Conflicto agrario: los autoconvocados de “Un solo Uruguay” suspenden las mesas de negociación con el gobierno

Los productores agropecuarios autoconvocados resolvieron no volver a participar en las mesas de diálogo

Este martes, los productores autoconvocados, reunidos en el movimiento Un Solo Uruguay, emitieron un comunicado en el que anuncian que no participarán más en las mesas de trabajo convocadas por el Gobierno y presididas por el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Luego de la reunión del día 19, que tuvo la participación de los autoconvocados y las gremiales rurales junto a las autoridades de Gobierno, los delegados de este movimiento consideraron insuficientes las medidas propuestas por el Presidente.

También manifestaron su oposición a la visión del Presidente quién procura hacer un acercamiento sector por sector, en lugar de hacerlo a nivel general.

Este es el comunicado

Uy Press


Denuncian movida política para provocar una grieta contra el gobierno

Prosiguieron ayer las reacciones políticas ante lo ocurrido el lunes a las puertas del Ministerio de Ganadería cuando el Presidente Tabaré Vázquez fue abordado e increpado por comerciantes y productores rurales luego de anunciar medidas para el sector agropecuario.

Entrevistada en el programa InterCambio, de M24 la Vicepresidenta de la República, Lucía Topolansky, valoró como “una lástima que en Uruguay se cuelen modalidades de otros países” en las relaciones políticas y expresiones sociales de protesta, como sucedió este lunes 19 con un grupo de personas que abuchearon, provocaron y agredieron verbalmente al Presidente de la República, Tabaré Vázquez.

“Se pasó un poco una raya, y más en un momento de intenso diálogo” en cuyo desarrollo “estábamos trabajando intensamente en temas agropecuarios desde diciembre”, recordó Topolansky. “Implementamos medidas, votamos dos leyes en tiempo récord y ayer se anunciaron nuevas medidas”, además de que “habrá respuesta punto a punto a la proclama de los autoconvocados”, detalló refiriéndose a la atenta e intensa labor oficial.

Sobre las actitudes y gestos de algunos de los reclamantes autodenominados “del campo”, la Vicepresidenta evaluó: “Hay una especie de cuestión contradictoria que aparece ahí: primero dicen ´campo´ y yo prefiero hablar de agro, y después dicen Uruguay somos todos pero empiezan a gritarle al Presidente, ¿entonces el presidente no es Uruguay?”, reflexionó.

“Quiero ver en qué país el Presidente se preocupa de ir a la mesa de diálogo, lleva nuevas medidas”, se preguntó al aire la dirigente frenteamplista, antes de alertar: “Estamos erosionando esta democracia de partidos con esto, porque subyace la lógica de Argentina de ´que se vayan todos´”.

“Yo no quiero los escenarios de Brasil, de Argentina, de México, de Venezuela, no quiero esos escenarios para Uruguay. Quien juega con fuego, debe saber a lo que está jugando”, advirtió Topolansky.

Por su parte, el Ministro de Trabajo, Ernesto Murro, hizo hincapié en que el principal agitador fuera precisamente este colono que “hace 10 años que no paga nada”. Además evaluó positivamente que el movimiento Un Solo Uruguay respondiera por la situación, dado que la Mesa de Colonos forma parte del mismo.

Por su parte, el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, también se manifestó en sentido de la defensa a la institucionalidad. “En tanto el gobierno convoca al diálogo, no es una buena cosa que se produzcan agravios”, sostuvo. Dijo que el Presidente se dispuso a hablar directamente con la ciudadanía, como otras veces, pero que en esta ocasión se encontró con un nivel de violencia que no se esperaba.

El ex ministro de Ganadería, Andrés Berterreche y el diputado Alfredo Asti coincidieron en que lo sucedido fue una “movida política” que se “infiltra” en el movimiento de los autoconvocados. Berterreche opinó sobre la situación que vivió el mandatario y dijo que “fue una provocación que es de gente oportunista ya sea de lo político o personal”. Por su parte, el diputado por Asamblea Uruguay del FA, Alfredo Asti, expresó en este sentido que desde el punto de vista constitucional es “muy grave” pero destacó que no que hay que generalizarlo porque “fue un grupo fuera del Ministerio del que participó de esto”.

Por otro lado, el legislador señaló a LA REPÚBLICA que en los reclamos de los productores rurales “hay todo una movida política” que de alguna manera “se infiltra” en el movimiento de los autoconvocados y llega a provocar este tipo de situaciones como las que vivió el mandatario. Asti también concluyó con que hay “una movida política y corporativa de grandes empresarios que utilizan a pequeños y medianos productores rurales que realmente están afectados” por la situación que vive el sector agropecuario.

Respecto a esto, el diputado se refirió a las otras gremiales que estuvieron el 23 de enero en la concentración de Durazno como la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y a los dueños de los medios de comunicación, aludiendo a la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu).

