Argentina: se realiza un ”pañuelazo” frente al Congreso por la despenalización del aborto

Una de las grandes deudas de la democracia para con la mitad de la población. Así definen la necesidad de legislar la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) desde la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito al tiempo que anuncian un tuitazo -bajo la etiqueta #AbortoLegalYa- para hoy, de 12 a 14, y una posterior acción callejera, un pañuelazo, que tendrá lugar desde las 18 frente al Congreso de la Nación.

El objetivo es preparar el terreno para elevar nuevamente la propuesta de despenalización y legalización del derecho a la aborto en Argentina, algo que la Campaña estima que sucederá en marzo. El aborto legal seguro y gratuito, así como el reconocimiento de la soberanía de las mujeres sobre sus cuerpos, va a ser también una de las consignas del Paro Internacional de Mujeres, el próximo 8M. Según la Campaña, que recoge datos del Ministerio de Salud de la Nación, en Argentina las muertes por complicaciones derivadas de abortos practicados en la clandestinidad está entre las primeras causas de mortalidad materna. El Ministerio reconoce también que en el país hay entre 300 mil y 500 mil personas que abortan cada año.

El proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que cuenta con el aval de más de 350 organizaciones sociales, gremiales y las firmas de diputados de todos los bloques, fue presentado por primera vez en 2007 por la Campaña. Volvieron a hacerlo en 2008, con la firma de 22 diputados, y desde entonces fue elevado al Congreso una y otra vez, cada dos años. En ninguna de esas oportunidades logró superar el dictamen de comisión.

Desde 2007 la iniciativa ha tenido la particularidad de ir acumulando cada vez más firmas. Muchas. “Es poco usual que un proyecto tenga tal cantidad de avales de legisladores como tuvo y tiene éste. Esa una manifestación testimonial de quienes apoyaban el derecho al aborto como parte de una deuda de la democracia para con las mujeres. Sin embargo, eso ha sido un apoyo meramente formal que no se ha traducido en el impulso político para que se den por fin los pasos concretos: la discusión en comisiones, los dictámenes y la discusión en el recinto”. De este modo Martha Rosenberg explica por qué desde la Campaña dicen que en estos once años el debate real por el aborto ha estado excluido en la práctica de la agenda parlamentaria. Sin embargo, sigue Rosenberg, “en estos años también hemos hecho un trabajo muy grande de despenalización social del aborto por medio de cátedras, seminarios, movilizaciones, declaraciones públicas, difusión periodística y académica. Más de una década de producción de argumentos que legitiman el derecho al aborto voluntario”.

“Nosotras siempre tuvimos apoyo de diputados y diputadas. Los legisladores firman pero después eso no se discute. Se traba. No sé si este año será distinto. Todavía no se definió siquiera quién será el o la primera firmante del proyecto. Pero la despenalización social está aumentando sin duda. Hemos tenido en estos meses un incremento notable en las redes con respecto a las personas que nos siguen. Hay olas de mujeres preguntándonos, por ejemplo, donde se consigue el pañuelo. Este pañuelazo, a juzgar por lo que se está cocinando en las redes proderechos, será masivo”. La que habla es Andrea Zamparini de la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y así describe el amplio consenso del que hoy goza el derecho a decidir, que va desde Jorge Rial luciendo el pañuelo verde en el estudio de Intrusos al fallo F.A.L., la histórica sentencia que la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó en 2012 con el objetivo de terminar con la judicialización y el entorpecimiento del acceso al aborto legal.

Se habla de aborto legal o Interrupción Legal del Embarazo (ILE) porque Argentina adhiere al modelo de causales: el artículo 86 del Código Penal dice que la práctica es legal cuando el embarazo es producto de una violación y cuando representa un peligro para la vida o la salud de la mujer, teniendo en cuenta que la salud no sólo es física sino también social y emocional. A través del fallo F.A.L. el Máximo Tribunal ratificó el derecho a interrumpir el embarazo en todas las circunstancias contempladas por ley, exhortó a las autoridades nacionales, provinciales y municipales a aprobar protocolos para ILE y recordó la necesidad de sancionar a quienes lo obstaculizan. En 2015 en Ministerio de Salud de la Nación publicó el “Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la ILE”, pero no llevó adelante una estrategia para difundirlo y aplicarlo. De cualquier modo, para el Código Penal la ausencia de protocolos no es condición para que no se pueda acceder al aborto.

“Que se difundan las causales por las cuales hoy el aborto es legal es importantísima. Y esa es otra de las tareas que llevamos a cabo desde la Campaña. Las causales deben ser difundidas para que las mujeres podamos exigir su cumplimiento ante los efectores de salud. Muchos profesionales que hoy integran la red de profesionales por el derecho a decidir y también hay muchos otros que si bien no pertenecen a la red pero sus prácticas entienden que no pueden los derechos de las mujeres según las causales que están ya inscriptas en el Código Penal en el articulo 86 y reinterpretarlas de acuerdos a los avances tecnológicos y la conceptualización del derecho a la salud”, dice Martha Rosenberg, quien también asegura que “no hay democracia si no está garantizado el derecho a las mujeres a decidir sobre su vida, sus proyectos, sus ganas o no de ser madres”. Es por eso que, cierra Zamparini, “este año, como todos los años desde hace once, esperamos que sea ÉL año”.

Página 12


Convocatoria


VOLVER