Perú: el dictador Fujimori recibe el alta médica y queda en libertad tras el indulto otorgado por Kuczynski

26
Contexto NODAL
El presidente Pedro Pablo Kuczynski anunció el 24 de diciembre el indulto al dictador Alberto Fujimori -condenado en 2009 a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad-, lo que desató una ola de indignación y protestas. La medida llegó tres días después de que el mandatario sorteara en el Congreso el pedido de destitución por sus vínculos con la empresa Odebrecht, por lo que desde diversos sectores denuncian un pacto entre el presidente y el fujimorismo. Desde este anuncio, renunciaron tres ministros, tres parlamentarios de la bancada oficialista y otros funcionarios de menor rango.

Alberto Fujimori abandonó la clínica Centenario y quedó instalado en La Molina

Fue dado de alta. El exmandatario salió anoche, alrededor de las 9:30 p.m., acompañado por su hijo Kenji Fujimori. Vivirá en el condominio La Estancia, una zona exclusiva de La Molina.

– Alrededor de las 10:15 p.m., Alberto Fujimori llegó a su nueva vivienda y quedó instalado en la urbanización La Estancia (calle Pontevedra 253), una zona exclusiva de La Molina, ubicada entre las avenidas Raúl Ferrero y Manuel Prado Ugarteche.

– La camioneta ingresó a La Molina y siguió la avenida rumbo a la residencia La Estancia. Agentes de seguridad cerraron las tranqueras del condominio y los vehículos de la prensa no pudieron ingresar.

– Fujimoristas empiezan a reaccionar en las redes sociales ante la liberación de su líder histórico.

– Alejandro Aguinaga confirma que Fujimori se reunirá con sus cuatro hijos ayer por la noche y se instalará en una casa de La Molina. Descartó que se trate de la vivienda de Kenji Fujimori.

– La camioneta que traslada a Alberto Fujimori se dirige rumbo a La Molina, a un inmueble donde aparentemente sería recibido por sus otros hijos.

Nota previa

Tras ser indultado el pasado 25 de diciembre por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, finalmente este jueves 4 de enero Alberto Fujimori fue dado de alta y abandonó la clínica Centenario Peruano Japonesa.

Acompañado por su hijo Kenji Fujimori, el exdictador salió del centro clínico en una silla de ruedas y, aunque no declaró a la prensa, sí se dio un tiempo para saludar a los simpatizantes que se habían congregado en el frontis del establecimiento.

Pese al diagnóstico que propició su indulto humanitario, sobre la base de enfermedades graves, llamó la atención que Fujimori Fujimori se levantara por su propios medios para abordar su camioneta. Al interior del vehículo se tomó un selfie junto a Kenji y luego habló a través de celular.

Kenji Fujimori había llegado después de las 8 de la noche, en medio de la expectativa de la prensa, porque ya se rumoreaba sobre la posible salida del exjefe de Estado.

Alberto Fujimori, condenado a 25 años por las matanzas de Barrios Altos y La cantuta, se encontraba en la Unidad de Cuidados Intermedios en los últimos días.

La República


Alberto Fujimori: realizan protestas cerca a su nueva vivienda en La Molina

Un grupo de personas se acercaron anoche a inmediaciones de la residencia La Estancia en La Molina para alzar su voz de protesta ante la llegada de Alberto Fujimori.

La noche del jueves, el exmandatario Alberto Fujimori abandonó la clínica Centenario acompañado por su hijo Kenji Fujimori.

Alrededor de las 9:30 p.m. el dictador fue dado de alta y trasladado a una cómoda vivienda en La Molina, luego de ser indultado el pasado 25 de diciembre por el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

A su llegada un grupo de personas, aparentemente los vecinos de la zona intentaron acercarse a realizar una protesta frente a la nueva casa del expresidente, pero no pudieron acceder debido a que en cuestión de minutos se realizó despliegue de decenas de policías y seguridad privada.

Esta rápida intervención permitió limitar el paso a la residencia La Estancia por lo que no solo los protestantes contra el indulto humanitario a Fujimori Higuchi, sino la prensa ya no pudo acercarse a la vivienda.

El bloqueo de acceso peatonal y de vehículos se realizó en la tranquera de la urbanización.

Entre las personas que protestaron, una vecina se subió sobre una de las camionetas de la policía, denunciando que minutos antes un par de agentes del orden le quitaron un megafono que utilizaba al inicio de la concentración.

“Es mi derecho a protestar, mostrar mi indignación. Si reaccioné así fue porque los policías agredieron a mi hijo”, declaró a los medios la mujer que se enfrentó a agentes del orden a quienes acusó de maltrato.

Según la última información, ya no se permite el acceso prensa y los vecinos (quienes no protestaron) mostraron su fastidio ante el suceso debido a que es una zona donde prevalece la tranquilidad.