“Es muy fácil entender que aquí hay otros intereses que no son lo de los productores rurales y que dificulta en sus apoyos. Dificultan encontrar soluciones para aquellos sectores más vulnerables que hay que necesariamente diferenciar. No todos están mal, no todos sufren lo mismo. Por ejemplo, los precios internacionales de algunos productores agropecuarios no han bajado”, opinó.

En tanto, el legislador recalcó que el agro “ha tenido una década excepcional de crecimiento” y que por “factores coyunturales de precios internacionales, en este momento no están teniendo tan buen resultado”, aunque subrayó que no es “nada comparable” con lo que pasó entre 1999 y 2003.

Por su parte, diputado frenteamplista Darío Pérez calificó la situación como muy violenta, y sostuvo que la figura del presidente debe ser respetada sin importar quién esté desempeñándose como tal. “Es elegido por el pueblo y es nuestra máxima autoridad”, sentenció. Igualmente sostuvo que Vázquez es un hombre montevideano, de un barrio, y que debería salir más al interior para estar en contacto con la gente.

“Hecho muy grave”

Para el politólogo Gerardo Caetano las protestas constituyen un hecho muy grave ya que “acosaron” al presidente y, por tanto, “nos están faltando el respeto a todos”. Agregó que las protestas son alentadas por “connotados operadores políticos” vinculados al Partido Nacional y que buscan . “Es un hecho muy grave porque que un grupo de barras bravas acosen al Presidente de la República que es una institución del Estado, de la República, cuando lo están acosando, increpando, nos están faltando el respeto a todos los ciudadanos, los que están con el gobierno y los que están en la oposición”, afirmó Caetano a Canal Cinco.

El historiador agregó que quiere “creer en la mejor versión de ese movimiento de autoconvocados” pero para eso, a su juicio, este agrupamiento “tiene que hacer una reflexión porque lo que ocurrió ayer al que le hace un mayor daño es al propio movimiento”.

Dijo que la “turba” que se armó alrededor del Presidente “refuerza las sospechas” y que su carácter “muy difuso” es un terreno fértil para “oportunistas”. “No nos engañemos, esta prédica contra la polarización este objetivo nítido de crear una grieta en el gobierno es algo que haciendo alentado por operadores políticos que todos los podemos conocer, basta leer alguna prensa, algunos editorialistas para sentir un día sí y otro también bueno que la revuelta se convierta en revolución, que este sea el principio del fin y que si tiene que correr sangre que corra, que es imperioso que este malestar se traduzca en una lógica de conflicto político con el gobierno y que ese conflicto tiene que estar liderado por el Partido Nacional”, dijo.

Caetano agregó: “Yo tampoco quiero creer, porque sería un error garrafal y porque se estaría atentando contra la democracia, que los principales líderes del Partido Nacional a quienes conozco estén en ésta”. “No lo creo pero este tipo de episodio tiene que marcar las cosas claras. Acto seguido, acto como el de ayer tiene que merecer una respuesta casi visceral de indignación y de repudio”, afirmó.

Quien también opinión sobre este tema fue el son alentadas por “connotados operadores políticos” vinculados al Partido Nacional. “Es un hecho muy grave porque que un grupo de barras bravas acosen al Presidente de la República que es una institución del Estado, de la República, cuando lo están acosando, increpando, nos están faltando el respeto a todos los ciudadanos, los que están con el gobierno y los que están en la oposición”, afirmó Caetano a Canal Cinco.

El historiador agregó que quiere “creer en la mejor versión de ese movimiento de autoconvocados” pero para eso, a su juicio, este agrupamiento “tiene que hacer una reflexión porque lo que ocurrió ayer al que le hace un mayor daño es al propio movimiento”.

Más opiniones: Sanguinetti, Lacalle Pou, Larrañaga

El expresidente Julio María Sanguinetti calificó el episodio de “triste”. “No se debe insultar, no se debe agraviar, también el Presidente, yo lo entiendo, humanamente, pero tampoco él debe sumarse a esa situación porque todos tenemos que poner serenidad en los debates propios de la vida democrática”, sostuvo.

En filas nacionalistas, Lacalle Pou se pronunció el propio lunes, y dijo que es bueno que a los políticos se les digan las cosas, y que si se levanta la voz “hay que entender cómo está la gente, la gente está pasando por un mal momento”, sostuvo. Jorge Larrañaga en cambio se mostró preocupado por el ataque a las instituciones, y particularmente a la institución presidencial: “a las instituciones todos tenemos que custodiarlas, la población y los gobernantes”.

Asimismo se mostró muy molesto con “lo que sucedió en estas horas de la tarde donde se utilizó los servicios de la Presidencia de la República para escrachar a un productor agropecuario, eso no se hace tampoco”.

República


VOLVER