casos como son del que se infrinja las disposiciones emanadas de la Comisión Electoral Nacional, vote por más de una vez o sin tener derecho a ello, falsifique un documento y otras conductas que la ley señala.

ELECCIONES Y DEMOCRACIA

Mientras para los países de la llamada «democracia representativa» las elecciones representan toda la democracia (que en muchos de ellos hasta ese momento se le escamotea al pueblo por acciones de corrupción, compra de votos y fraudes, entre otras), en Cuba el proceso electoral es parte del Sistema Político en el que descansa el modelo democrático de nuestro país. Sistema Político genuinamente autóctono, surgido de nuestras raíces históricas, inspirado en los postulados de José Martí, basado en nuestra historia, las realidades, características, idiosincrasia y cultura de nuestro pueblo.

Fundamentado en esos principios, el sistema electoral cubano no solo no agota el contenido democrático de la sociedad cubana sino que desarrolla formas democráticas nunca vistas en nuestro país ni en ningún otro; así al concepto representativo vinculamos el participativo estructurando una democracia mucho más amplia, en la que representación y la acción directa del pueblo actúan en un proceso e interrelación indisoluble. Ello nos ha posibilitado crear una cultura participativa que va más allá de la labor de Diputados y Delegados al contar con la contribución de la sociedad civil organizada en miles de organizaciones de masas y sociales estructuradas a todo lo largo y ancho del país.

Las virtudes del sistema político cubano y de su sistema electoral le dan tal fortaleza e indestructibilidad a la Revolución que eliminarlos se ha convertido en el centro de la batalla de los Estados Unidos contra Cuba.

En la Ley Helms-Burton en su sección 205 titulada Requisitos y factores para determinar la existencia de un gobierno de transición (en Cuba) se establecen, entre otros: que haya expresado públicamente su compromiso de organizar elecciones libres y justas para un nuevo gobierno; que se celebren en una fecha oportuna y a más tardar dentro de los 18 meses siguientes al acceso al poder por el gobierno de transición; con la participación de múltiples partidos políticos; que se celebren bajo la supervisión de observadores internacionalmente reconocidos como la Organización de Estados Americanos (OEA); no incluya a Fidel Castro ni a Raúl Castro.

En el plan del gobierno norteamericano para destruir a la Revolución cubana, anunciado por el presidente George W. Bush el pasado año, una de las primeras medidas que se contempla es la de eliminar el Registro Electoral de nuestro país lo cual indica las intenciones de manipular las elecciones cubanas como lo hizo el Gobernador Militar yanqui, general Leonard Wood, cuando organizó las primeras elecciones municipales y presidenciales en Cuba en los años 1900 y 1901 respectivamente, y como se hace actualmente en los Estados Unidos con el voto, puesto que la legislación electoral en ese país, a diferencia de lo que ocurre en el nuestro, está concebida para entorpecer que las mayorías puedan votar.

En ese plan del gobierno estadounidense dirigido a acabar con el Sistema Político Cubano y, por ende, con la Revolución, se contempla, como ya hemos visto, tomado de la Ley Helms-Burton, la formación de los partidos políticos, que serían los actuales grupúsculos mercenarios convertidos en tales, para que jueguen un papel preponderante en las elecciones cubanas concebidas al estilo yanqui. Por supuesto que se le quitaría al pueblo cubano la facultad de proponer sus propios candidatos para que sean dichos partidos los que asuman esas funciones. Las facilidades que hoy gozan los electores para estar contemplados en el Registro de Electores y para votar también desaparecerían.

A partir de las consideraciones expuestas es importante insistir en aquellos rasgos distintivos que hacen de nuestro proceso electoral un proceso y un evento democrático único en el mundo de hoy.

1. La inscripción en el Registro Electoral es gratuita y se produce de manera automática. El nombre del elector aparece en un listado público al cual él tiene acceso fácil con el derecho de hacer la reclamación que estime pertinente, ya sea sobre inclusión o exclusión.

2. El proceso de proponer y elegir a los candidatos a delegados es uno de los aspectos más democráticos de nuestro sistema electoral. Es el propio pueblo y no el Partido ni ninguna organización quien ejerce ese derecho. Son millones de cubanos proponiendo y eligiendo a los ciudadanos que residiendo en su propia circunscripción consideran los más capaces, los de mayores méritos, los de mayores virtudes, y los de mayores posibilidades para representarlos en los órganos del Poder Popular.

3. No se realizan campañas electorales difamatorias ni a favor de ningún candidato. La ley también prohíbe a los candidatos hacer propaganda de cualquier tipo.. Sus méritos y sus virtudes expuestos en su biografía, que se coloca en lugares públicos, es la principal campaña.

4. La accesibilidad para votar. Colegios próximos al lugar de residencia de los electores, con un número reducido de estos por cada colegio, ausencia de trámites engorrosos para votar, basta la presentación del carné de identidad y a las personas enfermas o muy ancianas cuando lo solicitan se les facilita la boleta para que pueda ejercer su derecho al voto.

5. La total transparencia de las elecciones y el control popular que ejerce la población. El pueblo asiste al momento de sellarse las urnas para comprobar que están totalmente vacías, y el conteo de los votos se hace ante la propia población, incluso de extranjeros si estos desean estar presentes. El resultado se conoce al momento.

Inspirados en estos principios y conscientes de que ejercer el derecho al voto y el momento en que elige a su representante a la Asamblea Municipal del Poder Popular, es no solo un deber cívico y ciudadano sino también un acto de defensa de la soberanía e independencia de la Patria y de fortalecimiento de la unidad del pueblo frente a los planes de agresión del enemigo imperialista, los electores cubanos participarán masivamente en las elecciones del 17 de abril.

Para ese momento los electores deberán tener en cuenta, además de lo ya explicado, que los Delegados que elegirán en su circunscripción integrarán las Asambleas Municipales del Poder Popular las que, según la Constitución, son los órganos superiores locales del poder del Estado en ese territorio, y en consecuencia, están investidas de las más alta autoridad para el ejercicio de las funciones estatales en sus demarcaciones respectivas y para ello, dentro del marco de su competencia, y ajustándose a la ley, ejercen gobierno.

Compete también a las Asambleas Municipales nominar a los candidatos a las Asambleas Provinciales del Poder Popular y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Y como de acuerdo con la ley hasta un 50 por ciento de los Diputados tienen que ser Delegados de circunscripción, esto le confiere a la composición de nuestro Parlamento una importante representación de la base.

Como dijera nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, «…La democracia para mí significa que los gobiernos, primero, estén íntimamente vinculados con el pueblo, emerjan del pueblo, tengan el apoyo del pueblo, y se consagren enteramente a trabajar y a luchar por el pueblo y por los intereses del pueblo».

Íntimamente vinculando a este pensamiento del compañero Fidel vienen muy a propósito a tenor de las próximas elecciones las palabras de José Martí publicadas en el periódico La Nación el 9 de mayo de 1884 en las que explica el vínculo y significado entre el ejercicio de votar y el gobierno que deben darse los pueblos:

«… Si desdeñan hoy el ejercicio de sus derechos de dueños, tendrán mañana aterrados que postrarse ante un tirano que los salve. Deber es el sufragio, como todo derecho; ¡y el que falta al deber de votar debiera ser castigado con no menos pena que el que abandona su arma al enemigo!

Por eso con Martí debemos decir: «A elegir con voto enérgico y mayoría de grande hombres probados, sanos, útiles, capaces».

(Tomado de la página del Parlamento Cubano).

Radio Cadena Agramonte


VOLVER

Más notas sobre el tema