Trump ofrece un “acuerdo de amor” a los migrantes pero a cambio de construir el muro y frenar el ingreso de sus familiares

Trump ofrece “acuerdo de amor” para indocumentados y dreamers

Después de amenazar a millones de inmigrantes desde que llegó a la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ofreció este martes un acuerdo de amor para los dreamers e incluso para 11 millones de indocumentados, pero sólo a cambio de frenar el ingreso de sus familiares y la construcción del muro.

El día empezó con una sorpresa. En una reunión de legisladores republicanos y demócratas con el presidente sobre la política de migración, el magnate abrió la sesión –que era a puerta cerrada–, a los medios por casi una hora, para que fueran testigos de cómo apremió a los congresistas a impulsar un remedio para los dreamers, al que bautizó como un proyecto de ley de amor.

El presidente dijo que era posible que se llegara a un acuerdo legislativo para resolver el problema de los 700 mil dreamers, quienes ingresaron al país sin documentos siendo menores de edad, y que fueron beneficiados con una orden ejecutiva de Barack Obama (conocida como DACA) que Trump anuló.

El programa termina el 5 de marzo –aproximadamente 122 permisos temporales se vencerán cada día hasta entonces– y Trump ha dicho que corresponde al Congreso resolver el asunto. Pero reiteró su posición de que apoyaría esto sólo a cambio de financiamiento inicial para un muro fronterizo (para el cual ya solicitó 18 mil millones de dólares) y nuevas medidas para limitar ciertas políticas de inmigración, sobre todo la que da prioridad a familiares de inmigrantes legalizados. Para asegurarlo, necesitamos un muro, insistió. Sin embargo, en las pláticas a puerta cerrada poco después, legisladores indicaron que por primera vez Trump medió sobre su demanda por un muro físico a lo largo de toda la frontera (algo que ya habían indicado sus subordinados hace meses, pero no él), aceptando el uso de tecnología en lugar de barreras en algunas partes.

A la vez, aun más sorprendente, Trump abrió la posibilidad de una reforma migratoria integral que se podría empezar a negociar la próxima tarde después de llegar a un acuerdo sobre los dreamers y el muro, y la cual aparentemente abordaría el destino de los 11 millones de indocumentados en el país –algo que no se ha logrado en más de dos décadas. Hasta ofreció aguantar el fuego político de sectores conservadores antimigrantes para aquellos legisladores que se atrevieran a considerar una reforma. Les comentó: ustedes no están tan lejos de una reforma migratoria integral.

Casi de inmediato, comentaristas ultraconservadores y directores de organizaciones antimigrantes expresaron su disgusto por estos comentarios. Si Trump capitula ante los demócratas y fracasa en cumplir con sus promesas de campaña sobre migración, ya no habrá más promesas que ofrecer para los republicanos en el futuro, porque las bases infligirán una política de tierra arrasada en las elecciones intermedias este año, amenazó Bob Dane, director de la Federación Americana para la Reforma Migratoria, una de las principales organizaciones antimigrantes, en declaraciones al Washington Post.

Aunque se prometió que continuarán las negociaciones bipartidistas, por el momento no hay mucho que indique un acuerdo inminente sobre migración.

Algunos especulan que Trump abrió la puerta a los medios más bien para que atestiguaran cómo está en control, atento y alerta –y no loco– después de varios días en que un libro sobre su presidencia nutrió especulaciones sobre su salud mental y su capacidad para estar al mando del país más poderoso de la historia mundial.

Hablando de amor e inmigrantes, el famoso alguacil Joe Arpaio, del condado de Maricopa, en Arizona, símbolo y héroe del movimiento antimigrante, feroz promotor de Trump durante la campaña y beneficiado por el primer perdón presidencial por su delito de desacato de una orden judicial por arrestar a personas bajo sospecha de que eran indocumentados, anunció que se lanzará como candidato al Senado federal. Trump aún no ha comentado nada sobre su cuate.

Y hablando de pasiones amorosas, se anunció que Bannon, ex íntimo asesor y estratega político de Trump durante la recta final en la campaña y el primer semestre en la Casa Blanca, dejará su puesto como presidente ejecutivo de Breitbart News. Esto, como consecuencia de que no logró superar el conflicto desatado después de que fue citado en el libro Fuego y Furia, de Michael Wolff, en el cual criticó al hijo del presidente y cuestionó la salud mental de su ex jefe. Eso llevó a que Trump lo excomulgara y con ello, algunos de los patrocinadores claves, como la familia multimillonaria Mercer, le retiraron su apoyo.

Como todos los días, la gran pugna política sobre la investigación de la injerencia rusa en las elecciones estadunidenses continuó este martes, cuando la senadora demócrata Dianne Feinstein, rompiendo el protocolo del Senado, difundió al público el testimonio a puerta cerrada ante el Comité Judicial de Glenn Simpson, director del Fusion GPS, agencia privada que elaboró el famoso dossier político sobre Trump para contrincantes republicanos y demócratas del entonces candidato durante la contienda electoral de 2016, y que entre otras cosas reveló alegaciones de contactos entre la campaña y el gobierno ruso.

