Venezuela: familiares despidieron los restos de Óscar Pérez con una misa

La tarde de este domingo, familiares del exinspector del Cicpc, Óscar Pérez, se reunieron en el Cementerio del Este, Caracas, para realizar una misa en el lugar en el que fue enterrado por las autoridades con la presencia de solo dos de sus familiares en la madrugada.

Aura Pérez, tía del expolicía, confirmó que ella y su hija fueron los únicos familiares a los que los militares permitieron el ingresar al cementerio para ver por última vez a Pérez poco antes de enterrarlo.

Pérez dijo al portal de noticias Te lo cuento News que el entierro de su sobrino se demoró “esperando esa oportunidad que llegara su mamá o su papá”, algo que nunca se dio.

Decenas de guardias nacionales tomaron desde la madrugada la entrada del llamado “Cementerio del Este”, donde se concentraron algunos familiares del expolicía, manifestantes, periodistas y fotógrafos a los que se les impidió el acceso al lugar por más de una hora.

Tras el entierro, se abrió la entrada al camposanto y se les permitió a todos los familiares llegar hasta la tumba del expolicía, que fue identificada con un pequeño ladrillo blanco que tenía escrito su nombre.

Una mujer, vestida con una camisa negra, colocó entre llantos una bandera venezolana sobre la tumba. De inmediato otros los asistentes pusieron ramos y floreros de arcilla con rosas, crisantemos, girasoles y flores del paraíso y algunos papeles con escritos hechos a mano.

Durante la mañana más de una veintena de personas, algunas con banderas venezolanas, se acercaron hasta la tumba y volaron una cometa, que tenía escrita la palabra “libertad”, para rendir tributo al expolicía.

“Podrán matar nuestro cuerpo, verdad, pero el mensaje, si, el ideal, la libertad, la justicia, sobre todo el anhelo de paz jamás podrán quitárnoslo”, dijo un sacerdote que se acercó hasta la tumba para oficiar una misa en memoria de Pérez.

El director de la organización humanitaria local Foro Penal, Alfredo Romero, dijo al portal de noticias Te lo cuento News que en el caso de Pérez hay presuntas irregularidades, como el intento de desaparecer las evidencias y la demolición de la casa donde fue abatido el expolicía y los miembros de su grupo.

Dijo que su organización exigirá una investigación adecuada para determinar si “hubo o no una ejecución, si efectivamente hubo un homicidio intencional”.

Amnistía Internacional y otras organizaciones humanitarias han condenado la operación en la que murió Pérez y sus seis compañeros y han denunciado que las siete personas habrían muerto en una “ejecución extrajudicial”, a pesar de haber anunciado su rendición tras ser descubiertos por las autoridades.

La inhumación de Pérez se da un día después del entierro de seis de los integrantes y acompañantes del grupo rebelde, que se dio en medio de protestas de familiares y manifestantes, quienes rechazaron que las autoridades realizaran unas exequias controladas.

Los entierros coincidieron con la divulgación de las actas de defunción de los siete miembros del grupo, en las que se señala que Pérez y otros cinco miembros de su organización fallecieron por disparos en la cabeza.

Según la autopsia de Pérez, difundida por medios locales, la causa de la defunción fue un “traumatismo craneoencefálico severo (…) herida por arma de fuego disparado a la cabeza”.

Tras la difusión de las autopsias, la presidenta de la comisión parlamentaria que investiga el caso, la diputada opositora Delsa Solórzano, dijo que “hay un patrón que anuncia la posibilidad de un ajusticiamiento”.

Hasta el momento, las autoridades no han comentado sobre las autopsias ni por qué se decidieron los entierros controlados.

Panorama


¿Quién fue realmente Óscar Pérez?

Las fuerzas militares de Venezuela, durante la operación Gedeón del pasado lunes, capturaron y ultimaron al terrorista y expiloto venezolano Óscar Pérez, quien era buscado por las autoridades de ese país tras cometer atentados, fraguar planes paramilitares y desestabilizadores en contra del Estado venezolano.

Desde la muerte de Pérez, que se hizo viral en las redes sociales, diferentes medios de comunicación y grupos opositores han intentado mitificar y victimizar la figura del hombre que lideraba la llamada “Operación David” y otros actos violentos, como parte de un proyecto terrorista financiado por los Estados Unidos para la activación de grupos armados de exterminio en el país suramericano, de acuerdo a denuncias de autoridades venezolanas.

En la operación para su captura hubo un fuerte enfrentamiento, que dejó también dos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana muertos: Andriun Domingo Ugarte Ferrera y Nelson Antonio Chirinos Cruz.

¿Héroe, mártir o terrorista?

El exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se encontraba prófugo, tras haber cometido atentados en un helicóptero (robado de la Base Aérea venezolana), con una granada en la sede del Ministerio Público, el Tribunal Supremo de Justicia, donde funcionada un preescolar, el 27 de junio de 2017.

Pérez, en conjunto con el exoficial militar Juan Carlos Caguaripano, arremetieron contra el Fuerte Militar Paramacay en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, zona residencial en la que se encontraban cientos de familias, quienes se vieron afectados por el hecho. Se trató de la llamada “Operación David”.

Asimismo, el pasado 19 de diciembre participó en el robo armado de una sede de la Guardia Nacional Bolivariana, en San Antonio de los Altos, estado Miranda.

Además, se le atribuye la constitución de una célula terrorista, que estaría planificando ataques paramilitares, desde hace más de tres meses en contra del Gobierno y la sociedad civil.

Operación Gedeón: Fin del terrorismo

La madrugada del pasado 15 de enero, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DIGCIM) y la Policía Militar, cercaron el sitio donde se encontraba el grupo terrorista tras meses de investigación.

El expiloto fue abatido después de abrir fuego contra los agentes de policía, en una zona estratégica del Junquito, a las afueras de la ciudad capital, donde se encontraba con su cómplices, José Alejandro Díaz Pimentel, enjuiciado por los delitos de homicidio y robo armado, Roberto Perales Jiménez, exfuncionario regional investigado por homicidio y robo a un banco y Abraham Noe Lugo Ramos, enjuiciado por homicidio simple.

“Los actos cometidos por estos elementos generadores de violencia obedecen a actos terroristas”, acciones condenadas en la Carta Magna venezolana, apuntó el ministro de Interior Justicia y Paz de Venezuela Néstor Reverol, tras la captura del grupo, buscado hace meses por la justicia venezolana.

Pérez se encargó de grabar el enfrentamiento, difundido en las redes sociales en tiempo real.

La imposición de un falso “héroe”

Tras el hecho, diferentes medios nacionales e internacionales mostraron la imagen de Óscar Pérez como un héroe de la oposición venezolana y redujeron sus crímenes a actos de “rebeldía” contra el gobierno.

La mayoría de los portales informativos reseñaron la muerte como el resultado de una supuesta persecución directa de fuerzas del gobierno, cuando se trató de un fuerte enfrentamiento, en el que funcionarios venezolanos también perdieron la vida, como fue informado por el ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, y otras autoridades del país.

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, condenó los hechos perpetrados por el grupo terrorista, ya desmantelado, y a cualquier acción terrorista en contra del país.

Cabello, además, aseguró que Pérez y sus cómplices se encontraban organizando un ataque con coche-bomba contra la embajada de Cuba en Caracas.

TeleSur