Perú: el Congreso promulga una ley que pone en peligro a los pueblos indígenas

El Congreso de la República promulgó este lunes la polémica ley que “declara de prioridad e interés nacional la construcción de carreteras en zonas de frontera y el mantenimiento de trochas carrozables en el departamento de Ucayali”.

La iniciativa del congresista fujimorista Glider Ushñahua, que aprobó el Pleno y no fue observado por el Ejecutivo, pone en peligro a las comunidades en aislamiento y contacto inicial en la referida región selvática.

En noviembre pasado el Ministerio de Cultura objetó la norma por vulnerar a los pueblos originarios. También mostraron entonces sus diferencias el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Áreas Naturales.

La congresista Tania Pariona (Nuevo Perú) cuestionó en su momento el proyecto y afirmó que el mismo solo beneficiaría a taladores ilegales, al narcotráfico y no a los pueblos indígenas, como se justificó entonces.

La Comisión de Pueblos Andinos se pronunció en la mañana de este lunes al respecto y mediante un comunicado rechazaron la promulgación de la Ley N° 30723. Afirman que la norma “afecta directamente a tres reservas indígenas, dos reservas territoriales, tres parques nacionales y una reserva comunal, entre los que se ubican el Manu y Alto Purús”.

“También peligran los PIACI, poblaciones que podrían ver amenazada su propia subsistencia frente al riesgo de contagio de enfermedades foráneas. Por otro lado, es importante destacar que los PIACI –debido a su carácter de vulnerabilidad– requieren un mayor nivel de protección y lineamientos especiales que permitan fortalecer las acciones estatales que los beneficien”, exponen.

El grupo de trabajo congresal recuerda el mensaje que el papa Francisco transmitió en su visita a Puerto Maldonado. Como se recuerda, el sumo pontífice señaló a indígenas que “los pueblos amazónicos nunca estuvieron tan amenazados como ahora”.

“La amenaza contra sus territorios viene por la perversión de ciertas políticas sin tener en cuenta al ser humano”, dijo el religioso.

La República