De hecho, según el testimonio, el ex agente de inteligencia británica Christopher Steele, autor del dossier,fue el que llevó evidencia a la FBI en el verano de 2016 de lo que llamó conspiración de cooperación entre agentes rusos y la campaña de Trump, al preocuparse de posible actividad cibernética criminal de los rusos y la posibilidad de un asunto de seguridad sobre si un candidato presidencial estaba siendo chantajeado. Además, se reveló que Steele sabía que una fuente dentro de la campaña de Trump estaba reportando estas mismas preocupaciones a la FBI.

Por otro lado, el proclamado campeón de los trabajadores, pero también magnate multimillonario, participará en la reunión más emblemática de los ricos del mundo, el Foro Económico Mundial anual en Davos, Suiza, confirmó la Casa Blanca.

Y hablando del mundo de las altas finanzas, la empresa del yerno y asesor presidencial, Jared Kushner, está bajo investigación preliminar de autoridades financieras por un posible negocio de visas a cambio de inversiones, publicó el Wall Street Journal. Por separado, el New York Times reportó sobre inversiones de más de 30 millones de dólares para la empresa de bienes raíces de la familia Kushner provenientes de empresas israelíes, provocando interrogantes sobre conflicto de interés y posibles violaciones de normas éticas del encargado, entre otras cosas, de promover la negociación de un acuerdo de paz en Medio Oriente.

Finalmente, ante la explosión de especulaciones sobre si Oprah Winfrey, la famosa conductora de televisión, actriz, productora, directora editorial y más, podría postularse para la presidencia después de su discurso en los Globos de Oro, Trump comentó: me gusta Oprah, no creo que se lance. Para algunos, la ironía es que a estas alturas Estados Unidos está fascinado con la idea de que una personalidad de la televisión con nula experiencia política sea una respuesta posible a… otra figura de televisión sin ninguna experiencia política previa.

La Jornada


Por ahora, los “dreamers” se salvan: un juez bloquea el intento de Donald Trump para deportar jóvenes

Es uno de los temas que tiene en vilo al pueblo estadounidense. Desde que el presidente Donald Trump llegó al poder, los inmigrantes, los hijos de inmigrantes, se preguntan qué pasará con ellos. Las intenciones del republicano son claras desde la campaña: los extranjeros no son bienvenidos en el país, por eso su intención de construir un muro en la frontera con México , de terminar con la ayudas a los salvadoreños, de prohibir el ingreso de ciudadanos de determinados países, en su mayoría musulmanes, de dar por concluido el programa que protege a los menores que llegan al país de forma ilegal.

Sin embargo, no resulta fácil para el presidente imponerse. Su veto migratorio tuvo varias idas y vueltas hasta ser aceptado. Ahora, sus controvertidos planes apuntan hacia los menores. Ayer, un juez federal de Estados Unidos bloqueó temporalmente la decisión del gobierno de poner fin al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés).

El juez William Alsup aceptó una solicitud de California y otros demandantes de que se impida esta decisión. Los abogados a favor del programa demostraron que los jóvenes inmigrantes “probablemente sufrirían un daño serio, irreparable” si no se toman acciones judiciales, indicó Alsup.

El programa de los “dreamers”

El DACA protegió de la deportación a unas 800.000 personas llevadas ilegalmente de niños a Estados Unidos o que venían con familias que se quedaron tras el vencimiento de sus visas. La cifra incluye a cientos de miles de jóvenes con edad para estudiar la universidad.

El secretario de Justicia, Jeff Sessions, anunció en septiembre la cancelación gradual del programa, indicando que el expresidente Barack Obama sobrepasó su autoridad al introducirlo en 2012.

El Departamento de Justicia indicó que la decisión del juez no cambia el hecho de que el programa eludía de forma ilegal al Congreso, y que ponerle fin está dentro de sus competencias.

“Parece haber un consenso de que el DACA cubre a la categoría de inmigrantes cuya presencia plantea la menor o ninguna amenaza y les permite aplicar a empleos honrados bajo condición de que mantengan su buen comportamiento”, escribió Alsup en su fallo.

“Este se ha convertido en un programa importante para los beneficiarios del DACA y sus familias, para los empleadores que los contratan, para la hacienda pública y para nuestra economía”, agregó.

Alsup también puso en duda que el gobierno hubiera hecho un estudio serio antes de poner fin al programa.

El futuro de los jóvenes

Ahora, entonces, los beneficiarios del DACA podrán quedarse en Estados Unidos hasta que venzan sus autorizaciones de dos años. Cualquier afectado cuyo permiso expirase en seis meses recibió un plazo de un mes para pedir otro permiso de dos años.

