Trump apela a la Corte para frenar el DACA y en el Caribe lo declaran persona no grata

El gobierno de Trump apela fallo sobre DACA

El Gobierno del presidente Donald Trump impugnó ayer el fallo de un juez federal que bloqueó temporalmente su decisión de poner fin al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), y anunció su intención de pedir que la Corte Suprema revise el asunto incluso antes del pronunciamiento del tribunal.

Con su recurso ante el Tribunal Supremo, el Gobierno estadounidense se salta el Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito, que ha fallado en numerosas ocasiones en contra de las políticas de Trump, pero al que le correspondería decidir sobre el fallo del juez de William Alsup, de la corte del distrito Norte de California.

El secretario de Justicia, Jeff Sessions, advirtió en un comunicado que la decisión de un solo juez federal sobre el DACA ha contravenido la “ley y el sentido común”; aunque en su fallo, Alsup dijo que los abogados que apoyan a los dreamers —como se identifica a los chicos protegidos por el programa— demostraron con claridad que los inmigrantes jóvenes “podrían sufrir perjuicios graves e irreparable” sin la intervención de una corte.

Mientras el presidente no deja de sorprender con sus dobles discursos respecto a los jóvenes inmigrantes, el senador demócrata Dick Durbin, integrante del grupo negociador sobre un acuerdo migratorio en el Senado, dijo ayer que el texto legislativo acordado por demócratas y republicanas se publicará hoy, a pesar del rechazo del mandatario.

La intención del grupo bipartidsta es que el proyecto se vote “lo más rápido posible”, por lo que han instando al líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, para que someta el texto a un “voto de prueba” que pueda demostrar el nivel de apoyo que podría obtener la propuesta.

Entre otras cosas, el acuerdo propone una ley que facilite la ciudadanía a más de un millón de jóvenes que ahora son susceptibles de ser deportados, los dreamers.

Además, se contempla la eliminación de la lotería de visados, con la que ahora se reparten 50 mil permisos al año, para transformar la mitad de ellos en visados para quienes se han visto afectados por el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS).

California, el muro que detiene al presidente

California se ha convertido en el principal muro de contención de buena parte de las medidas del presidente Donald Trump en su primer año en la Casa Blanca, que se cumple el sábado, en un enfrentamiento que expertos prevén se mantenga este 2018.

La resistencia que el Estado ha entablado contra la Administración Trump se ha recrudecido especialmente en temas como la inmigración, la reforma sanitaria, la lucha contra el cambio climático y la relación con México.

El gobernador, Jerry Brown; el fiscal general, Xavier Becerra; el presidente del senado estatal, Kevin De León, y alcaldes de grandes ciudades se unieron a esta cruzada que hasta ahora ha dejado victorias importantes como la promulgación de la Ley de los valores de California, SB 54.

La medida, que entró en vigor el pasado 1 de enero convirtió al Estado en un “santuario” y limita la colaboración de las autoridades locales con agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas.

En cuanto al cambio climático, el Estado asumió la bandera para lograr sus propios acuerdos, como si fuera un territorio independiente.

Buena parte de esta guerra se dirime en los tribunales, en las más de 20 demandas que el fiscal general de California ha presentado en contra de las medidas de Trump, especialmente en un tema tan relevante para el magnate como la inmigración.

Donald, abierto a acoger inmigrantes

El presidente Donald Trump aseguró ayer que quiere acoger a inmigrantes de “todas partes”, luego de la polémica que provocó al señalar que no estaba dispuesto a recibir ciudadanos procedentes de “agujeros de mierda”, como El Salvador y Haití, de acuerdo con algunos participantes en una reunión la semana pasada en la Casa Blanca.

“Queremos que vengan de todas partes”, dijo Trump consultado sobre su política migratoria durante una reunión en la Oficina Oval con el presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbayev.

El mandatario parece no convencer al negar que haya hecho esa clase de comentarios, por lo que ayer salió en su defensa la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, quien rechazó ante un comité del Senado que Trump usara esas palabras, aunque admitió que hubo “insultos” y empleó un “lenguaje duro”.

El senador demócrata Dick Durbin le preguntó a que se refería con ello, y Nielsen contestó que no recordaba las palabras “específicas”, aunque se sintió “sorprendida” por la “obscenidad” que surgió durante el encuentro.

El magnate es su propio enemigo

Tradicionalmente, como representante electo de todo el país, el presidente se encarga de guiar al Congreso en temas de alto perfil, como una eventual reforma migratoria.

Sin embargo, Trump ha demostrado que es “incapaz” de desempeñar ese papel debido a su carácter “inconsistente” y su “ignorancia” sobre los procedimientos políticos, afirmó Michael Cornfield, profesor de Política de la Universidad George Washington.

El carácter imprevisible del presidente salió a relucir, otra vez, en las negociaciones entre la Casa Blanca y el Congreso sobre el futuro del DACA.