A través de Twitter aparentemente una cuenta administrada por los residentes del distrito vienen realizando publicaciones en contra del exmandatario y tras enterarse su llegada.

La República


El indulto a Alberto Fujimori puede ser revisado por el TC

El nuevo presidente del Tribunal Constitucional (TC), Ernesto Blume, sostuvo ayer que existe la posibilidad de que su organismo pueda revisar el indulto humanitario que el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) otorgó al ex mandatario Alberto Fujimori. Cabe recordar que familiares de las víctimas de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos se han manifestado en contra de la medida y han adelantado sus intenciones de acudir a instancias nacionales e internacionales para revertirlo.

Blume, quien juró al mediodía como nuevo titular del máximo intérprete de la Constitución, dijo que si se plantea un proceso constitucional respecto al indulto de Fujimori este podría llegar al tribunal. Por ello dijo que él no puede pronunciarse sobre el tema de fondo porque estaría adelantando opinión.

“Si me preguntan en términos teóricos, puedo decir que sí puede haber una posibilidad de revisión [del indulto] por el TC y también por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos en el caso de que recurran al sistema interamericano”, declaró.

Ernesto Blume indicó que todo está sujeto a control cuando se trata de proteger los derechos fundamentales y proteger la Constitución. “Cualquier acto de funcionarios o autoridades públicas puede ser cuestionado si se acredita que ha habido afectación a un derecho fundamental o a la Constitución”, manifestó.

En igual sentido se pronunció el magistrado Eloy Espinosa-Saldaña, quien expresó que ya ha habido experiencias de revisión de un indulto en el TC y recordó el caso del empresario de televisión José Enrique Crousillat.

En enero del 2011, el Tribunal Constitucional revocó ese indulto que otorgó el entonces presidente Alan García en diciembre del 2009. Se consideró que los datos sobre el estado de salud del empresario no eran reales.

No obstante, Espinosa-Saldaña no quiso hablar mucho sobre una eventual revisión del indulto de Fujimori. “No puedo adelantar opinión sobre un caso que puede llegar al Tribunal Constitucional”, dijo.

El magistrado, que tiene un proceso de denuncia constitucional en el Congreso por el caso El Frontón, también se refirió a lo que podría ocurrir con el hábeas corpus que Keiko Fujimori presentó para anular la sentencia que condenó a su padre a 25 años de cárcel por el Caso Barrios Altos y La Cantuta. Ese recurso está en proceso en el TC.

“Ese hábeas corpus estaba pendiente de resolución, pero ahora hay un nuevo elemento que es el indulto. Yo tengo que reunirme con mis colegas y evaluar si este hecho nuevo incide o no”, dijo a El Comercio. Espinosa-Saldaña adelantó que en el próximo pleno podría evaluarse ese tema.

“Nos vamos a reunir en el pleno y cuando tratemos este tema veremos si se toma en cuenta o no el indulto, no puedo adelantar nada, eso lo decidiremos a la brevedad”, finalizó.

El Comercio


Dirigente aclara que la marcha en Chimbote contra el indulto a Fujimori debe incluir a congresistas

El presidente colegiado del Frente de Defensa de la Provincia del Santa, Carlos Paredes Ascate, aclaró que la marcha programada para el 11 de enero en Chimbote contra el indulto al sentenciado Alberto Fujimori debería incluir también a los congresistas.

“La coordinadora que viene promoviendo la marcha contra el indulto debe ser más frontal contra la corrupción porque todo está podrido, empezando del presidente Pedro Pablo Kuczynski, sus ministros y los congresistas negociadores. Todos deben de irse a sus casas para que haya nuevas elecciones”, pronunció.

El dirigente descalificó la labor congresal de los cinco parlamentarios ancashinos, dijo que ninguno se salva porque han llegado al poder para jalar agua para su molino y los intereses de Áncash los pusieron a un costado.

“Es una vergüenza la clase de congresistas que tenemos, ninguno se salva. Nada importante han conseguido hasta hoy para Áncash, por eso considero que la marcha contra el indulto a Fujimori debería incluir a los parlamentarios”, añadió.

Chimbot en Línea


Perfil | ¿Quién es Alberto Fujimori?

Alberto Fujimori ha vuelto a la calle como un hombre libre luego de pasar 12 años en prisión. Los dos primeros los vivió en Chile y luego fue extraditado a Perú. En la víspera de Navidad, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, le otorgó la libertad al exmandatario a través de un indulto humanitario y derecho de gracia. Esto significa que además de haber salido de prisión sin haber cumplido la condena de 25 años que pesaba sobre él, ya no podrá ser juzgado en los procesos que seguían abiertos en el Poder Judicial.

¿Quién es realmente este hombre, esta figura política que sigue siendo objeto de estudio y encendidos debates luego de tantos años fuera del Gobierno?