A los beneficiarios del DACA se les conoce habitualmente como “dreamers” (“soñadores”) por las siglas de una propuesta de ley que nunca llegó a aprobarse en el Congreso y que habría concedido protecciones similares a los jóvenes inmigrantes.

“Las vidas de los soñadores quedaron sumidas en el caos cuando el gobierno de Trump intentó cancelar el programa sin cumplir la ley”, afirmó el abogado general de California en un comunicado.

“El fallo de esta noche es un paso enorme en la buena dirección”, concluyó.

La Nación


Protestas frente a la Casa Blanca para defender TPS de El Salvador

Varias decenas de inmigrantes rechazaron frente a la Casa Blanca la decisión del Gobierno de Estados Unidos de cancelar el estatus de protección temporal (TPS) para los salvadoreños.

Un total de 263.282 salvadoreños se beneficiaron hasta finales de 2016 de este permiso, que les fue concedido en 2001 a quienes estaban en Estados Unidos tras los devastadores terremotos de enero y febrero de ese año y también fue otorgado años antes a quienes huyeron tras el estallido de la guerra civil del país.

“Congreso, arréglalo ahora”, entonó el activista Jaime Contreras, del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU), que lideró una marcha improvisada sobre la medida, apenas una hora después de que se oficializara la cancelación del TPS por parte del Ejecutivo que preside Donald Trump.

Rodeados de inmigrantes procedentes de distintos países y que se sienten amenazados por las políticas migratorias tomadas por Estados Unidos desde enero de 2017, Contreras y otras organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes entonaron consignas contra el mandatario.

Trump ya había cancelado recientemente los permisos temporales que también fueron otorgados a haitianos y nicaragüenses, así como el programa de Acción Diferida (DACA), que protegía de la deportación a los jóvenes indocumentados que llegaron como niños a Estados Unidos.

Esta deriva implica que la eliminación del TPS para los salvadoreños no sea “una sorpresa” para Contreras, que dijo que “después de escuchar la retórica” de Trump como candidato, “ahora es una realidad”.

El Gobierno concedió un plazo de 18 meses tras la expiración el próximo marzo para que los salvadoreños “puedan preparar su partida”, un lapso que -según Contreras- los legisladores deberán de aprovechar para dar una solución permanente a los migrantes afectados.

La organizadora de la asociación CASA, Sara Ramírez, dijo que Estados Unidos había provocado “la desgracia” en las vidas de los salvadoreños “tepesianos” -portadores de TPS- con su involucración durante la guerra civil en El Salvador y pidió a Trump que aprendiera “un poco de historia”.

El TPS se creó en la presidencia de George H.W. Bush (1989-1993), cuando el Congreso estableció un procedimiento que permite al Gobierno otorgar, de manera extraordinaria, un permiso temporal de residencia y trabajo a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos, epidemias o desastres naturales.

La Prensa Gráfica


Honduras reforzará ofensiva diplomática para conseguir otra ampliación del TPS en Estados Unidos

La no renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los inmigrantes salvadoreños es un tema que preocupa a Honduras, por lo que el país no se quedará de brazos cruzados y continuará con una “ofensiva diplomática muy agresiva” para proteger a los 56,790 compatriotas en Estados Unidos.

El lunes el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) hizo oficial la cancelación del beneficio para unos 210,000 migrantes de El Salvador, quienes deberán de regresar a su país de origen en julio del 2019.

Ante esta situación el mandatario Juan Orlando Hernández explicó que las próximas acciones no solo serán gestionadas con el presidente Donald Trump, si no que con los congresistas, senadores y líderes pro-migrantes.

“Es evidente que el tratamiento del tema de TPS para salvadoreños versus hondureños en Estados Unidos es diferente. A nosotros se nos dio la oportunidad de seis meses más para tomar la decisión”, dijo el mandatario.

Hernández también solicitó a los compatriotas estar preparados ante una respuesta desfavorable por parte del gobierno estadounidense.

“Como lo dije en un momento, nos tenemos que ir preparando para la eventualidad en que estos compatriotas tienen que regresar, cómo les abrimos las puertas de manera especial, que ingresen sus bienes, sus recursos, no solamente libres de impuestos sino que con la condición especial de poder reiniciar una vida con mayores facilidades”, advirtió.

Actualmente Honduras realiza todas las gestiones para que el gobierno estadounidense no solo apruebe una ampliación de TPS para los connacionales, sino para que estos puedan obtener un mecanismo de regulación de su estatus migratorio.

Para Honduras el TPS finaliza el próximo 5 de julio del 2018, siendo el último país de Centroamérica que aún tiene pendiente la resolución del programa.

Cabe mencionar que este martes Trump se reunió con un grupo de congresistas bipartidistas para dialogar sobre el presupuesto y migración.

El Heraldo