Según la consultora política Liz Mair, que ha trabajado para importantes figuras del Partido Republicano, los ataques de Trump pueden desestabilizar aún más el proceso negociador en el que el senador demócrata Dick Durbin juega un papel fundamental.

En ese tenor, el futuro en política migratoria dependerá de si Trump logra contenerse sus exabruptos y permitir un acuerdo que beneficie a los dreamers.

Informador


Not Welcome! Regional Pan-Africanists Vow To Protest Any Trump Visit to The Caribbean

Regional Pan-Africanists and socialist groups have declared US President Donald Trump ‘persona non grata’ and have served notice that they will protest any attempt by him to visit the Caribbean, following offensive comments he reportedly made about Haiti, Africa and El Salvador.

In a strongly worded declaration issued on behalf of the people of the Caribbean over the weekend, the groups said Trump is not welcomed in the region.

“We, the undersigned representatives of the sovereign people of the Caribbean, hereby declare that president Donald Trump of the United States of America is persona non grata in our Caribbean region,” stated the declaration prepared by “Pan-Africanist and socialist popular forces of Barbados” and endorsed by scores of organizations from across the region.

“We further declare that as a persona non grata, President Donald Trump is not welcome in any territory of the Caribbean; and we hereby confirm that we – the Caribbean people – will petition our governments, vehemently protest against any Trump visit, and engage in popular demonstrations designed to prevent President Donald Trump’s entry into any portion of the sovereign territory of our Caribbean region.”

Trump reportedly referred to Haiti, El Salvador and African nations as “shithole countries” during a White House meeting with lawmakers on immigration reform last Thursday, when he questioned why he should accept immigrants from those places, rather than from countries like Norway.

The Pan-Africanists contend that any insult or attack that is directed at the African continent or at Haiti is intrinsically an insult and attack that is directed at all Caribbean people as well.

“We, the sovereign people of the Caribbean, have determined that by describing the nations of Africa, the Republic of Haiti and the Central American nation of El Salvador as ‘shithole’ countries, US President Donald Trump has committed a despicable and unpardonable act of anti-Black, anti-African, anti-Brown racism that has served to further energize and fortify the vile White supremacy system that the said President Trump has self-consciously sought to champion and lead,” their declaration added.

“We, the sovereign people of the Caribbean, hereby declare to the entire world that we vehemently and unreservedly denounce President Donald Trump and the evil and inhuman White supremacy value system that he represents.”

Trump has denied making the comments, which have been described by many as “racist” and for which he is being condemned.

Caribbean 360


Haitianos alistan marcha para el 22 de enero en rechazo a las declaraciones de Trump

Haïti-États-Unis: Une marche, le 22 janvier 2018, contre les propos racistes de Donald Trump

Des secteurs politiques annoncent une marche en faveur de la dignité nationale, le lundi 22 janvier 2018, pour dénoncer les propos racistes du président américain Donald Trump, qualifiant Haïti, le Salvador et les pays d’Afrique de « trous de merde », lors d’une réunion la semaine dernière sur l’immigration.

Un contenu patriotique et citoyen sera donné à cette marche qui aura une portée internationale, ont précisé les organisateurs dans une note dont a pris connaissance l’agence en ligne AlterPresse.

La marche du 22 janvier « sera patriotique, pacifique, citoyenne et non partisane », rappellent-ils.

Ils invitent tous les autres secteurs de la vie nationale, sans distinction aucune, à venir marcher avec l’opposition démocratique pour « dénoncer et rejeter les propos racistes de Donald Trump à l’endroit des peuples haïtien, africains et des noirs en général.

Ce serait l’occasion de rappeler, disent-ils, « à ce président inculte, que nous sommes un peuple leader qui a conquis son indépendance au tout début du 19e siècle en 1804 en battant les troupes de Napoléon ».

« Nous marcherons pour dire à Trump que sa déclaration n’affecte que sa personne et le crachat qu’il a lancé est retombé sur son propre visage, nous marcherons pour apprendre à Donald Trump que nous sommes ce peuple qui a donné à la liberté sa vraie dimension, sa dimension universelle ».

La marche qui partira de Bel-Air, Saint-Jean Bosco et de la place Dessalines (des points de rencontre au centre-ville) passera, entre autres, par Carrefour Péan, Carrefour de l’Aéroport au niveau de Delmas pour prendre fin devant l’ambassade américaine à Tabarre (périphérie nord de la capitale).

A Times Square, à New York, États-Unis d’Amérique, un rassemblement a réuni, dans l’après-midi du lundi 15 janvier 2018, des centaines d’Haïtiens et Américains, dont des hommes politiques, en vue de dénoncer les propos racistes du président américain.

Une manifestation a également eu lieu, le même jour, au sud de la Floride, notamment sur un pont reliant Palm Beach à West Palm Beach, pour réclamer des excuses publiques de Trump.

Alterpresse