Su carrera política

Alberto Kenya Fujimori Fujimori nació el 28 de julio de 1938 en Lima. Estudió ingeniería agrónoma y se graduó en la Universidad Nacional Agraria La Molina en 1961. Luego de seguir estudios en Francia y Estados Unidos, hizo carrera en la Universidad Agraria como profesor y en la década de 1980 logró la presidencia de la Asamblea de Rectores.

Pero su vida cambiaría en 1990, cuando postuló a la presidencia con el joven partido Cambio 90. Dos meses antes de las elecciones se encontraba escondido en el rubro Otros, hasta que un meteórico ascenso, que aún hoy es materia de estudio, le permitió ganarle en segunda vuelta al favorito Mario Vargas Llosa, del Frente Democrático (Fredemo).

Su trabajo como presidente dividió al Perú con una brecha tan honda que aún hoy no termina de cerrar.

“Sus seguidores no olvidan durante su Gobierno el país dejó atrás una larga crisis económica y se convirtió en ejemplo para la comunidad internacional. (…) Sus críticos no le perdonan el nivel de corrupción que alcanzó el país en su gestión”.

Los seguidores de Alberto Fujimori no olvidan que en su administración fue capturado Abimael Guzmán, el sanguinario cabecilla de Sendero Luminoso; que el país dejó atrás una larga crisis económica y se convirtió en ejemplo para la comunidad internacional; que terminó la guerra con Ecuador y que el Perú superó una larga época marcada por el terrorismo. Los presidentes que lo sucedieron, reconocen que el éxito económico del siglo XXI se construyó sobre la base que dejó la gestión fujimorista.

Sus críticos no le perdonan el nivel de corrupción que alcanzó el país en su Gobierno, su relación con el asesor Vladimiro Montesinos, a quien mantuvo cerca hasta el final; la compra de medios de comunicación, los asesinatos del Grupo Colina y las violaciones de derechos humanos.

El ocaso de su mandato

Pero a mediados de la década de 1990, Alberto Fujimori estaba en el pico de su popularidad y ganó fácil la reelección al ex secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuellar. Sin embargo, las denuncias de la prensa comenzaron a golpear su imagen y su re-relección en 2000 la obtuvo en medio de acusaciones de fraude electoral, que él siempre rechazó.

Pocos meses después de asumir su tercer mandato, luego de la aparición del primer ‘vladivideo’ y enfrentado a una oposición creciente, renunció por fax desde Japón, donde vivió siete años y postuló sin éxito a un puesto en el Senado de ese país. En 2007, Fujimori cambió sus planes e intentó regresar al Perú haciendo una escala por Chile, donde fue arrestado. Luego de dos años, la Justicia de ese país aprobó su extradición. Apenas llegó a Lima, vivió detenido mientras enfrentaba su juicio.

Las sentencias

En abril de 2009, la Sala Penal Especial de la Corte Suprema condenó a Fujimori a 25 años de prisión tras determinar que fue autor mediato de las matanzas del Grupo Colina en Barrios Altos (1991) y en La Cantuta (1992), y por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer durante el autogolpe de abril de 1992. “Este tribunal declara que los cuatro cargos se encuentran probados más allá de toda duda razonable, y la sentencia es condenatoria”, indicó el juez César San Martín.

“En los años, la popularidad de Alberto Fujimori ha recuperado músculo. (…) Sin embargo, sus opositores también han mostrado enorme poder en las campañas realizadas a nivel nacional para impedir que Keiko logre la presidencia”.

También fue sentenciado por suplantar a un fiscal para allanar ilegalmente la casa de Trinidad Becerra (esposa de Vladimiro Montesinos), por pagar 15 millones de dólares a su ex asesor, por espionaje telefónico a políticos y empresarios, por el pago a medios de comunicación y por la compra de congresistas. Todas fueron condenas menores a 8 años que ya se cumplieron.

Pese a la prueba que aportaron los vladivideos, Fujimori siempre negó haber conocido los manejos ilegales de Montesinos. En su alegato ante la Sala Pena Especial en su primera alocución, el expresidente terminó su discurso con el grito: “¡Soy inocente!”.

Un nuevo final

En los años, la popularidad de Alberto Fujimori ha recuperado músculo. El partido fundado por su hija Keiko es hoy la principal fuerza política en el Congreso y ella ha estado cerca de la presidencia en dos ocasiones, en la cuales perdió en segunda vuelta. Además, su hijo Kenji ha logrado en ocasiones consecutivas una curul en el Congreso con la votación más alta del Perú.

Sin embargo, sus opositores también han mostrado enorme poder en las campañas realizadas a nivel nacional para impedir que Keiko logre la presidencia. Ese mismo movimiento impulsó la elección de Ollanta Humala en 2011 y Pedro Pablo Kuczynski en 2016.

La excongresista Martha Moyano dijo que Alberto Fujimori no participará de actividades públicas porque su salud no se lo permite, pero es innegable que con su libertad ha vuelto a convertirse en figura dentro de la política nacional.

RPP

Más notas sobre el tema